El oficial Jude Hopps se encontraba en la sala de juntas, sentado en esa enorme silla que era su repectivo lugar en el cuarto mientras soplaba lentamente a su taza de café que traía en las patas. Lo bebía lentamente para no quemarse y de forma tranquila para relajarse, ya que al ser de mañana, todas la hembras estaban un poco energéticas.

Jude era un de los pocos oficiales machos en el ZPD, sin mencionar que era el primer oficial conejo en toda la historia, por lo que algunas hembras tenían gran interes en él.

Muchas oficiales lo invitaban a salir seguido...era algo incómodo para él, y si llegaba a aceptar alguna cita, en una que otra salida se llegaban a confesar algunas amigas, por lo tanto, le costaba mirarlas a los ojos después de rechazarlas.

Todas mostraban interes, a excepción de la jefa Bogo, la recepcionista Garraza y...

-¡Boooo!-, una zorra de pelo rojizo le hizo cosquillas por detrás.

Jude estaba en ses instante tragando un sorbo de su café, y al recibir esa sorpresa escupió su bebida por la boca y un otro tanto por la nariz.

-¡Nicky!-, gritó una vez que se había recuperado un poco.

-Vaya que estás distraído oficial Hopps-, dijo ella sonriendo despreocupada.

-Eres una tonta-, dijo él sonrojandose un poco.

-Jajajaja, vamos oficial zanahorias, solo fue una broma.

Nicky comenzó a frotar la cabeza del oficial mientras reía.

-¡Basta!-, gritó él.

-Oh vaya, parece que alguien está molesto.

Jude la miró molesto mientras secaba con un pedazo de papel su nariz que aún le dolía un poco.

-¿Sabes qué significa?-, Nicky acercó su hocico al de Jude.

-No...-, dijo Jude algo asustado.

-Fue tu culpa-, ella se acercó más.

Jude cerró sus ojos con terror con mucha fuerza, podía sentir la respiración de Nicky, esa linda y suave respiración que él adoraba.

-¡Mua mua mua mua mua!-, Nicky le hacía cosquillas desesperadamente mientras besaba de forma amistosa sus mejillas.

-¡Nicky! ¡Basta!-, gritaba Jude mientras reía.

-¡Tú empezaste!-, dijo sin detenerse.

Todas las demás oficiales veían divertidas esa escena, era raro escuchar reír a carcajadas al responsable oficial Hopps.

-¡Atención!-, dijo con voz firme la hipopótamo que estaba al lado de la puerta, anunciando la llegada de la jefa Bogo.

"POOM POOM POOM POOM"

Todas golpeaban las mesas con sus patas y pesuñas de forma emocionada.

-Tranquilas...¡Basta!-, la búfalo se puso detras del atril que estaba en el frente.

Jude aún estaba aguantando la risa de hace unos segundos atrás, esa sensación se cosquilleo seguía ahí aunque Nicky ya no hiciera nada. Con unas cuantas lágrimas en los ojos y sus labios apretados, intentaba poner atención a Bogo.

Su estrategia para disimular esa carcahhada atorada en la garganta fue en balde, ya que la señortia Bogo lo notó a los pocos segundos de iniciar la junta.

-¿Qué le parece divertido, Hopps?-, dijo con tono firme.

Jude imploraba por dentro que esa risa desaparecía ya, porque si llegaba a abrir la boca, esa carcajada sonaría y rebotaria por todos los muros de ahí.

-Lo siento señorita, pero no pude evitar hacerle cosquillas a mi compañero-, dijo Nicky despreocupada.

-Bien...-, Bogo miró al pobre conejo de forma molesta-Nicky...-, todas las miradas se centraron en la zorra-Hazle más cosquillas-, dijo con una sonrisa.

Todas comenzaron a reír ante ello, mientras que Nicky no lo dudó ni por un segundo y lo hizo carcajear mucho más.

Después de todo ese show, las tareas fueron entregadas, y los oficiales Hopps y Wilde fueron a hacer su deber en su oficina.

-Comencemos con el caso-, dijo Jude entrando a la oficina de forma alegre.

-Parece que ya estás mejor pelusa-, comentó Nicky entrando al cuarto.

-Bogo dijo que era el caso más difícil, ¡Estoy muy emocionado!

-Vivaaaa-, Nicky se sentó en el sofá.

Jude sacó una pizarra que había sigo otorgada por Bogo días atrás, para que pudieran resolver mejor sus casos o de forma más ordenada.

