-¡Quiero la cabeza de este maldito fenómeno en bandeja de plata!-grito el comisionado a Jack y al comandante Norte-¡Y la quiero para ayer!

-Con todo respeto comisionado-dijo Jack-Pero Furia nos entregó a Alvin con pruebas y con todo.

El comisionado lo vio furioso.

-No me importa lo que haya hecho, en esta ciudad nosotros somos la ley no un fenómeno encapuchado.

-Lo se comisionado-prosiguió Jack-Pero aun así, ¿no cree que deberíamos enfocarnos en las declaraciones de los traficantes? Más de la mitad dice que declarara con tal de tener la protección de testigo y una reducción de cadena.

-¿En serio van a declarar?-pregunto Norte.

-Si, al parecer ahora le tienen más miedo a Furia, además no están tan seguros de sus lealtades ahora que Alvin está detenido.

-Nuestra prioridad ahora es Furia Nocturna-prosiguió el comisionado como si no hubiera escuchado a Jack-Es un peligro para la seguridad social, además, tenemos que recordarle al buen pueblo de Berk que esta es nuestra ciudad, no la de un loco con un tonto disfraz.

Jack le lanzo una mirada de desafío a Loe, pero al final se retiró sin decir nada y fue seguido por Norte, Loe sonrió y se sentó en su escritorio, luego tomo el teléfono rojo escarlata que estaba a su derecha y marco un numero privado.

-Hola, soy yo, creo que nuestro buen Jack Frost está olvidando cuál es su lugar en esta ciudad-pausa-Si, por supuesto-pausa-No, no creo que sea necesario, solo… hay que darle un pequeño recordatorio-pausa-Si, su hermanita estará bien.

Mientras tanto, Jack y Norte estaban saliendo de la comisaría.

-Deberías dejar de provocarlo Jack-le dijo Norte, quien era un sujeto enorme, robusto, fuerte y de barba blanca-Sabes que no te tiene mucho cariño.

-Lo se Norte-le aseguro Jack-Es solo que… este vigilante.

-Oh ya veo-Norte-Estás de su lado.

-No, por supuesto que no-prosiguió Jack-Pero… ha hecho más en tres meses que lo que nosotros hemos hecho en una década.

Norte se encogió de hombros.

-Sí, supongo que así con las cosas.

Caminaron hasta una patrulla y Norte abrió la puerta del lado de conductor, Jack se sentó en el asiento del copiloto.

-Ahora, vamos a pensar en cómo capturar a este reptil.

-¿Por dónde empezamos?

-Por la cafetería de la tía Sam-aseguro Norte.

-…

-¿Qué? No puedo pensar con el estómago vacío.

.

El edificio de Empresas Wayne era el centro de la ciudad y tan solo era superado en tamaño por la mismísima Torre Wayne que estaba al otro lado de la ciudad, la diferencia era que en el edificio se discutían los negocios que la empresa llevaba a cabo, mientras que en la torre se experimentaba con nuevos aparatos, nuevas armas, vehículos, dispositivos y más cosas por el estilo.

Y en ese mismo día, después de que Hipo Wayne acabara una reunión de negocios con la corporación Luthor, se dirigía en su convertible último modelo a la Torre Wayne.

Para ver a su buen amigo, y ejecutivo de Empresas Wayne, Patapez Fox.

-Patapez estoy en el portón, abre la puerta-le dijo por teléfono una vez que llego.

-Entendido señor Wayne-le respondió su amigo por el teléfono.

La puerta de metal se abrió e Hipo metió su coche, el estacionamiento era de forma cuadrada y había varios autos aparcados en los espacios marcados con líneas azules. Hipo se estaciono y luego bajo de su coche, camino hasta el elevador, que estaba en el centro, presiono el botón de apertura y las puertas se abrieron.

Hipo entro en la caja de cristal y una voz de mujer le pregunto.

-Identificación de voz.

-Hipo Wayne.

