Hola gente... hace un rato que no subo esta historia jeje. Bueno, lo primero; en mi pagina de perfil hay una encuesta relacionada con esta historia en particular. Basicamente les pregunto si quieren que siga subiendo los capitulos de Persona Remix(es).

Obviamente, dependiendo de los resultados de dicha encuesta, sera el destino que le depara a este proyecto. Si veo que a la mayoria no le llama demasiado la atencion, pues nada. No borrare lo que ya llevamos de la historia pero tampoco la seguire actualizando.

Si por el contrario, me dicen que les gustaria saber que pasa con nuestro Minato psicopata y desquiciado, pues hare el intento de actualizar esto con mas frecuencia (al menos mas rapido que un capitulo al año lol).

Y pues es eso. Ahi les encargo que vayan y contesten esta encuesta en mi pagina de perfil (la cual creo que dejare un mes mas o menos), y que tengan un buen dia/noche. Los dejo con el capitulo de hoy. TJ fuera... por ahora.


Capítulo 57: Rojo y Azul

-11 de Junio-

"… Déjenme ver si lo entendí. Esta cosa que encontré…" Minato pensó, sosteniendo el extraño artefacto en su mano, sentado en su escritorio. Había estado leyendo sobre eso toda la mañana, con el objeto pulsante a su lado todo el tiempo. "… es algo llamado Pluma del Ocaso. Aparentemente esta Pluma del Ocaso es algo que está vivo e inanimado a la vez, puede almacenar y posiblemente liberar información, genera energía constantemente, y puede que tenga la habilidad de alterar tiempo y espacio. Sin embargo, también parece haber sido usado para crear personalidades artificiales… dicho de otra forma, almas artificiales. Y estas almas artificiales eran colocadas en androides, conocidas como ASWs, además de ser vinculadas a humanos para ver lo que pasaría. Encima de todo esto, estos chicos malos vienen en varios tamaños, y el rendimiento de cada uno es desconocido hasta que se prueba." Minato poso su mirada en la Pluma del Ocaso. "… ¿Qué pasaría si me como esto? Hmm… ya tengo las Magatamas, así que estoy seguro de que no me mataría. ¿Pero serviría de algo? No puedo darme el lujo de desperdiciar algo tan valioso."

"Reconozco eso." La extraña voz en la mente de Minato dijo de repente. Ahora era más grave que antes, y casi sonaba como de hombre. "Pero no recuerdo lo que es…"

"… Es raro que hables fuera de la Hora Oscura." Minato respondió. "¿Puedes decirme de donde lo recuerdas?"

"De la noche… en que nos convertimos en uno." La voz dijo. "Vi a muchas de ellas… antes de que fuéramos uno."

"… ¿Cuándo nos volvimos uno?" Minato pregunto, intrigado por lo que la voz decía.

"… No lo recuerdo." Respondió. Minato soltó un suspiro.

"¿Y cómo sabes que lo viste antes de que fuéramos uno?" el peliazul pregunto.

"Porque yo tenía mi cuerpo entonces." Explico. "Recuerdo eso… porque sentía dolor."

"¿Entonces no puedes sentir dolor ahora?" Minato pregunto.

"Puedo sentir cuando tu sientes dolor… pero no puedo sentirlo yo."

"… De acuerdo. ¿Qué es lo que recuerdas?"

"Antes… intente tomar tu cuerpo." Dijo. "Trate de devorarte en la torre… pero te resististe. Hiciste algo… y ella vino a nosotros."

"… ¿El Segador?"

"Si… conseguí tu cuerpo… pero la pelea fue complicada. Todo lo que obtuve, lo use… para mantenerte con vida. Perdí lo que quedaba de mi propio cuerpo… para salvarnos."

"… ¿Y todo esto paso hace aproximadamente nueve años?"

"… Eso creo."

"En ese caso, tu eres la razón de porque no puedo recordar la Hora Oscura cuando tenía ocho… Si, de hecho, no recuerdo secciones enteras de esa época ahora que lo pienso. Una vez que salí de la morgue… ¿A dónde fui? ¿Quién me encontró y me llevo con aquella mujer abusiva? ¿Qué paso con ella? ¿Cómo termine en un asilo mental a los nueve?... ¿Por que termine alejado de esta ciudad?"

"… No lo sé."

"Voy a descubrir lo que nos pasó a ambos." Minato dijo, levantándose del escritorio. "Solo entonces sabremos como terminamos así."

"… Gracias." La voz respondió. Minato no estaba seguro, pero sabía que no volvería a hablar con la voz de Nuevo.

"… Parece que ustedes tienen historia." Hell Biker comento.

"Y una bastante retorcida." Jack añadió.

"Si… al parecer, mis entrañas fueron esparcidas de tal forma que dejaron las paredes de Tartarus pintadas en algún punto." Minato respondió. "Y… de algún modo termine invocando al Segador para tratar de evitar que el otro tipo se apoderara de mi cuerpo."

"¿Y si lo intenta de nuevo?" Matador pregunto.

"… Dudo que lo haga. Pero si lo hace, cuento con ustedes para sacar su triste trasero de mi alma." Minato dijo.

"Será desalojado en un santiamén, Jefe." David le confirmo. Minato soltó una risa al tiempo que guardaba la Pluma del Ocaso en su bolsillo. No quería meterla en el Compactador Dimensional, solo en caso de que reaccionara con algo de lo que tenía almacenado por el momento. No obstante, pronto se topó con una falla tremenda en su plan. Su bolsillo ahora pulsaba energía, y estaba seguro de que cualquiera podría verlo.