Nicky tomó la carpeta del caso nuevo y comenzó a leer; cuando iba Jude a empezar a escribir llamaron a la puerta.

-Yo voy-, dijo Jude caminando a la puerta.

Nicky no dijo ni una palabra y sacó su celular, el cual comenzó a sonar.

Al abrir la puerta, estaba de pie una lobo, con sus patas entrelazadas y un poco de rubor en su rostro.

-Esto...hola Jude-, dijo ella.

-Oh, Marie, hola-, contestó feliz.

-Solo...quería hablar contigo.

-¡Claro! ¿Qué ocurre?

-Quería saber si...si...si querrías acompañarme a comer está tarde.

Las orejas de Jude iban a caer, pero puso insistencia.

-Yo...aam...¿Te puedo decir en un rato? Es que no sé si vaya a comer con Nicky.

-Oh, claro Jude, espero tu respuesta.

El oficial Hopps cerró la puerta lentamente mientras que Marie se alejaba de ahí.

Al cerrar dirigió su vista hacía su amiga, ella hablaba por celular.

-Si, no te preocupes, comeré con Hopps, acaba de rechazar a otra...¡Lo sé!...bueno, hablamos luego.

Ella colgó y Jude, con un hilo de voz preguntó:

-¿Era tu novio?

Nicky se quedó callada ante ese comentario, y luego, con una sonrisa dijo:

-Si, así es, pero le dije que comeré contigo.

Jude le dio una pequeña sonrisa en agradecimiento. Comenzó a caminar hacia la pizarra nuevamente mientras pensaba:

-¿Por qué Nicky es la tercera hembra de aquí que no muestra interés en mí? ¿Por qué tiene que tener novio? ¿Por qué es la única de toda la comisaría de la que me enamoré? ¿Por qué tenía que ser ella?

-¡Bien, hora de esforzarse!-, gritó Nicky con la carpeta en su pata.

Jude muchas veces pensó que ella estaba enamorada él, siempre con sus halagos y bromas, además, Nicky fue la que comenzó con ese modo extraño de hacer que Jude dejara de estar molesto...lo besa repetidamente por toda su cara...pero...nunca lo besó en los labios...¿Acaso nunca se dio cuenta de que ella solo lo veía como amigo?

Al pasar el día y que sus turnos hubieran terminado, los oficiales salieron de la comisaría algo cansados.

-Bien, ahora, me toca invitar la cena-, dijo Nicky caminando detrás de él.

-¿De qué hablas? Yo solo compré sándwiches-, preguntó Jude mientras atravesaban el estacionamiento.

Nichole metió sus patas en sus bolsillos y miró el cielo, se veía de un color calidamente anaranjado, como...

-Como tu pelaje-, dijo Jude.

Ella salió de sus pensamientos, fue como si Jude estuviera leyendo su mente.

-¿Qué dijiste, zanahorias?

Jude sin darse la vuelta se sonrojó un poco y levantó su pequeño brazo señalando el cielo.

-El cielo, está pintado de un lindo color anaranjado, como tu pelaje.

Nicky solo lo miraba desde atrás, no tuvo el valor para ponerse al par de él, estaba un poco sonrojada.

-Jajaja, gracias conejo-, intentó disimular.

Ambos subieron a la patrulla, y como siempre, el conejo conducía.

-¿A donde iremos a cenar hoy?-, preguntó Jude.

-En mi casa tengo comida, ¿Quieres probarla?

-¿Tú lo cocinaste?-, ella afirmó con la cabeza mientras tenía una gran sonrisa-No quiero morir, Nichole.

-Oh, no seas tonto-, dijo riendo.

Comenzaron a avanzar rumbo a la casa de la zorra. En un semáforo en rojo, ella empezó a deshacer el chongo que traía, siempre se peinaba así, su larga cabellera le impedía trabajar al 100% y para ser sinceros, le gustaba que Jude la viera arreglada.

-Me cansa traer todo el día mi pelaje sujetado.

-Me gusta como se ve tu cabello desordenado.

Nicky abrió los ojos como platillos ante eso, Jude lo notó.

-Ammm...es que...

-El semáforo cambió-, comentó Nicky para salir de esa incómoda conversación.

Cuando llegaron a la casa de Nicky, notaron que en la entrada, sentado en la escaleras del pórtico, estaba su novio William, con un ramo de flores entre sus patas y casi dormido.