-Buenos días señor Wayne, ¿a qué piso desea ir?

-Al último.

-Enseguida señor Wayne.

El elevador se puso en marcha y en un abrir y cerrar de ojos, Hipo estaba en el último piso, las puertas de cristal se abrieron y ahí estaba Patapez, vistiendo una elegante camiseta blanca de mangas largas con botones, unos pantalones azules y una corbata roja.

Sonrió al ver a Hipo, quien vestía un elegante traje.

-Buenos días-le dijo-Es bueno verlo afuera de esa horrible cueva-

-Oye, no insultes por favor-dijo Hipo caminando fuera del elevador-Estoy remodelando.

Ambos rieron y se dieron un rápido abrazo.

-Así que, ¿Qué lo trae al mundo exterior señor Wayne?

-Bueno, quiero asegurarme de que no hayas perdido mi dinero-Hipo, después de todo, Patapez era el ejecutivo más importante de Empresas Wayne, pues era el quien manejaba el dinero, y la mayoría de los negocios.

-Su dinero está en buenas manos, no se preocupe.

-¿Cómo puedo estar seguro?

-Bueno, porque sigo aquí y no en una playa mexicana con mujeres hermosas a mi alrededor.

Ambos rieron e Hipo puso una mano sobre la mesa que había en el centro, el piso era básicamente la oficina de Patapez, donde tenía todos los prototipos de armas y aparatos que estaba desarrollando, había una enorme ventana de cristal que daba a un balcón cuya vista a la ciudad era de envidia.

-Ahora, hablando en serio-continuo Patapez-Hablé con Patán-el primo arrogante de Hipo-Quiere hacer la compañía pública.

Hipo negó con la cabeza.

-No, eso no pasara.

-Ya se lo dije, pero es muy insistente-Patapez-Dice que Industrias Wayne no produce a su mayor potencial.

-Si la compañía se hace pública, perderemos muchas acciones-Hipo.

-Lo sé, pero tu bien deberías saber que tu primo es un cabeza dura Hipo.

Hipo suspiro.

-Hablaré con el-Hipo-Lo haré entrar en razón.

-Por favor-Patapez-Tu eres el dueño de todo esto.

Hipo se encogió de hombros.

-Las ventajas de ser rico.

Ambos rieron otra vez y luego Patapez prosiguió.

-Bien, ahora tengo algo que podría interesarte.

-¿Qué es?

Patapez puso sobre la mesa una caja plateada, luego la abrió y revelo unos lentes blancos.

-Estas son unas lentes especiales, permiten ver debajo de la ropa, de la piel, a través de las paredes.

-¿Lentes de rayos X?-pregunto Hipo levantando una ceja.

-Podría decirse-Patapez-Es como los escáneres de los hospitales. Pensé que podría serle de utilidad para sus salidas nocturnas, con esto podrá ver cuantos enemigos hay en un lugar antes de entrar, si están armados, o también podría usarlo para un escáner forense.

-Muy interesante-Hipo-Creo que los tomaré prestados.

-No pondré objeción.

Patapez cerró la caja y se la dio a Hipo.

-Una cosa más Patapez, ¿Cómo va el planeador?

-Solo le faltan algunos detalles por afinar-Patapez-Tengo problemas con los propulsores pero nada que no pueda arreglar.

-Perfecto-dijo Hipo-Es hora de irme, tengo una cita con unas supermodelos Francesas.

-Ah, la pobre vida de ser un multimillonario solterón.

Hipo ya estaba en el elevador cuando Patapez dijo su comentario, sonrió y solo se encogió de hombros al mismo tiempo que la puerta de cristal se cerraba.

.

Pitch Black observaba a través de la puerta como Betty suplicaba de horror mientras las larvas imaginarias llenaban los pies, luego verifico su reloj y sonrió.

Los efectos ya habían superado las veinticuatro horas, su toxina por fin era perfecta, ahora estaba listo.

