CAPITULO 1 El pasado de Jackson


A pesar de haber perdido todos nuestros recuerdos de nuestras vidas pasadas, el alma que tenemos es la misma.

Mientras nuestras almas sigan siendo una, nos seguiremos encontrando una y otra vez, por siempre.

Ya que esto es… inevitable


Punto de vista de Jack

Mi nombre es Jack Frost y soy un guardián, ¿Qué cómo lo sé?, la luna me lo dijo… pero eso es algo que ya ustedes de seguro saben.

También han de saber que vencí a Pitch Black, logre tener mi primer creyente e hice un montón de nuevos amigos. Han pasado diez años desde aquel día en el que recupere mis recuerdos y desde entonces las cosas se volvieron un tanto raras.

Deje de jugar tantas bromas y comencé a preocuparme más por lo que me rodeaba, es decir, madure; mis poderes se volvieron más fuertes, no tenía ni idea de que podía controlar las hojas; y finalmente, lo más extraño, comencé a recuperar más recuerdos de mi vida como humano…

Hada me explico que todos los recuerdos no podían llegar de golpe y por eso llegaban en fragmentos, a veces ocurría cuando menos me lo esperaba pero no le tome mucha importancia al asunto… no me malentiendan, cada momento de mi otra vida fue invaluable pero la mayoría de los recuerdos que me llegaban no revelaban cosas que no supiera ya (a excepción de que me entere que mi nombre real es Jackson y no Jack, como había creído estos últimos 300 años). Los recuerdos más comunes son aquellos con mi familia, mi madre y mi abuela horneando tarta de manzana, mi hermana y yo jugando, los ratos que pasaba con mi padre pastoreando ovejas; todo esto me resultaba reconfortante, es como si me transportara nuevamente a aquella época donde las cosas eran más simples y los niños no se la pasaban metidos en la computadora y en el tal mencionado Facebook.

En fin, todo esto era algo común pero un día, un día las cosas cambiaron…

Todo comenzó con un recuerdo que me llego mientras caminaba por la orilla de las frías aguas de la Patagonia, un hermoso lugar por cierto, cuando este apareció.

Flashback

-1…2…3…4…-

Me recuerdo a mí mismo de pequeño en aquel bosque que tan bien conozco, tenía mis ojos ocultos en el tronco de un árbol mientras contaba

-8, 9, 13, 18 y 20… Lista o no, aquí voy-

Recuerdo colocar mi mano en la barbilla y pensar, "es una niña lista, así que tendré que ser más listo".

Entonces algo vino a mi mente, si ella no estaba entre los árboles o rocas entonces de seguro busco un lugar que no pudiera ver tan fácilmente… las ramas

Y ahí estaba ella, recuerdo sus ojos azules y su cabello recogido en una trenza, me miraba desde lo alto sorprendido, de seguro y no se esperaba que fuera a encontrarla tan rápido.

-¡Jack!- Esa voz… recuerdo muy bien esa voz.

Comencé a subir el árbol hasta llegar a la misma rama donde estaba ella, cuando estuve frente a ella recuerdo mi corazón latir con fuerza y al no tener algo que decir con mi dedo índice toque la punta de su nariz

-Te encontré, Elsa-

Desde ese día ansíe saber más de esa niña, sabía que se trataba de alguien que fue especial para mí, podía sentir eso en aquel recuerdo pero paso mucho tiempo antes de que pudiera saber más de ella, exactamente, pasaron dos primaveras pero… a veces me pregunte, ¿hubiera sido mejor no saber de ella?, porque los eventos que se desencadenaron después de esto fueron trágicos y me hicieron perder la fe y la esperanza a tal punto de cometer locuras; pero lo peor de todo es que quedo como un caso casi imposible de resolver, un caso inconcluso, así lo describió Norte.

¿Qué es mejor?, ¿sacrificar mi felicidad o la felicidad de alguien más?…

.

.

.


