La Música de mi Poesía

Las luces del bar se apagaron y en el pequeño escenario se encendió una flama que ilumino el rostro del heredero Kusanagi provocando los gritos destemplados de las presentes, un par de segundos y aquella ovación se vio rasgada por las notas de la más popular canción del grupo.

La iluminación se tornó tenue con algunos destellos en colores, dando la sensación de concierto privado de idols o show de strippers para una despedida de soltera pensó una joven de cabellos castaños que se sentaba en una de las mesas más cercanas al pequeño escenario, se sentía incomoda, llevaba un varios meses coexistiendo casi a diario en la universidad con Kyo y había sido suficiente para descubrirle un atractivo aterrador, si "aterrador" era la palabra correcta cuando notaba la cantidad de mujeres que lo deseaban, una nueva andanada de gritos señalo el final de la canción dejándola media sorda, pensó en intentar huir al baño o a la barra pero el camino al primero estaba plagado de fangirls que a las claras no se moverían a media canción y en la barra King reía a carcajadas con su marido.

Yuri exhalo resignada, si lo de Kyo le incomodaba, estar cerca de Yagami era todavía más bochornoso debido a los grandes ridículos que ella y su familia habían protagonizado creyendo que King se casaría con Ryo, ni hablar, no había más que aguantar, la banda acometía su tercer sencillo una balada dramaticona que acababa con una doncella muerta por culpa de una serpiente, la Sakasaki se arrellano en su asiento jugando con la pajita de su bebida, había sido de dominio popular que la amada Yuki se había marchado a estudiar a Italia donde las nereidas del mar Adriático le habían hecho encontrar el verdadero camino de su amor dejando al Kusanagi mas eclipsado que su emblema, el golpe había sido duro para el heredero que cuidaba aquella relación a un nivel casi idolátrico, dos años habían pasado ya de la tragedia y el matiz de los días de tristeza a veces atemperaba aún su chispeante mirada, una nueva canción arranco con la eléctrica energía de Benimaru en la guitarra, Yuri se acabó el trago recordando los muchos chistes que Mai había hecho sobre el asunto de las novias de Yuki en aquel tiempo, que si con razón no era celosa, que si Kyo en realidad la había idealizado tanto que no la conocía, que si talvez hasta el propio Kusanagi era gay porque con amigos como Benimaru y la forma en que Shingo lo endiosaba uno se ponía a pensar raro, las carcajadas estallaban y los cócteles de King las atizaban.

Por aquel entonces la chica de cabellos castaños había sido la única que en vez de reír se terminaba otro trago, hablando de cosas que se habían perdido en Italia Kyo no era el único abandonado, después de años de coqueteo y cuando finalmente había sentido que se libraría del protectorado hermano-padre Robert se había negado en redondo a su idea de estudiar la universidad en Italia, aquello la decepciono profundamente, dado todo lo sucedido había creído que su relación estaba lista para asentarse finalmente, no es que hubiera deseado vivir con él de entrada (eso hubiera sido demasiado para su padre) pero alimentaba la fantasía de "noviar" con él en aquellas tierras de historia y belleza, su negativa se vio acompañada de un viaje que el joven García le planteo como compromiso empresarial y a ella le sonó a despedida formal.

El hecho de que a la fecha el italiano no hubiera regresado ya no la lastimaba, Shingo se lucia en un solo de bajo que era el mayor atractivo de la canción que interpretaban entonces, el mesero coloco frente a ella un trago igual al que había terminado lo que la hizo voltear hacia la barra, King le dedico una sonrisa con un guiño de ojo (gesto de "va por la casa") y siguió charlando con el pelirrojo, Yuri exhalo resignada regresando su atención al concierto, aproximadamente un año después de la marcha de Yuki (y Robert) Yabuki decidió sacar de la depre a su estimado amigo y maestro proponiéndole formar aquella banda, la tirada era aprovechar el sumo atractivo de Kusanagi con las mujeres para hacerlo olvidar a la exnovia, naturalmente no funciono propiamente pero resulto que dada la popularidad de los miembros del Hero´s Team les fue bastante bien, sus canciones les habían hecho ya cruzar fronteras y llenar plazas no tan pequeñas, desde luego dado su carácter eran incapaces de olvidar a quienes les habían dado sus primeras oportunidades y por ello sus presentaciones en el "Illusion" eran reglamentarias cuando estaban en la ciudad.

