Nota: Por favor leer el mensaje final.

CAPITULO FINAL USDL

-Agh… mi cabeza va a matarme. -Siseé. Los reflejos de mi cuerpo instándome a sostener mi pesado cráneo que parecía no poder equilibrarse sobre mi cuello, la sensación de flotar se desvaneció cuando algo frio toco mi frente.

- ¿Te duele la cabeza? ¿Del uno al diez cuanto te duele? -Preguntó la preocupada voz de Cassandra. Mis ojos se abrieron y se enfocaron en los lindos y curveados ojos de ella, la luz de la media tarde le daba justo de frente y su iris parecía más clara, su delineado estaba un poco corrido y se veía ligeramente desalineada "¿Esta ella bien?"

-¿Estas bien Cass? -Pregunte. Su gesto desconcertado y la explosiva risa que le siguió me dejaron despistada. Se enjugo las lagrimas de risa y meneo la cabeza de forma más animada.

-Tú eres la que está en cama convaleciente ¿y me preguntas si estoy bien? Eres definitivamente una tonta. -Me molesto quitando el paño mojado de mi frente y pasándolo debajo de mis orejas y cuello logrando que un escalofrió me recorra el cuerpo.

-¡Esta frio! -Me queje. Cass volvió a reírse, pero más suavemente.

-¿Cuánto te duele Nike? -Pregunto pasando el paño sin inmutarse ni un poco ante mis quejas.

-No me duele, solo me molestaba porque me mareaba, pero ya no lo hace, así que creo que estoy muy bien. -El paño se detuvo y Cass sonrió, una sonrisa aliviada.

-No sabes lo mucho que me alegra escuchar eso, pensé que el medicamento no estaba funcionando. -Susurro pensativa.

-¿Entonces funciona? -Pregunte esperanzada.

Ella dudo. -No puedo asegurarlo, pero si no estuviera funcionando adecuadamente ya habrías mostrado rechazo, el principal síntoma serian los fuertes dolores de cabeza, créeme que son lo suficientemente fuertes para que sepas que no es algo normal, y también las irregularidades cardiacas y la presión baja son algunos otros síntomas, por eso mismo me asuste cuando tuviste un ataque de ansiedad. Pero al escuchar que no has sufrido dolores de cabeza agudos me quedo más tranquila, aunque igual debemos estar atentas, porque solo han pasado dos días.

-¿Entonces puede dolerme más adelante? -Pregunte temerosa. La idea me mortifico, ya que implicaba un claro resultado. Sería el fin.

-El medicamento es de reacción inmediata, si no funcionara debería ya haberte molestado, pero como sigue siendo un medicamento de prueba no puedo asegurarte de que no dolerá mañana, o pasado, lo mejor será esperar al menos dos semanas para estar tranquilos.

-¿Y el sueño? ¿Siempre dormiré así? -Pregunte viendo como la charola del almuerzo se hallaba olvidada en la mesita de al lado. "Solo comí la mitad…" pensé tocando mi vientre que se sentía vacío.

Ella negó. -No te preocupes por el sueño, es una secuela de tomar el medicamento, pero no implica el rechazo ni la aceptación de este, es neutral. Pero mientras más lo tomes, más rápido tu sistema lo asimilara e ira disminuyendo el tiempo en el que reposas, por ahora según Neil has estado durmiendo mas de 15 horas, pero eso ira disminuyendo, al final si todo va bien deberás tomar pequeñas siestas después de tomarlo.

-¿Entonces puedo hablar con Livi? ¿Puedo decirle que hay esperanzas? –La mire fijamente intentando hallar una respuesta clara a su rostro precavido. El ceño de Cassandra se hizo más evidente y parecía que estaba considerándolo demasiado.

-Una mujer de ciencia como yo no debería decir algo como esto, pero, tengo un buen presentimiento acerca del medicamento. -Dijo después de pensarlo el suficiente tiempo como para mantenerme estresada.

-Entonces puedo decirle… -Lo intente nuevamente, pero ella negó suavemente.

-Creo que deberíamos esperar esas dos semanas, ten un poco de paciencia y esperemos. -Pidió, su mano se posó en la mía, una sonrisa cálida adornaba su rostro. "No podría decirle que no a ella"… "¡Es por eso por lo que comenzó todo este drama! ¡Porque no pudiste decir que no!" Allí estaba nuevamente la vocecilla que siempre hacia evidente mis debilidades. Suspire resignada.

