Después de entrevistar a Brutacio, Jack fue a su departamento y encontró a su hermana sentada en el sillón de la sala, esto le sorprendió puesto que Lily prefería pasarse las noches en su habitación navegando por Internet, sin embargo ahí estaba sentada en el sofá con las piernas cruzadas y con Teddy, su osito de peluche, en las manos.

-Lily, ¿Qué pasa, estas bien?-pregunto su hermano cerrando la puerta y caminando hasta ella.

-Jack… fui atacada.

Eso le helo la sangre a Jack.

-¿Atacada, por quién?

-Unos maleantes, posiblemente gente de Alvin, querían hacerme daño-pero antes de que Jack pudiera decir algo más, Lily volvió hablar-Pero Furia apareció y me salvo.

-¿Qué?-preguntó su hermano, sin creer lo que estaba escuchando-Furia Nocturna, el vigilante.

-Sí, salió de la nada y les dio su merecido, fue asombroso, me dijo que alguien quería lastimarte a través de mí pero que él no iba a permitirlo, prometió protegernos.

-¿Estás herida?

-No, el llego justo a tiempo para darles su merecido, fue increíble nunca antes había visto nada parecido.

Jack ya no sabía que decir, suspiro y sintió que iba a caerse, por lo que se sentó en el otro sillón que estaba enfrente de la mesita de centro, sin saber que decir, su hermana prosiguió.

-Lo sabía Jack, él es lo que la ciudad necesita, ¿No lo crees?

-Honestamente hermanita… no sé qué creer.

.

Al día siguiente, en El Departamento de Policía de Berk, Jack entró hecho una furia y fue directamente a la oficina del Comisionado, antes de que Loe pudiera reaccionar, recibió un golpe en toda la cara.

-¡Usted mando a matar a mi hermana!

Loe se limpió la sangre del labio y vio a Jack, ahí parado Jack parecía un desquiciado, con su cabello blanco alborotado, rasurada, de estatura alta, ojos cafés y un sucio chaleco negro.

-Esa es una acusación muy seria sargento… ¿Tan siquiera tiene pruebas?

-Oh si las tengo, la basura que envió para hace el trabajo sucio está en las celdas ya, pregúntales tú mismo, se están cagando en los pantalones por confesar.

Loe miro al suelo, sin tener más palabras que decir, por lo que Jack se acercó aún más a él.

-Si algo le pasa a mi hermana, lo que sea, iré detrás de usted, y créame cuando le digo que no será bonito para usted.

Lo tomo del cuello de la camisa y luego lo aventó contra el escritorio, Loe logro sostenerse a la mesa para no caer; y antes de que pudiera contratacar, Jack ya había salido del edificio.

Se sacudió la camisa y luego salió detrás de Jack, estaba listo para darle una paliza, en cuanto cruzo la puerta y vio que Jack estaba ahí parado, mirando fijamente al estacionamiento, Loe miro en esa dirección y lo vio…

Había cuatro coches estacionados, todos tenían las ventanas y el parabrisas roto, las puertas de algunos coches habían sido arrancadas y en el asiento del piloto…

Estaban los traficantes de armas más eficientes de toda Berk.

-Las cajuelas están llenas de armas de fuego-explico Norte, quien ya estaba con algunos policías verificando la escena del crimen-Y encontramos esto… en todos los coches.

Norte le entrego una bolsa al comisionado, en ella se podía ver claramente un búmeran-shuriken, que tenía forma de dragón, un Furia Nocturna para ser más específico.

Loe vio el artefacto asustado, mientras que Jack simplemente sonrió, tal vez Furia Nocturna no fuera tan malo después de todo…

.

-Bueno, Furia Nocturna salió en la página frontal, pero Hipo Wayne solo logro salir en la tercera-dijo Bocón pasándole el periódico a Hipo, él estaba conduciendo mientras que Hipo estaba sentado atrás.

Hipo tomo el periódico y lo abrió en la página tres, ahí estaba el, pasado de copas, con dos hermosas modelos francesas agarradas de sus brazos, el encabezado rezaba="Niño rico se emborracha con modelos francesas"

-Ningún tipo de publicidad es mala-dijo Hipo dejando el periódico en el asiento.

-Me alegra escuchar eso porque paso otra cosa muy interesante anoche, mientras estabas golpeando a vendedores de armas, algo ocurrió.