El silencio se hizo, las luces se apagaron un instante antes de iluminar nuevamente a Kyo que sonreía, abrió los brazos y unos acordes iniciaron, las mujeres gritaron incluso Yuri se dejó llevar por el ambiente pero sobre todo porque por un instante había notado la mirada del joven posada en ella, la misma mirada que le dedico el día que la invito a aquel concierto, un VIP en el que estrenarían una canción nueva.

Tres semestres atrás había empezado a coincidir con el joven en los pasillos del campus, sus facultades estaban una cerca de la otra y usaban el mismo estacionamiento, el dejaba su moto, ella su Honda Fit, eventualmente habían pasado de los saludos habituales a pequeñas conversaciones, fue cuando la banda comenzó.

-Tu qué opinas?- había preguntado un día de lluvia en que lo había invitado al interior del auto para no mojarse mientras esperaban a que pasara la nube, ella había evaluado el asunto con el corazón tan roto como el de él.

-Nada pierdes con hacerlo, estoy segura que será una gran experiencia y quizá te sirva para mirar con un nuevo filtro- pronuncio contemplando las gotas que resbalaban por el parabrisas, de reojo lo vio exhalar resignado y recostarse en el asiento contemplando las mismas gotas.

-Me quitas un peso de encima, creí que parecería tan patético como me he sentido últimamente.

La chica de cabellos castaños se echó a reír recostándose también en el asiento, había algo agradable en conversar así, sin mirarse directamente pero contemplando lo mismo.

-Y porque me tomas a mi como el "vox populi"?

Lo escucho sonreír o quizá solo asumió que sonreía, parecía propio de él.

-No me lo tomes a mal pero estoy bien enterado de "La noche bimestral de chicas" cada una es representativa a su forma -exhaló- no ha sido mi mejor época pero no me he vuelto ni ciego ni sordo, se bien lo que se ha dicho de mí y el cómo miran –extendió la palma y una pequeña flama danzó en ella ("Dicen que es terapéutico" le había contado una vez King)- por eso si tú dices que no me veré patético con semejante proyecto, yo te creo.

Concluyo cerrando el puño, la llama se extinguió, fuera la lluvia disminuyo, lo vio enderezarse y ponerse los guantes listo para salir.

-Si no me muevo, llegare tarde al famoso ensayo.

-Cuídate

Kyo le guiño un ojo y salió del auto, todavía se despidió con un ademan mientras cerraba la puerta para después montar la moto, vio la luz roja a través del cristal empañado deseando que aquello funcionara, si la herida de Kusanagi sanaba entonces la de ella probablemente también lo haría.

Y funcionó, el tiempo había sido benévolo, concentrada en las exigencias de la carrera había comenzado a ver las cosas desde un filtro distinto y la perdida de Robert se fue diluyendo con los meses. Una tarde de Mayo encontró a Kyo fuera de la biblioteca escribiendo en una hoja, al verla salir guardo la hoja en su bolsillo apresuradamente.

-Te esperaba

Sonrió encantador ofreciendo cargar su mochila, ella lo miro un tanto extrañada revisando el celular que traía en la mano.

-Pudiste mandarme un mensaje que tal que no venía hoy?

-Oh vamos apenas antier me contaste de tu próximo examen, no hay que ser genio para saber en dónde estarías metida toda la semana, dojo-biblioteca, biblioteca-dojo.

Guiño un ojo, ella lo contemplo fascinada, él tomo la mochila colocando el llavero con la foto de su padre dentro de la bolsa donde exactamente siempre la colocaba para poder sentirla pues le daba miedo perderla, sin dudas enfilo por el pasillo de la derecha, el que ella siempre usaba, le ofreció una moneda cuando pasaban cerca de una fuente porque siempre le gustaba arrojar una hacia atrás y escuchar el chapoteo de agua a su espalda, nunca fallaba, todo aquello había ocurrido mientras conversaban tranquilamente sobre temas cotidianos hasta que tras comprar unos dulces en un puesto la joven Sakasaki noto el detalle de lo bien que la conocía ya, aquello la desconcertó, caminando por el pasillo también noto la forma en que llamaban la atención al pasar, cuando había pasado aquello? Cuando se habían estrechado tanto aquellos lazos? Al llegar al estacionamiento Kyo saco sus llaves y abrió la puerta del carro de Yuri, un par de meses atrás había olvidado unos papeles, desesperada le había marcado pidiéndole que de favor fuera por ellos ya que no podía saltarse su clase así que le había dado la llave del coche y nunca se la había pedido de vuelta pues ella tenia otra.