-Bien esperare entonces hasta que… -La puerta se abrió y Kara ingreso con una bandeja de comida seguida por Neil que traía la palabra "ofendido" en la cara.

-¡Nike! -Me llamo traspasando de forma descuidada la bandeja a Neil que ahora se veía aun mas indignado mientras intentaba estabilizar la tambaleante vajilla. -Kara sama usted… -Su voz mortalmente fría resonó, pero a ella pareció importarle poco, que rápidamente se sentó a mi lado y toco mi frente. -¡No tienes fiebre, que bien, eso es bueno! ¿Es bueno verdad? -Le pregunto a Cassandra quien asintió con una sonrisa en el rostro.

-¡Nos preocupaste a todos! ¿En qué rayos estabas pensando? -Me reclamo.

-No fue mi intención... -Intente decir.

-No importa, ya estoy acostumbrada, cuando eras pequeña te perdiste en el centro comercial por mas de cuatro horas, creí que papá sufriría un ataque. -Comento burlonamente.

-Kara nee… me perdí porque tu insististe en jugar a las escondidas… -Recordaba perfectamente ese día y el como fingió que el dichoso juego no sucedió mientras le contaba los hechos a la policía con su cara de "yo no fui" mientras me daban un sermón de como de irse por ahí sola.

-No importa el motivo, importa el hecho Nike. -Comento con descaro.

-Kara san, por favor permita que le de la cena a Nike sama. -Pidió Neal abriéndose paso con la comida.

-¡Ah! Si, Nike te hice la cena. -Kara tomo la charola de las manos de Neil y las puso sobre mis rodillas, mire a Neil que estaba rojo de rabia y que de forma digna se dio la vuelta y se fue.

-¡Ugh, ya era hora de que se vaya! Nunca te despega la vista de encima, como un perro viendo a su amo, me pone de los nervios. -Comento mientras ponía en mi mano la cuchara y me instaba a comer.

-Gracias. -Proferí probando el delicioso guiso. -Debí dormir demasiado tiempo, porque Kara nee aprendió a cocinar tan sabrosamente.

Cassandra se rio y Kara se dio aires a si misma como si realmente ella hubiera preparado la comida.

-¿Y qué hacemos ahora para distraernos? -Pregunto Cassandra mirando como el cielo que antes era soleado se nublaba proclamando lluvias.

-¿Ajedrez? -Pregunte recordando que era el único juego de mesa que tenía Livi en toda la casa.

Ambas se rieron.

..************….

El sonido de tres pequeños golpes resonó dentro de la biblioteca, Klauss quien sostenía en sus manos un viejo libro ordeno la entrada de su asistente que era el único quien se atrevía a buscarlo en su tiempo libre.

-Señor, ha llegado el informe. -El hombre alto, ingreso con paso firme con un sobre en sus manos, sus pasos torpes lograron sacar un sonido de fru fru sobre la moqueta que lo molesto. Su asistente Arman era su mano derecha, casi imprescindible en su vida, pero ciertamente pensó que mandaría a matarlo por su mal habito de arrastrar los pies cada tres pasos, como un mantra que torturaba sus sensibles sentidos.

-Arman, ¿debo recordarte lo que mas odio de ti? -Pregunto sombríamente mientras tomaba en sus manos el informe.

-No señor, lo sé perfectamente. -Su cuerpo se enderezo, tanto como si le hubiera hablado un oficial de rango superior a un pequeño cabo iniciante.

-¿¡Si lo sabes, porque siempre debo escuchar a tus imperfectas piernas raspar mi piso!? -Lo insulto profiriéndole una dolorosa patada en el costado de su pierna que lo desequilibro logrando que caiga al suelo de forma brusca.

-¡Ugh! Ya levántate, te aumentare el sueldo en un 10% por ese golpe. -Profirió mirándolo levantarse apenas, con un perfecto y agudo dolor; se le notaba en la cara, el sufrimiento y la injusticia.

-Gracias señor. -Acepto sumisamente.

Klauss ignoro sus palabras y abrió el informe. Cuando saco los papeles, las fotografías que venían adjuntas se cayeron sobre sus pies, la imagen de Nike estaba en todas ellas. -Mierda. -Maldijo al ver el desorden, lo odiaba.

-¡Arman! -Sin siquiera ordenarle nada el asistente ya se encontraba arrodillado recogiendo las fotos.

