Hola a todos esta es mi primera historia de la serie LadyBug. Espero que os guste, los personajes no me pertenecen pero si la historia que cree con ellos. Se agradecen comentarios y/o sugerencias, gracias y que lo disfruten

…...

Capitulo 2: El comienzo del juego del amor.

Se maldecía por no haberse podido quedar más tiempo a su lado,si la prensa no hubiera ido tal vez podría haberse quedado con él, debía de encontrar la forma de acercarse al muchacho cuando fuera Adrien y no levantar sospecha alguna sobre que el era en realidad Chat Noir, a lo mejor en la mañana durante las clases se le ocurría el como podría hacerlo,eso suponiendo que el pelirrojo fuera a clases porque tal vez los doctores le retendrían en el hospital hasta que estuvieran seguros de que no volvería a cometer intento de suicidio. Cada vez que lo pensaba más entraba en cólera, Chloe se había pasado cuatro pueblos, era cierto lo que decían de ella, tenia el corazón tan negro como el petroleo y tal era la oscuridad que yacía en su interior que ni si quiera "Le papillon" le quería reclutar.

Debía darse prisa en llegar a su casa antes que se percataran que se había escapado,su tutora se pasaba por su cuarto cuando dormía asegurándose que estuviera sano y salvo,quedándose en el lumbral de la puerta a no ser que viera algo raro. No podía permitir que le pillaran,aparte del castigo que bien merecido se tendría no quería quedarse encerrado en casa sin ir al instituto...deseaba ver de nuevo aquellos cabellos rojizos anaranjados. Ahora Nathaniel estaba en buenas manos y daba gracias de haber llegado a tiempo para salvarlo porque sino el ver su silla vacía en clase se le hubiera desgarrado el corazón,tal vez el muchacho no llamara la atención al ser tímido pero sin él nada seria igual pero aquello le hizo recordar que en ningún momento vio a Lady Bug¿Donde estaba?¿Le habría pasado algo?Aun así le pareció mal que no se presentara pero le daría al menos 48 horas para que preguntase por el chico y mostrara interés, sino su corazón se daría por vencido y dejaría de sentir ese amor,no quería estar enamorado de una persona que no solo no le correspondía sino que también su personalidad no era como espero,quería tener una pareja que estuviera a su lado en buenos y malos momentos como el estaría al lado de esa persona,también que se preocupara por los demás,tal vez soñadora,hermosa pero no solo físicamente sino que también por su forma de ser,que le escuchara...en conclusión las cosas típicas que solía pedirse en una pareja acompañado de la fidelidad. No iba a pedir una mujer de grandes pechos y de una figura de sesenta-noventa-sesenta, gracias a su trabajo tuco en mas de una ocasión la experiencia de tratar con ese tipo de mujer y por el momento solo había tenido malas experiencias...Sin darse cuenta en su mente se dibujo aquel rostro de piel pálida,de orbes de color turquesa y de cabellos anaranjados rojizos...Nathaniel...
La lluvia que estaba cubriendo París lentamente se fue parando dejando tras de si una humedad refrescante en el ambiente,pronto llegaría el otoño que daría paso a esos colores típicos del otoño...Su compañero de clase se iba a ver hermoso cuando las hojas de los arboles cambiaran de color abandonando ese verde,ya podía imaginárselo paseando bajo las ramas por un sendero cubierto de hojas en donde la suave brisa haría que no solo sus mechones de pelo anaranjado se meciera sino que también lo hicieran aquellas hojas que caían y bailarían dejándose llevar por el viento otoñal. Fue en ese instante cuando tuvo la mejor de las ideas,una idea que dependiendo de como se encontrara el muchacho y si lograba convencer a su padre llevaría a cabo para traer de vuelta al chico esa sonrisa que nunca debió abandonar sus labios. Finalmente había llegado a su casa,era sorprendente lo corto que se hacia una travesía cuando tu mente estaba ocupada,ahora tenia que colarse por la ventana de su cuarto si quería entrar al interior,en donde pudo percatarse que su cabello rubio estaba goteando,odiaba mojarse sobretodo si seguía siendo Chat Noir¿A que gato le gustaba el agua?A ninguno,bueno...tal vez a unos pocos pero por lo general los gatos no eran muy de mojarse,ya eran suficientemente limpios como para necesitar un baño. Debía destranformarse,si le pillaban con aquellas pintas iba a tener mucho que explicar y la posibilidad de quedarse encerrado para siempre era bastante alta,tras el incidente de su madre,su padre era tan protector que parecía mas un carcelero privándole de la preciada libertad...pero era su padre,la única familia que le quedaba aunque no le viera y pareciese mas como si estuviera repudiando le por parecerse a ella. Sus poderes desaparecieron al igual que su apariencia de superheroe,ahora ante él tenia a su Kwami,Plagg, totalmente mojado y con cara de muy pocos amigos,tuvo que contenerse la risa al recordar le al típico gato que tras ser bañado miraba a su dueño con odio,si las miradas matasen mas de alguno hubiese acabado muerto en manos de su mascota y él no iba a ser la excepción en aquel momento.