"… Okey, ¿Dónde pongo esta cosa?" No pienso dejarla sin vigilancia…" Minato pensó. Considero sus opciones, y pronto se le ocurrió una brillante idea. Saco su mp3, dándole vuelta y quitándole la tapa. Saco la diminuta navaja suiza que guardaba en el interior, reemplazándola con la Pluma del Ocaso. "Bien, ahora estará conmigo por el resto del día al menos… aunque creo que no habrá música hoy, por si la Pluma reacciona o alguna mierda parecida." Minato cerró el dispositivo y se lo colgó en el cuello. El resplandor seguía ahí, pero era mucho menos notable. Lo guardo en su bolsillo, y era como si no estuviera ahí. "Todo listo." Miró la hora en su reloj. Casi eran las seis y media, y le había pedido a Alice que le ayudara con el desayuno mientras terminaba su investigación. "Ya debería estar por terminar."

Minato se dirigía al pasillo del Segundo piso cuando escucho dos gritos, seguidos de la risa inconfundible de Alice. Bajo las escaleras sin mucha preocupación, encontrando a Yukari y Akihiko aterrados de la casa de muñecas estilo victoriano con la que Alice jugaba. "Si saben que si ella de verdad quisiera convertirlos en muñecos lo haría, ¿no?" dijo, pasándolos y dirigiéndose hacia Alice, quien terminaba de reírse. Le acaricio la cabeza un par de veces, antes de invocar al resto de sus Demonios. "El desayuno está servido." Anuncio mientras sus Demonios se apresuraban a preparar la mesa y a servir la comida para cada miembro del SEES.

"A este lugar le hacen falta mejores ingredientes, amo. No pude hacer ninguna de mis especialidades." Alice comento, haciendo reír a Minato.

"Está bien, Alice. Gracias por cubrirme hoy." Minato respondió. Hizo desaparecer a los Demonios, sentándose a la cabeza de la mesa como ya era usual. Volteo a ver a Yukari y a Akihiko. "Oh, casi lo olvido." Dijo, chasqueando los dedos. La casita Victoriana desapareció del suelo, hacienda que los demás se relajaran.

"En serio… prefiero ver a los esqueletos andar por aquí antes que a ella." Yukari dijo. "¿Podrías no hacer eso a esta hora?".

"Nop." Fue la simple respuesta del peliazul. "Por cierto, yo que tú me cuidaba, Yukari… Alice escucho eso."

El rostro de Yukari se puso pálido como una sábana. "… ¿Pero todavía tienes control sobre ellos, verdad?" Akihiko pregunto. Minato soltó una risa burlona.

"¡Pues claro que sí! Solo jugaba con Yukari." Minato respondió. "… ¿O eso hago?"

Yukari lo miro molesta por un momento antes de soltar un suspiro. "… Por favor… me vas a venir matando de un susto a este paso."

Luego del desayuno grupal, el SEES se encamino hacia la escuela sin más. En el tren, Minato se acercó a Mitsuru, quien eligió un asiento junto a una ventana como siempre. "Hola, Mitsuru. ¿Puedes adivinar por qué estoy aquí?" pregunto.

"… Creí haberte pedido que dejaras de investigar por tu cuenta, Minato." Mitsuru respondió.

"No puedo evitarlo. Soy un Shirogane, al fin y al cabo." Minato dijo con una sonrisa, provocando un suspiro en la pelirroja.

"De acuerdo… hablaremos de esto luego de que terminemos con el Consejo en el dormitorio." Mitsuru concedió. "Sin embargo, nuestra discusión será un poco más tarde de lo usual. Yamagishi se ha recuperado más rápido de lo anticipado, y será dada de alta hoy mismo… esperamos su asistencia el día de hoy para discutir la posibilidad de unirse al SEES."

"Ah, el retorno de Fuuka." Minato musito. "Hmm, me pregunto qué tanto recuerda… puede que se vuelva incómodo para ella si estoy en la misma habitación que ella."

"… En ese caso, entenderás si te pedimos que te retires en caso de que… entre en pánico." Mitsuru dijo. "Aunque claro, espero que no te alejes demasiado, solo en caso de que su Sombra se apodere de su cuerpo. Aunque el Sr. Toudou menciono que el mismo experimento ese problema en raras ocasiones, dudo que su experiencia personal sea aplicable al resto de la población."

"Eso es cierto… una vez fue un invitado de Igor, como yo lo soy ahora." Minato comento. "Estaré listo."

"Bien… cuento contigo, entonces." Mitsuru respondió.

Cuando el grupo llego a la escuela, Minato fue directamente a clases. En lo posible, intento mantener una mano sobre el mp3 en todo momento, revisando que no pasara nada raro con la Pluma del Ocaso. "Está comprobado que esta cosa afecta a las maquinas… Lo último que necesito es terminar con un mp3 consciente." Pensó mientras el día seguía su curso. Eventualmente, llego a su fin, y de inmediato se dirigió al Consejo Estudiantil. Se colocó su banda en el brazo y se sentó al tiempo que Mitsuru hacia lo mismo. La siguiente persona que entro por la puerta hizo un error fatal.

"Ah, demonios, ¿Minato regreso?" el chico murmuro. Minato pasó de su asiento hasta llegar frente al joven en cuestión de segundos, levantándolo del collar de su uniforme.

"Y recargado." Minato susurro, causando que el chico temblara. "Yo cuidaría mis palabras si fuera tú, Kuroda."

"¡M-me disculpo, Minato-sama! ¡No sé qué me paso!" Minato se rio y lo dejo ir. El joven regresó rápidamente a su asiento, teniendo cuidado de no correr, y se sentó, completamente derecho, sus brazos sobre la mesa frente a él, mirando hacia el frente. Minato se dirigió a los demás miembros del Consejo, quienes se habían detenido en la puerta.

"Ya regrese." Minato anuncio con una voz infantil. "Es un placer volver a trabajar con ustedes luego de tanto tiempo."

"¡E-el placer es todo nuestro, Minato-sama!" la primera oleada de estudiantes respondió con una reverencia. Todos tomaron sus asientos mientras que el peliazul regresaba al suyo. Shinjiro entro al salón luego de que la mayoría de los estudiantes ya habían llegado, y se sentó junto a Mitsuru y Minato.

"… Están demasiado callados hoy." Shinjiro comento. Mitsuru se rio.