-¿Señorita Iraha? ¿Es esta la señorita Iraha? -El menudo hombre miro las fotos sorprendido pasando una a otra.

-¿Se parecen no crees? -Pregunto Klauss con una extraña sonrisa aprobatoria. -Pero no, ella no lo es.

-¿Quien…? -Pregunto el asistente hasta que se dio cuenta que no debería preguntar a su amo que ahora lo miraba de forma maquiavélica. -Perdón señor, yo…

-Había olvidado que le tenías cariño a Iraha, seguro recuerdas su estancia aquí, mi madre creyó que necesitaba una compañera de juegos y me trajo a Iraha, en esa entonces solo tenia ocho años, era un poco mas joven que yo, era ingenua y fácil de manipular… ni siquiera le conto a mi madre cuando intente ahogarla en el estanque. -El asistente palideció mientras intentaba ordenar las fotos, él mismo fue testigo de ese horroroso acto en la laguna, si no hubiera intervenido la pequeña heredera hubiera muerto. -Siempre estoy agradecido por eso Arman, es por eso por lo que te mantengo vivo a pesar de que eres testigo de todas mis fechorías. -Se rio tenuemente.

-Señor yo… -Su voz salió temblorosa mientras intentaba decirle que le era leal y que así sería siempre.

-Sabes Arman. -Comento dejando en la mesa de café el libro viejo que antes sostenía. -Yo realmente odiaba a Iraha, era tan perfecta y feliz, la heredera del clan, de la sangre mas pura, era adorada como una princesa… mi madre siempre hablaba de ella con cariño porque tuvo la suerte de ser nombrada su madrina por la estrecha amistad que tenia con Tohara, fue así como un mestizo impuro como yo logro ser el compañero de juegos de la "Princesa Lemercier". -Su voz salió fría mientras rememoraba sus recuerdos, pero al final una enorme sonrisa que a vistas de Arman era cualquier cosa horrible menos una sonrisa.

-Me alegra no haberla matado en esa entonces… madre me castigo severamente, estuve encadenado en ese sótano por casi un mes y la inocente Iraha siempre dijo que fue un accidente, aunque realmente yo sabia que ella intentaba encubrirme, ella nunca me delato, incluso si mas adelante mis bromas eran mas y mas crueles, ella lo soporto y aun así se quedo conmigo, al final sin darme cuenta la quería conmigo siempre, a toda hora, y cuando casi lo consigo ella simplemente se esfumo. Malagradecida. -Lo último lo dijo con mucho resentimiento.

-Alguien la ayudo a salir de la mansión… pero nunca pude saber quien fue… -Sus ojos se desviaron hacia Arman y el tembló en su sitio, su mirada en el piso sin despegarse.

-Las fotos. -Exigió después de divertirse atormentando a su sirviente. Arman aun con un temblor en sus manos se las entrego cuidadosamente.

Después de revisarlas una a una las volvió a meter en el sobre que entrego a Arman y leyó el informe del investigador que contrato para saber los movimientos de ella en los últimos días. -Sera difícil si ella casi nunca sale de esa fortaleza en donde la encerraste niño. -Murmuro pensando en cómo Livius había protegido su hogar. -Solo un descuido, solo necesitas distraerte un poco y puedo ayudarla a deshacerse del estorbo que pusiste dentro de ella.

-¿Klauss? -La puerta doble de la biblioteca se abrió y dejo pasar a una figura femenina. -¿Estas ocupado? Necesito hablar contigo.

El sonrió a su reciente invitada y la invito a continuar. -Nunca estoy ocupado para ti querida, sabes que siempre puedes contar con mi apoyo.

Ella asintió como si hubiera escuchado esas palabras muchas veces y ya estuviera cansada de hacerlo. -Necesito verlo, no quiero esperar más.

-Estoy haciendo lo posible querida, pero es difícil hablar con él sin que intente matarme. -Rio suavemente y mas aun cuando la hermosa mujer simplemente frunció el ceño.

-Lo prometiste, tenemos un trato y no veo que estés haciendo nada por cumplirlo. -Reclamo.

-Eres tan impaciente. -Se burlo.

-No juegues conmigo, sabes que lo único que me importa es reunirme con él, así que consíguelo. -Su voz dura a diferencia de su suave rostro la hacían ver mas encantadora de lo normal y él solo disfruto su desesperación e impaciencia y la vio alejarse y salir de la habitación con el aire digno de una reina.