Hipo reviso el periódico y vio que en la segunda página había un encabezado que decía: "Loco disfrazado de Espantapájaros asalta Banco"

Esto intereso a Hipo quien leyó rápidamente el informe, luego saco su teléfono y busco videos de lo sucedido, encontró en Noticias de Berk, canal oficial del noticiero, un video en el cual aparecía el video de seguridad de anoche.

En él se veía al hombre disfrazado de Espantapájaros y a sus tres cómplices irrumpir en el banco y asaltarlo.

Luego en relacionados Hipo vio que el alcalde ya había hablado acerca del robo.

-¡Nuestra ciudad está sufriendo las consecuencias por las acciones de Furia Nocturna!-declaraba en una junta de prensa celebrada esa mañana-¡Furia Nocturna ha inspirado a este hombre a disfrazarse y a cometer este atraco, y les aseguro que es solo el comienzo! ¡Seguidores de Furia saldrán disfrazados a sembrar caos y terror en las calles! Pero le aseguro al buen pueblo de Berk que nuestro departamento de policía está haciendo todo lo posible para que estos criminales paguen por sus crímenes.

Hipo apago el celular y se lo guardo en el bolsillo.

-Bueno, ninguna publicidad es mala-señalo Bocón.

Hipo solamente rio sarcásticamente.

-El alcalde lo dijo, es solo un loco disfrazado, la policía podrá con él.

-No es por entrometerme señor, pero este parece ser el tipo de trabajo para Furia Nocturna.

-Bocón, tengo cosas más importantes que hacer.

-Yo creí que hacia esto por la ciudad señor.

-Lo hago.

-Entonces creo que debería atender este asunto, anoche por suerte no había más gente, pero los empleados del banco y el guardia, y dos oficiales, resultaron heridos.

-Ya se, al parecer fueron drogados con un alucinógeno, muy poderoso.

-Si este tipo vuelve atacar, tal vez lo haga durante el día, y la gente puede resultar herida, gente inocente de Berk.

Hipo se quedó pensativo unos momentos, mientras debatía dentro de sí mismo si Bocón tenía razón, luego miro hacia la ventana y dijo.

-Está bien, hoy investigaré, veré lo que puedo hacer.

Bocón sonrió.

-Así me gusta, señor Wayne.

.

Esa noche Hipo, ya con el traje de Furia Nocturna puesto, visito el Hospital General de Berk, en donde las victimas del Espantapájaros habían sido internadas, aterrizo en el techo del hospital y luego descendió hasta una de las ventanas del cuarto donde estaba internado el guardia que había sido atacado.

Luego activo el modo detective y después de comprobar que no había nadie en la habitación, además del paciente, entro.

Era un típico cuarto de hospital, el enfermo estaba recostado en una cama respirando a través de una máquina, le habían dado varios sedantes y ahora estaba acostado en su cama, su estado era estable.

Furia se acercó a la cama del paciente y tomo su informe, ahí se leía que el paciente había estado alucinando con insectos antes de ser sedado, luego Furia vio al paciente y saco de su cinturón una jeringa.

Le tomo una muestra de sangre al paciente y salió antes de que alguien pudiera verlo.

.

Patapez ya estaba recogiendo sus cosas del último piso de la Torre Wayne cuando miro hacia la ventana y vio que Furia Nocturna estaba sentado en el borde del balcón.

Patapez quedo sorprendido y camino hasta la puerta, luego la abrió y Furia Nocturna entro.

-¿Qué pasa?

Furia le dio un tubo pequeño de cristal donde estaba la muestra de sangre de la víctima del Espantapájaros.

-¿Qué es esto?-pregunto Patapez.

-Una muestra de sangre, pertenece a una persona que fue drogada anoche.

-¿Qué clase de droga?

-Un alucinógeno, es nuevo, pero al parecer provoca que la víctima vea su peor miedo hecho realidad, el hombre le tenía miedo a los insectos y no dejaba de gritar que se comían su carne.

-Dios mío, ¿Quién lo hizo?

-Alguien disfrazado de espantapájaros, asalto un banco anoche, pero no te preocupes, lo encontrare.

-No dudo que lo hará pero… ¿para qué me da esto?

-Necesito que crees un antídoto Patapez, quien quiera que sea este tipo estoy seguro que usara su droga otra vez, y no quiero arriesgarme.

Patapez vio la muestra de sangre y luego se encogió de hombros.

-Veré lo que puedo hacer.

Luego Furia Nocturna camino hasta el balcón de nuevo.