-Pobre chica-dijo una voz femenina detrás de él, Black se volteo y vio a la psiquiatra Brutilda Dent, aunque prefería que la llamarán por su apellido materno, Quinzel-Esta peor de lo esperado.

-Eso me temo Brutilda.

Era una chica alta, delgada, rubia, con bonitos ojos y cabello, siempre usaba mallas rojas y tacones negros, acompañado por la bata del hospital y unos lentes.

-Cielos, si tan solo este Asilo tuviera los recursos para tratar a la gente como Betty.

-Lo sé-continuo Black mientras miraba a su paciente-Pero estoy seguro que las injusticias acabaran pronto.

Brutilda rio.

-Bueno sería-bufo Brutilda-Voy a la máquina de bocadillos, ¿gusta algo? Yo invito.

-No gracias querida, estoy perfecto, como nunca antes.

.

Bocón salió del elevador de la cueva con una bandeja de plata en sus manos, ahí traía caldo de pescado y bolillo para la cena de Hipo, antes de que saliera a patrullar la ciudad, vio que Hipo estaba arreglando su casco de Furia Nocturna, tenía un destornillador en su mano y al parecer estaba atornillando algo dentro del casco.

-¿Unos últimos arreglos antes de salir Hipo?-pregunto Bocón acercándose.

-Algo así-contesto Hipo, dejo el destornillador sobre la mesa de la computadora y luego se puso el casco-Hoy fui a ver a Patapez y tenía esto para mí, Modo Detective.

Los ojos de la máscara se pusieron de color azul e Hipo pudo ver los órganos internos de Bocón, luego volteo a ver hacia el Furia-Móvil y pudo verlo por dentro, el motor, los cables y más.

-Con estos lentes puedo ver a través de las paredes, puedo ver a una persona por adentro.

-Una radiografía portátil-dijo Bocón.

-Si quieres ponerlo así-dijo Hipo-Lo configure para que funcione por voz, mi voz.

-Siempre igual de cauteloso-dijo Bocón mientras dejaba la bandeja en la mesa-Y le puso Modo Detective.

-Es un buen nombre-contesto Hipo desactivando del Modo Detective y luego se quitó el caso y lo dejo en la mesa, Bocón pudo notar que Hipo también había añadido tres hileras separadas de pequeños picos al casco, para asemejar aún más la apariencia de un verdadero Furia Nocturna.

-Le gusta la teatralidad-comento Bocón tomando el casco.

-Es un arma poderosa-dijo Hipo mientras sumergía su bolillo en la sopa y luego se lo llevo a la boca.

-Si tú lo dices-contesto Bocón dejando el casco sobre la mesa.

.

Esa misma noche, Pitch salió temprano del Asilo, fue directamente a su casa y se puso a trabajar, le dio los últimos toques a su guante de jeringas, el cual estaba inspirado por el guante de Freddy Kruguer, solo que el suyo tenía jeringas en vez de cuchillas; jeringas que contenían su toxina, era de un color anaranjado fuerte. Además de que su guante también dejaba salir la toxina en forma gaseosa.

Luego cogió una de las máscaras de gas que había robado del Asilo y le dibujo una boca negra, además le añadió líneas negras para que pareciera que la boca estuviera cosida y pinto el resto de la máscara de amarillo paja.

Pinto los ojos de negro y luego saco su disfraz, una capucha medieval de color marrón oscuro, unos pantalones de color marrón y para darle más teatralidad se ató un pedazo de cuera al cuello, como si fueran ahorcarlo.

-Bien, así me gusta más-dijo viéndose al espejo-Berk, prepárate para conocer al Espantapájaros.

Debajo de su capucha tenía atado al cuerpo más cilindros que contenían su toxina, por si se le llegaba a acabar.

-Ahora, es hora de conseguir un poco de ayuda.

.

Mientras tanto al otro lado de la ciudad, una mujer rubia que vestía tacones rojos, una blusa azul marino y una falda de color rojo caminaba tranquila por las calles, hasta que un hombre alto, moreno, que vestía una sudadera azul y pantalones grises apareció en la esquina con un cuchillo en la mano.