Sonrió calculadoramente ante el futuro que se avecinaba.

..**********…

-¿Hoy es el día? -Casi estaba saltando sobre mis pies, rebotando en mi lugar como una niña ansiosa mientras miraba a Cassandra que me sonreía y asentía.

-¿Lista para irnos? -Me pregunto ofreciendo su mano para tomar la mía.

-Muy lista. -Conteste sosteniendo con confianza la mano de mi amiga. Estaba feliz porque ese día podría hacerme los primeros estudios de prueba para saber si el medicamento había empezado a lograr algún cambio positivo en mi cuerpo y como plus me haría una ecografía para ver el desarrollo de mi embarazo. Ya estaba ansiosa por hablar con Livi y arreglar las cosas, y con los resultados que Cassandra auguro de buena forma podría darle la seguridad que el necesitaba.

Caminaron por los pasillos de la casa mientras inevitablemente tarareaba una nana juguetona. -¿Nike sama? ¿A dónde…? -Neil miro sospechosamente a Cassandra. "Casi como si fuera una roba chicos" la idea simplemente le pareció graciosa

-Tranquilo Neil, no la estoy llevando a un bar clandestino u algo parecido. -Se burlo Cass.

-Usted no puede llevarse a Nike sama cuando usted quiera. -Profirió Neil con su mejor actitud de guardián.

-Entonces ven con nosotros -Le ofreció.

-No dejare a Nike sama… ¿qué? ¿Puedo ir? -Pregunto desconcertado.

-Por supuesto Neil, nunca te negaría acompañar a Nike en un momento tan importante, iremos a hacerle unos estudios y entre ellos una ecografía, ¿no quieres ver a la pequeña Cassy? -Pregunto apuntando a mi estómago.

-¿Ca…Cassy? -Pregunto él incrédulamente.

-¡Si! -Dijo de forma animada. -Nike prometió que si era una niña la llamaría Cassy en honor a mí, su mejor amiga. -Cassandra casi se rio de la cara agria de Neil.

-No sé si Livius sama este de acuerdo con…

-¿Ves a Livius por aquí? ¿No verdad? Así que padres irresponsables no tienen derecho de opinión. -Proclamo estirando nuevamente mi mano hacia adelante.

-¡Espere! ¡Un abrigo! ¡Nike sama necesita su abrigo! -Rápidamente Neil subió por las escaleras y en menos de un minuto trajo consigo un abrigo para ella.

Cassandra sonrió. -Bien, vamos rápido que Kara esta esperando en el hospital, al parecer últimamente tuvo problemas con cierto rubio que la esta siguiendo como un acosador. -Negó fervientemente. -Familia de acosadores. -Blasfemo. -Por suerte nuestra Cassy se parecerá a su madre. -Auguro esperanzada. Neil simplemente frunció el ceño mientras en su interior se repetía como un mantra el deseo de que sea niño solo por el bien de ver el sueño de Cassandra romperse.

*********…

Las tres mujeres caminaron por los pasillos blancos del hospital, seguidas por Neil quien había sido cargado con los bolsos, su cara amarga indicaba su total indignación mientras que las mujeres simplemente conversaban.

-¿Entonces te despidió y a los minutos te llamo arrepentido para decirte que no estaba pensando bien las cosas? -Pregunto Nike.

Kara frunció el ceño. -No solo eso, dijo que en sus genes estaba el no pensar antes de hablar, y que lo sentía y quería que lo intentáremos de nuevo, que no me iba a presionar, y que me necesitaba en todos los sentidos, que sin mí ni siquiera recordaba la dirección de la empresa. -Cassandra se burló del sufrimiento de Bardwin y más aún cuando la normalmente indiferente Kara parecía haber sido sacudida por el rubio.

-¿Volverás cierto? -Le pregunto Cass.

-¿Eh? No… no debería. -Dudo. Nike simplemente miraba a su hermana en silencio, parecía que algo la estaba atormentando, pero esta vez no funcionaba fingir como siempre lo hacía, ahora aquellas emociones en su interior se filtraban sin remedio.

-¿Porque no? -Se animo a preguntarle. Kara levanto el rostro y la miro seriamente, exactamente igual que cuando tomaba la actitud de una madre.

-El es una distracción. -Contesto simplemente, con una mueca extraña que aparentaba ser una sonrisa.

-Debo admitir que el idiota de Bard puede llegar a ser una distracción para cualquiera. -Comento Cassandra, viendo, así como Nike los filtros de Kara y queriendo salvarla del escrutinio de la menor.

