Disclaimer/Declaimer: Descargo por completo la responsabilidad de los personajes. Los mismos son plena propiedad de Stan Lee y Marvel. Para lo único que los utilizo es para disfrute literario. La historia por el contrario si es mía. Hecha de una fan, para fans, de esta pareja

:::::

Cuarto beso.

:::::

Los músculos de sus brazos, estaban tensos. Después de horas de balancearse de aquí para allá, en la búsqueda implacable de una banda de criminales organizados, dispuestos a robar todas las joyerías de ese sector, era natural que apenas depositara sus pies para descansar, un calambrazo bárbaro rodearía su cuerpo, entumeciéndolo.

El ambiente a esa hora de la noche, era suave. Ni muy frió, ni muy cálido. De hecho estaban en una de esas últimas noches de verano, donde las parejas decidían recorrer largas caminatas nocturnas por el parque o salir a compartir momentos bajo las brillantes estrellas empapadas de los gases y humos de la ciudad metropolitana, cual polvo de maquillaje de niñas coquetas.

Recorrió con rapidez la zona oeste de la ciudad, el camino más corto para llegar a su hogar. Sobre balanceándose sobre ese modesto restaurante en donde tanto él como Gwen en un pasado solían pasar a comer algo, antes de ir a su estresante y acalorada vida de estudiantes. Eran en esos momentos de placer, en donde ambos se daban un respiro para compartir algo mutuamente.

Soltó un suspiro suave bajo su máscara. No lo quería admitir, pero la extrañaba. Aún la extrañaba.

La viva imagen de ella cayéndose, escapándose entre sus dedos, sin darle la oportunidad de hacer algo. Apartándose de su lado, del mismo modo en que esa maldita red la atrapaba, acercándose a ella.

¿Estaba bien en ocasiones trasnocharse observando una y otra vez, los vídeos que guardaba celosamente en la memoria de su cámara?.¿O que se quedara prácticamente embobado la mayoría del tiempo cuando decidía admirar el álbum de fotos en su honor?. Tal vez sonara estúpido, quizás hasta infantil. Pero esa muestra de ella, le daba cada día más fuerzas para seguir peleando por lo justo. Se veía tan linda, tan valiente y sincera, dándole ese mensaje que le calaba los huesos. Carcomiéndole cada vez más esa culpa inmaculada que parecía rodearlo en los momentos de soledad.

La extrañaba.

Pero…¿Por qué justamente en ese momento pensar aquello luego de debatirse inconscientemente donde se había metido ese sujeto?

Era raro. Era extraño. Pero la costumbre de verlo todo el día detrás de su trasero, se le había hecho ya un hábito. Era girarse un poco para mirar sobre su hombro y verlo allí parado, a su lado, parloteando cosas sin sentido.

¡Bravo!¡Debía dejar de juntarse con Tony! Su egocentrismo y necesidad de atención eran contagiosas, porque sino…

—¡Baby boy!—El grito ensordecedor que vino de un edificio cercano, en conjunto con ese notorio peso que lo hizo tambalearse en el limbo de su telaraña, lo dejaron atónito. Recuperando el equilibrio tras lanzar otra telaraña, mucho más firme a la primera pared de pintura desconchada que vio, se permitió bajar su mirada a esos brazos toscos que rodeaban su cintura en conjunto con esas largas y poderosas piernas que se balanceaban de un lado a otro a medida que él continuaba su recorrido.

—¡Deadpool!¡¿Qué demonios haces?!— Prácticamente gruño entre dientes al notarlo dedicarle una mirada por debajo de esa pintoresca mascara.

No era un secreto para él, que tras semanas de tenerlo a su alrededor todo el tiempo, que ese enmascarado hacia algunas de las cosas guiados por su escasa cordura. Pero ahora, no había enemigos contra ellos que alteraban esas supuestas voces que Deadpool, decía oír. Es más, a esas alturas, con ambos balaceándose por esos edificios, era prácticamente imposible que alguien decidiera prestarle la más mínima atención. Era por ello que Peter había decidido percatarse un poco de esos detalles que detonaban su estado de demencia.

—¡Hey, Spidey!—Saludo sin más, aferrándose un poco más a su cintura para que la caída no fuera inminente. No deseaba regenerar sus huesos después de una caída de esa altura.—Te vi pasar y pensé…"¡Ahí va mi Spidey, con su trasero sexy!¿Porque no voy a saludarlos?".

—¿Saludarlos?—Pregunto como el iluso que era, arrepintiéndose prácticamente en el acto de decirlo.