La mujer grito lo más fuerte que pudo y se echó a correr, pero el hombre la siguió por las calles, la mujer no dejaba de gritar.

Desde el techo de un edificio cercano, Furia Nocturna estaba viendo todo.

"Está usando tacones, grita lo suficiente como para que media cuadra pueda escucharla y el hombre usa zapatos deportivos, si quisiera ya podría haberla atrapado" se dijo mentalmente "Si Jack quiere atraparme tendrá que hacerlo mejor"

Luego salto al techo del edificio de al lado y siguió su patrullaje.

Mientras tanto, la mujer, que era la oficial Sarah y el oficial Bett se detuvieron, Jack y Norte salieron de su escondite.

-No funciono-Norte.

-Por supuesto que no-Jack-No es tan estúpido.

.

Jean, Ricky y Steven era ladrones de poca mota, los tres tenían la misma historia, padres no presentes, drogadictos, alcohólicos, el trio se pasaba el día en las calles buscando problemas y asaltando tiendas, aunque más de una vez habían recibido una paliza.

Esa noche estaban en una casa abandonada, habían hecho una fogata en el centro y se estaban calentando.

Jean usaba unos tejanos gastados y una sudadera rosada.

Ricky unos pantalones verdes y una sudadera negra.

Steven una sudadera azul marino y unos pantalones morados.

Todos usaban tenis blancos.

-Que aburrido-dijo Ricky, de cabello rubio-No hay nada que hacer.

-Podríamos asaltar la tienda del viejo Benny-Steven.

-Na, eso ya lo hicimos esta tarde-Jean, cuyo cabello era morado oscuro.

-¿Entonces que deberíamos hacer?-pregunto Ricky.

De repente, la puerta de la casa se vino abajo y una nube de polvo inundo el lugar, todos tosieron y se cubrieron la nariz, luego, cuando el polvo se dispersó pudieron ver al Espantapájaros parado.

-Buenas noches, caballeros y dama-dijo al ver a Jean-Vengo hacerles una propuesta de trabajo.

-¡No jodas!-grito Steven.

-¡¿No es un poco temprano para Halloween viejo?!-Ricky.

-El disfraz es para crear el ambiente jóvenes-dijo Espantapájaros acercándose a ellos-Díganme, ¿no les gustaría ser parte de algo grande? ¿Algo que deje impacto en la ciudad?

-Muy bien, tío creo que de verdad esas chiflado-Jean.

-Puede ser, pero-Espantapájaros llevaba tres ametralladoras en la mano, les lanzo una a cada uno-¿No están cansados de ser solo tres ladrones de poca mota? Les aseguro que con mi ayuda la gente nunca los volverá a ver igual, y que además, los haré muy ricos.

Eso capto la atención de los jóvenes.

-Asaltaremos el Banco de Berk esta noche, no el principal sino el que está en Chinatown-Espantapájaros-Dividiremos en partes iguales, solo tienen que usar esto.

Les lanzo máscaras de monstruos clásicos, como Drácula, Frankenstein y el Hombre Lobo.

Los niños miraron las máscaras y luego las tomaron, tras haberlas analizado un poco miraron a Espantapájaros de nuevo.

-¿Y si decimos que no?

-Entonces me convertiré en su peor pesadilla.

.

Lily Frost caminaba tranquilamente, acaba de terminar de cenar en la cafetería de la tía Sam con sus amigas, una malteada de fresa y una hamburguesa de queso con papas fritas.

Había sido la primera en irse puesto que al día siguiente tenía que entregar un ensayo sobre la Revolución Francesa y se le estaba haciendo tarde, cruzo la calle, en la siguiente esquina estaba la parada así que podía pedir un taxi.

Camino sin preocupación y no noto que detrás de ella un hombre vestido de negro la estaba siguiendo, no fue hasta que otro hombre salió de un callejo y la tomo de los hombros.