-Kara nee creo que tu…

-Hemos llegado. -Interrumpió la mayor rompiendo la tensión. Se detuvieron frente a un consultorio, la placa inscrita en la puerta decía J. Borbom y justo antes de tocar, esta se abrió dejando ver al joven médico.

-¿Jishin san? -Nike se sorprendió de verlo tan repentinamente.

-¡Oh! ¡Nike san la estaba esperando! No sabía que vendría acompañada... -La sonrisa en su apuesto rostro se fue apagando en las últimas palabras mientras daba una fugaz mirada a Cassandra y luego desviaba su mirada a Kara. -Ah, ¿usted es la hermana mayor de mi paciente no? Mi nombre es Jishin Borbom. -Extendió su mano en un saludo cordial.

-Kara Eneriz -Contesto estrechando la mano ofrecida.

-Tus ojos son del color de la lima, mi fruta favorita. -Canturreo él apretando la mano más tiempo de la cortesía normal, sus ojos cafés dirigiéndose tan brevemente a Cassandra que podría tacharse de simple ilusión, el brillo del resentimiento intentando salir.

-Mujeriego. -Dijo Kara dándose cuenta de lo que intentaba hacer el joven médico que podría tener su edad.

El medico se sonrojo y termino el apretón cortes. -Bien Nike san, creo que deberíamos ir. -Dijo instando a seguir caminando al siguiente pabellón. Ella asintió y lo siguió a la par con Neil y Kara que estaba pegada a su costado mientras que Cassandra simplemente se sentó en una de las sillas del pasillo. -No se permite la compañía en el siguiente pabellón, llevare a Nike san de forma segura y la traeré de la misma forma. -Indico Jishin.

Kara acepto más fácilmente que Neil que se rehusó a alejarse de su lado, sin embargo, no pudo con las reglas del hospital y la mirada tranquilizadora de Nike y termino por esperar en los pasillos, pero caminando de un lado a otro nervioso mientras miraba su reloj cada tantos minutos. -Oh… si Livius sama se entera me mata…

…..******…..

Después de poco mas de una hora tres médicos aparte de Jishin y una enfermera salieron del pabellón escoltando a Nike. -Nos retiramos. -Dijeron todos despidiéndose de Nike y alejándose del pabellón en diferentes direcciones.

-Dijiste que solo seria un medico y una enfermera, ¿de dónde salieron los otros dos? -Pregunto Cassandra molesta que hasta el momento había evitado dirigir palabra con Jishin.

-Son de mi confianza. -Contesto él sin mirarla. Se notaba claramente la tensión entre ellos.

-Incluso si es así, acordamos mantenerlo entre poca gente, si el consejo medico se entera de esto perderás tu licencia y yo también, además de que podríamos ir a la cárcel por negligencia.

-Ya te dije que son de mi confianza, además los necesito, cada uno tiene un campo de estudio diferente que será de utilidad para monitorear a Nike san de ahora en adelante, incluso uno de ellos será el obstetra a cargo de ella. -Indico. -Su nombre es Peter Brooks y él te atenderá con lo relacionado con tu embarazo Nike san -Explico de una forma amable que era lo opuesto a como le respondió a Cassandra.

-Gracias doctor Borbon. -Contesto ella incomoda ante la clara hostilidad de su amiga con el médico.

-Por favor, solo llámame Jishin. -Pidió galantemente. Ella asintió, pero simplemente porque la situación era tan incomoda que las palabras no pasaban por su mente.

-¿Y bien los resultados? Por tu cara coqueta puedo simplemente adivinar que todo va bien. -La electricidad hostil volvió a bañarlos tanto que incluso Kara se alejo un poco al no soportarlo topándose con Neil que, aunque incomodo esperaba la respuesta.

Jishin a pesar del ambiente crudo sonrió y miro por primera vez sin inmutarse a Cassandra, el encuentro apasionado solo soporto dos segundos cuando el abrió la puerta de su consultorio y los invito a pasar. -Según los resultados el cuerpo de Nike esta aceptando los medicamentos bastante bien, pero hay algo que me preocupa un poco, a pesar de que parece combatir la enfermedad de forma funcional también parece estar entorpeciendo algunas funciones de su cuerpo, creo que no podrá asimilar fácilmente muchos alimentos, así que sugeriría bajar al minino los azucares, las sales, eliminar de la dieta las conservas, siempre consumir productos frescos y de calidad, y también limitar lo crudo, yo diría que se reparta en un 65-35 alimentos cocidos y crudos, también por favor evitar bebidas energéticas no queremos que comience una taquicardia que no podamos controlar, eso incluye por supuesto la cafeína. -¿Y el ejercicio doctor? ¿Puede hacer ejercicio? -Interrumpió Neil antes que nadie, parecía un padre preocupado. -Sugeriría caminatas ligeras, pero por ahora que trate de no esforzarte demasiado.