-¿Qué hará usted mientras?

Furia se detuvo después de subirse al barandal del balcón, luego volteo a ver a Patapez.

-Voy a encontrar a este sujeto.

Luego salto mientras que Patapez solo se quedó parado, luego se puso a preparar el antídoto.

Furia estaba descendiendo desde la torre Wayne, pero antes de que pudiera estrellarse con el suelo, extendió su capa y esta le permitió volar por los aires, por encima de los edificios y de la ciudad.

-Señor Wayne-le dijo Bocón desde el comunicador que Hipo tenía en su casco.

-¿Qué pasa Bocón?

-Hay noticias, un empleado del Asilo Arkham ha llamado a la policía, al parecer ocurrió un accidente…

.

Pitch estaba en su oficina, con las luces apagadas y con su guante de jeringas puesto, no espero mucho hasta que la puerta de la entrada se abrió y entro el Dr. Katzenbach hecho una furia.

-¡Tu!

-¿Qué pasa doctor?-pregunto Pitch sonriendo.

- No te hagas como el que no sabes Pitch-dijo Katzenbach apuntándolo con un dedo-Antes creí que los enfermos simplemente se estaban poniendo peor, pero anoche leí sobre el robo, y las víctimas se comportaban igual que nuestros pacientes… Los que son tus pacientes.

Pitch se rio y se puso de pie, dejando al descubierto su traje de Espantapájaros, luego puso una de sus jeringas en la nuca del doctor.

-Así es buen Doctor, debo decir que tus lamentables intentos de paciente fueron de gran ayuda para perfeccionar mi toxina, sin ellos nunca habría sabido de su verdadero potencial, así que debo agradecerle doctor.

El doctor comenzó a retroceder asustado mientras Pitch se le acercaba cada vez más y más.

-¿Quisiera saber qué es lo que hace mi toxina?

-Puedo darme una idea… Betty gritaba que las larvas se comían su carne… ella esta aterrada por esos animales, así que esta toxina es un alucinógeno que hace ver a las personas su peor miedo.

-Que listo doctor, ¿Por qué no le doy una demostración?

Pitch se colocó su máscara y arrincono a Katzenbach contra la pared, apunto con una de sus agujas hacia el cuello del doctor, este cerro los ojos y apretó los dientes.

.

Furia Nocturna llego al Asilo volando y entro rompiendo una ventana con una patada, como todo estaba oscuro activo el Modo Detective y pudo ver todo, estaba en un pasillo, en donde había muchas puertas, todas destruidas o abiertas, había sangre en todo el suelo y rasguños en las paredes, Furia los toco.

-El Espantapájaros dejo su marca.

-Horrible, si me pregunta señor-respondió su mayordomo.

Hipo camino hasta el final del pasillo y ahí vio que había una puerta totalmente destrozada, rápidamente entro en la oficina y vio que todo estaba patas arriba, las mesas y sillas volcadas y un cadáver contra la pared, su rostro mostraba la última expresión que había tenido en su vida...

Miedo.

-Dios mío-dijo Furia Nocturna.

Luego escucho unos pasos detrás de él y lentamente se volteó, levanto su mano y logro atrapar un extintor, luego lo jalo con apenas un poco de su fuerza y se lo arrebato de la mano a la psiquiatra Brutilda.

Esta se asustó y retrocedió, estaba a punto de caerse pero Furia la tomo del brazo y la jalo hacia él, luego rápidamente la saco de la oficina y la tomo en sus brazos, corrió con ella hasta que estuvieron en la azotea del edificio.

Luego dejo a Brutilda mientras la pobre miraba asustada alrededor de ella.

-Estamos en el techo… pero… ¿Cómo? ¿Por qué?

Luego vio asustada a Furia Nocturna.

-Tu…

-Doctora Brutilda Quinzel.

-¿Cómo sabes mi nombre?

-Se muchas cosas Brutilda, y se que esta noche algo horrible sucedió aquí.

-Si… pero tu… he leído de ti en los periódicos… dicen que eres una amenaza… y la verdad encajas muy bien con el perfil de varios de mis pacientes más…. Desequilibrados.

-Esta noche acaba de haber una mascare aquí señorita-continuo Furia-Y necesito saber quién fue, revise la lista de los internos, ninguno tiene la fuerza necesaria para haber hecho todo esto.

-No… por supuesto que no-dijo Brutilda-Vio lo que paso allá abajo, fue horrible, pero nadie…

-¿Qué pasa?