Una de esas manos que se aferraron a su cintura, no tuvo problema para capturar el dobladillo de la parte baja de su traje, bajándola en conjunto con su bóxer, revelando parte de su blanca nalga derecha a la intemperie. ¡Justo hoy se le ocurría usar el traje de dos partes, en lugar del entero!¡Maldita mala suerte!. Tensó su cuerpo casi en el acto al sentir como esos labios cubiertos tras esa mascara machada con pequeñas gotas de sangre ajena, se depositaba sobre ella en un sonoro y exagerado beso.

—¡¿Qué tal, culito de Spidey?!¿Me extrañaste?— Uno de esos dedos enguantados, acariciando al hendidura entre sus nalgas con suavidad, fue el detonante que lo obligo a salirse del atormentado asombro que lo cubrió.

Plantando una de sus rodillas en plena mandíbula, lo sintió despegarse de su cuerpo para descender en el aire rápidamente, hasta desplomarse en el suelo en un ruido seco. Se tomó un momento, adherido a una pared cercana, para observar su cuerpo quieto dar leves movimientos de espasmo recobrando la conciencia.

—Ghha…—Lo escucho quejarse, al tiempo en que movía un poco su cuello roto. Había caído de cabeza desde metros de altura, él se sorprendería sino notara nada roto en su cuerpo, si ese no fuera el caso.

—Bien…Estas vivo. Nos vemos— Se despidió rápidamente, sin darle la posibilidad a que alargara su mano hasta su cinturón y le lanzara uno de esa clase de lanzadores con los que más de una vez, lo había hecho bajar del aire para encontrarse con él al enredarlos en alguna parte de su cuerpo.

De cierta manera ese sujeto lo entretenía y a la vez lo sorprendía. Podía ser tan serio como para matar a todo un escuadrón de villanos y solados a sangre fría, sin ni siquiera inmutarse. Pero a la vez, simétricamente a ello, podía comportarse como un niño ingenuo que parecía ensimismado en tratar de hablar con él, ya sea a la fuerza o por mera casualidad.

Sumándole al hecho de que más de una vez, se vio obligado a despegarlo de si con un golpe. Estaba el extraño suceso de que pareciera ser que su sentido arácnido se encontraba plenamente indiferente a su presencia. No podía evitar verse enredado en alguna de esos extraños agarres o trampas, sin que él tuviera cuenta de su presencia en ese lugar. Era como si ese sexto sentido, pareció acostumbrarse tanto a su existencia que en vez de ayudarlo a su conservación física, decidiera estar en un tratado cómplice con ese sujeto.

—¡No olvides a tu Daddy, bebé!—Lo escucho gritar con una mano en el aire, como si quisiera dar el inútil intento de capturarlo nuevamente.

—No eres mi "Daddy"…

—No te hablo a ti…—Lo escucho decir, antes de que él decidiera lanzar otra telaraña a una farola cercana. Curioso alzo una ceja por debajo de su máscara, sin entender— Le estaba hablando a tu culo…—Torciendo su muñeca, sonrió satisfecho al notar como la tela blanca y pegajosa, cubría su boca firmemente.

Eso mantendría sus comentarios pervertidos, ocultos tras el canal auditivo de todos. Al menos por el momento en que este pudiera volver a reacomodar su mano quebrada para sacárselo.

—Tengo que irme. Avísame cuando reacomodes tus huesos…—Se despidió, antes de comenzar a balancearse nuevamente. Sonrió divertido al escucharlo quejarse, le costaría varios minutos lograr nuevamente a pararse completamente sano, para que diera nuevamente con su persona. Mientras se encargaría de darse otra recorrida más a la ciudad, quizás dándose una parada por ese puesto de comida mexicana que vio de camino a su hogar…

Lejos habían quedado los pensamientos fúnebres de culpa o algo similar, que ese modesto local había plantado en sus entrañas ante los recuerdos. Quizás no estaba mal pasar tiempo con ese sujeto, aunque sea un método para alejar los fantasmas, con esos comentarios toscos y lenguaje mal hablado.

:::::

*Se esconde detrás de una pared, para que no atrincheren*

Bueno, manden a todos los sicarios, terroristas y violadores del bosque, que quieran. Acá los recibo! (0A0)7

¡Pero de a uno! -A-

No, tengo escusa, más que me olvide de subirlo. Así que con gusto les invito a mandarme tomatazos, cartas documento, y demandas! :3

Por otra parte, agradezco infinitamente el apoyó, que a pesar de lo irresponsable que soy. xD Me están dando! :D

¡Contestare a sus comentarios uno por uno!

Muchas gracias por leer! :)