Nueva actualización diaria. Disfruten!

TODOS LOS PERSONAJES DE MEGAMAN X SON PROPIEDAD DE CAPCOM

...


...

.

- ¡AAAAAH! ¡MALDICION!

Grite eufórico y furioso, consumido por una AGONIA en todo mi cuerpo. Pero lo más molesto de todo era mi cabeza llena de recuerdos que jamás viví hasta ahora, y el dolor punzante de mi procesador tratando de procesarlo. Abrí los ojos y me levante de la camilla en donde me encontraba. Lleve las manos a mi cabeza como reflejo, y me retorcí por el suelo en descontrol. Escuche voces y pisadas a mi alrededor. Estaba tan molesto que busque el origen de esos sonidos y me desquite arrancándole el circuito vital de su pecho sin pestañear. La víctima fue otro de esos androides humanoide... No, según estas memorias se llaman reploids, ¿pero qué diablos? ¿Por qué sé estás cosas? Más de esos reploids se hallaban a mi alrededor, asustados y apuntandome con armas. No perdí el tiempo y acabe con todos, uno por uno. No sé que rayos paso, pero no voy a dejar que unos Mavericks acaben conmigo de nue... Espera.

"¿Mavericks...?"

Termine de asesinar al último desgraciado y me quedé pensativo. El dolor infernal volvió mientras reconocía términos como Mavericks y Hunters. Por varios meses me la pase dentro de una especie de organización cazando reploids fuera de control... ¿Es todo eso real? ¿Estuve defendiendo a los humanos de máquinas patéticas y malgastando mi poder y tiempo entre marioneticas mecánicas? ¿Por qué recuerdo haber vivido esas memorias? ¡¿Qué me está pasando?!

- Parece que finalmente despertaste.

Inmediatamente reconocí esa voz. Rabia y extasis me invadieron cuando recordé la última batalla que tuve contra ese sujeto que tantos problemas me trajo. Exprimí mis puños y salte sobre el origen de la voz. Por desgracia el locutor era un parlante colgado en la pared más cercana. Ahora que observaba mejor, me hallaba encerrado en una pequeña instalación de mantenimiento. ¿Otra vez? No permitiré que me encierren de nuevo.

- ¡SIGMA!

Inesperadamente grite el nombre de ese sujeto. Conocía su nombre... No solo eso, sino que lo conocía a la perfección. ¡¿Trabajaba bajo sus órdenes?!

- Ha pasado tiempo desde que te vi igual de rabioso como nuestro primer encuentro. -declaró aquel cobarde sin dejarse ver, dejándome más confundido.- Comenzaba a dudar que hayas olvidado por completo quién eras realmente.

- ¡¿Qué está pasando?! ¡Qué me han hecho!

- Si conoces mi nombre quiere decir que recuerdas perfectamente todo lo sucedido mientras estabas corrompido. Dentro de tu cerebro cibernético el Dr. Cain implantó un chip de obediencia y saturo tus memorias originales.

Lleve mi mano a mi cabeza. Eso era lo único que no recordaba. Pero de ser cierto tendría sentido. Jamás hubiese aceptado realizar todo lo que supuestamente hice cuando sufría de amnesia.- Con qué objeto.

- Eras demasiado peligroso. Si no te contenían de alguna forma debías ser destruido. Pedí excepcionalmente que se te mantuviera con vida para analizar tus sistemas. ¿Quién diría que terminaría encontrándome con la última creación de Alberto Willy?

- Me lavaron el cerebro y utilizaron para sus fines codiciosos... ¡Han jugado conmigo demasiado tiempo!

- ¿Pero con quien, Zero? Cain ha muerto en mi ataque, como debes saber, y tú también caíste en combate.

... Un momento, tiene razón. Recuerdo que de forma estupida me sacrifique para detener a un tal Vile y salvarle el pellejo a...

- X.

- Así es. X, el único androide capaz de sentir y expresar emociones humanas tan débiles como preocupación o miedo. Pero tales debilidades lo impulsaron a ser más fuerte, lo suficiente para derrotar a aquellos que una vez te vencieron. Dime, Zero. ¿Qué se siente ser superado por alguien tan insignificante? ¿Qué se siente ser superado y fallar tu misión en la vida por la última creación de Thomas Ligth?

¿Qué dijo...? Esas declaraciones me sacaron de mi trance. Ahora que lo menciona es verdad que X tiene mucha similitud con la creación de Ligth. ¿Todo este tiempo he estado trabajando junto a mi presa sin darme cuenta? ¿Ese insecto fue capaz de vencer a Vile y a Sigma por su cuenta? ¿Yo me sacrifique para que siguiera con vida? ¡Inaceptable! ... Espera...