-Pasa algo? Te cambio el semblante.

-No… de repente pensé que a veces abuso de ti, cargas mis cosas y salvas mis exposiciones.

Medio bromeo pero le tembló la voz, él se encogió de hombros rascándose la nuca.

-Lo dices por la llave verdad? Desde cuando estoy que te la devuelvo pero siempre lo olvido, toma.

Extendió la palma con el objeto en ella, Yuri la tomo, sus dedos acariciaron la piel del joven al hacerlo y algo en su pecho brinco, cerro el puño llevándoselo al corazón donde sintió la velocidad de sus latidos, él se sonrojo, por un breve instante ninguno pronuncio palabra, hasta que alguien en el estacionamiento saludo a Kyo rompiendo la tensión.

-Gracias

Pronuncio finalmente ella poniendo la mochila en el asiento del copiloto, él se limitó a asentir con la cabeza, recomponiendo la sonrisa.

-Gracias a ti por la confianza, mañana salimos de gira así que no nos veremos en un rato pero igual nos marcamos no?

-Claro, me encantan tus aventuras en el extranjero.

Exclamo ella jovial por lo que se despidieron tan bien como siempre, fueron meses cansados para Yuri, la temporada de exámenes había comenzado, trataba de mantenerse siempre fuera de casa salvo para entrenar pues a veces escuchaba a Ryo discutir con su padre la ausencia de Robert, prefería marcharse antes de escucharse nombrar como un motivo.

-En su defensa diré que probablemente no crea que lo escuchas.

-En serio lo crees?

-Claro nena, tu hermano no es muy avispado con esas cosas.

La risa de King sonaba curiosa a través del Skype, la chica se secaba los castaños cabellos con una toalla mientras conversaba con su amiga que había llamado ya entrada la noche.

-Disculparas la hora pero necesitaba avisarte que vamos a tener que re agendar la noche de chicas, el Hero´s team estrena sencillo y decidieron hacerlo en un evento especial en el Illusion.

-Wow y acabara muy tarde? Porque podrías llegar después

-Lo divertido de esos eventos es que los empiezan a las 10pm, lo cual es fantástico porque las clientas llegan como tres horas antes para estar lo suficientemente borrachas para arrojarle su lencería a Kyo, es buenísimo para el negocio.

Ambas estallaron en carcajadas, la rubia era la mejor amiga de Yuri, a veces extrañaba rendirse a sus brazos en los malos momentos, pero le iba muy bien con su negocio y bueno… también con su relación, cuando había escuchado la historia entera no dejaba de sorprenderle el carácter del pelirrojo, Ryo nunca hubiese hecho tan feliz a King como lo hacía Yagami.

-En fin, te dejo porque debes descansar para ese examen, después te confirmo la nueva fecha, todavía tengo que avisarle a Mai, no sé dónde anda que no me ha contestado en días.

-Quizá se llevó de "retiro" a Andy de nuevo a su bosquecillo de bambú.

Ambas comenzaron a reír de nuevo y muy al fondo la Sakazaki logro escuchar el eco de la risa de Iori, fue suficiente, con mimos se despidieron y cerraron la llamada.

La noche era tranquila, Yuri se dejó arrullar por el canto de un grillo mientras pensaba en que le gustaría obtener algo así… alguien con quien reír, con quien escaparse, con quien llorar y en quien confiarse, en la oscuridad de la noche cuando la nostalgia de la vida se adueña de tu mente, si… le gustaría.

