Este fic participa en el minirreto de marzo para El Torneo de los Tres Magos del foro La Noble y Ancestral Casa de los Black.

Arma, lugar y víctima: Cuchillo, Las Tres Escobas, Susan Bones


Susan Bones, en Las Tres Escobas, con un cuchillo.


El trueno retumbó a través de la estancia. Las Tres Escobas ya había cerrado, y aunque Madame Rosmerta limpiaba el suelo mientras los taburetes y sillas mágicamente se posaban sobre las mesas, en el centro del pub todavía había un pequeño grupo de personas reunidas en torno a algo (o alguien). Estas personas eran: Albus Dumbledore, Harry Potter, Draco Malfoy, Minerva McGonagall y Ron Weasley.

—Bienvenidos a todos, nos hemos quedado aquí esta noche porque alguno de vosotros es el culpable de… esto —fue Albus Dumbledore quien habló, y a lo que señalaba no era otra cosa que el cadáver de Susan Bones, con uno de los cuchillos de Madame Rosmerta clavados en el pecho.

—¿Esto va a durar mucho, Albus? Las manchas de sangre son muy difíciles de quitar —alegó la tabernera.

—Nosotros seis éramos los únicos que permanecían aquí cuando se produjo el asesinato. Susan Bones, en Las Tres Escobas, con un cuchillo.

—¿Es necesario averiguar eso con el cadáver… delante de nosotros? —dejó caer Draco Malfoy.

Pero ninguno hizo caso, mientras meditaban al respecto a la vez que se lanzaban sospechosas miradas entre ellos.

—Esto es ridículo, lo que deberíamos hacer es llamar a los aurores y que retiren el cadáver, al tiempo que se inicia una investigación y… —comentó Minerva McGonagall, visiblemente nerviosa.

Sin embargo, otro trueno retumbó fuera, provocando que, momentáneamente, las luces del pub se apagasen. Acto seguido se oyó un grito.

Esta noche va a ser muy larga, pensó Harry Potter mientras suspiraba.


Nota del autor: ni siquiera sé si esto es válido, he seguido las normas del reto al pie de la letra, así que bueno, ya me dirán algo si está mal. He intentado homenajear tanto a Clue (Cluedo en España), al que desgraciadamente nunca he jugado, y a esas escenas que se han visto siempre en, por ejemplo, series de televisión, donde ha habido un asesinato, hay un grupo de sospechosos reunidos en una habitación (siempre en una noche de tormenta) y donde van muriendo uno a uno en los momentos en que se va la luz.