"Su ejecutor ha regresado." Dijo.

"No… su perdición ha regresado." Minato la corrigió, soltando una risa.

"Hmph… No los culpo." Shinjiro respondió.

"En todo caso, voy a comenzar esta junta." Mitsuru anuncio. Se aclaró la garganta antes de proceder con la repartición del trabajo a los demás miembros. Una vez terminado eso, volteo a ver al par de ejecutores. "Felicidades a ambos… el número de casos de bullying en la escuela se ha reducido drásticamente. Parece que sus patrullas continuas han dado resultados." Les dijo. "Ahora que la junta está terminada, son libres de irse."

"¿Y tú que harás?" Minato pregunto.

"Tengo que compensar por el papeleo que no hice de la junta pasada, así que me quedare aquí." Mitsuru respondió.

"… ¿Pero no debes estar en el dormitorio para cuando Fuuka llegue?" Minato pregunto.

"Lo se… tengo una hora marcada para salir de aquí. En todo caso, me llevare el trabajo al dormitorio si no termino antes de tiempo."

"… ¿No crees que te presionas demasiado?" Shinjiro cuestiono. "Estas haciendo bastante de por sí, Mitsuru. Entre esto, tus clases de esgrima, y ser la cabeza del SEES… debes cuidar de ti misma. No creas que no sé qué has estado durmiendo menos de cuatro horas últimamente."

"… Podré recuperarme cuando haya terminado mi trabajo." Mitsuru se defendió.

"Entonces terminaremos esto más rápido como una unidad, ¿no?" Minato dijo. Volteo a ver a Shinjiro. "Prepárate. Este no será un enemigo cualquiera."

Mitsuru no pudo evitar alegrarse un poco. "Muy bien… aunque debo advertirles, esta no será una batalla de la que puedan escapar. ¿Están seguros de que quieren hacer esto?"

"¿Qué demonios?" Shinjiro pregunto, mirando a los demás.

"Lo que sea por la Señora Presidenta." Minato dijo con una pequeña reverencia. "¿Por dónde comenzamos?"

La sonrisa no dejo el rostro de Mitsuru, mientras señalaba que la siguieran. Fueron a la pequeña habitación que hacia la función de su oficina personal. El escritorio estaba cubierto de pilas de papeles. "… ¿Por qué carajos debes lidiar con tantos papeles?" Shinjiro pregunto, sus ojos abiertos en exceso por la sorpresa. Si esto representaba dos dias de trabajo, ahora comprendía porque Mitsuru no podía permitirse faltar a ninguna sesión del Consejo.

"La mayoría son tramites y documentos burocráticos que únicamente requieren mi aprobación… El documento promedio llegara a mi oficina unas cuatro veces antes de desaparecer, asumiendo que no se haya perdido y que una copia deba reiniciar su proceso." Mitsuru explico. "Tengo un par de sellos de tinta que imitan mi firma y que van a necesitar para esto."

"Nuestras armas principales para este encuentro." Minato dijo. "Muy bien… Mitsuru, tu comienza por el medio. Shinjiro y yo atacaremos los flancos para una maniobra de pinza y aplastar la oposición. Para cuando nos encontremos en el centro, solo quedaran los rezagados. Y la batalla habrá quedado decidida para entonces."

"Excelente." Mitsuru comento, mientras traía los sellos mencionados de su escritorio. Minato se acercó a tomar uno, al igual que Shinjiro. "Que la batalla comience."

No hace falta decir que Mitsuru era, por mucho, la más eficiente de los tres. Su técnica le permitió procesar sus papeles mucho más rápido de lo que Minato podía registrar, y este no se podía dar el lujo de sus poderes sin romper alguna hoja. Una vez que ella llego al centro, rápidamente se volvió a ayudar a Shinjiro, quien era el más lento de los tres. Minato acaba de terminar su porción cuando Mitsuru alcanzo a Shinjiro en la mitad de su pila, y soltó una risa. La alarma de la pelirroja aún no había sonado. "Pues creo que esto fue un éxito." Mitsuru dijo, contemplando su trabajo. "Les agradezco a ambos… esto hubiera sido bastante tedioso si hubiera tenido que hacer esto sola."

"¿No es para eso que estamos aquí?" Minato pregunto, dejando escapar una risa. "Aunque no culpo si no te tomas mi filosofía de hacer las cosas por tu cuenta a pecho. En ese sentido soy, sin lugar a dudas, un gran hipócrita."

"Es posible… pero incluso si actúas solo, debes saber que tus acciones apoyan a otros, ya sea que te guste o no." Mitsuru respondió.

"Eso es debatible." Minato dijo. "Aunque me agrada saber que me tienes en alta estima."

"… Ustedes dos son imposibles." Shinjiro interrumpió. "Mitsuru no acepta ayuda, y Minato no acepta el hecho de que ayuda a la gente. Es ridículo." Ambos voltearon a verlo. "… Solo digo lo obvio."

"Hmph… bastante observador como siempre, Shinji." La pelirroja menciono.

"Es muy perceptivo cuando se trata de otros… pero no tanto cuando se trata de sí mismo." Minato noto.

"Váyanse al diablo."

"Bueno, ya basta… continuaremos esta discusión en otro momento. Deberíamos regresar al dormitorio antes de que Yamagishi llegue. No daría una buena impresión si la mitad de los miembros estuviéramos ausentes."

"Es cierto. Hablaremos más tarde." Minato concedió. "Por ahora, vayamos al dormitorio."

Salieron de la escuela y llegaron a la Estación Iwatodai, con la intención de regresar al dormitorio. No obstante, pronto fueron interrumpidos por la llegada del grupo del Capitán Hazama. Estos se les acercaron antes de que cualquiera tuviera tiempo de reaccionar. "Buenas tardes." Hazama los saludo.

"Capitán Hazama… es una sorpresa verlos por aquí." Mitsuru respondió.

"Suelo frecuentar esta área… Minato ha hablado conmigo aquí antes." Hazama dijo. Mitsuru volteo a ver al peliazul en cuestión.