-Oh, ese inútil volvió a esperarme afuera y está a punto de comenzar a llover-, dijo Nicky mirando a su novio desde adentro de la patrulla con una sonrisa.

-Jajaja, pobre Will-, comentó Jude destrozado al ver esas flores.

-¿Aún te quedarás a cenar?

-No, mejor quédate tú sola con Will.

-Pero ambos se llevaban muy bien, no veo el problema a que te quedes.

-Vamos, estaré bien-, Jude dio su mejor sonrisa.

-Deberías conseguirte una novia-, bromeó Nicky.

-Jajajajaja...vamos Nicky...

-Hablo en serio Hopps, sería muy divertido conocer a la chica que logró robar tu corazón.

Jude calló.

-Creo que Will va a despertar-, señaló al zorro artico que comenzaba a moverse.

-Nos vemos-, ella bajó de un salto de la patrulla.

Jude no demoró en alejarse de ahí, solo saludaba a Will y se aparataba, aunque su amistad con William no era mala no soportaba verlo, no soportaba ver el rostro del animal que le arrebató al amor de su vida.

Como el conejo no había comido mucho moría de hambre, y al pasar junto a un café optó por comer ahí.

Entró un poco dudoso, nunca había visto ese lugar.

-Es nuevo-, dijo una coneja de raza holandés.

-Si, es lo que veo-, respondió Jude con una sonrisa mientras seguía mirando el lugar.

-¿Va a comer aquí?-, preguntó ella.

-Claro...-, Jude notó que la coneja traía una falda color rosa, con una camiseta blanca y un lindo delantal, y en su pecho había un pequeño gafete que decía "Carol" era obvio que trabajaba ahí.

Jude se sentó en una mesa junto a la venta y Carol tomó su pedido.

-Creo que pediré...

-¿Por qué no pides el pay de manzana?-, sugirió Carol.

-¿Pay de manzana? ¿Hay aquí?

-Si, es delicioso. Para mí, no hay nada mejor que el pay de manzana.

-Yo también amo el pay de manzana, mamá hacía el mejor cuando era pequeño, solia decir que las mejores manzanas crecían en Bunny Burrows.

-Bunny Burrows-, dijo Carol impresionada-Yo vivía ahí cuando era pequeña.

-¿En serio?-, Jude comenzaba a emocionarse.

-Jaja, si, pero me mudé a Zootopia para empezar mis estudios aquí.

-Yo me mudé hace poco.

-Bueno...tengo ir por tu pedido, no quiero que mueras de hambre-, dijo con al final una risita.

-Gracias-, Jude se sonrojó un poco.

Después de unos minutos, Carol atravesó una puerta que al parecer provenía de la cocina, traía en sus patas un trozo de pay de manzana, se veía caliente y delicioso.

Al llegar a la mesa, ella se lo entregó de forma amable a Jude.

-Aquí tiene oficial Hopps.

-Gracias, no puedo esperar para comerlo e ir a descansar con el estomago lleno.

-También no puedo esperar para ir a casa, mi turno acaba de terminar, por fin a dormir-, dijo riendo.

Jude rió un poco con el comentario de la mesera, y cuando Carol comenzó a alejarse él rápidamente actuó.

-Hey, Carol.

Ella se dio media vuelta.

-¿Si? ¿Pasa algo?

-Solo me preguntaba...¿Ya comiste algo?

-Si, no se preocupe-, mintió Carol, pero su estómago al ver el pedazo de pay rugió fuertemente.

-Vaya, tu estómago dice lo contrario.

-No tengo porque fastidiarlo con mis problemas.

-Cena conmigo, dices que tu turno acaba de terminar, así que...es mucho para mí-, le dio una calida sonrisa.

Carol aceptó con un poco de vergüenza la invitación del oficial Hopps.

Después de aquella cena, con todas sus bromas, experiencias y viejas historias narradas, Jude decidió regresar al día siguiente, y así, frecuentemente por algunas semanas con aquella ilusión de ver a Carol un momento, y si corría con suerte...cenar juntos.

Al paso de los meses ambos comenzaban a expresar más interés el uno por el otro...lo que los llevó a tener una relación formal de noviazgo.

Un día de descanso para los oficiales Hopps y Wilde, Jude decidió llevar a cenar a Carol a un elegante retaurante, con motivo de celebrar su tercer mes de relación, pero Nichole tenía los mismos planes con su novio William.

Jude y Carol llegaron al restaurante, un oso recepcionista los dirigió a su pequeña mesa, una apta para mamiferos pequeños.