- Sigo con vida...

- Si. Ahora recuerdas que perdiste la vida por X. No te preocupes por nada. Te devolví a la vida, te reconstruí con tus restos, y extirpe el sistema de seguridad de Cain para que volvieras a despertar y recordases quién eres realmente. La ilusión que estuviste viviendo todo este tiempo acabo. Zero, no busco volver a pelear contigo y mucho menos ser tu enemigo. Finalmente abrí los ojos y me di cuenta de que también estaba viviendo en una ilusión impuesta por la humanidad. Quiero ayudarte a eliminar esta peste del mundo, y callar a los necios que están de su lado.

Ese idiota fue infectado por mi virus. No me sorprende que ahora busque la dominación del mundo con la excusa de revolución Maverick. Felicidades, Willy, tu proyecto viral fue un éxito.

- No me interesan tus motivos o fines en este enfrentamiento que iniciaste. Pero tengo una cuenta pendiente contigo. Y hasta no tener tu cabeza en mis manos, te cazaré hasta el fin del mundo.

- Por desgracia No esperaba una respuesta menos de un ser tan corrompido como tú. Pero no puedo eliminarte hasta que cumplas con tu misión. En mi nuevo mundo no hay lugar para seres tan imperfectos como tú o X. Por eso, en vez de asegurarme que te quedes bajo tierra por la eternidad, te traje a la vida para otorgarte la oportunidad de cumplir tu propósito.

- Traerme a la vida fue un grave error. Uno que lamentarás cada segundo que te deje respirar mientras destrozo tu cuerpo circuito por circuito. Tanto tu, como X, y todo este mundo perecerán con mi furia por todo el dolor que me han hecho pasar. ¡La locura y odio acumulado en esa cueva donde me encerraron por más de un siglo! ¡Serán destruidos por la amenaza que han estado evitando estos cien años!

Fue en ese instante de extasis por darme cuenta de la segunda oportunidad que tengo de acabar con el mundo que me percaté del cambio de ambiente a mi alrededor. Me transportaron sin previo aviso a otra recámara, mucho más amplia que la anterior pero igual de sellada. Antes de que pudiera seguir maldiciendo a ese calvo del infierno la compuerta de titanio al otro lado de esta sala se abrió. Y por allí ingreso la presa más suculenta que este mundo podía ofrecerme...

- Primero empezare por ti. -susurre en mi interior, conteniendo mi emoción de destrucción para recordar este momento.

Frente a mí se hallaba aquel patético androide que tantos problemas me traje mientras estaba fuera de línea. X llevaba otro tipo de armadura más llamatica que la última vez. Sabía que con ella sus poderes se incrementaban de forma drástica. Pero ahora que recordé quién soy realmente, y la cantidad de energía que resguardo en mi interior, estoy seguro de aniquilar a este payaso.

- Zero... ¡Zero, estás bien! -exclamó contento ese idiota, mientras se acercaba a mi totalmente indefenso.

No dije nada en respuesta. Solo espere a que el insecto llegue hasta mi para terminarlo de un golpe. Una vez quedo a pocos centímetros de mi posición, lo intercepte con el derechazo más fuerte y rápido que halla podido conectar en mi vida. Es extraño... En esa fracción de segundo sentí como todo mi cuerpo se movió mucho más rápido de lo que recordaba, y mi mano concentraba aún más fuerza que antes. Estalle de felicidad y locura al darme cuenta que aún después de morir seguía volviéndome más fuerte. No pude evitar sonreír de forma perversa...

- ¡Qué estás haciendo, Zero! ¿Por qué me atacaste repentinamente?

- ... Eh?

¿Pero qué demonios...?

El insecto seguía vivo... ¿Cómo? Sentí en todo mi puño golpear su pecho de tal forma que podría haberlo atravesado al instante... Pero no encontré rastros vitales en mi mano, mucho menos su núcleo de energía que siempre arranco a mis víctimas. Mire atónito a X, sin ningún daño y levantándose del suelo como si nada. Estoy seguro de haberlo atacado con la guardia baja, y aún así no logre daño alguno... ¡NO!

- X... -gruñí entre dientes al nombrarlo, realmente me sacaba de quicio.- ¡TE MATARÉ!

