Titulo: Y por eso me pregunto ¿Por qué aún sigo contigo Astrid?

Advertencias: ¿Toothcup ligero? ¿Hiccistrd cruel? ¿Resentimiento?

Toothles es el único nombre que uso en ingles, es que... suena mas serio que Chimuelo úwù~

Palabras: 491

Los personaje no me pertenecen, estas bellezas son propiedad de Cressida Cowell y Dreamworks.

Este drabble surgio a partir de la ultima frase xD, eso y que yo siendo un Toothccup odio que sea cannon el Hiccstrid ;w;, déjenos soñar.


Lo cierto es que las cosas habían cambiado demasiado rápido, en cuestión de meses había dejado de ser la desgracia de Berk a convertirme en su mayor orgullo. La razón era obvia, y no la cuestionaba, era inmensamente feliz de saber que ahora nunca estaría solo, Toothless no era el mejor amigo que imagine, no hablaba conmigo nunca, no hablábamos de chicas a escondidas, y mucho menos cazábamos dragones de manera ingeniosa, nada de eso, Toothless se había ganado el título a garras y colmillos, nunca mejor utilizada la expresión, pero sabía que no solo de él dependía mi soledad, todo el pueblo me idolatraba, pero en especial estaba ella, ella, la razón por la que eh pasado tantas noches en vela pensando el verdadero significado de esto.

La ame desde que la conocí, superficialmente debo admitir, era fuere, valerosa, ruda y bastante cruel, ella era una vikinga ejemplar, todo lo que yo soñaba ser, intente hablarle innumerable veces pero siempre fui ignorado, puesto que ¿Qué era yo en ese entonces? Nada, no, mucho peor que eso, era una vergüenza, una basura, el que todos temían convertirse un día, ni siquiera mi herencia me ayudaba, nadie esperaba que me convirtiera en jefe, nadie esperaba nada de mí.

Cuando inicio ese entrenamiento, y con el mi relación con aquel furia nocturna que se ha ganado mi alma, parecía que todos comenzaban a amarme, pase de ser un don nadie al mejor estudiante de la academia, y no intelectualmente hablando, de Patapez lo esperaba, nunca pareció odiarle como todo el pueblo, de los gemelos lo sospechaba, nunca sentí piedad pero eran de los que seguían la corriente, de Patán lo anhelaba, nunca pasaba un día en que imaginaba a mi querido primo queriendo hacer las paces conmigo, pero de ella, de ella no tenía idea.

Astrid fue la última en querer tratarme como persona, lo deseaba pero nunca me había permitido las esperanzas, pero en cuanto dio el primer paso, corrió sin detenerse a tomar aliento hacia mis brazos.

Someter dragones, su atención

El cielo, un beso

Una reina, su completa devoción

Se mire como se mire resulto un intercambio injusto para mí, ella valía demasiado, pero ¿en verdad lo valía?, incluso ahora, que me eh convertido en "el amo de dragones" como suele presumirme ante los demás, que se ha convertido en mi prometida, que se ha convertido en mi fiel compañera, lo pienso, ¿no fue demasiado brusco tu cambio? ¿Me amas a mi o a mi fama y poder? Yo soy yo, con Toothless o sin él, con gloria o sin ella, con título de jefe o sin él, Yo soy yo, muchas veces lo dudo, pero siempre esta él que me lo recuerda, mi verdadero compañero de vida, mi verdadero complemento de alma, mi verdadero amor.

Y por eso me pregunto ¿Por qué aún sigo contigo Astrid?, ah, cierto, ya lo recuerdo, porque en realidad, en el fondo, te odio.


Nota de la autora:Debo aclarar que no me cae mal Astrid xD pero ¡oigan! deben de admitir que su forma de tratar a Hiccup cambio de la nada y muy rápido, un minuto lo odia, y al otro ya lo ama, nada nada nada, pa' mi el verdadero amor de Hiccup es el Chimuelo no tan Chimuelo. Punto.