Iba a matar a su humano,por su culpa estaba completamente mojado de pies a cabeza pero por aquella ocasión lo pasaría por alto porque salvo a una persona sin ayuda de LadyBug y sin que estuviera poseído,lo cual no solo habría tenido que ser algo traumático para el rubio sino que también era extraño...¿Porque "Le papillon" no le había aprovechado la ocasión?Tal vez solo podía poseer a esas personas una sola vez pero aquello no le cuadraba del todo,sin embargo existía un asunto aun mas importante que todo aquello y que le rondaba por su cabeza felina. No dudo en seguir a Adrien hasta aquel lujoso baño,quería quitarse toda esa humedad que estaba en su pelaje pero también poder frotarse en las suaves y mullidas toallas que le secarían. Miraba fijamente al muchacho pues parecía estar sumido en sus pensamientos y unicamente le vio así cuando pensaba en aquella heroína pero su rostro en aquella ocasión no reflejaba mucha alegría,ver un intento de suicidio era duro porque por muy Chat Noir que fuera,seguía siendo un niño.
-Adrien...-Intento llamar su atención hasta que finalmente fue enfrente de su rostro mirándole aquellos ojos verdes iguales a los suyos.-Como héroe tienes ciertas responsabilidades,veras cosas que nunca imaginarias ver...-Quería animarle pero a medida que fue hablando y vio las reacciones del humano,su mente comenzó a enlazarlo todo.-Acaso...¿¡Por eso le pediste a "rojito" una cita!?-Pregunto como si hubiese dado en el clavo.

No comprendía porque Plagg estaba diciéndole aquello,estaba secándose su pelo con una toalla para volver a la cama habiendo tomado la decisión de ignorarle pero aquello cambio en cuanto escucho aquella pregunta que le saco claramente los colores de sus mejillas.

Esperaría todo el tiempo que hiciera falta para tener una respuesta por parte de su amigo,comenzó a mover sus cejas de arriba abajo dándole ese toque pícaro,quería molestarle un poquito porque quien calla,otorga. Y no iba a poder mentirle porque cuando se fusionaban no solo cambiaba su apariencia sino que eso les permitía sentir lo que el otro sentía y en caso de estar muy unidos ver los recuerdos ajenos,pero eso era un secreto que era mejor no decir.

Al ver como movía de aquella forma las cejas hizo que tosiera levemente para recuperar algo de seriedad.-No es una cita,Plagg...Solamente quiero asegurarme que no le pasa nada...-

-Claro,entonces en ese caso no tengo porque compartir mi poder contigo ya que le veras antes en el instituto,de seguro que comprende que Chat Noir no pueda ir.-Dándose la vuelta para salir del cuarto del baño,quería molestarle y hacer que confesara aunque solo fuera con alguna reacción como el sonrojo que tenia en las mejillas.