Instintivamente levante mi brazo y active mi cañón personal. Otra de mis memorias vividas era que en todo ese tiempo como cazador tenía incorporado un buster similar al de ese infeliz. Libere toda mi energía en tres enormes ráfagas de energía directo al insecto. Pero una vez más X esquivo como si nada mis ataques. Y lo peor de todo es que permaneció inmóvil, sin responder o contraatacar.

- ¡Ya basta, Zero! ¡¿Qué no me recuerdas?!

- ¡Lo único que recuerdo es que debo matarte!

¡Esto si no me lo esperaba! Lleve sin querer mi mano a la cintura, y de allí encontré algo hermoso... Aquel sable de energía calórica que Sigma uso contra mi... ¡Lo tenía en mis manos! Sonreí entusiasmado y lo active, para lanzarme contra ese renacuajo y rebanarlo hasta que no quedase nada. Realice un dash, sea lo que sea que fuese, y llegue hasta el en un instante. Es la primera vez que utilizó un arma de este tipo, por lo que mis primeros ataques fueron lo suficientemente tontos e imprecisos para que X pudiera esquivarlos. Pero a medida que atacaba, más peligroso se volvía. Nos alejamos para tomar un respiro, y alrededor de su armadura podía ver varias marcas de mi sable salientes por doquier.

- No quiero pelear contigo, amigo. -me declaro apuntándome con su arma principal, ese buster en su brazo.

- ¡Pelea! ¡Demuéstrame ese poder con el que venciste a Sigma! ¡ENFRÉNTAME!

Si el infeliz no me toma enserio, lo haré yo. Dispare nuevamente mi buster en varias ráfagas cargadas de energía. No solo eso, sino que impulsivamente balancee por el aire mi sable y en consecuencia proyecte un tajo de energía. Jajaja... Increíble que a cada momento me vuelva más fuerte y descubra nuevas habilida—

- ... ¿Qué...?

De repente un destello cegó mis ojos, e instintivamente me cubrí con mis brazos por protección... Y allí fue cuando ese calor intenso invadió mi cuerpo. No eran las llamas invisibles que me consumían en el pasado, sino energía pura intentando reducirme a cenizas. Mis brazos me dolían tanto que apenas podía contener los gritos de agonía. Es imposible... ¡Es imposible que ese insecto haya logrado hacerme daño!

- ¡Maldito...!

Allí estaba, firme con su arma apuntándome pero sin volver a disparar. ¿Seguía dudando de mi? No, seguía dudando de sí mismo. No me estaba subestimando, me estaba protegiendo. No quería hacerme daño. ¡¿Me estás jodiendo?!

- ¡Te mataré!

Corrí eufórico a exterminarlo, levanté mi sable y lo moví ta rápido como pude. Ese maldito se elevó sobre mi, a una altura mayor a la que podría llegar. A partir de este punto deje de pensar de forma precisa. Mi cuerpo actuaba por su cuenta mientras solo me envolvía furia y emoción de esta batalla. Estrelle mi puño con tanta fuerza sobre mis pies que de alguna forma pilares de energía se elevaron a mi alrededor. Aquel androide no se espero dicho ataque, pero como por arte de magia el infeliz se impulsó en medio del aire y esquivo toda esa energía. No me importó en lo absoluto. Apenas toco el suelo lo intercepte y golpee con tanta fuerza en su cabeza que sentí como mis puños temblaban. Y no fue suficiente... Resistió mi golpe y me devolvió otro con la misma intensidad. No recuerdo haber sido golpeado asi desde que me enfrenté con Sigma en el pasado... Por un momento nuestros ojos se cruzaron, aquellos llenos de duda y confusión se tornaron decisivos y mortales. Si, finalmente me estaba tomando en serio.

Apenas termine de cargar mi buster libere toda mi energía en constantes ráfagas. Todas ellas fueron desintegradas por las cargas de X. ¡No sólo eso! Al instante fui atrapado por sorpresa por una especie de gancho que se aferró a mi cintura, y de forma retráctil me atrajo hasta aquel insecto. Apenas me libere de ese artefacto, otro golpe a mi rostro me derribó por completo. No perdí el tiempo y tocando el suelo rodé y me impulse como maniático al infeliz. Vi como lanzó varios tajos de energía miniatura de su buster, los ignore y cruce por medio de ellos para atraparlo con su guardia baja y enterrar mi sable en su hombro izquierdo... Qué raro, recuerdo haber apuntado a su frente. No importa, ya tenía a mi merced a ese imbecil. Lo agarre del cuello para inmovilizarlo, y presione con tanta fuerza que sentía como sus circuitos internos se estremecían.

