Harry Potter /Hijo de la luna

Resumen: Harry pierde a sus padres y es adoptado por el único ser que fue testigo de su desafortunado destino... Una de las magias mas puras: la luna -prácticamente se vuelve hijo de ella.

16 años despues, Tom Riddle lo encuentras de la manera más inesperada. Tom, uno de los magos más poderosos de la historia es gravemente herido gracias a una trampa. Creyéndolo muerto es abandonado en las profundidades del bosque de Main, un lugar peligroso para quien no conoce sus secretos. Un bello ángel albino de ojos verdes será su salvación. El -niño-que-vivió -para -ser-el -hijo-de -la -luna.

Disclaimer: Los derechos de autor son para J.K Rowling, ella es la maestra creadora del universo de Harry Potter.

Aclaraciones y Advertencias: este es mi primer fic de Harry Potter y será un AU, y tendrá personajes Oc. además es slash y posiblemente todos los personajes tengan personalidades distintas al canon.

Espero que lo disfruten, por muy raro que inicie, les aseguro que les gustará xD

-0-0-0-

Prólogo

James y Lily Potter, después de haberse dado cuenta de los vicios que encarnaban al mundo mágico y enterarse de que iban a ser padres decidieron alejarse de todo lo que conlleva el poder, la guerra, las ambiciones y la muerte. Todo por proteger al único ser que de verdad importaba: su pequeño tesoro que aún no nacía.

Siendo una de las familias ancestrales más antiguas, los Potter eran de gran influencia y esto no pasaba desapercibido por los dos bandos que se disputaban el poder de mundo mágico. Gellert Grindelwald en muchas ocasiones le hizo ofertas a James, ofertas peligrosamente tentadoras pero a él el dinero no era de importancia y nunca le gusto ser dirigido o estar bajo un régimen. Todo lo contrario.

Luego estaba Albus Dumbledore que utilizaba una estrategia en la que era experto: manipulación. Trasversaba las cosas a su favor para así tener más seguidores en esta guerra, según él por "el bien mayor", el lado de la luz... El bando bueno. Intentando muchas veces utilizar a su querida esposa como gancho para entrar en esta endemoniada guerra, haciéndole ver -según él- que debía proteger a Lily y eso solo lo haría teniendo aliados. Pero lo cierto era que hacía mucho tiempo James no miraba ni luz ni oscuridad en esta guerra sin juicio ni razón, todo era un despliegue de quien conseguía más poder sin importar como lo conseguían o sobre quien tenían que pasar para tomarlo. Estaba cansado, harto, astiado y su esposa pensaba lo mismo.

Por varios años se mantuvieron al margen. Lily tenía una pequeña boticaria en la que trabajaba con su amigo de la infancia, Severus Snape. Entre ellos elaboraban, mejoraban e inclusive, en ocasiones, creaban nuevas pociones, tenían un arte para ello. Al principio James no era santo de la devoción de Severus y los roces creaban conflictos en los que Lily siempre acababa interviniendo. Una vez, cuando Severus tenía que ir a dejar un recetario a la residencia Potter ya que su amiga había enfermado, tubo la oportunidad de escuchar como James declinaba otra de las tantas ofertas que el icono de la luz insistentemente le ofrecía haciendo énfasis en que no siempre podrían estar al margen y que no todo el tiempo podía proteger a su esposa. Observó como Dumbledore le pasaba un documento, el cual James después de una ojeada no pudo aplacar su temperamento y corrió de su casa al viejo manipulador, pues eso era.

Cuando sintió que era oportuno salir de su escondite, habiendo esperado a que la magia de Potter se desplegara junto con su ira, se acerco a ver que fue lo que lo puso tan furibundo. James a penas y si lo noto, ensimismado en sus pensamientos. Mientras pasaba páginas tras páginas, entendía el por qué de la furia de Potter. Estaban repleto de fotografías de Lily, en varias situaciones: en la boticaria, visitando a clientes, comprando ingredientes... Y junto a las fotografías venía adjunto información sobre ella. Prácticamente le estaban diciendo que estaban en la mira, y utilizaban a su amiga para sus propósitos de poder. Era una amenaza sublime. O Potter se les unía, o Lily pagaba las consecuencias. Severus no era de los que se afectaba con nada, y era otro de los que no hacia parte en esa guerra, pero el no tenía influencias o era alguien importante, por lo tanto no era de relevancia. El solo había escuchado un par de veces cómo su amiga se quejaba sobre esa estúpida guerra y el cómo James era asediado por los dos bandos, él simplemente creyó que a Potter le gustaba llamar la atención mientras que Lily le aseguro que era todo lo contrario. En ese entonces dejaron a un lado el tema pues no iban a llegar a nada. Ahora comprendía lo que Lily le quiso decir. Volviendo su atención a Potter le sorprendió el ver la mirada llena de determinación que este mostraba.