No podía creerse lo que aquel ser le acababa de decir,su piel palideció ante la idea de no poder acudir a aquella cita que tenia como superheroe además que eso estropearía por completo sus planes para hacer que saliera de la depresión pero lo peor no era eso,sino que no podría ir a ver al pelirrojo a su casa.-¿¡QUE!?-Girándose tras levantar la voz,lo tomo en sus manos con delicadeza para hacer que le mirase directamente a los ojos.-No puedes hacerme eso,tengo que ir,Nathaniel me esperara...no quiero hacerle mas daño...-

Sonrió victorioso sin importarle si estaba entre aquellas manos que le impedían avanzar,había logrado lo que quería ver.-¿No sera que no quieres romperle el corazón?-Riendo levemente tras insinuar aquello.-Mi pequeño humano,se te han visto las orejas de gato...aunque no te des cuenta de lo obvio.-Susurro aquellas ultimas palabras pues Adrien no parecía darse cuenta que Cupido le lanzo una flecha de amor,seria divertido ver como el tiempo descubría las cartas,dejando al descubierto aquello que sus corazones empezaron a sentir el uno por el otro al verse reflejados.

Fulminando con la mirada a su amigo pelinegro al oír lo que estaba insinuando pero no era eso lo que le molesto sino que le hubiera hecho saltar los colores de sus mejillas al empezar a dar en el clavo. Marchándose a la cama al no querer contestar a esas palabras,estaba agotado y mañana era día de escuela y mas que nunca debía estar descansado para poder estar atento a como estaba Nathaniel.-Buenas noches,Plagg.-Acostándose en la cama al mismo tiempo que decía esas ultimas palabras de aquella noche.

Miro a Adrien con una amplia sonrisa,el pasar tiempo con él hizo que su mirada se volviera llena de cariño aprovechando en esos momentos que no le miraba,tenia una imagen que mantener. Sus orejas felinas escucharon aquellas palabras que desde que vivía con el muchacho se volvieron costumbre,una mala costumbre porque cuando él muriese debería volver al confinamiento del anillo pero eso era el futuro y era mejor vivir el día a día como si fuera el ultimo para así tener grandes recuerdos. Tumbándose al lado de la cabeza del rubio,dormiría a su lado para hacerle compañía en ese inmenso cuarto que a pesar de estar lleno de cosas seguía estando vació.
-Buenas noches,Adrien,que tengas dulces sueños con camembers...-Bostezando al terminar de hablar y antes de caer en los brazos de Morfeo para ser llevado al mundo de los sueños.

Un nuevo día comenzaba en la ciudad del amor,no era el típico día soleado y radiante que solía haber hasta el ultimo día del supuesto otoño pero el frio empezaba a ser cada vez mas notorio,a pesar de eso Adrien tenia la esperanza que fuera el día perfecto para el pelirrojo,nadie mejor que él se merecía tenerlo. Su cabeza durante toda la noche consulto a la almohada el como le diría a su compañero de clase que estaba ahí para lo que necesitara sin que se notara que en realidad era Chat Noir,quería también darle su numero de móvil pero desconocía si ya lo tenia,ante todos aquellos deseos y pensamientos su cuerpo reaccionaba con timidez,eso sin mencionar que cada vez que se imaginaba estar frente a su compañero le invadía una vergüenza que nunca antes había sentido aunque era algo parecido a lo que sentía cuando estaba enfrente de Lady Bug. Sin embargo ahora debía de centrarse en convencer a su padre de acoger a su compañero de clase,todo el colegio sabia que los padres del pelirrojo estaban fuera de casa casi las 24 horas del día por motivos del trabajo así que tras el incidente de ayer había muchas posibilidades que la seguridad social tomaran medidas...no quería estar lejos de Nathaniel,ademas que el muchacho ya había pasado por demasiadas cosas como para que ahora le separasen de sus padres,aunque en el instituto también se rumoreo durante un tiempo que el pelirrojo era huérfano y había logrado entrar gracias a becas y ayudas,todos esos rumores nacían de que cuando había reuniones estos no podían ir por diversos motivos pero su padre hacia exactamente lo mismo así que no comprendía porque se metían con el pelirrojo. Durante el desayuno logro convencer a la secretaria de su padre el poder hablar con él de algo serio y complejo,no sabia del todo si lograría convencerle pero no perdía nada por intentarlo porque siempre existían otras soluciones al mismo problema. Ahora le tocaba esperar en la silla que estaba en el pasillo al lado de la puerta que daba al despacho principal,Nathalie debía darle permiso para pasar porque seguramente estaría preparándolo todo para poder hablar con su progenitor. Su mente no dejaba de darle vueltas a todo aquel asunto,¿Que le diría para convencerlo?Porque no solo era hablar con él sino que también con los padres de Nathaniel para ver si estaban de acuerdo,aparte del diverso papeleo que se verían obligados a hacer para que la ley no les buscara las cosquillas. Tal vez estaba siendo un iluso porque con su mejor amigo,Nino,su padre no acepto ni tenerlo bajo el mismo techo durante cinco minutos cuando estuviera en la mansión,poco a poco su mirada se fue perdiendo en la nada a medida que su cabeza se fue agachando,sin darse cuenta un aura entristecida comenzó a rodear le pues no tenia esperanza alguna en conseguirlo. Al estar tan metido en aquellos pensamientos tan negativos que fluían de su mente no se percato de la presencia de la mujer,la cual tuvo que toser un par de veces para hacer que saliera de esa meditación y dejara de hacer esperar a su padre,quien adoraba la puntualidad por encima de todo.