Por suerte Lily había tomado clases de ballet.

Levanto su pierna en el aire y le dio un golpe al hombre en la nariz, luego le dio un codazo en el estómago, el hombre la soltó y salió corriendo, pero el segundo hombre la tacleo en el piso y comenzó a patearla, Lily traro de gritar pero sus gritos eran callados por los golpes del hombre.

-¿Te crees muy lista perra?-preguntó el hombre al que Lily había golpeado.

Saco un cuchillo y apunto al estómago de Lily, pero antes de que pudiera hacer un movimiento, Furia Nocturna descendió del cielo y le dio una patada al hombre, luego saco su Garra, que era un artefacto similar a una pistola, solamente que disparaba un gancho que sujetaba a un objeto o persona, y luego lo atraía hacia el portador; disparo y la garra tomo de la camisa al hombre que estaba pateando a Lily, jalo y la garra atrajo al hombre, Furia extendió su brazo y el hombre se estrelló contra este, luego Furia junto ambas manos, las cerro en un puño y le dio un golpe final al hombre.

Lily se levantó lentamente y miro a Furia, quien camino hasta ella.

-¿Se encuentra bien?-pregunto.

Lily asintió con la cabeza.

-Bien, nadie más la molestara esta noche señorita Frost, tiene mi palabra-dijo Furia-Dígale a su hermano que alguien quería lastimarlo a través de usted, pero menciónele que no tiene nada que temer-luego se dio la vuelta pero Lily hablo.

-Espere… ¿Por qué hace esto?

Furia se quedó quieto un momento, luego volteo ligeramente la cabeza hacia Lily.

-Hace mucho tiempo, hice una promesa.

Luego saco su garra y la disparo contra el techo de un edificio, salió volando y se perdió en la oscuridad de la noche, pero Lily no dejo de ver en ningún instante por donde se había ido su salvador.

.

Después del fallido intento para hacer caer a Furia Nocturna, Jack le hizo una visita al asistente del fiscal Brutacio Dent, quien lo invito a pasar a su oficina.

-Señor Dent-comenzó Jack-Usted es el principal sospechoso en nuestra investigación.

-¿En serio?-preguntó Brutacio, había una caminadora en su oficina y se subió en ella, luego comenzó a caminar.

-Bueno, muchos dicen que está lo suficientemente loco como para salir todas las noches vestido de un reptil-afirmo Jack-Además de que ha estado cinco años atrapado como el asistente del fiscal de Distrito, y que el comisionado y el fiscal han hecho hasta lo imposible para evitar tu promoción a fiscal.

-Cierto-acertó Brutacio-Pero créame que si saliera por las noches vestido como un dragón la primera que se daría cuenta es mi hermana, y ella es psiquiatría así que o hace una fortuna escribiendo un libro sobre mí, o me encierra de inmediato en Arkham.

Brutacio se bajó de la caminadora y camino a su escritorio.

-Aunque tengo que admitir que está en condición-continuo Jack.

-Me mantengo en forma-dijo Brutacio encogiéndose de hombros-Pero si no me cree puede preguntarle a la secretaría del despacho, estuve aquí toda la noche de ayer, y antepasado tuve una cena con mi hermana, o y antes de eso tuve una cita con mi prometida.

Jack puso una mano sobre el escritorio y analizo a Brutacio, es cierto que tenía el físico para ser Furia Nocturna, pero también había analizado los horarios en los que Furia Nocturna había estado activo y Brutacio tenía una coartada para todos, pero aun así Jack no confiaba en él, puesto había rumores de que el temperamento de Brutacio era muy explosivo.

-Muy bien, entonces creo que no hay nada más que discutir aquí.

-Excelente-Brutacio, acompaño a Jack hasta la puerta-Espero que lo atrapen pronto sargento.

Puede que Brutacio no fuera Furia Nocturna, pero eso no significaba que no trabajará con él.