-Bueno… hay… había un profesor que era algo inestable… pero, jamás creí que pudiera hacer algo como esto…

-¡¿Quién?!-preguntó Furia tomándola de los hombros.

-Em… el profesor Black… Pitch Black.

Furia libero a Brutilda y camino hasta el borde del edificio.

-Pitch Black.

Ella asintió con la cabeza

-Muy bien, gracias por su ayuda.

Luego de su cinturón saco una pequeña caja gris, apunto con ella hacia una gárgola que adornaba una esquina del tejado, de la caja salió un gancho que se agarró de la cabeza de la gárgola, Furia camino hasta el borde y luego le ofreció su mano a Brutilda.

Ella la acepto asustada y luego Furia se lanzó del techo, Brutilda grito y se agarró fuertemente del pecho de Furia mientras gritaba y cerraba los ojos, podía sentir todo el aire golpearla en la cara, mientras tanto Furia se mantenía sereno.

Antes de que pudieran estrellarse con el suelo, se detuvieron y Brutilda finalmente abrió los ojos, y vio que estaban solo a pequeños metros del suelo, se habían detenido gracias a que el gancho que Furia había disparado a la gárgola también era una cuerda, Furia dejo a Brutilda con cuidado en el piso y luego la soltó.

Brutilda aterrizo sana y salva en el suelo, y de pie, y luego miro a Furia, quien apretó un botón de su cinturón y salió volando.

.

Después de su visita al hospital, Furia conducía a través de las calles de Berk en su Furia-Móvil, como a él le gustaba llamarlo. En ese momento recibió una llamada de Bocón y contesto.

-Hipo dime que ya sabes quién es este sujeto.

-Así es Bocón, la identidad del Espantapájaros es Pitch Black, un maestro de psicología, quedo huérfano a los cinco años, así que fue a vivir con su abuela a una granja a las afueras de Nueva York, luego falleció cuando Pitch tenía doce años, al parecer se cayó de las escaleras.

-Linda historia.

-Y no acaba ahí, Pitch fue despedido de la Universidad de Nueva York por sacar un arma a la mitad de la clase y disparar contra los estudiantes.

-¡Dioses! Bueno creo que encaja muy bien con el perfil.

-Estoy en camino a su casa, un apartamento en ChinaTown, mientras tanto espero que Patapez haya logrado encontrar una vacuna.

-Confié en el talento del señor Fox señor.

-Lo hago.

.

Cuando Furia llegó al apartamento de Pitch, derribo la puerta con una patada y después entro.

Estaba vacío, no quedaba nada.

-Por supuesto-dijo Furia, debía saber que Pitch no sería tonto, de seguro ya había mudado todo su laboratorio la noche anterior para un lugar más seguro-Bocón.

-Dígame señor Wayne.

-Pitch se lo llevo todo, no queda nada.

-Eso es malo, ¿ahora qué?

-Esperemos que Patapez tenga el antídoto-dijo Furia mientras caminaba afuera del cuarto.

.

-Aquí esta-dijo Patapez mientras le entregaba el cilindro con el líquido verde a Furia, quién acaba de regresar a la torre Wayne-Como no hemos realizado pruebas no puedo decir si realmente funcionara.

-Estoy seguro que lo hará-dijo Furia tomando el cilindro-Pues ya tenemos a un sujeto de pruebas.

-¿Quién?

-Yo.

Patapez lo miro incrédulo.

-Hipo, no puedes…

-Escucha, necesito detener a Pitch antes de que use su toxina otra vez Patapez, y estoy seguro que cuando lo haga trataré de drogarme por eso necesitaba esto.

-Pero… hay muchos infectados con la toxina en el hospital…

-Y no sabemos si esto los haré mejorar u empeorar, por eso tomaré el riesgo.

De repente, el comunicador en el casco de Furia sonó y él contestó de inmediato.

-Bocón, ¿Qué pasa?

-Es el Espantapájaros señor, está asaltando el banco del centro.

.

Después de que Espantapájaros hubiese atacado el banco en Chinatown anoche, la seguridad en los otros dos bancos, así que ahora había una docena de guardias en la puerta del banco Central, todos armados y preparados para disparar.

Pero justo en ese momento, un enorme camión se estacionó justo enfrente del banco, un oficial lo vio y fue hacia la puerta del copiloto.

-Señor, no puede estacionarse aquí.