En cuanto entro en el despacho se pudo apreciar a simple vista que todo estaba limpio y ordenado,también que había objetos de gran valor y de un alto gusto,las estanterías estaban llenas de libros a excepción de un estante en donde se encontraba el marco que contenía la ultima foto familiar que se hicieron el día antes de la desaparición de su madre. En el pie de aquel marco se encontraba ese broche que parecía la cola de un pavo real,representaba la belleza y la nobleza,un hermoso regalo que le hizo su madre a su padre cuando se comprometieron,pero ahora en el cuello de su padre lucia el broche que tenia madre. Tuvo que alejarse de ahí rápidamente,no era aconsejable hacer esperar demasiado a su progenitor,se sentó en el enorme sillón de cuero teniendo enfrente de él la tablet en donde comenzó la vídeo llamada.

- "Espero que sea importante,Adrien."-Dijo Gabriel,mirando a su hijo con rostro serio.

Trago algo de saliva al oírle,no parecía estar de buen humor aun así respiro profundamente para armarse de valor antes de hablar.-Papa,me gustaría que un compañero de clase se quedara con nosotros...-

- "Conoces las normas,no me hagas perder el tiempo con este tipo de cosas."-Había interrumpido a Adrien al medida que su ceño fue frunciéndose cada vez mas al mismo tiempo que era tajante con cada palabra que había dicho.

No iba a darse por vencido a pesar de saber que luchar contra su padre era una batalla perdida.-Pe...pero esta vez es diferente,papa...el chico por poco se suicida anoche y esta solo como yo en su casa...-

- "¡¿Qué?!"-Grito el señor Agreste.- "¡¿Quieres meter en mi casa a un suicida?!¡No! Esta conversación a terminado."-

-Pero...-Por algún motivo las palabras de su padre no solo le enervaron sino que también le dolieron considerablemente en el corazón.

- "¡No hay peros que valgan,Adrien! Ahora lárgate a ese instituto."-Corto la llamada tras dar por zanjado aquella conversación.