Cuando al fin salio de sus pensamientos, y James se diera cuenta de la otra persona en la sala de estar, se sorprendió escuchar salir de su propia boca pedir ayuda al pocionista amigo de su esposa. Algo que dejo en shok a Snape. Pero después de escuchar la noticia que por el momento nadie más tenía en su poder, entendió la determinación en la mirada de hace un momento. Potter le estaba pidiendo ayuda y no le importaba perder el orgullo con tal de proteger a Lily... y a su bebé que estaba en camino. Por Merlín, que su amiga estaba embarazada, eso explicaba los constantes mareos de la semana pasada.

Por primera vez sentía empatía hacia al hombre con el que siempre tuvo riñas, ahora que las miraba, muy infantiles de su parte. Severus decidió que también quería proteger al bebé de Lily y creo una tregua con su némesis de la escuela. Tardaron una semana en preparar una estrategia de escape y poder desaparecer del Londres mágico. Y otras dos semanas para llevarlo a cabo. En todo ese tiempo Lily no salio de la mansión Potter, y Severus era quien chequeaba los avances de su embarazo ya que no confiaban en nadie más, y para camuflar sus visitas, el mencionaba a sus clientes que por el momento la señora Potter estaba enferma y él solo le llevaba un seguimiento de las pociones o de cómo iba la boticaria. Tenían mucho cuidado acerca del bebé. Ya era bastante que utilizaran a Lily, no podrían soportan que hicieran lo mismo con su hijo y sobrino auto-impuesto por parte de Severus, ya que por mucho que creyeran lo contrario, Lily siempre fue para él como la hermana que nunca tuvo.

James y Severus tenían listo todo, si querían desaparecer completamente no tenían que dejar rastro alguno. Había que fingir su muerte, algo que descompuso a James por unas horas, ya que quien dio esa idea fue la propia Lily, pero después de escuchar los válidos argumentos no le quedó de otra que entender que realmente no los dejarían en paz si seguían vivos, metafóricamente hablando. Después de probar varias teorías a Severus se le ocurrió la idea de fuego cruzado, al principio les pareció algo confuso pero Snape les explicó que esa era la idea. Como los dos bandos querían el poder que conllevaba pertenecer al linaje Potter, tampoco estarían dispuestos a perderlo, por lo tanto ya que James se había mantenido por mucho tiempo al margen, llegaron a la conclusión que era mejor eliminarlo y todo lo relacionado con él. Harían creer que uno de los bandos termino con el matrimonio Potter, dejando tantas pistas falsas como fuera posible, al punto en el que realmente no supieran que bando fue el que levantó armas contra la ancestral familia. Tomarían solo una parte del dinero de su fortuna, y el resto quedaría intacto y seguro en las bóvedas de Gringotts. Severus decidió que él también desaparecería, no tenía familia y su única amiga siempre fue Lily, no tendría sentido quedarse y no volverla a ver, además, el quería conocer a su futuro sobrino.

Severus se encargo de las pistas falsas, si desaparecían todos al mismo tiempo y el mismo lugar seria muy sospechoso, determinaron que estarían en lugares separados y el "ataque" se daría en ocasiones distintas del día. A James no le pareció la idea de separarse de Lily, pero ella le aseguro de que estaría bien y que además estaría con Severus. Un poco nervioso y renuente acepto que él realmente la protegería si había algún peligro, además quien debía "morir" primero debía ser James, y tendría que estar solo. Lily regreso a la boticaria con dos días de antelación, trabajaba y visitaba a los clientes como usualmente lo hacía, y les aseguraba que sólo había sido una gripe pasajera y que aprovecho el estar un poco enferma para tomarse unas vacaciones, algo que hizo gracia a los magos que le compraban pociones. Todo parecía ir normal. James se presentaba en el Ministerio de Magia para las reuniones a las que estaba obligado a asistir como Lord Potter. Todo era normal, tanto que no parecía que un plan de escape se estaba llevando a cabo.

Una explosión.

Pánico y horror.

Desastre.

Y James Potter estaba fuera del juego.

Faltaban dos y medio.

Lily regresaba con Severus después de hacer sus compras semanales de ingredientes. Hablaban tan amenamente que solo si se observaba de cerca se podía ver un pequeño temblor en las manos de Lily, provocado por la antelación de los hechos que estaban por suceder. Severus tomó su mano ligeramente dándole ánimos para luego alejarse nuevamente. Eso basto para regresarle la seguridad a Lily, quien continuó sonriendo hasta que tres encapuchados aparecieron en media calle y los acorralaron. Era tiempo de actuar. Varios hechizos viajaron entre los atacantes y Severus quien "protegía" a Lily. Una maldición asesina fue dirigida al pocionista y muy de cerca otra a Lily. Las personas alrededor había huido salvando sus vidas, otras que apenas tuvieron lugar a ocultarse vieron como los encapuchados tomaban los dos cuerpos inertes y desaparecían con ellos. Un silencio sepulcral invadió el escenario. Sólo unos cuantos daños en las casas eran señal de que hubo una pelea y las bolsas con ingredientes destrozadas y esparcidas por todos lados. Nuevamente el pánico se hacía presente.

Lejos de allí, los encapuchados dejaban los dos cuerpos inconscientes sobre una cama junto a una tercera persona que había sido colocada ahí horas antes. Los encapuchados tenían ordenes de esperar hasta el día siguiente para darles la poción con la que volverían de su "no muerte".