"¿Te descubrieron, eh? Que mal ser tú." Jiménez dijo.

"Guardando secretos a tus superiores… está claro que no tienes las mejores intenciones." Zelenin comento.

"También nos vimos hace unas noches, aunque nuestra discusión entonces fue a punta de pistola." El capitán agrego.

"… Tendremos mucho de qué hablar esta noche, Minato." Mitsuru dijo.

Minato soltó un suspiro. "Imagino que sí." Luego volteo a ver a Hazama. "Aun así, gracias por su ayuda. Parece que han conseguido reducir el número de casos de Síndrome de Apatía en esta semana. Debería de haber un breve periodo de inactividad, así que sugiero que se tomen un descanso."

"¿Descanso?... ¿Acaso nos estas subestimando, Minato Arisato?" Hazama pregunto. Minato pensó que solo los demonios podían ejercer tal intensidad en su aura, por lo que estaba más que incomodo al darse cuenta de que Hazama podía hacer lo mismo. Fue incluso más perturbador cuando noto que únicamente Shin podría superar esa clase de aura.

"Fue… solo una sugerencia." Minato respondió. Hubo un silencio incomodo al tiempo que Hazama continuaba ejerciendo su aura.

"… ¿No teníamos que estar en algún lado?" Shinjiro pregunto al cabo de unos instantes, llamando la atención de los demás.

"Es cierto… Permítame agradecerle a usted y a sus hombres, Capitán Hazama." Mitsuru dijo, y el capitán se relajó.

"Solo hacemos nuestro trabajo, Srta. Kirijo." Hazama comento. "Ahora, si nos disculpan." Hazama siguió su camino, seguido de cerca por Zelenin y Jiménez, la primera con una sonrisa arrogante en su rostro y el segundo aguantando la risa. El grupo observo a la unidad JSDF dar la vuelta en una esquina antes de fruncir el ceño.

"Bastardos arrogantes." Shinjiro comento.

"… Solo tenemos que aguantarlos un poco más." Minato respondió, dejando escapar un suspiro. "Después de todo, a pesar de ser más conflictivos que yo, no tengo duda de que tener a Hazama cerca cimentara la seguridad de la ciudad."

"… Estoy de acuerdo. Por mucho que me duela decirlo, su presencia me reconforta." Mitsuru dijo. "Vengan… mejor nos apuramos a llegar al dormitorio."

Cuando el trio llego, fueron directamente a la Sala de Mando, donde fueron seguidos por Yukari y Junpei poco después y finalmente Ikutsuki, Akihiko y Fuuka. Los asientos en la Sala de Mando estaban ocupados completamente por primera vez, con Fuuka y Mitsuru sentadas en las sillas individuales. Ikutsuki fue el primero en hablar. "Entonces, eres Fuuka Yamagishi, ¿es correcto?" pregunto. Fuuka se puso de pie de inmediato al escuchar su nombre.

"¡S-Si!" respondió la chica, provocando una risa en Ikutsuki.

"Por favor, relájate… no hay necesidad de estar tan nerviosa. ¿Por qué no tomas asiento?" le dijo. Fuuka hizo una reverencia y se volvió a sentar rápidamente. "Todos hicieron un excelente trabajo al descubrir la verdad de este caso. También quería hacerles saber… que las tres jóvenes se han recuperado por completo."

"Que alivio…" suspiro Fuuka.

"Según entiendo, fueron a la escuela cerca de la medianoche y esperaron a que el guardia de seguridad se fuera." Ikutsuki continúo.

"No es tan difícil… el tipo ni siquiera se detuvo a investigar un celular que sonaba." Junpei comento.

"Lo más probable es que fueran atacadas por las Sombras cerca de la puerta cuando la Hora Oscura comenzaba… No obstante, los hechos se volvieron bastante oscuros debido a los rumores de fantasmas en la escuela." Ikutsuki explico.

"Sabía desde el principio que no se trataba de ningún fantasma." Yukari dijo, satisfecha consigo misma.

"… Y además, escuche lo que ocurrió en el lobby." Ikutsuki concluyo, ajustándose sus lentes. "¿Recuerdas… algo de esa noche?"

"… Si." Fuuka respondió. "Lo recuerdo todo." Hubo un breve silencio entre los miembros del SEES. "… Todo fue mi culpa."

"… ¿Estas bromeando?" Yukari exclamo. "¡Tú fuiste la victima!"

"… Yo las maldije." Fuuka explico. "Quería que sufrieran… Moriyama-san y sus amigas… Desee que lo pasaran mal, y así fue."

"… Las Sombras son seres creados por las emociones humanas." Ikutsuki dijo. "Supongo que es posible que alguien dentro del Tartarus con suficientes emociones negativas pueda influenciar su comportamiento, pero…"

"No está ayudando." Akihiko dijo, silenciando al único adulto en la habitación. "… Incluso si querías que algo malo les pasara, eso es normal… pero no fue tu culpa."

"... No deberías tratar de defenderme." Fuuka respondió. "No después de las cosas que dije."

"… Entonces también recuerdas lo que tu Sombra hizo mientras estaba a cargo." Mitsuru recalco. "Sin embargo, esas acciones no fueron las tuyas, Fuuka."

"Si, si lo fueron." Fuuka estallo. Sus ojos soltaron un destello amarillo mientras hablaba, provocando una reacción de sorpresa de todos a excepción de Minato e Ikutsuki, quienes simplemente sonrieron. "… Todo lo que hice… todo lo que dije… esa fui yo."

"… Aun si te volviste en contra nuestra, nos salvaste de morir al principio de la pelea." Shinjiro añadió. "Estaríamos muertos de no haber estado ahí, fácil."

"Tiene razón, Yamagishi… salvaste nuestras vidas, y deberías sentirte orgullosa al respecto." Mitsuru dijo. "Tienes un poder especial que puede ser usado para salvar a otros también. Lo llamamos… Persona. Serias una ayuda tremenda para nosotros. ¿Nos prestarías tu fuerza?"