Al sentarse en la mesa, una hipopótamo que estaba enfrete a ellos se movió, dejando ver a unas cuantas mesas a su compañera de trabajo Nicky, ella ya lo había notado desde hace un rato, la zorrita lo veía desde lejos con una mirada asesina, sus ojos entre cerrados y con ambas cejas inclinadas.

-¿Qué pasa?-, dijo Will al ver la expresión de furia en el rostro de Nicky.

-Jude está aquí.

-¿Y qué tiene de malo?-, Will giró su cabeza y localizó al conejo junto a su pareja-Jajaja-, se burló un poco-Al parecer no está solo.

Nicky no respondió, sin dejar de mirar en ningún momento a esa pareja de conejos.

-Ya que están aquí, deberíamos cenar todos juntos.

-Si-, respondió Nicky sin emoción alguna.

Wilde se levantó de su asiento y fue con Jude, los invitó a su mesa y ellos aceptaron gustosos.

La cena transcurrió de forma tranquila, la mayoría del tiempo fue silencio, fueron un fracaso los intentos de Will y Carol al intentar entablar conversación alguna con los integrantes de la mesa.

-Jude-, por fin habló Nicky-Creo que vi un ladron afuera, acompañame a ver que pasa.

-Claro-, Jude se levantó rápidamente de la mesa.

-Ten cuidado-, le dijo Carol.

-No te preocupes, estaré bien.

Al salir de restaurante Jude se puso en guardia, mientras que Nicky lo seguía lentamente

-¿Por donde se fue?-, preguntó energético.

-Oh, se fue por allí-, la oficial señaló un auto muy grande.

-¡Vamos!-, gritó Jude.

Cuando ambos estaban enfrete del auto y no los podían ver los comensales del restaurante Nicky le dio un zape a Jude.

-¡Eres un tonto!-, gritó molesta.

-¡Auuuu! ¡¿Qué te ocurre?!-, subió su tono de voz.

-¿Cuando pensabas decirme que sales con la tal Carol?

-¿Qué? ¿Por eso me golpeaste?-, dijo arqueando una ceja-¿Tan malo es que salga con alguien? Tú me dijiste que-

-Ya sé, yo te dije que buscaras a alguien-, lo interrumpió Nicky-Pero ¡¿no podías decírmelo?!

-¡Hey! Es mi novia, no la tuya.

-Lo sé, pero yo pensé...que era tu mejor amiga...y que me contabas todo...¿Por qué no lo hiciste esta vez?

-Yo-

-¡¿Por qué no me dijiste nada?!

-Es que-

-¡¿Acaso ya no confías en mí?!

-¡Porque esto no te importa!-, gritó frustrado.

Nicky abrió sus ojos como platillos y luego ambos agacharon la cabeza con los animos en el suelo.

-Me importa más de lo que tú crees-, susurró Nicky.

-¿Qué?-, dijo un poco sorprendido.

-¡¿Por qué tienes que ser tan tonto?!-, ella lo empujó por el hombro-¡¿Por qué nunca te diste cuenta?! ¡Yo te amaba Jude!

Las mejillas de él tomaron un lindo color rojo.

-Pero...es demasiado tarde...-, susurró ella mientras sostenía las lágrimas en sus ojos-Si me disculpas...tengo que volver a la mesa.

Nicky limpió de sus ojos las lágrimas retenidas y entró al restaurante nuevamente.

Jude se quedó en shock ante lo ocurrido, y luego de unos minutos volvió a ese lugar.

Ambos continuaron con la cena como si lo anterior jamás hubiera pasado, pero en su interior sabían que esos sentimientos que existian y compartian el uno por el otro...debían ser reprimidos y si era posible, olvidados.


Holaaaaaaaaa :3

Sé que es tarde, pero aún es viernes (en México :v) así que cuenta como actualización a tiempo ;)

Este cap. Tiene un pequeño parecido al one-shots "vaya que somos tontos" pero éste me gustó más :3

Mi hermana pequeña me estuvo ayudando un poco, aportando ideas y todo eso xD

Espero les guste~

Gracias por sus reviews

Y no olviden dejar sus preguntas para el siguiente cap. Pueden ir dirigidas a cualquier personaje de Zootopia o los que he creado. Y vaya que me han llegado preguntas un poco...*cajum cajum* hentai x'D

En fin, nos olviden dejar sus preguntas! Además, dejen en claro a que cap. van. Responderé todas en el siguiente cap.

Nos vemos!