-No se preocupe, yo mismo me encargare de desaparecer cualquier alimento dañino de la casa y que camine solo lo adecuado. -Juro Neil que había estado anotando detalladamente en una libreta cada recomendación del médico. Sus ojos brillaban de dicha y alivio. Nike sin embargo suspiraba al verse limitada de sus alimentos favoritos.

-Bien, ahora Nike san ¿desea que le haga la ecografía? Solo por esta vez se la hare yo, después de hoy usted deberá visitar al doctor Brooks para sus consultas. -Nike asintió emocionada mientras Jishin preparaba el ecógrafo y le pedía que se suba a la camilla. Ella lo hizo mientras Neil la ayudaba a quitarse el abrigo. -Por favor levanta tu blusa. -Le pidió.

-¡Espere! -Neil interrumpió sin darse cuenta y cuando noto que todos lo miraban se avergonzó. -No es nada, siga por favor. -Dijo mientras maldecía su espontaneidad, simplemente por su cabeza paso la mirada de Livius ante la orden que el joven medico le dio a Nike y su instinto le dijo que debía evitarlo.

-Estará frio, así que no te asustes. -Advirtió antes de colocar el frio gel y extenderlo con la sonda sobre su vientre que tenia solo una curva, casi como si simplemente hubiera comido de más en el desayuno.

Nike siseo suavemente ante la sustancia helada y al instante Neil salto cerca de ella. -¿Le duele? ¿Le arde? ¡Quíteselo ya! -Ordeno al médico.

-Por dios Neil, me lo esperaba de tu jefe, pero no de ti, el gel no la está lastimando, ¿acaso vives en una cueva, que no sabes algo tan simple como eso? -Se burlo Cassandra.

Neil se sonrojo -Se que no puede lastimarla, pero debo estar seguro, con mi suerte alguien podría cambiar el gel por acido. -Se defendió Neil.

-Lo encontré, puedes verlo en la pantalla. -Interrumpió Jishin. La habitación se quedo en completo silencio mientras todas las miradas se concentraban en el pequeño feto. -En este momento tiene cerca de cuatro centímetros. -Sonrió.

-Ahora escucharas su corazón. -Al instante el palpitar veloz resonó con fuerza, Nike se cubrió la boca para no llorar, pero las lagrimas siguieron saliendo, Kara simplemente se veía conmovida, sus ojos se habían abierto y veían hipnotizada a su futuro sobrino o sobrina. Cassandra simplemente admiraba la escena que lograban las dos hermanas, pero más que todo Neil que parecía embobado. -Se parece a Livius sama… -Comento sin pensar y Cassandra se partió de la risa mientras tanto Jishin como las hermanas simplemente se rieron suavemente ante la vergüenza de Neil.

-Ahora ya sabes que Cassy está muy bien, deberías estar tranquila y cuidarte. -Comento Cassandra cuando la sonda se alejó de su vientre y Jishin la limpio con una toalla de papel.

Nike miro a su médico. -No nos dijiste el sexo del bebé. -Lamentó viendo como ahora ya no había rastro de gel en su vientre.

El simplemente se rio -Aun es muy temprano para saber algo como eso, deberás esperar al menos hasta que tengas 20 semanas. -Contesto mientras la ayudaba a levantarse de la camilla. Ella asintió comprensivamente.

-Bien, creo que tu siguiente cita para un chequeo general será con el doctor Marcus Hick en una semana, esto solo será para ver tu progreso con el medicamento, y en tres semanas deberás ir con el doctor Brooks para el seguimiento de tu embarazo. La doctora Charity Gil se encargará de ver si tu alimentación esta en sintonía con lo que tu cuerpo necesite, y también vera tu corazón, así que con ella… -Reviso sus papeles rápidamente. -Con ella te veras en dos semanas. Yo soy el encargado de monitorearlos a todos ellos, así que no debes preocuparte te contactare personalmente para consultas breves o si siento que necesitas estudios mas especializados. -Termino con una sonrisa tranquila.