Varias horas más tarde cuando el último examen había concluido se descubrió caminando sin rumbo por los pasillos del campus, se sentía cansada y agüitada, Takuma le había prometido una comida especial por su esfuerzo pero no tenía verdaderas ganas de llegar casa, sin embargo sería una descortesía no presentarse, resignada se dirigió al estacionamiento donde descubrió a Kyo recargado en el Honda, al verla colgó la llamada que estaba haciendo y se acercó preocupado.

-Estas bien? Luces triste y tu teléfono está apagado.

Pronuncio tomándola con cariño por los brazos, por un momento ella quiso llorar, rendirse a sus brazos, pero la tristeza que sentía era inexplicable, negó lentamente con la cabeza comprobando el smart.

-Salí del examen y olvide encenderlo, disculpa, llevas mucho aquí? No sabía que ya estabas de vuelta.

Él la soltó mas aliviado y dibujo una sonrisa traviesa.

-Me he escapado! Tengo algo que darte y no confió en los mensajeros -le entrego un sobre- yo sé que es muy pronto pero el viaje esta pagado y tus exámenes terminaron espero puedas ir.

Concluyo turbado de repente, ella reviso el contenido, un pase VIP para el concierto que King había mencionado y los boletos de avión del viaje, lo miro sorprendida, antes de que pudiera hablar él le coloco amablemente un dedo sobre los labios.

-Por favor, ve, hay algo que quiero regalarte esa noche.

Susurro mirándola como jamás nadie la había contemplado, sintió que se sonrojaba asintiendo lentamente, él sonrió casi con tristeza y se despidió con un ademan montando la moto, no había vuelto a verlo hasta la noche citada.

Esta noche en que su mirada le había dicho que su regalo era esa canción.

Te lo diré solamente a ti…

Existe una canción en este mundo…

Una melodía que es solo nuestra…

Un milagro que promete la eternidad…

Por primera vez

me di cuenta de estos sentimientos…

Cada momento que pase contigo

fue como una hermosa estrella…

Tus palabras queman lo más profundo de mi corazón,

similar a un día soleado…

Mi corazón tomo vuelo!

A veces el cielo llora desde las nubes…

Mientras las mujeres gritaban y la lencería caía a los pies del grupo Yuri descubrió que lloraba, que la tristeza que había sentido era que lo extrañaba cuando se marchaba, extrañaba su voz al saludarla, su sonrisa al recibirla, la cálida presencia de su cuerpo caminando cerca de ella, el olor de su colonia que permanecía cuando se despedía.

La flor que florece al borde del sueño,

Nos guiara esta noche, tan solo te diré una cosa…

"Acompáñame"

Sin siquiera pensarlo aquello había ido germinando poco a poco en su corazón, regado con su compañía, con las conversaciones, con sus cotidianas salidas…

Si acaso mis lágrimas no fueran a desaparecer,

no podría dar el primer paso,

porfavor cree en mis palabras,

esta bien si mis heridas no desaparecen.

Lo hare todo por ti.

Pese a todo en verdad lo había temido, que fuese por sus corazones rotos, no quería que algo empezara así, por ello lo había ignorado pero que sentido tenia lastimarse evitando algo que deseaba, que ambos deseaban.

Eres tan agridulce…

Que te disuelves…

Aunque sea un suspiro lo deseo todo.

Este amor se vuelve cada vez más intenso,

cada vez que canto me vuelve loco.

Una melodía que es solo nuestra,

una serenata sin fin…

Si pudiera hacer mi deseo realidad,

dejaría todo por un abrazo tuyo.

Las luces se encendieron en medio de grandes vítores, todos los miembros se mostraban satisfechos, Kyo lucia radiante y cuando miro a Yuri su sonrisa se ensancho tan expresivamente que la joven sintió que todo el bar notaría lo que aquello había sido.

-Gracias por esta noche! Por acompañarnos y ser parte de este sueño, de la fiesta que es estrenar un nuevo disco…

La joven se escabullo sabiendo que su momento especial ya se había dado, medio corriendo llego a la barra cuya puerta curiosamente King mantenía abierta, sin mediar palabra, cruzo y ambas se encerraron en el despacho trasero.

Diseñado con muros gruesos para sostener conversaciones privadas, el despacho detrás de la barra era un lugar perfecto para confidencias, negocios y muertes (lo último a la fecha no había pasado pero más valía prevenir)

La joven Sakasaki lloraba en brazos de su amiga que le acariciaba el cabello con afecto.

