Diciembre 23, 1916

Querida Éponine,

Gracias por tus felicitaciones de cumpleaños, aunque son innecesarias, las aprecio mucho. Espero el próximo año estar en casa para mi cumpleaños, y con un poco de suerte tal vez esté en casa para tu cumpleaños en abril.

Creo que, al menos este mes, puedo darme el lujo de ser optimista. Estoy seguro de que ya te habrás enterado para cuando esta carta llegue a tus manos, pero te lo diré de todos modos. La batalla de Verdún ha terminado, por fin. Ha durado meses y meses, y ha dejado a cientos de miles de hombres muertos, fue inútil, pero ya no me importa; bueno, no es que no me importe, simplemente estoy aliviado. Tan aliviado de finalmente irme de este lugar. He terminado con Verdún, y jamás quiero volver.

Dejamos el una vez hermoso pueblo de Verdún hace un par de días y viajamos hacia Luxemburgo. Aquí hay un hospital con enfermeras, agua caliente y sopa. Jamás pensé que la sopa de pollo pudiera saber tan hermoso sin crema, o incluso sin pollo. No he escapado de esta guerra, no he escapado de este terror, pero por alguna razón, siento que esto es la salvación, incluso aunque sé que es solo temporal.

El hospital nos provee de alojamiento y pequeños lujos como comida y duchas, pero parece que es imposible relajarse, es imposible desconectarse. Es como si, debido a que mi cerebro ha estado acelerado durante dos años, debido a que ha estado alerta por dos años, ahora ya no tiene idea de como desconectarse, y yo solo quiero relajarme.

Estamos muy alejados de las bombas ahora, y esas trincheras parecen ser un recuerdo distante, pero cuando cierro los ojos están demasiado cerca. Puedo escuchar las bombas caer, siento el piso temblar y el escombro caer sobre mis ojos, y lo único que quiero hacer es correr, pero es como si estuviera paralizado, y luego no puedo respirar y siento que me sofoco. Es como si alguien estuviera sentado sobre mi pecho, algo que no puedo ver, y lo único que puedo hacer es quedarme ahí, acostado y en pánico, convencido de que estoy muriendo, solo para despertar empapado en sudor frío.

Nos han enviado aquí a descansar, a recuperarnos, pero estoy durmiendo peor que nunca. Siento que apenas puedo funcionar, síntoma de la pira alegría que me causa estar lejos del frente combinado con falta de sueño. Todo lo que puedo hacer es esperar que, lo que sea que me está sucediendo, se detenga para cuando nos envíen a nuestro siguiente destino, porque sé que no sobreviviré mucho tiempo si voy al frente viviendo así.

Feuilly está aquí también, aunque casi estoy seguro de que no sabes quién es. Feuilly era parte de Les Amis, pero era un poco diferente de los Amis sobre los que tanto has escuchado hablar hasta ahora. Él era un alma más tranquila, prefería estar en el fondo, observando en vez de estar en el centro de todo, todo el tiempo. Siendo un hombre que trabajaba, nos era de gran ayuda, especialmente cuando hacíamos protestas en las calles. Por favor no me juzgues ignorante por lo que te voy a decir, pero a veces es difícil para gente como Courfeyrac y yo entender el ánimo de los trabajadores. Para nosotros, siempre que nos veían en las protestas, creíamos que nos escuchaban, sin embargo, a menudo estábamos equivocados. Era Feuilly quien nos indicaba cuando la gente estaba de acuerdo con nosotros, si debíamos cambiar de tema o tener más tacto para mantener la atención de nuestra audiencia. También ayudaba mucho a la hora de formar nuestras políticas e ideas, nos ayudaba a moderarnos, a recordarnos nuestras metas y asegurarse de que las estuviéramos alcanzando. Como ves, él nunca parecía tener un papel muy importante en Les Amis, pero era indispensable para el éxito y la supervivencia de nuestro grupo.

También se encuentra descansando en este hospital, aunque él ha estado protegiendo la frontera un poco más al este y no estuvo en Verdún. Estará en el hospital por otros tres días, antes de volver a su trabajo en la frontera este. Al parecer Jehan pasó por su campamento en junio del año pasado, cuando se dirigía aún más al este, aunque, además de eso, no a visto a nadie y también ha perdido contacto con todos. Le conté quién había muerto, no tenía sentido ocultárselo, pero está encantado de que Courfeyrac se esté recuperando bien con tus cuidados y les envía sus saludos.

En cuanto a visitar a mis padres, debo advertirte que, al entrar en esa casa, te será casi imposible partir. Mi madre, la pobre mujer, se siente increíblemente solitaria en los últimos años, ahora que todos sus hijos se han ido a la ciudad. Estoy seguro de que enloquece a mi pobre padre con su charla constante (generalmente sobre tonterías como si deben cambiar el papel tapiz o no). Por eso, con un nuevo rostro en la casa, e incluso más emocionante, alguien nuevo con quien hablar, temo que nunca puedas escapar de sus garras. Ya hablando en serio, cuando estés con la familia de Courfeyrac, solo envíales una carta y ellos te harán saber cuándo estarán disponibles, no creo que haya mayor problema.

Te deseo lo mejor Éponine,

Enjolras.