-Jishin tú… -Cassandra interrumpió aun molesta por la inclusión de tantas personas.

-No te preocupes por los registros médicos, nada acerca de la utilización del medicamento que pusiste en mis manos quedara escrito, todo esta cuidadosamente encubierto. -Concluyo fríamente. Ordeno varios papeles con recomendaciones y algunas recetas desde su escritorio y se los paso a Nike, pero rápidamente Neil tomo todo lo que le diera.

-Aquí está escrita tu dieta y algunas otras recetas para lidiar con posibles secuelas de tu medicamento base, solo debes tomarlas si sientes calambres, o fiebre. Con cualquiera de los síntomas mencionados si los sufres y son mas fuertes de lo que crees soportar debes contactarme inmediatamente, una tarjeta con mi numero esta entre los papeles y también el de el doctor Hick que es el que tiene mi mayor confianza. Recuerda también que después de tomar el medicamento base tendrás sueño rápidamente, eso sucederá por algún tiempo, preveo que mientras mas lo tomes más tolerancia tendrás al sueño. -Cito como un dictado mientras Neil haciendo malabares con las bolsas y los papeles logro escribir cada detalle en su libreta.

-Gracias Jishin. -Nike estrecho su mano y le sonrió al apuesto médico antes de darse la vuelta para irse.

Justo cuando estaban saliendo él la llamo. -Espero que luego veas entre los papeles que te di, ahí encontraras una sorpresa. -Sonrió amablemente. Ella asintió y salieron de allí.

-¡Volvamos rápido a casa Neil! Quiero llamar a Livi para que venga a verme. -Comento emocionada por como las cosas parecían irse resolviendo, Neil también parecía muy feliz.

-En realidad lo llame primero Nike sama. -Contesto él apenado.

-¿Lo hiciste? -Pregunto sorprendida. Se sintió bastante traicionada, pero simplemente no dijo nada al ver la cara de arrepentimiento de Neil.

-Chismoso. -Añadió Kara.

-Un perro puede moverles la cola a muchas personas, pero siempre ira al que le da de comer. -Comento con mofa Cassandra logrando sacar un color rojo furia en Neil.

-…No importa, igual quería hablar con él. –Contesto sin mirar a Neil. Su rostro debía decir lo decepcionada que estaba porque Neil se veía consternado. -Vamos rápido, tal vez él está en casa esperándome. "¿¡En casa!?" casi se ríe de ella misma.

-¿En casa? ¡Pff! -Se burlo Cassandra. -Probablemente este fuera del hospital compartiendo binoculares con Bardwin. -Kara comenzó a reírse con todas sus fuerzas ante el comentario, y aunque a Nike la recorrían los nervios de verlo de nuevo después de tanto tiempo también comenzó a reírse y mas al saber que Bardwin de verdad estaba en las inmediaciones, había sido muy obvio que las estaba siguiendo, y más aun cuando usaba un Mercedes Benz último modelo y de un brillante rojo.

La caminata fue bastante rápida, bajaron por el ascensor hasta el estacionamiento y caminaron hacia el auto con relativa calma, Nike se distrajo mirando el cemento bajo sus pies mientras imaginaba como decirle a Livi que ahora ella cumpliría su promesa de no dejarlo.

-Esto es… -La voz sorprendida de Neil llamo la atención de las dos mujeres que se voltearon a verlo. Neil estaba quieto con los papeles que le dio Jishin en una mano y en la otra una pequeña imagen.

-¿Qué es eso? -Pregunto Kara acercándose junto a Cassandra mirando la pequeña imagen del bebé de Nike. -Ese Jishin tenía que darle esto a Nike ni bien terminara la inspección, pero se lo guardo para sorprenderla. -Comento Cassandra mientras miraba a la pequeña Cassy con ternura.

Tan ensimismados estaban cada uno de ellos que no notaron que la también ensimismada Nike ya se había alejado varios metros de ellos. -¡Nike sama! -La llamo Neil al notarla demasiado lejos. Estaba tan nervioso de verla caminar descuidadamente que soltó todo lo que tenia en sus manos y corrió tras ella.

-¿Nike? -Ella al fin se dio cuenta de que estaba sola, y más aún se sorprendió al ver a Livi apoyado en el capo de su auto verla desde mas adelante. -No deberías caminar de esa forma tan despistada, podrías haberte tropezado y lastimado. -La riño, su aura controladora de siempre.