-La has oído? Es hermosa

-Si y también se para quien es.

Con los ojos anegados se separó un poco de ella para mirarla, la rubia le dedico una bella sonrisa y volvió a acunarla en su regazo.

-Esta mañana durante el ensayo Kyo hablo conmigo y me lo conto todo, no te diré que me haya sorprendido Iori lo había notado desde hace meses, no les digas pero creo que son muy buenos amigos hasta por pareja podrían pasar jajajaja en fin, Kyo me dijo que había escrito una canción para ti pero no había hallado como la escucharas, un día Shingo se la encontró y se convirtió en el nuevo sencillo, el pobre Kusanagi estaba bastante frustrado, al final ha ideado esto.

-Y se me ha declarado frente a todo su club de fans.

-Así es, valor no le falta no crees?

-Podría huir ahora y no responderle.

-Si algo así pensé que podrías pensar por eso te tengo aquí encerradita.

Entonces sí que Yuri se apartó de ella, no lo había pensado, no sabía cuánto tiempo había pasado pero los muros ya no vibraban lo que la hacía pensar que ya no había evento afuera, la ansiedad hizo presa de ella justo cuando tocaron a la puerta. King se levantó, aliso su chaleco y le puso una mano en la cabeza

-Muy bien señorita ahora te comportaras como la estupenda mujer de la que ese hombre se ha enamorado y le darás una respuesta sincera.

Le guiño un ojo y abrió la puerta encontrándose con Iori.

-Todo bien?

-Perfectamente

-Entonces lo dejo pasar.

Sonrió desapareciendo en el marco de la puerta para ser sustituido por Kyo, King le lanzo un beso con los dedos a su amiga y abandono la pieza, el Kusanagi cerró la puerta tras él, Yuri estaba parada a la mitad de la pequeña sala.

-Yuri… yo… no… no fue la forma en que me hubiese gustado decírtelo, por eso quise que al menos fueras de las primeras en escucharla -se acercó a ella con cautela midiendo sus pasos hasta mirarse en sus ojos- nunca he sido bueno con las frases simples y de frente, en otro tiempo solía escribir poesías para expresarme, pero gracias a ti la poesía descubrió a la música y su romance me ha llenado de satisfacciones, tu eres la musa de mis canciones, eres la música de mi poesía, me he enamorado de ti y tu mirada me dice que el romance no es solo mío, por eso te pido que aquí, así…

Como estamos sin movernos,

vamos a confirmarlo con nuestros labios,

eres la única que se refleja en mis ojos…

La flor que florece al borde del sueño,

Nos guiara esta noche, tan solo te diré una cosa…

"Nunca te dejare ir"

.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.

Hola! Me han extrañado? Jajaja yo si los he extrañado y un montón, no crean que he dejado los fics tengo un buen de proyectos pero hasta ahora no había logrado terminar nada, este fic está dedicado para dos lectores del "Proyecto Cereza Envinada" que me pidieron un KyoXYuri nunca lo había intentado y espero les gustara, por como lo he escrito es probable que tenga un par de capítulos más ya que me quedaron algunas ideas en el tintero.

La letra que use es una traducción hecha por una admin llamada Chrome para una canción de nombre Believe my Voice que es interpretada por Mamoru Miyano( por si quieren googlearla y oírla) le faltan algunos trozos que corresponderían a momentos en que los pensamientos de Yuri se sobre ponen a la canción.

La idea de la banda viene a razón de que siempre he visto a Iori y a Kyo como cantantes, por la canción de Yuuhi to Tsuki(no la han oído? Pongan el título en youtube queridos) así que me pareció bonito este asunto de que el Hero´s se convirtiera en banda, en teoría esto pasa después de lo de Ash y bueno como pudieron notar también esta es parte del universo Cereza Envinada (para los que no sepan que rayos es esto son mis fics de la pareja IoriXKing hay toda una historia sobre eso en mi perfil jijijiji)

En fin espero les gustara y pues prometo al menos un segundo capítulo, muchas gracias por seguir mis fic y porfa porfa dejen reviews.

Los quiero. Bye.