"… ¿Le están pidiendo a un… monstruo como yo que se una a ustedes?" Fuuka pregunto. Minato no lo resistió más, y soltó una carcajada. Los presentes en la habitación voltearon a verlo, pero no pareció importarle.

"¡Ya basta! ¡Esto es serio!" Yukari exclamo. Lentamente, el peliazul se calmó lo suficiente y soltó un gran suspiro. Respiro hondo un par de veces antes de volverse a Fuuka.

"¿Un monstruo, eh? ¿Estas segura de que recuerdas todo sobre esa noche?" Minato pregunto con su sonrisa retorcida. Matador y David se materializaron detrás de él, mirando fríamente a Fuuka.

"Ya deja eso." Shinjiro advirtió, provocando una risa en Minato mientras desaparecía a sus Demonios.

"Solamente señalaba el hecho de que aquí realmente no discriminamos a los monstruos." Minato comento con una sonrisa.

"El jefe trata de darte el empujón que necesitas." La cabeza flotante de Jack le susurró al oído a Mitsuru. La pelirroja se las arregló para mantener la compostura, pero entendió el mensaje. Se puso de pie y se dirigió hacia Fuuka, colocando una mano sobre su hombro.

"Yamagishi… no importa quien seas o lo que creas que eres. Lo que importa es que tú, y solo tú, puede elegir hacer una diferencia." Mitsuru dijo. "No estás sola, Fuuka… ya no más."

"Me pregunto si ha tomado clases profesionales de actuación… es buena." Minato pensó al ver el intercambio.

"Mitsuru-senpai…" Fuuka atino a decir. Volteo a ver a Akihiko y a Shinjiro, quienes asintieron en un intento de reconfortarla.

"Sabes, no estamos tratando de presionarte ni nada de eso. Si necesitas algo de tiempo para pensarlo…" Yukari intento decir. Pero Fuuka negó con la cabeza y se puso de pie.

"Voy… No." Comenzó a decir. Cerró sus ojos, y cuando los volvió a abrir, eran color dorado nuevamente. "Lo haremos. Pueden contar con nosotras." Fue su respuesta, sonando mucho más confiada de lo usual.

"¡¿Estas… estas segura?! Si te unes, tendrás que vivir aquí…" Yukari dijo, y Fuuka sonrió.

"Mucho mejor." Respondió, provocando una reacción en los demás.

"Eso está mejor." Minato dijo, soltando una risa. "No puedo esperar a tenerte por aquí."

"De verdad lo apreciamos. Haremos que la escuela hable con tus padres para que discutan los detalles." Mitsuru concluyo. Fuuka asintió.

"… Esperen un minuto. ¿No creen que estamos yendo demasiado rápido?" Yukari pregunto, pero Fuuka la volteo a ver algo molesta.

"¿Intentas decir que no puedo con esto?" le pregunto. "Porque claramente recuerdo que fuiste la primera en–"comenzó a decir, pero sus ojos rápidamente regresaron a su coloración turquesa habitual. Soltó un gemido y le hizo una reverencia a Yukari. "¡Lo siento! ¡No quise decir eso!" se disculpó.

Era el turno de Junpei para reírse. "No puedes discutir contra eso, Yuka-tan."

"¡Oye! Solo estaba preocupada por ella…" la castaña se defendió.

"Gracias, pero… está bien… en serio." Fuuka les aseguro.

"Bien." Ikutsuki dijo. "Ahora que eso está resuelto, deberíamos regresarte a casa para que puedas explicarle la situación a tus padres. Akihiko, Shinjiro… ¿podrían escoltarla a su departamento? No sería correcto dejar que una joven ande sola por la ciudad a estas horas de la noche. ¡N-No es que este implicando nada, por supuesto!"

Extrañamente, Fuuka soltó una breve risa. "Lo sé."

"Bien, pues mejor nos vamos de una vez." Shinjiro menciono, dirigiéndose a la puerta. Fuuka fue detrás de él, seguida de Akihiko.

"Entonces, eso concluye esta reunión." Mitsuru declare mientras se iban. Yukari la miro con aprensión, pero no dijo nada fuera de eso. "Gracias como siempre, Presidente… aunque, si no le molesta que pregunte…"

"¿Qué deseas saber?" Ikutsuki cuestiono.

"¿Quién era ese chico que trajo cuando vino a ver a Minato?" la pelirroja pregunto.

"Oh… esto me interesa. Quiero saber cómo reaccionara a esto." Minato pensó.

"Es una especie de mercenario." Ikutsuki respondió. "Al igual que Naoya Toudou, ha tenido algo de historia con las Sombras en el pasado… no quiero que te ofendas Minato, pero estuve algo incómodo al realizar el perfil de un asesino declarado. ¡Ah! ¡Quiero decir, ex-asesino, desde luego! Hehehe…"

"… ¡Diablos! Esta gente son actores de primera." Minato pensó. Soltó una risa. "Si, yo también estaría aterrado si estuviera encerrado en una habitación conmigo adentro." Respondió. "No pasa nada."

"Uf… Que gusto que no me guardes rencor." Ikutsuki dijo, ajustando su corbata. Se dirigió a Mitsuru. "Y ahí lo tienes. ¿Hay otra cosa más que te gustaría saber?"

"No… en realidad, creo que debería hacer que alguien lo escolte. La idea nunca paso por mi mente… le pido una disculpa." Mitsuru respondió.

"No hay cuidado. En todo caso, lo tome como un signo de confianza por tu parte." Ikutsuki rescato la situación.

"… Creo que podemos tomarlo como eso." Mitsuru dijo, sonriendo levemente. "En ese caso, pueden retirarse. Que tenga un buen viaje de regreso a casa, señor presidente."

Todos, a excepción de Minato y Mitsuru, se pusieron de pie y salieron de la Sala de Mando. Ambos se pusieron de pie solo cuando el resto del SEES salió por la puerta, y luego se miraron entre sí. "¿Lo haremos aquí, o en tu cuarto como siempre?" Minato pregunto.