Más de 300 años atrás…

-¿Ves esa oveja de allá?, se está descarrilando- El hombre de cabello rubio y ojos azules señalo a la pequeña oveja que se estaba alejando poco a poco del grupo –Jackson, ve por ella- Le dijo con una sonrisa a su pequeño hijo de ocho años.

El pequeño Jackson rio y corrió a alcanzar a la oveja con su cayado en mano –Vamos, Silvia- Le dijo jalando al pequeño animal para que volviera con él pero en cambio la pequeña Silvia salió corriendo.

-¡Jackson!- El hombre grito preocupado al ver a su pequeño ir tras la oveja lejos de su vista

-¡Iré por ella, padre!- Grito con una sonrisa confiando en sus habilidades

La oveja lo guio hasta el bosque por un sendero que llevaba a la aldea vecina, por esta razón el padre del niño supo que no habría problema, su hijo no se perdería ya que podría seguir el sendero.

.

.

.

-¡Silvia!- Grito el niño atrapándola -¡Te atrape!- la sonrisa de su rostro se borró al darse cuenta de que frente a él estaba un enorme hombre de mirada asesina que jalaba una carretilla, el niño grito asustado

El sujeto lo miro y después de unos segundos rio –Descuida no te hare daño-

-Uh…gracias- Esta respuesta hizo que el hombre riera más.

-¿Y ahora que sucede?... Deja de jugar con ese niño y vayamos o si no se nos hará tarde aquí- Dijo una mujer que apareció detrás de la carreta.

-Perdona- El hombre le dijo con amabilidad –Es solo un niño-

-¿Un niño, en el bosque?- Dijo extrañada -¿Estas solo?- El castaño negó con la cabeza sin decir nada.

-¿Eres de Burgess?- Esta vez él asintió con la cabeza –genial, nosotros nos estamos mudando para allá, ¿Por qué no nos acompañas?- Jack asintió

-Ven, déjame ayudarte- La mujer tomo entre sus brazos a la oveja y la subió a la parte trasera de la carreta y posteriormente ayudo al niño a subir.

Cuando Jack estuvo sobre la carreta se exalto al ver una niña que dormía acurrucada entre unas cosas, Jack brinco del susto.

-Es nuestra hija, Elsa- Dijo con una pequeña risa el hombre –Tal vez podrían ser buenos amigos-

.

.

.

-Muy bien, muchacho, llegamos- Dijo el hombre viendo que estaban ya en el pueblo, justo antes de que atardeciera.

-Gracias- Dijo Jackson bajando de la carreta

-Es muy bonito- Se escuchó la dulce voz de la niña que acababa de despertar para encontrarse con la linda Silvia.

-Gracias- Dijo Jackson con timidez al verla abrazar al animalito

-¿Uh, quién eres?- Dijo la rubia

-Jackson, tus padres me trajeron hasta el pueblo cuando tú dormías-

-Ya veo- respondió con una sonrisa –Soy…-

-Elsa, tus padres me lo dijeron- Dijo Jackson con una sonrisa

-Sí- ella rio

-Elsa, vamos, nuestra casa es por allá- el hombre señalo al norte

Jackson tomo a Silvia -…oye-

-¿Sí?-

-…Yo vivo ahí, si quieres puedes venir mañana y te enseñare el pueblo- Jackson señalo la choza que estaba cerca del lago

-¡Sí!, me gustaría mucho-

-Bueno, entonces, hasta mañana- Jackson se despidió con la mano

-Adiós-


Sé que no es un primer capítulo de 10 hojas pero es un avance, las cosas por acá han estado algo complicadas, pero he estado escribiendo fragmentos y tengo las ideas plasmadas en mi mente solo es cuestión de escribirlas e.e pero no me ha dado tiempo con la escuela y eso -.- tal vez en vacaciones pueda darme el tiempo de terminar todos mis proyectos.

Lo más probable es que esta historia cualquiera pueda entenderla, solo se relacionara un poco con la historia anterior, pero será entendible para cualquiera.

Gracias por estar aquí nuevamente, déjenme sus comentarios, me sería MUY MUY MUY útil, así me inspiraría y escribiría más.