El vidrio bajo y una garra apareció, luego soltó la Toxina del miedo sobre el agente, que cayó al suelo mientras gritaba.

-¡Es el Espantapájaros!-grito uno de los oficiales, él y su compañero empezaron a disparar al camión, pero de este salió una lata de gas que llegó hasta los pies de los oficiales, ellos inhalaron la toxina y luego cayeron al piso mientras tosían forzosamente.

Luego Espantapájaros bajo del vehículo acompañado de sus ayudantes, corrieron al banco y una vez adentro comenzaron a disparar a los guardias, ese día si había gente en el banco, así que sufrieron el ataque de las balas y cayeron al suelo, pero por fortuna algunos fueron capaces de resguardarse detrás de los sillones, muebles y del mostrador.

Espantapájaros entro y vacío su toxina en todo el lugar, rápidamente la gente comenzó a sufrir sus efectos.

-Carguen el dinero y llévenlo al techo-dijo Espantapájaros-Un helicóptero nos espera.

Sus asistentes asistieron con la cabeza y comenzaron a vaciar las bóvedas, pero en ese momento, Ricky que estaba sacando una bolsa de dinero fue levantado del suelo y quedo colgado del techo.

-¡Oigan, bájenme de aquí!

Steven y Jean llegaron y lo vieron.

-¡¿Qué hace ahí arriba?!

-¡No lo sé! Pero bájalo.

Steven disparo contra la cuerda, esta se partió a la mitad y Ricky cayó al suelo, se llevó una mano a la cabeza.

-¡¿Por qué demonios hiciste eso?!

Antes de que Steven pudiera contestar, una sombra salió de la nada y lo embistió contra la pared, Jean iba a dispararle pero la sombra tomo la ametralladora por la punta y la doblo a la mitad, luego le dio una patada en el estómago y luego la lanzo contra el suelo.

La sombra tomo la pistola de Steven y la destruyo con la pared, luego lo levanto del suelo y le dio un cabezazo, Espantapájaros le llego por detrás a la sombra y le disparo su toxina pero no pasó nada, la sombra lo tomo del cuello y lo levanto, entonces Espantapájaros la vio claramente…

Era Furia Nocturna.

Y estaba usando un aparato en la boca para no inhalar la toxina del Espantapájaros.

-Se ha estado portando como un bravucón Doctor Pitch-dijo Furia fríamente-Y si hay algo que no soporto son los bravucones.

Por desgracia, Furia no se había fijado en que Ricky se estaba levantando detrás de él, se puso de pie y rápidamente se lanzó contra Furia, el impacto provoco que el dispositivo cayera de su boca, Furia se dio la vuelta y con un solo golpe lo mando a volar, pero Espantapájaros no había perdido el tiempo y lanzo la toxina contra su cara, Furia inhalo la toxina y se doblego.

Entonces su peor pesadilla se materializo frente a el…

Era una noche de octubre, mama, papa y el habían ido a las películas a ver "La Marca del Zorro" y él estaba feliz, había sido una gran película y se la habían pasado en grande, Hipo estaba feliz por estar con sus padres, era el niño más afortunado del mundo.

Pero por desgracia, ninguno de los tres había notado que se estaban yendo por el callejón del crimen, y como su nombre lo decía…

No era un lugar bonito.

Un hombre se paró en frente de ellos, traía algo debajo de la manga, Hipo se asustó y se aferró al brazo de su madre, papa se puso enfrente de los dos, protegiéndolos con su enorme cuerpo.

El hombre revelo lo que tenía debajo de la manga… era una pistola.

-¡No!-grito Furia Nocturna.

El hombre le apunto a papa con el arma, Hipo pudo per cuando la mano de su padre se hacía un puño, se había enojado y a nadie le gustaba cuando papa estaba enojado.

Hipo estaba aterrado, nunca antes había sentido tanto miedo en su vida, mama puso sus brazos alrededor de él, él agradeció el calor y el cariño que le brindo ese abrazo, le daba seguridad.

El hombre tenía la vista puesta en papa, lo miraba directo a los ojos, Estoico hacia lo mismo… Estaba furioso, no iba a permitir que nadie amenazara a su familia y menos en su ciudad.

El hombre comenzó a tener miedo por la mirada de Estoico, sabía que no había forma en la que ganara esa pelea, pero no se iba ir sin las manos vacías…

Papa se lanzó contra el sujeto pero en eso el arma se disparó, el mismo impulso provoco que papa cayera para atrás y se desplomara en el suelo, Hipo lo vio todo en cámara lenta y una lagrima comenzó a rodar por su ojo.