"En mi habitación… ven a verme cuando estés listo." Mitsuru respondió. Salió de la habitación, y Minato rápidamente se dirigió al suyo para tomar su laptop. Había descargado las fotografías nuevas antes de comenzar a leer esa mañana, y estaba más que listo por compartir sus hallazgos con Mitsuru. Pero, más que eso, estaba ansioso por otra cosa en particular.

Toco a su puerta, con una sonrisa en su rostro y su laptop bajo el brazo. "¿Lista?" pregunto.

Mitsuru abrió a puerta y lo dejo pasar. El peliazul se sentó en la silla del escritorio en tanto que ella tomaba asiento en sobre su cama. "Debo agradecerte por lo que hiciste con Yamagishi… Era justo el empujón que necesitábamos para convencerla de unirse a nosotros." Mitsuru comento.

"No hay problema… no podíamos dejar que se nos escapara de las manos." Minato respondió. "Bueno, ahora que estarás en el frente, es obvio que te especializas en ataques de hielo… ¿significa que eres vulnerable al fuego?"

"Así es. ¿Ya estas ideando un modo de colocarme en las nuevas divisiones de equipo?"

"No… aunque debo decir que debes tener cuidado cuando gires tu cabeza en los pasillos de la torre." Minato advirtió.

"… Creo que no estoy segura de a que te refieres, Minato." Mitsuru admitió, algo extrañada por el rumbo de la conversación. "¿De qué hablas?"

"Es que… Bueno, no te ofendas, pero tu nariz ha estado creciendo bastante estos dias." Minato dijo. Se inclinó hacia Adelante, mirando a la pelirroja frente a él directo a los ojos. "Pero imagino que una mentirosa con tanta experiencia como tu sabe arreglárselas."

Mitsuru se quedó helada. "… ¿Pero cómo?" atino a decir. Minato se rio y saco su mp3. Abrió el compartimiento secreto del dispositivo, revelando la Pluma del Ocaso. Mitsuru soltó un gemido de sorpresa.

"Sabes, debí empezar a dudar de ti cuando dijiste que simplemente 'no sabías' porque no se hicieron armas para contraatacar a las Sombras. Es decir, es una abreviatura muy sencilla, en especial si consideras las siglas HWS en inglés." Minato explico. "¿Te suenan las siglas ASW? ¿O quizás Pluma del Ocaso?... O tal vez, Alma Artificial."

"… ¿De dónde sacaste eso? ¿Y dónde aprendiste sobre esas cosas?" Mitsuru pregunto.

"Pues en la escuela." Minato respondió con toda la calma del mundo. "O debería decir… en el viejo laboratorio del Grupo de Investigación Ergo."

"… ¿Desde cuándo lo sabes?"

"¿Sobre toda esta basura complicada? Solo desde anoche y esta mañana." Minato respondió. "¿Sobre tu pequeña farsa?... Bueno, eso lo he sabido desde nuestra primera charla en privado." Esto hizo que los ojos de la pelirroja se agrandaran. "¿Oh? ¿Te preguntas por que no dije nada antes? ¿Por qué me quede callado todo este tiempo?" al no recibir respuesta verbal, volvió a reír. "Fue porque, como ya lo sospechabas, te espiaba. Después de que terminábamos nuestras conversaciones, dejaba un Demonio atrás… y me decían lo culpable que te veías. Créeme, eso solo hizo que nuestro pequeño juego de mentiras fuera más divertido… después de todo, fui dejando esos indicios sutiles, y tú fuiste lo suficientemente inteligente como para entenderlos. No esperaba menos."

"… No hablaras en serio." Mitsuru dijo finalmente.

"De hecho, así es. Ahora bien, sería un idiota si no me diera cuenta que estabas mintiendo luego de saber todo esto… así que, tristemente, tuve que exponer tu farsa." Minato dijo. Hizo una mueca, fingiendo estar triste. "Ay, era tan divertido ver cómo te carcomía la culpa cada vez que hablábamos. Oh bueno."

"… Entonces lograste convencer a Ikutsuki de que tu cordura estaba intacta." Mitsuru dijo, entrecerrando sus ojos. "Debí haberme esperado algo así… no eres ajeno a los engaños."

"¿Estas implicando que estos loco?" Minato pregunto. "Porque si ese es el caso, te digo que no lo estoy. Tú, por otra parte, terminaras así si sigues pretendiendo que puedes controlar todo."

"… ¿Qué?" la pelirroja pregunto.

"No te lo tomes a mal… no tengo intención de obligarte a decirnos la verdad ni nada así. Sé que revelaras todo cuando consideres que estamos listos." Minato respondió.

"… ¿Entonces por qué arrinconarme de este modo?" Mitsuru pregunto, y Minato la miro a los ojos con su sonrisa más maniaca.

"Porque fue divertido." El peliazul contesto. "Porque quería ver qué pasaría si te presionaba demasiado… y debo decirlo, tus reacciones son lindas." Soltó una carcajada, y volvió a reclinarse en su asiento. Cuando se calmó, su rostro pasó a mostrar una sonrisa arrogante. "Pero bueno, ya basta de eso. Puedes revelar lo que gustes, pero aún me siento obligado a compartir lo que se contigo."

"… Veo que aun haces lo que te place." Mitsuru dijo, dejando escapar un suspiro. "Muy bien… Prometo que te contare lo que se, a ti y a los demás, y será pronto… pero…"

"Te perdono." Minato la interrumpió. "¿Por qué crees que acabo de revelar mi juego de espías? Ahora estamos a mano por engañarnos mutuamente. No pasó nada. Terminemos esta discusión como iguales nuevamente, como los dos líderes del SEES."

Mitsuru lo miro algo confundida. "¿Esa era tu intención?" pregunto.

"No tengo motivo para chantajearte con esto." Minato respondió. "Confió que estarás ahí como una amiga… ¿Me he equivocado al confiar en ti?"

