Disclaimer/Declaimer: Descargo por completo la responsabilidad de los personajes. Los mismos son plena propiedad de Stan Lee y Marvel. Para lo único que los utilizo es para disfrute literario. La historia por el contrario si es mía. Hecha de una fan, para fans, de esta pareja.

:::::

Primer beso.

:::::

La ciudad a esa hora era un calvario, robos nocturnos por doquier, depravados que buscaban aprovecharse de damiselas indefensas, en conjunto con la vasta escala de ola de villanos que parecían renacer entre la oscuridad para salir a molestar. Sin embargo, ese día particularmente, era prácticamente un milagro que el sonido de disparos o semejantes, no le hiciera elevar los cabellos de su nuca ante un instinto que él ya había aprendido a manejar.

Quizás si la oportunidad se le diera, podría volver a casa temprano para estudiar un poco para su examen próximo. New York, era una ciudad que no descansa, y ser el guardián de la misma conllevaba múltiples noches en las que ni siquiera podía volver a casa a dormir un poco. Ahora, sumándole a eso una estresante empresa que manejar, una vida social algo pasiva por el momento, y una faceta que mantener. Definitivamente, el tiempo para él era reducido. Muy reducido.

Su sentido arácnido, aquel que le había salvado el trasero más de una vez, lo sacudo como un golpe a su nuca. Ciertamente alterado, se permitió girar sobre sus propios pies, para observar a esa figura a su espalda.

Alto, con un traje rojo y negro, que ciertamente hacía notar esa musculatura notoria. Se vio obligado a notar las notorias catanas que descansaban en sus fundas, a su espalda, y las múltiples armas que cargaba en su cinturón de cuero pálido. Parecía peligroso, y eso fue lo que no le permitió notar esa enorme sonrisa que parecía formarse por debajo de aquella mascara particular.

Al verlo acercarse con lentitud, su sentido se altero. Pareció vibrar contra su cabeza de una manera dolorosa, alertándolo, gritándole a gritos que se aleje. Pero no lo hizo…

Por alguna extraña razón, se mantuvo estético en su lugar, observando con curiosidad como ese sujeto extraño avanzaba hacia él, con una risa graciosa burbujeando entre sus labios. Parecía una de esas adolecentes que se acercaban a él, en ocasiones, para pedirle una fotografía.

—¡Ay, Dios mío!¡Me quiero pegar un tiro!¿Cuanto esperamos por este momento?—¿Le estaba hablando a él o…— ¡Mis niñas este es el momento!¡Saquen sus lentes de leer y sus pañuelos para evitar el sangrado mental!¡Que me lo violo aquí y ahora!— ¿Por qué estaba mirando a la nada?. Era un sujeto extraño.

—¿Con quién hablas?— Se atrevió a preguntar confundido. ¿Sería necesario lanzarle una telaraña antes de que haga otro movimiento?. Como iban las cosas, se estaba asegurando cada vez más que ese hombre no era normal.

—¡Con las lectoras!¿Con quién más?— Bien, lo capturaría y lo iría a encerrar a un psiquiátrico, antes de ir a casa. Un loco menos en la calle, significaba menos trabajo para él en el futuro. Y ya que esa noche le sobraba tiempo, le sería muy conveniente ahorrarse tiempo para otros días.—Pero eso no importa…¡Hola Spider boy!¡Mi nombre es Deadpool, fan tuyo desde la cuna, mercenario a servicio de la muerte, dueño y poseedor de un súper pene, y tu futuro marido!¡Un placer!— Peter, se mantuvo estético en su lugar, analizando con más atención de la necesaria la última palabra.

Lo observo una vez más, de cerca, parecía un sujeto aun más amenazante de lo que se veía. Con esos músculos, fácilmente se podía deducir que podía arrancar miembros simplemente con sus manos, ni que se diga de esas potentes granadas que se distinguían en la forma abultada de sus bolsillos. Pero se decayó en pensar el hecho de que su sentido arácnido, pareció calmarse al notar la mano extendida hacia él y aquella voz simpáticamente ronca. Parecía un tipo simpático.

—Hola…—Dijo sin más estrechando esa mano enguantada. Admiro por un momento, el tamaño de la misma. Era más grande, ciertamente más poderosa, si la comparaban por un momento con la suya. Él no descartaba la idea de que la misma tuviera marca del trabajo duro, notaba su firmeza alrededor de la suya.

Pero esos pensamientos quedaron en el olvido al notar como ese sujeto atrapaba su mano de manera diferente. Sin darle la posibilidad a apartarla, sintió esos labios por debajo de la máscara, besar el torso de su guante.

—Es un placer, Spidey…—Esa voz ronca, esa mirada fija que parecía regalarle por esos inanimados ojos blancos de su máscara, en conjunto con ese profundo agarre con el cual sostenía su mano, lo dejaron estético. Confundido.

Era momento de alejarse. Apartando su mano con rapidez, la empleo para lanzar una telaraña en un edificio cercano.

—Bien…Como sea, debo irme…—Creía que había dicho entre un paso torpe hasta el borde del edificio. Ni siquiera se molesto en girarse al escucharlo gritar.

—¡Te veré pronto, Spidey!— Pero lo que sí hizo que una sonrisa divertida cubriera su rostro por debajo de la máscara, fue ese gritito agudo de niña que lo escucho gritar emocionado, con sus manos sobre su rostro.

Si, ese sujeto estaba loco. Pero…¿Qué importaba?. Después de todo dudaba en volverlo a ver por allí. Ese tipo de locos, no eran de por allí.

:::::

¡Hola gente bonita!...Bueno, primero y principal, este fanfic sera un conjunto de siete one-shot/dabble.

Tratare de publicar, cada dos o tres días. :)

¡Muchas gracias por leer! :D