-¡PAPA!-grito desesperadamente.

-¡ESTOICO!-grito Valka, intento agacharse pero el hombre se lo impidió, el collar de perlas que llevaba en el cuello, un regalo de papa por su cumpleaños, se quedó atascado con la punta del arma.

El cañón estaba apuntando hacia la cabeza de mama, ella vio suplicante al hombre, pero en sus ojos no había otra cosa más que frialdad, jalo el gatillo y una bala penetro el rostro de su madre.

Hipo no podía creerlo, la que una vez había sido su dulce madre, que jugaba con él, recorría los enormes prados de la mansión junto con él, que lo acurrucaba las noches frías y lo consolaba en sus momentos de pena, ahora caía como un cuerpo sin vida al suelo.

Las perlas del collar se desparramaron por todos lados y el sonido que hicieron al tocar el suelo fueron como martillos en las orejas de Hipo, el sujeto vio lo que había hecho.

-¡Mierda!-grito, todo se había arruinado, la policía llegaría en cualquier momento.

Se dio media vuelta y echo a correr, lo último que vio Hipo de él fue su sombra desaparecer, luego se puso de rodillas al lado de sus padres agonizantes…

A papa aun le quedaba algo de fuerza, con sus últimos alientos tomo con su mano la de su esposa.

-Valka…-susurro.

Una lagrima de resbalo por su ojo, luego con su mano libre tomo la de Hipo que lloraba a cantaros, no era verdad… todo era una horrible pesadilla.

-Hipo-dijo su padre con su último aliento-No tengas miedo Hipo…

Luego la vida dejo su cuerpo.

-¿Papa?-pregunto Hipo sacudiendo el cuerpo de su padre-¿Papa?

Pero no pasó nada, en ese momento Hipo supo que las cosas jamás volverían a estar bien…

-¡NOOOOOOOOOOOOOOOO!-grito Hipo, ahí, solo en el callejón del crimen, con los cuerpos sin vida de sus padres al lado de el…

-¡No!-seguía gritando Furia Nocturna, lanzaba golpes ciegos a todas partes y destruía lo que estaba enfrente de él.

-¿Qué le pasa?-Steven.

-Está viviendo su peor pesadilla-Espantapájaros- ¡Vámonos de aquí!

Rápidamente comenzaron a subir las escaleras hacia el techo, Furia los vio y comenzó a seguirlos, sin embargo las cosas se le estaban complicando… en su mente solo revivía cuadro por cuadro el momento en que ese sujeto en el callejón termino con toda la felicidad de su vida…

El cine, el arma, las perlas cayendo al suelo, el cuerpo de su padre agonizante, el agujero en la cabeza de su madre.

Pero Furia se dijo a si mismo que debía controlarse, camino hasta las escaleras… pero en ese momento una niebla comenzó a cubrir las escaleras, Furia se detuvo y miro enfrente, la niebla comenzó adoptar forma y…

Eran sus padres.

Estoico y Valka, pero no eran como siempre habían sido, sino que su piel era blanca como la nieva y sus ojos estaban vacíos… Mientras que miraban a Furia y negaban con la cabeza.

-Hijo… has deshonrando el honor de la familia Wayne… eres una vergüenza para el apellido, y para nosotros.

-No-dijo Furia dando un paso para atrás.

-Nos decepcionaste a todos Hipo-Valka.

-¡No!-grito Furia y corrió contra la nube, esta desapareció pero Furia no se quedó a mirar, sino que siguió hasta el techo, ahí el helicóptero ya había llegado y Espantapájaros y sus secuaces ya se habían subido, estaban despegando cuando Furia llego.

Cuando el vigilante por fin llego al techo, saco su garra y disparo contra el helicóptero, esta le dio e inmediatamente Furia fue levantado por el cielo, comenzó a subir por la cuerda, pero la toxina seguía en su organismo, y no lo dejaba concentrarse.

"Muerte, vergüenza, desgracia"

Furia hizo su mejor esfuerzo por mantenerse aferrado a la cuerda, pero no pudo más y la soltó…

Cayó encima de un tragaluz y golpeo contra una enorme ballena de plástico que colgaba del techo, había caído en el Museo de Ciencias Naturales de Berk; rodo por la ballena que finalmente cayó al suelo junto a la ballena y ahí quedó inconsciente.