"… No, estamos bien." Mitsuru respondió. Su Mirada bajo al suelo y sonrió ligeramente. "Gracias." Dijo al fin. "Por seguir pensando en mi como una amiga."

"Si las personas dejaran de ser amigos una vez que se mintieran, dudo que alguien alguna vez hable." Minato reflexiono. Se puso de pie y se sentó junto a ella, abriendo su laptop. "Bueno, tomate tu tiempo."

Mitsuru asintió, y comenzó a revisar las imagines. "Ya veo, esto es el observatorio…" Mitsuru comento, observando la entrada sellada que conectaba con el reto de Gekkoukan. Cuando llego a la foto de la extraña mesa con los brazos robóticos, Minato decidió intervenir.

"¿Imagino que esa es una mesa para operar a los ASW de algún tipo?"

"Si… una mesa de ajuste. Su propósito principal era reemplazar las partes pequeñas sin tener que apagar al ASW por completo." Mitsuru respondió.

"O sea, para algo como esto." Minato dijo, sacando algunas de las partes que guardo en el Compactador Dimensional.

"Así es, para algo como… espera. Estos dice… ¿Unidad 024?" Mitsuru pregunto.

"¿Sabes algo de esa unidad?"

"No… pero todas las unidades con numeración inferior a la 031 fueron destruidas antes de la creación del laboratorio, y casi todos los ASW fueron destruidas posteriormente." Mitsuru explico. "Fueron considerados como fracasos… pero si ese fue el caso, ¿Por qué estaban trabajando en ella?"

"Quizás necesitaban la seguridad extra." Minato sugirió. "Considerando que posiblemente mantenían varios HSW a la mano, unos androides mas no les vendrían mal… y estoy seguro de que un ASW es igual de letal para la gente como para las Sombras."

"Es cierto…" Mitsuru concedió. Continúo revisando las imágenes, y eventualmente llego a las que describían los archivos de Minato y la Pluma del Ocaso. "… ¿Puedo asumir que tienes estos documentos contigo?"

"Si, pero yo me quedare con esos, si no te importa. Estoy seguro de que tu tendrás otros archivos a tu disposición." Minato respondió.

"Desde luego." Mitsuru dijo. "Pero mi pregunta es… ¿cuánto tiempo has estado en contacto con esa Pluma del Ocaso?"

"Desde anoche… no la he apartado de mi lado." Minato dijo. "¿Por qué?"

"… Una Pluma del Ocaso puede almacenar información de cualquier cosa viviente a su alrededor. Si la has tenido contigo todo este tiempo, hay una buena probabilidad de que haya asimilado algunos aspectos de tu personalidad." Mitsuru explico. "Creo que lo mejor para todos es que la enviemos al laboratorio de mi padre."

"Sé que las Plumas del Ocaso son lo que permiten que nuestros electrónicos funcionen durante la Hora Oscura." Minato dijo. "Pero también sé que son esenciales en la creación de los ASW… Te la entregare solo su puedes asegurarme que se cree un nuevo ASW. No me gustaría que algo tan valioso termine empolvándose en un almacén."

"… No hay muchos científicos en el mundo capaces de hacer lo que pides." Mitsuru respondió.

"Pero creo que tú puedes contactarlos, ¿cierto?"

"… Si insistes, veré que puedo hacer. Pero… tendrás que darle un nombre." Mitsuru dijo.

"¿Disculpa?" Minato pregunto.

"Todos los ASW tienen un nombre además de su número de unidad… después de todo, están diseñadas para simular a los humanos." Mitsuru dijo. "Y como técnicamente eres su creador, creo que es apropiado que seas tú quien la nombre."

"En ese caso, su nombre será… Metis."

"… ¿Metis?" Mitsuru cuestiono.

"Una de las amantes de Zeus que dio a luz a muchos dioses poderosos, incluida Atenea." Minato se explicó. Una sonrisa se formó en su rostro. "Espero grandes cosas de ella."

"Ah, entonces ya descubriste que todas las ASW son mujeres." Mitsuru dijo.

"Bueno, era eso, y hombres con las mejores piernas jamás creadas." Minato respondió, causando que Mitsuru se riera un poco.

"No pensé que lo fueras a deducir a partir de eso, pero estas en lo correcto. Llamare al Presidente de una vez… el podrá entregársela a mi padre sin contaminarla."

"Perfecto." Minato dijo. "… Ahora, podríamos realizar toda clase de teorías en cuanto a los motivos de porque fue construido este laboratorio, o puedes solo decime. Tú decides."

"Eso es parte de lo que planeo revelarle a los demás." Mitsuru admitió.

"En ese caso, solo queda esa llamada a Ikutsuki." Minato dijo, poniéndose de pie. "Estaré en la estancia." Se dirigió a la puerta, pero Mitsuru lo tomo del brazo antes de que pudiera avanzar. "… ¿Ya es hora de romperle el corazón a Akihiko?"

"¡LO QUIERE! ¡LO DESEA!" Jack rugió.

"Te tenemos Jefe… Muévele el piso como un profesional." David agrego.

"¿Te molestaría responderme una última pregunta?" la pelirroja dijo.

"¿De qué se trata?" Minato pregunto. "O tal vez no."

"No, no, no… lo está confirmando." Matador le aseguro.

"Podría hacer toda clase de chistes malos sobre el término 'montar'… pero mejor los guardare." Hell Biker menciono.

"¿Por qué… por qué aceptaste mi engaño?" Mitsuru pregunto. "A pesar de que sabias que estaba guardándome información, confiaste casi ciegamente en mi… y sé que no eres ningún tonto, Minato."

"Porque cubriste mis espaldas, aun cuando ni yo mismo lo hice." Minato respondió. "A diferencia de los demás, nunca tuve que pedírtelo… y eso significa mucho para mí, incluso si es algo que tu tomes por sentado."

