Pertenezco a una de las razas más crueles y despiadadas que jamás han existido. Sin embargo tuve la fortuna de crecer en la superficie al lado Aurón, un humano druida perteneciente al Enclave Esmeralda al que considero mi padre. A día de hoy las circunstancias de mi nacimiento son un misterio.

Mi vida dio un giro radical cuando vi por primera vez a aquellos seres, mis iguales, con los que compartía raza y origen. Emergieron de la tierra ignorantes de mi existencia y atacaron la aldea en la que me crié. Cuando me encontraron fui arrastrada por ellos como un animal hacia los confines de la oscuridad en las entrañas de la tierra.

Apartada de mi mundo y de mi libertad, vivo como una esclava aferrándome a la vida, aguardando el momento de regresar bajo los rayos del astro rey, que según dicen ellos, tanto temor y dolor les causa.

De algún modo las enseñanzas druídicas de mi padre y maestro me han ayudado a sobrevivir aquí estos cinco años. En una sociedad donde esté tipo de poder es desconocido, una ventaja para mi.

Así es, soy una elfa oscura criada por un humano sabio y voy a recuperar mi libertad cueste lo que cueste.

¡Nada ni nadie me lo impedirá!