- ¡AAAAAAAGH!

Tuve que soltarlo por instinto, mi abdomen estaba siendo perforado por algo filo—

No me había percatado, pero su buster materializó una cierra circular que logró traspasar mi armadura. Este dolor, esta rabia y euforia eran las emociones que anhelaba experimentar mis primeros momentos encerrado en aquel laboratorio abandonado. Pero no estoy disfrutando como quisieramla batalla... Ahora veo por qué eres mi objetivo, X. Solo tú eres el único que puede hacerme frente de esta forma, eres una amenaza que debo eliminar no por placer sino por supervivencia.

Cargue mi buster nuevamente para tomar distancia, pero ese infeliz se precipitó antes y se estrelló contra mi, envuelto en una llamarada por todo su cuerpo. Sentí el calor y la intensidad del golpe viajando a través del agujero en mi abdomen, y quemando mis circuitos internos. El dolor ya no es novedad para mí, y la adrenalina del momento ayudaba a ignorar los daños en mis sistemas. Lo atrape en mis brazos antes de que se alejara luego de esa embestida, aún consumido por el fuego, y lo voltee contra el suelo.

- ¡X!

No le di tiempo de recuperarse. Grite su nombre mientras golpeaba sin descanso su rostro una y otra vez, aplastando su cabeza contra el frío metal que había debajo de nosotros. Mis manos temblaban y mi cuerpo volvía a arder, esta vez, por las infernales llamas invisibles. Debía calmar el ardor, debía saciar esta sed de destrucción. Quizás esta sea la respuesta, quizás si termino con su vida finalmente me libere de esta maldicion. Pero en medio de mi frenesí y pensamientos mis manos se detuvieron por completo. Todo mi cuerpo se paralizó frente a mi presa. Increíble... El insecto es capaz incluso de petrificarme dentro de un enorme cristal. Y allí me quede congelado como un idiota, mientras veía como ese infeliz se levantaba del suelo y tomaba distancia. A pesar de todo ese castigo que le di, permanecía de pie como si nada. Tenía que salir de esta prision de cristal, porque veía cómo mi némesis cargaba toda su energía en aquel cañón frente a mis ojos.

- ¿Recuerdas cuando me salvaste de Vile al principio de la rebelión Maverick? -dijo desafiante, sin dejar de apuntar su arma a mi cuerpo inmóvil.- ¿Recuerdas las palabras que me dijiste en aquella ocasión? -aunque recordase no podría contestarte en este estado, idiota.- Dijiste que algún día me volvería mucho más fuerte, incluso más que tu. ¿Qué crees ahora, amigo?

¿Te estás burlando de mí? ¡...! ... No puedo creer que eso haya pasado realmente. Te dije esas palabras y te salvé la vida en muchas ocasiones. Hemos estado luchando codo a codo contra los Mavericks por tanto tiempo. ¿Pero qué es esta tonta fraternidad que pasamos juntos? Aun si no tuviese mis recuerdos de quién soy en todo ese tiempo, ¿cómo pude terminar amigándome con mi enemigo y luchando por otros?

- ¡Reacciona, Zero!

¡Es el colmo!

Rompí en mil pedazos el cristal que me apresaba y me elevé lo más alto que pude para evitar la descarga gigante de energía azul. Grite enfurecido el nombre de mi presa mientras caída en picada junto a mi sable para partirlo en dos. Vi como el inmediatamente se agachó para llevar sus manos bajo su cuerpo. ¿Qué intenta en esa posición tan abierta? Ya no me importaba que me siguiera subestimando, dudando o protegiendo. Terminaré con el de una vez por to—

- ¡AAACK...! ¡GUACK...!

... ¿Qué pasó...?

No siento nada... Creo que me encuentro en el suelo. ¿Pero por qué?

Recuerdo que me encontraba en el aire, cayendo sobre X y... ¡¿Qué es este dolor repentino?! ¡Mi pecho se está abriendo...! ¡Voy a morir! ¡¿Qué me pasa?!

Apenas puedo mover mis manos, pero lo suficiente para levantarlos y comprobar mis daños. Un agujero carbonizado sobre el corte de mi abdomen. Recuerdo que ese androide se elevó en el último instante solo con su puño arriba... Su puño envuelto en llamas fervientes, y me golpeó como nunca antes lo había hecho alguien.

(NOTA: ¿Recuerdan el Shoryuken del x2? Recibirlo directamente y seguir vivo para contarlo, solo Zero pudo lograrlo.)