"Entonces realmente estamos a mano." Mitsuru respondió, levantándose de la cama con una sonrisa genuina en su rostro. "No volveré a dudar de ti, Minato… nos hemos estado apoyando desde el principio. Sé que esto puede sonar extraño, pero… te considero irremplazable."

¡CRACK!

Tú eres Yo… Y Yo soy Tú…

Serás bendecido al crear Personas del Arcano La Emperatriz…

"Igualmente." Minato dijo. "… ¿Debería probar mi suerte?"

"Hazlo." Alice insistió.

"Apoyo a la mocosa." Jack agrego.

"Aquí voy." Minato pensó. Se dio la vuelta y abrazo a Mitsuru. En realidad esperaba algo de oposición verbal y algún empujón, incluso un par de golpes cuando mucho. No obstante, su suerte le funciono ese día. Mitsuru le regreso el abrazo. Tras unos instantes de silencio y quietud, la puerta se abrió.

"Lamento molestarte, Mitsuru, pero acabamos de regresar y–"Akihiko comenzó, pero se congelo al presenciar la escena. Minato y Mitsuru soltaron un suspiro de exasperación y se separaron rápidamente. Akihiko se aclaró la garganta. "L-Lo lamento, debí haber tocado… e-esto no–"

"Ya me iba de todas maneras." Minato intervino. Volteo a ver a Mitsuru. "Está bien si no puedes contactar a Ikutsuki esta noche."

La pelirroja se aclaró su garganta. "No, lo llamare tan pronto como pueda." Le aseguro. "Te avisare cuando este en camino."

"Gracias." Dijo. Se dirigió a la puerta, pasando al lado de un Akihiko estremecido. No lo pudo resistir. Mientras pasaba a su lado, le susurro. "¿Que vas a hacer?"

Akihiko lo volteo a ver, y escucho al peliazul reírse mientras se alejaba. Casi pudo escucharlo gruñir hasta que Mitsuru llamo la atención del boxeador. Minato bajo las escaleras con una sonrisa arrogante en su rostro cuando entro a la estancia. Junpei y Shinjiro estaban viendo la TV, por lo que ceno a solas. Para cuando termino, Mitsuru y Akihiko ya habían regresado a la estancia. "El Presidente llegara en unos minutos, Minato." La pelirroja anuncio.

"Ah, qué bueno."

"¿Eh? ¿Y para que regresa?" Junpei pregunto extrañado.

"Es una sorpresa." Minato le aseguro. Volteo a ver a Akihiko, quien seguía mirándolo con frialdad. "¿Hmm? ¿Te pasa algo, Akihiko?"

"… No. No pasa nada." Akihiko respondió. Rápidamente, el boxeador se dirigió a la sala a ver la TV, seguido por Mitsuru. Minato lavo los trastes y fue al baño. Termino de lavarse las manos y secarlas, luego saco la Pluma del Ocaso.

"Si esta cosa absorbe una parte de mí, entonces… ¿Qué pasa si asimila esto?" Minato pensó. Despertó a su poder y ejerció tanto poder como pudo mientras sujetaba la Pluma del Ocaso. Sintió como se estremecía en sus manos, y sostuvo el nivel de poder por un minuto completo antes de liberar la presión poco a poco y regresar a la normalidad. "Si… ya quiero saber que pasara cuando te pongan en un ASW."

Volvió a ocultar la Pluma del Ocaso, y se reunió con los otros a mirar la televisión. Al cabo de unos minutos, la puerta del dormitorio se abrió de golpe, e Ikutsuki se apresuró a entrar. Sujetaba un contenedor transparente con un compartimiento que parecía hecho para albergar objetos pequeños en su interior. Volteo a ver a Minato. "¿¡Encontraste una?!" exclamo.

"Si." Minato respondió, poniéndose de pie.

"¿Qué encontraste?" Shinjiro pregunto. Minato saco algo de su bolsillo, revelando la Pluma.

"Amigo, ¿qué rayos?" Junpei dijo, sus ojos abiertos como platos.

"… ¿Y eso que es?" Akihiko pregunto.

"Es una fuente de energía muy rara… una Pluma del Ocaso." Ikutsuki respondió. "Rápido. Colócala aquí." Presiono un botón en la parte superior del recipiente, y el cristal se abrió. Minato se le acerco y puso la Pluma en su interior. Ikutsuki lo sello, y se le quedo viendo al objeto.

"Y… ¿Podrás hacer lo que pedí?" Minato susurro.

"Oh, claro que sí." Ikutsuki le respondió en voz baja. "Metis va a nacer."

"Gracias, Sr. Presidente, por regresar con tan poca anticipación." Mitsuru dijo.

"Por esto, cruzaría nadando todos los ríos de sangre de la Hora Oscura." Ikutsuki respondió. Bajo el contenedor, colocándolo bajo su brazo. "No te preocupes. Diré que esto fue mi idea si tu padre pregunta algo."

"Entiendo… muy bien. Por favor, tenga cuidado al regresar." Mitsuru dijo.

"Lo tendré." El Presidente respondió. "Buenas noches." Con eso, salió del dormitorio aún más rápido de lo que entro.

"… Parecía algo emocionado." Minato dijo.

"Y apurado. ¿Qué carajos fue todo eso?" Shinjiro pregunto.

"Una rara fuente de energía, justo como dijo." Mitsuru le aseguro. "No es un material fácil de encontrar… por lo tanto, debe haber estado más que ansioso por adquirirlo en cuanto le avise."

"Oh, ya entiendo… era igual que un niño y una carta de edición limitada o algo." Junpei sugirió.

"Si, podrías decir que sí." Minato dijo. "Bueno, ahora que terminamos con eso, estaré en mi cuarto si alguien me necesita."

Minato regreso a su habitación, y considero como pasar la noche. "… Debería a ir a ver a Shin, pero… no me dan ganas esta noche. No sé si Dante ya regreso a la ciudad tampoco… Hmm… No. No se me ocurre nadie más. Rayos… supongo que será otra noche de estudio."