Al ver como la pantalla se volvía de color negra supo que perdió toda posibilidad de convencer a su padre,debería buscar otra forma con la que poder ayudar al pelirrojo y de sacar tiempo de su apretada agenda para pasar algo de tiempo con él,iba a hacer todo cuanto estuviera en su mano para estar a su lado. Su mirada se fijo en aquella foto en donde salia su madre,notando como el dolor se aliviaba un poco logrando sacarle una sonrisa de añoranza al recordar esas historias que le contaba al llegar la noche,siempre admiro la súper heroína que protagonizaba esos relatos,en donde hacia todo lo posible para ayudar a los demás costara lo que costara,enseñándole que si nadie daba el primer paso para ayudar nadie lo haría porque el ser humano era de naturaleza despreocupada y solo unos pocos se preocupaban por esas terceras personas ajenas a ellos,siendo capaces de dar el primer paso que necesitaba el mundo para cambiar.
-Mama,Nathaniel es parecido a mi...ha estado solo durante mucho tiempo...quiero ayudarle...espero tener tu fuerza porque papa...-Suspirando pesadamente pero volvió a alzar la mirada estando decidido de sus palabras.-Te prometo que le ayudare,mama,haré todo lo que pueda por él.-

No comprendía como su hijo podía ser tan inconsciente tras el incidente de su esposa, parecía que estaba pidiendo a gritos que a él también le pasara algo malo. Pero en cuanto volviera a París se haría con los prodigios de LadyBug y de Chat Noir,los necesitaba para usar esa magia ancestral que le permitiría traer de vuelta a su amada, ver de nuevo el brillo de aquellos ojos que eran superior al brillo de cualquier piedra preciosa,esa sonrisa que su rostro siempre mostraba a pesar de las adversidad¿Porque se tuvo que pasarle aquello?Sacando de su bolsillo un pequeño reloj en donde al abrirlo podía ver en la tapa interna la foto de su amada,estaba con su hijo recién nacido en brazos,nunca se sintió tan feliz en toda su vida y se negaba a que aquel mundo le hubiera arrebatado esa felicidad única. El recuerdo de aquel día le inundo la mente,el nacimiento de Adrien fue difícil y arriesgado para su esposa pero lucho hasta salir adelante porque quería cumplir su sueño,formar una familia. La presencia de Nooroo hizo que le mirase de reojo haciendo que su ceño se frunciera aun mas,no iba a permitirle que viera la foto de su amada,cerro con fuerza aquel reloj pensando que en cuanto encontraran el amuleto del zorro podría combinarlo con su prodigio y entonces sus poderes incrementarían volviéndose lo suficientemente poderoso como para arrebatar le a Chat Noir y a LadyBug sus prodigios pero debería buscar al aliado perfecto,se tomaría su tiempo hasta mover esa ficha.
-Nooroo,cuando tengas mas poder,espero por tu bien que me ayudes,recuerda que debes obedecer me sin rechistar.-Dejando le solo en aquel cuarto lleno de mariposas blancas,tenia asuntos de negocio que resolver para que hicieran de tapadera y nadie sospechara que él era "Le papillon" y esperaba que su Kwami cumpliera con lo que le ordeno.

Aun tenia que asimilar lo que su hijo le había pedido,ese Nino estaba siendo una muy mala influencia para Adrien,quien siempre fue obediente y nunca mostró rebeldía hasta que se hizo amigo de ese muchacho. Su asistente le había asegurado que ir al instituto ayudaría que el espíritu de su hijo dejara de estar entristecido y que nada malo le pasaría,ahora ponía en duda todas aquellas palabras por la sencilla razón de la rebeldía que mostraba su progenitor,al menos había dejado de escaparse de la casa pero igualmente ¿No veía los peligros de ese mundo cruel que carecía de compasión?¿Y si él también desaparecía? Seguramente le darían por muerto pasado el mes,como si lo viera venir porque la policía de París no era la mas experta en desapariciones y no pensaba consentir que nadie mas de su familia acabara en paradero desconocido o en algo peor.