- Zero... Por favor. ¿Puedes recordarme?

¿Eh...? ¿Aún no es suficiente? Si no hago algo ese sujeto me va a matar. No quiero admitirlo, pero ya no estaba en condiciones de seguir luchando. No lo entiendo, cuando desperté sentí el poder inagotable en mi interior. ¿Cómo es posible que haya sido derrotado de esta forma por ese enclenque? Algo me falta. Necesito más poder, más práctica, ¡Más tiempo! Si, aún no estoy preparado para derrotar a este desgraciado. Es por eso que...

- Si... Supongo que si. -declare vilmente. Después de todo aún recuerdo quién es el y lo que pasamos juntos.- Lamento haberte causado tantos problemas.

- No te preocupes amigo.

Apenas podía arrodillarme, pero no debía levantar sospechas ahora que tengo su confianza. Si no hacía algo mi cuerpo me traicionaría, ya sea intentando atacarlo por sorpresa o desplomándome en el intento. Debía alejarlo de mi... ¡Si, eso es!

- No pierdas más el tiempo X, debes ir tras Sigma. Yo me encargaré de destruir su computadora principal.

- ... De acuerdo. Pero por favor, amigo, ten cuidado. No podré seguir protegiendo tu espalda todo el tiempo. -declaro junto a una sonrisa el idiota.

- Voy a estar bien. -le respondí fingiendo una sonrisa.- ¡Ahora Ponte en marcha!

Desde hace tiempo me di cuenta que puedo sentir una presencia perturbadora y poderosa observándome muy cerca. No cabe duda que se trata de Sigma. Ya quiero ver su rostro de desilusión cuando vea que ninguno de nosotros murió en esta pelea. No cabe duda que X será capaz de vencer a ese inútil una vez más. Solo busco el tiempo suficiente para escapar y sanar mis heridas. Camine hasta el centro de esta habitación y reuní lo que quedaba de mis energías para golpear el suelo y abrir un hueco a una caída oscura y profunda. Como pensé, la rata de Sigma se oculta allí abajo.

- ¡Aquí es, X! -le alerte.- ¡Sigma se encuentra justo abajo!

- Te prometo que volveré por ti, y saldremos juntos de este lugar.

Por más que aborrezca la idea, jamás me sentí tan aliviado de ver cómo ese androide se iba de la habitación. Me superaba en poder, habilidad y experiencia. Aún tengo recuerdos confusos de aquella vida ignorante que pase todo este tiempo. Y mi nuevo cuerpo... Tengo muchas cosas que arreglar y mejorar si quiero acabar con ese sujeto. Megaman X, mi objetivo final, es muy fuerte. De momento debo concentrarme en seguir con vida. Creo que... me desconectare por... un rato...

.

...


...

.

En Megaman X2, siguiendo el canon oficial, X logra recuperar todas las partes de Zero y el vuelve para ayudar a su compañero y destruir su copia hecha por Sigma. Aquí decidí ir por el otro camino, siendo los Mavericks quienes terminaron quedándose con las partes del cazador rojo y reconstruyéndolo para sus planes. Intenté respetar los pocos diálogos entre ambos cazadores, plasmar las armas utilizadas por X que consiguió derrotando a los anteriores Mavericks (como el Spin Wheel, Speed Burner, Cristal Hunter, Sonic Slicer, Strike Chain, y el Shoryuken), y su superioridad sobre Zero, lo suficiente para lograr derrotarlo en este encuentro. Fue una pelea corta, no quería alargarla y tampoco estropearla en un relato en primera persona.

Por parte del demonio carmesí intente expresarlo con ansiedad y confusión, pero sobre todo furia y locura por procesar aquellas memorias que vivió sin darse cuenta, bajo la influencia de Cain. Al final admite la derrota, pero no para siempre. Se dio cuenta que su motivo de vida era acabar con X, y quizás así acabe su sufrimiento. Así lo entiende el, y eso es lo que cree en esos momentos de desesperación. Pero no está lo suficientemente fuera de control para darse cuenta que de momento debe contenerse. Este es el primer momento en el que este ser conflictivo deja de ser presa de sus impulsos y logra controlarse, algo muy importante para su evolución.

Lo que viene serán momentos anteriores y dentro del tercer juego.

Ojalá no los haya aburrido tanto con esta sección. Estaré estudiando para un examen importante dentro de unos días, por lo que no podré actualizar de forma diaria como hasta ahora. Sepan disculpar, hasta la próxima!