"Esta historia participa en la "Visita Familiar" del Torneo de los Tres Magos, del foro la Noble y Ancestral casa de los Black"


—Sé qué muchos te habrán dicho lo mismo, que lo vas a hacer muy bien…

—Aurore, ni siquiera…

—Yo sólo te diré una cosa: sigue viva.

Miró a su amiga, Fleur Delacour. Aurore siempre había sido un poco más ingenua que ella, más interesada en los chicos y en pasarlo bien. A decir verdad, ni siquiera había estado interesada en ir a Hogwarts y poner su nombre en el Cáliz de Fuego. Por una parte, no le gustaba competir y, por otra, sabía perfectamente que Fleur sería la elegida. La primera campeona de Beauxbatons en…

—Doscientos años —dijo Aurore, de repente.

—¿Qué?

—Eres la primera campeona que Beauxbatons tiene en más de doscientos años, ¿sabes el gran honor que eso significa para nuestra escuela?

Fleur apartó la mirada.

—Aurore, ni siquiera tengo las de ganar… El último Torneo de los Tres Magos lo ganó un alumno de Beauxbatons.

—Y casi le cuesta la vida. Pero estamos hablando de ahora, ¿qué crees que es más importante?

Las dos amigas se miraron un momento, hasta que Fleur contestó:

—Seguir con vida.

Aurore asintió con la cabeza mientras miraba seriamente a su amiga.

—Entonces que así sea, Fleur Delacour.