Ella simplemente sonrió, estaba feliz de verlo y mas aun estaba feliz de escucharlo incluso si era para retarla como en el pasado. -Espera ahí, no te muevas que conociéndote puedes tropezar con una hormiga. -La molesto. Su mirada triste aun bañaba su hermoso rostro, pero se le veía resignado, parecía mas delgado mientras mas se acercaba, ella podía ver claramente las bolsas bajo sus ojos y la barba de varios días. -Estuve muy preocupado cuando supe que viniste aquí. -Sus pasos no vacilaron mientras caminaba hacia ella. De pronto sus hermosos ojos azules se abrieron en estado de terror; muy tarde ella escucho el chirrido de las llantas, se dio la vuelta y vio como un auto salía de las sombras y arremetía contra Neil que estaba unos metros delante de ella corriendo para alcanzarla, grito en el momento en el que vio a su amigo y protector caer aun costado lejos del auto mientras este simplemente venia hacia ella.

Ni siquiera podía correr, sus piernas tambaleantes le fallaron y ella solo grito mientras abrazaba su vientre. Sintió una horrible fuerza impulsadora en su hombro izquierdo y en su costilla del mismo lado y de pronto la gravedad la golpeo con fuerza mientras sentía su brazo derecho arder y sus rodillas mojadas, su cabeza tembló ante el golpe y la respiración se le atoro en los pulmones tan fuerte que comenzó a toser en el momento en el que pudo ordenarle a su cerebro que debía respirar.

-¡DIOS NO! ¡NIKE! ¡NIKE! -Los gritos de su hermana se oían lejanos, como si ella se encontrara bajo el agua flotando en la oscuridad fría. -¡LLAMA A EMERGENCIAS AHORA!

-¿¡MIERDA QUE PASO!? ¿¡COMO ESTA ÉL!? ¡NO! ¡NO! ¡NO!

-¡ESPERA! ¡NO LO TOQUES!

-¡AYUDALO! ¡NO PUEDO PERMITIR QUE LE PASE ALGO! ¡NO PUEDO!

…..********….

Nike abrió los ojos apenas, sus pupilas temblaban y sentía que había un tambor detrás de sus ojos. Vio muchas batas blancas corriendo de un lado a otro, uno de ellos la estaba mirando, una luz brillante paso por sus ojos y el hombre que la atendía vocalizaba palabras que ella no podía entender. Levanto su mano y vio un horrible raspón en ella que sangraba mojando su brazo hasta su codo. Mientras miraba sus dedos de forma atontada vislumbro el abrigo negro de Cassandra, y justo al lado de ella tirado en el piso estaba él. -No, no puede ser… -Sus ojos comenzaron a arder de lagrimas mientras miraba la horrorosa cantidad de sangre que lo rodeaba. -No, por favor… no por favor… no me puedes hacer esto… -Susurro antes de atorarse con sus lágrimas y empezar a asfixiarse. -¡Posible laceración pulmonar aquí! ¡su costilla puede haber perforado su pulmón! ¡Rápido! -Ordeno el médico.

-Nike vas a estar bien, vas a estar bien. -La llamo Kara quien sostenía su mano del otro lado.

El rostro de Nike abandono el de su hermana y vio como Bardwin gritaba desesperado algo acerca de Livi mientras lloraba y gritaba de rabia. Sus ojos ámbar se dirigieron hacia ella, solo vio resentimiento.

Sus ojos se cerraron.

FIN

COMENTARIO FINAL

Queridos lectores, no se asusten por favor con ese final, tiene una explicación. Antes de siquiera comenzar a escribir esta historia mi plan era que se dividiera en tres temporadas y el final de este capitulo era casi exacto como siempre imagine que seria. En estos momentos me encuentro considerando que solo sean dos temporadas y no tres, pero eso lo veré con la marcha. Por ahora sepan que esto tiene continuación.

Realmente me gustaría agradecer a todos mis lectores con sus users pero me siento tan ansiosa por publicar esto que simplemente daré unas gracias generales a cada uno de ustedes que han sido pacientes conmigo y que aun así me han mostrado su apoyo y empatía, siempre soy muy feliz cuando recibo sus mensajes, espero que sigan apoyándome con la siguiente historia.

A continuación, podrán leer un pequeño adelanto de la secuela de USdL =====