Mientras tanto en el mundo mágico el revuelo y la noticia sobre cómo el matrimonio Potter fue atacado ya corría por todos lados. El departamento de Aurores se dividían en investigar lo sucedido en el Ministerio de Magia y el camino hacia la boticaria de Lily Potter. Nadie podía dar referencias claras, simplemente mencionaban a unos tipos con túnicas de capucha rojo sangre, directos y despiadados que atacaron y luego se esfumaron con los cuerpos. Las firmas mágicas eran indetectables, al parecer los tipos usaron magia elemental, ocultándose, solo siendo posible de reconocer un par de hechizo de protección usados por Severus Snape. Aun si, los testigos afirmaban fervientemente el uso de la maldición asesina en los dos ataques, por lo cual los Autores solo buscaban los cuerpos y a los asesinos, pero sin posibilidades de tener éxito.

Las pistas falsas que Severus había dejado no era precisamente para los jefes de los dos bandos, sino para sus espías. Y aún más especifico, para aquellos que hacías de espías dobles. Todos con algo distinto que informar: como una carta a asesinos profesionales por parte de Dombuldore, o aquella platica en privado en la que se hablaba sobre la captura de los Poder por parte de Grindewall. Y como había asegurado Severus, la información en lugar de ser esclarecedora los llevaba a callejones sin salida.

Pronto la noticia apareció en El Profeta haciendo oficial la muerte de los Potter y de un amigo que estaba con Lily Potter en el momento del ataque.

El Mundo Mágico estaba debastado, habían perdido el final de la línea de una de las nobles familias más antiguas. Y los bandos de Dumbledore y Grindelwald habían perdido una oportunidad para tomar ventaja sobre la guerra.

""""

Cuando despertaron lo primero que sintieron fue un intenso dolor de cabeza, que ya estaba previsto. Después de tomar una posición para el dolor pasaron a revisar la condición de Lily y el bebé. Todo estaba bien.

James se giró hacia los tres silenciosos encapuchados y con una floritura de su barita los volvió a su forma real, tres pequeños elfos miraban con ojos plagados de lágrimas a su amo el cual los calmo diciéndoles que habían hecho un estupendo trabajo, y que ahora debían regresar a la mansión porque pronto estaría asediada con todo tipo de magos del ministerio. No tenían que mencionar nada sobre el plan y tampoco debían dejar entrar a nadie a la mansión. Los elfos después de despedirse de sus amos desaparecieron con un pequeño puff.

Por el momento todo iba según lo planeado. Para esa hora ya deberían ser considerados muertos. El lugar donde se encontraban era una cabaña aislada en los lindes de un bosque habitado por criaturas mágicas y por seres que buscaban refugio. Primeramente habían planeado huir al mundo muggle pero descartaron esa idea por el hecho de que era muy pronto para refugiarse en el, y en un descuido podrían ser atrapados en su propio juego.

Este bosque era peligroso si tus deseos eran corromper los tesoros que guardaba, más si necesitabas ayuda, el bosque te aceptaba. Alrededor de la cabaña había un hechizo que la ocultaba, medidas de protección extra que había tomado James. Contaban con todo lo necesario para vivir, y para comida o cualquier cosa que necesitaran del exterior seria llevado por los elfos. La cabaña no era tan pequeña como parecía, tenía tres habitaciones con baño propio, un estudio, cocina y comedor para seis personas, y una sala de estar con chimenea. Un sótano que conectaba con unas escaleras a la cocina estaba oculto detrás de un estante viejo empotrado a la pared. Este lugar, entre Lily y Severas, decidieron que era perfecto para seguir creando pociones.

Un pequeño claro servía como patio trasero en donde Lily ya se imaginaba un pequeño niño o niña jugando y corriendo. Se habían instalado en dos de los cuartos, el tercero lo guardaban para cuando su bebé naciera. Tardaron en acostumbrarse a la idea de que estaban alejados de toda civilización, pero también de toda guerra y eso calmaba sus pensamientos. Disfrutaban de la tranquilidad del bosque y de vez en cuando se encontraron con sorpresas como frutas exóticas o guirnaldas de flores. Pronto se dieron cuenta de que por las noches, el bosque tranquilo tomaba vida, y los regalos eran dejados por pequeñas hadas que celebraban la posibilidad de tener un bebé humano con quien jugar. Esto desconcertó a los tres, además del hecho de que toda criatura mágica viera a través del hechizo. Sin embargo se sintieron tranquilos al darse cuenta de que no les harían daño, la magia misma del bosque lo impediría.

/ &&&&&&&&&&& \\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\

Y... que tal les pareció?

Si tienen dudas, hay algo que quieran saber o simplemente quieran más de esta historia no duden en comentar.

La idea verdaderamente se me ocurrió cuando estaba leyendo una historia de gitanos xD que lleva por nombre el mismo título. Pero todo lo demás es mío.

También quise poner mi otp *_*

Y no encontre mejor oportunidad que esta xD

Bien, hasta aquí el prólogo. Siguiente capítulo: La Madre Magia.