-Yo también lo espero Dent.

Jack salió de la oficina y Brutacio espero hasta que sus pisadas dejaron de oírse, luego se cruzó de brazos y miro hacia la ventana que estaba abierta.

-Ya se fue, puedes entrar.

Furia Nocturna entro por la ventana a la oficina y se mantuvo detrás del escritorio.

-Frost.

-Si-Brutacio, se recargo contra la puerta de la entrada-Espero que en tus planes no este usarme como chivo expiatorio.

-No lo está-Furia-Pero al parecer estamos haciendo un avance, la gente de Alvin mando atacar a la hermana de Frost está noche.

-O Dios mío, esta ella…

-Tranquilo, llegue a tiempo-Furia Nocturna-Mientras yo esté aquí nadie va a herir a los buenos.

-Es bueno saber eso-aseguro Brutacio acomodándose la corbata-Ahora, a lo que viniste supongo.

-Así es, ¿Cómo va el juicio de Alvin?

Brutacio suspiro.

-Está usando todas sus fuerzas para quedar impune, tomara por lo menos un año dar una fecha para el juicio, aunque la buena noticia es que los cargos son severos, y lo atraparon in-fraganti así que si sale de esta le saldrá caro-Brutacio-Además de que su arresto parece haber inspirado a las almas buenas de Berk, una jueza quiere procesar a Alvin, los corruptos están corriendo asustados; realmente has iniciado algo.

-Y es solo el comienzo-continuo Furia-Recuerda mi promesa, en un año. En estos momentos la droga ya no es un problema, saben que transportar más sería un gran riesgo, y si lo hicieran yo los estaré esperando.

-¿Los policías corruptos?

-Déjamelos a mí, me estoy haciendo cargo del negocio de las armas. He rastreado cuatro casas de seguridad, me ocuparé de ellas.

-Genial-Brutacio-Pero tú también tienes que tener cuidado, el comisionado le puso precio a tu cabeza, y sospecha de nuestra alianza.

-Lo sé-Furia-Tener a toda la policía de Berk detrás de mí es un problema… Así que tal vez debamos ampliar nuestra unión.

-¿A qué te refieres?

-Un tercer miembro.

-¿Pero quién?

Furia señalo la puerta, Brutacio comprendió de inmediato.

-¿Frost?

-Sí.

-Pero él es uno de los que te está buscando.

-Solo sigue ordenes, pero es un buen policía-Furia-Solo tenemos que mostrarle que lo que hacemos es para bien.

-Bueno… considerando el hecho de que salvaste a su hermana esta noche… podría ser un buen comienzo.

Furia Nocturna asintió con la cabeza y luego salió por la ventana, Brutacio se quedó viendo, preguntándose "¿Esos dos tendrán historia?"

.

En el banco de Berk de Chinatown todo parecía normal, como ya era tarde ya casi no había nadie esperando hacer un depósito o retirar dinero, y los últimos empleados estaban cerrando las bóvedas y cerrando las cajas fuertes.

Solo había un guardia de seguridad en la puerta con una escopeta, y es que a pesar de que Berk era una ciudad llena de crimen, los asaltos a los bancos eran una cosa inusual, puesto que la mafia dominaba la mayoría de ellos.

Así que parecía que iba a ser otra noche tranquila.

O al menos eso parecía hasta que un sujeto con una máscara de Frankenstein entro con una ametralladora y comenzó a disparar, el policía, que estaba casi dormido, despertó de golpe y apunto con su escopeta al asaltante, pero en ese momento, Espantapájaros apareció y le lanzó su toxina, en forma gaseosa, al guardia en la cara, este grito y tiro su arma al suelo, luego se echó al suelo gritando.

-Eso es-dijo Espantapájaros, sintiendo excitación por el miedo del oficial-¡El dinero ahora!