Anduvo durante un rato por aquella enorme mansión que compro en china,había mandado que los empresarios con los que iba a tratar sus asuntos de negocios fueran allí,debía ampliar la distribución de sus productos e incluso conseguir mas empresas asociadas a él. Adoraba la puntualidad de ahí que saliera con antelación pero aprovecharía para leer el periódico francés,tenia que saber como iban sus acciones pero también como les iba a la competencia,un hombre de negocios siempre tenia que anticiparse a los movimientos de sus enemigos. Al llegar se acomodo en una silla de la sala para así poder leer tranquilamente en su tablet el periódico que su secretaria le envió en formato de pdf,nada mas encenderla estaba dispuesto a pasar de la portada y de todas las noticias para ir directamente a la sección de economía. Sin embargo algo llamo su atención,en la portada salia el rostro de un chico de cabellos rojizos anaranjados con unos ojos de color turquesa,estaba abrazándose a si mismo mientras un medico le llevaba hacia la ambulancia.
- "CHAT NOIR SALVA UNA VIDA SIN AYUDA DE LADYBUG"-Leyó el titulo en un leve susurro audible pasando a leer la encabezada de la noticia.-El héroe llamado Chat Noir salvo en la noche a un joven,perteneciente a la escuela Françoise Dupont,de intentar suicidarse desde lo alto del mas prestigioso hotel de París.-

A medida que fue leyendo la noticia fue alzando algo mas la voz,aquello estaba llamando completamente su atención pero también empezó a atar todos los cabos tras leerse por dos veces aquel suceso, era aquel chico llamado Nathaniel al que se refería su hijo pero le sorprendió la cercanía en la que los akumizados estaban de Adrien,sus akumas siempre elegían a las victimas que sufrían de algún sentimiento que pudiese llevarle a la oscuridad¿Y si terminaba poseyendo a su propio hijo?Por lo que había podido apreciar en aquel escrito, el muchacho estaba entristecido y sus padres no lo sabían al no estar casi nunca en casa,era sorprendente el parecido de la situación que tenia con su hijo. Seguramente la justicia les quitaría la custodia a los padres pero porque cierto alcalde estaría medio amenazando a los jueces,aquello cambiaba por completo sus planes y eran para mejor al menos en cuanto a tener a su hijo recluido en un lugar seguro hasta que pudiera traer de vuelta a su madre y hacer de aquel mundo un sitio seguro. La reunión en cuestión de pocos minutos daría comienzo,debía ser rápido si quería mover esa ficha que le permitiría el bienestar de su Adrien,cada segundo era oro y tomo su móvil con el que se puso en contacto con Nathalie,le dio minuciosamente los detalles de lo que ocurría y como quería que lo hiciera,en primer lugar no le dirían nada a su primogénito con la excusa de ser él mismo quien se lo dijera.

-Si,lo has entendido bien,también querré hablar con los padres de ese chico después de mi reunión,prepara los papeles de inmediato...Eso es todo,gracias.-Tras colgar la llamada giro sobre la silla para mirar por el enorme ventanal que le ofrecía unas maravillosas vistas,mostrando una sonrisa llena de maldad.-Así que Nathaniel...vas a ser una pieza fundamental en mi juego.-

Una risa maqueavélica inundo la sala de reuniones helando le la sangre a todo aquel pudiera escucharla,al fin iría por un paso por delante de aquellos que se interponían en su camino porque estaba convencido que cierto gatito negro ahora tendría la debilidad de que algo le ocurriese a ese chico,si conocía también a su enemigo como creía estaba seguro que aquel molesto rubio habría mirado hacia atrás para asegurarse que dejaba en buenas manos al pobre infeliz. Las paredes de aquel cuarto estaban siendo testigos de la oscuridad que albergaba su corazón roto,aquella risa que fue contenida por esos muros ceso mientras que el dueño de la misma miraba fijamente el rostro de aquel chico pelirrojo.
-Pronto nos veremos,Nathaniel.-Dijo Gabriel con un tono que no mostraba piedad alguna.

…...

Notas de Shifty Braginski (autor):
Espero que este siendo de su agrado la historia,¿Que tiene planeado el sr. Agreste?Mmm... solo diré que tanto Adrien como Nathaniel van a pasar por muchas adversidades y el como acabaran es un misterio que no os pienso revelar.~
Nunca dejen de leer y mucho menos no olviden de imaginar,un saludo de parte de Shifty Braginski.

Muchas gracias por haber leído mi historia,espero que os haya gustado, Y seria para mi todo un honor el que dejaran su opinión sobre la historia. Muchas gracias y un saludo.