Dos sujetos más, una de ellos mujer, entraron con máscaras de Drácula y El Hombre Lobo, dispararon al techo para asustar a los empleados que estaban detrás del mostrador, quienes gritaron y se ocultaron.

Sin embargo los asaltantes llegaron al mostrador y de un disparo derribaron el vidrio, que cayó al suelo y se hizo pedazos, luego pusieron la escopeta en la cabeza de los empleados y les pasaron una bolsa.

-¡Llena las bolsas de efectivo, ya!

Los empleados no esperaron a oír otra vez y comenzaron a llenar las bolsas de dinero, mientras Espantapájaros se paseaba por el banco, admirando su trabajo, luego se le vino a la mente que pasaría si la policía llegase, así que saco uno de los contendores donde mantenía su toxina.

Cuando los empleados terminaron de llenar las bolsas con el efectivo, los asaltantes se retiraron y corrieron al auto que habían estacionado afuera del banco, pero antes Espantapájaros fue al mostrador y les echo su toxina a los dos trabajadores, quienes inhalaron el gas del miedo y comenzaron a gritar.

-Recuerden esto… Espantapájaros.

Luego corrió hacia la salida mientras los gritos de horror de los empleados del banco, y del guardia, inundaban todo el lugar.

Una patrulla de la policía apareció y se estaciono en frente del banco, las puertas se abrieron y salieron dos agentes con las pistolas en manos.

-¡Las manos arribas!

Espantapájaros saco un contendedor y se los lanzo, el gas del miedo comenzó a salir y los dos agentes de la policía, al principio tosieron pero luego tiraron sus armas mientras sus más profundos miedos salían a frote y los atormentaban.

Espantapájaros sonrió y se metió en el coche, luego Ricky se quitó su máscara y puso su coche en marcha, mientras se alejaban de la escena del crimen todos rieron y gritaron de la emoción.

-¡Lo hicimos!

-Si-dijo Espantapájaros complacido-Lo hicimos.

.

Había pasado hace solo unos momentos…

Todo había pasado tan rápido, en un momento sus padres habían estado felices, viendo la película, pero de repente todo había cambiado…

Mama y papa se habían ido… para siempre.

Lo habían llevado a la comisaría para que pudiera dar una declaración sobre el ase… el hombre que había hecho eso.

-Vamos chico, pasa a mi oficina, toma asiento-le pregunto un joven muy amable, su piel era blanca como la nieve, pero tenía el cabello café como el pelaje de un oso.

-¿Él está bien?-preguntó un hombre muy, muy grande con la barba blanca.

-Estará bien, un chico como el con todo ese dinero, estará muy bien.

-¡Cállate Bunnymund! Solo tiene doce años y acaba de perder a sus padres, está solo, ¡el dinero no puede arreglar eso!

-Lo que tú digas Frost, su mayordomo viene en camino, ¡¿Escuchaste eso?! ¡Tiene un mayordomo!

Después de eso el oficial que lo estaba interrogando corrió a su compañero de la oficina, luego se inco enfrente de él y vio que tenía el abrigo de su padre en sus manos.

-¿Es de tu padre?

Asintió con la cabeza.

Frost lo tomo pero el retrocedió asustado, no quería que nadie se lo quitara.

-Está bien-le dijo Frost, tomo el abrigo y luego lo coloco sobre los hombros del niño-Ya está.

El asintió con la cabeza y Frost sonrió.

-Ahora… sé que esto es difícil pero… ¿puedo darte algo? ¿Estás bien?

El no contesto.

Frost suspiro.

-Escucha… sé que sientes que no puedes contestarme, pero es la única manera en que atraparemos al que lo hizo.

El ya no pudo contenerse y rompió a llorar.

-¿Por qué lo hizo oficial? ¿Por qué?

Frost suspiro y le puso una mano reconfortante en el hombro.

-No lo sé hijo, es esta ciudad, hay algo mal con ella-sentía que iba a volver a llorar pero el oficial lo reconforto-Esta bien hijo, tranquilo, llámame Jack.