Enero 9, 1917

Querido Enjolras,

Estoy aliviada y muy emocionada de escuchar que la terrible batalla por fin terminó. Lo que dices es correcto, ha durado demasiado tiempo y ha dejado demasiados muertos. Has tenido suerte de sobrevivir, pero no te animo a que te relajes demasiado. Estarás viajando durante días y necesitas tener cuidado, me negaré a aceptar una carta que diga que falleciste simplemente moviéndote de un campamento a otro luego de sobrevivir esa traicionera batalla. A veces me cuesta entender cómo has logrado sobrevivir tanto tiempo cuando muchos otros han perecido.

Digo esto hoy porque recientemente hemos recibido noticias muy tristes, al igual que algunas muy felices. Sin embargo, comenzaré con las noticias más desafortunadas. Había tres hombres que vivían en nuestro edificio, y si estoy en lo correcto, se aproximaban a la edad que tenías tú cuando partiste hacia la guerra. Aunque no era muy cercana con ellos, eran chicos amables, siempre se detenían a saludar cuando salían o entraban al edificio. Hace un par de meses decidieron hacer lo que todos los jóvenes en Francia han hecho por los últimos dos años y se enlistaron para luchar. Habían estado luchando en el frente del este durante poco más de dos semanas cuando los asesinaron. Aparentemente los alemanes invadieron sus trincheras y mataron a casi todos los hombres del batallón.

Puede que estemos ganando la guerra, pero estoy segura de que si le preguntaras a los padres de esos pobres chicos, te dirían que eso no importa, en especial después de haber perdido a tus seres queridos. Siento que la idea de la victoria en esta guerra es algo tan abstracto porque, ¿cómo puedes declarar la victoria sobre un terreno vacío? ¿Cómo puede una nación declararse victoriosa cuando ha perdido a más de la mitad de su población de hombres jóvenes? Eso no es una victoria.

Siento como si yo también pasara por una ola de emociones, desde lo más alto, donde siento que mi corazón explotará de esperanza porque a veces, cuando leo el periódico y cuando leo tus cartas, me permito creer que esta guerra está por terminar, que pronto volverás a casa, pero entonces, con igual rapidez las noticias cambian, y nos inundan las noticias de las pérdidas, los muertos y los moribundos. Azelma vuelve a casa con historias de hombres que han explotado, hombres que pierden la cabeza en esas camillas del hospital y a veces, se vuelve casi imposible tener esperanza porque podría esfumarse en cualquier momento. Y el saber que puede esfumarse, que puede romperse, es aterrador. A veces despierto en pánico porque he soñado con las noticias de un ataque cerca de donde tú estás y eso me aterroriza. Lo odio, odio sentirme así, pero ahora me importas demasiado y no me imagino vivir sin tus cartas, no sé, no he podido dormir mucho este mes, he estado demasiado preocupada.

Recibimos noticias muy buenas este mes. No sé si lo sepas, pero me he mantenido en contacto con Cosette desde que ella, su padre y Marius se mudaron a Inglaterra. No somos inseparables, pero es fantástico hablar con ella y siempre me da brillantes consejos ¡y excelentes recetas! Este mes recibimos noticias que habíamos estado esperando por un largo tiempo, sin embargo eso no les quita lo emocionante y son una buena distracción de la guerra.

Cosette y Marius han anunciado su compromiso y pretenden casarse a finales de Enero de este año. Estoy segura de que tampoco te sorprenderá, sin embargo, sí creo que es extraño que no esperen a que todos sus amigos vuelvan de la guerra. Han invitado a toda la familia y Courfeyrac será el padrino, lo que creo que será bueno para el, está muy emocionado por su discurso y constantemente me dice sus ideas, ¡es muy dulce! En las mañanas, me levanto a desayunar y él sale corriendo de su habitación, con una pedazo de papel en una mano y pidiéndome que escuche lo que acaba de escribir. Lo mismo sucede cuando vuelvo de trabajar, se pone a caminar alrededor de la mesa, leyendo los párrafos más recientes mientras yo preparo la comida y me encanta, me encanta verlo tan feliz y eso me hace pensar que esta boda es lo mejor que le pudo haber pasado.

Es por eso que debo decirte que desde el 23 de enero hasta el 23 de febrero, la familia completa estará en Cambridge por la boda, y también pensábamos viajar un poco por Londres. Iremos a Cambridge, eso está confirmado, sin embargo, aún estamos intentando saber si podremos viajar más por Inglaterra, ya que el movimiento está muy restringido. Es por eso que creo que lo más conveniente será que escribas a la dirección de Marius y Cosette, la que he escrito para ti al reverso del sobre (te la envié hace años, pero supongo que ya la habrás perdido).

Por supuesto, el problema con la boda es que ahora todos los demás planes que teníamos se han atrasado, en particular los relacionados con el café. Tendremos que cerrar la tienda por un mes y dejar el café, esto es un gran contratiempo, ya que a partir de Febrero tendremos que reconstruir nuestra reputación y comenzar de nuevo, lo que es en extremo frustrante. Aunque, visitaremos a la familia de Courfeyrac en Abril durante otro mes, es por eso que me pregunto si tiene sentido trabajar en el café por solo un mes antes de volvernos a ir. Finalmente sentía el progreso con estas mujeres, pero ahora estoy de vuelta en el principio. La próxima semana cerraré el café, empacaremos todo y lo almacenaremos en el departamento. Cuando regrese de Inglaterra volveré a trabajar en el hospital durante el mes que estaremos en París, antes de ir con los padres de Courfeyrac. Espero comenzar a cocinar y a trabajar en el café en mayo o junio.

Te deseo un feliz año nuevo y espero hablar contigo pronto.

Éponine.


A/N:

Hola chicos! Tanto tiempo sin leernos! Pero ahora con esto de la cuarentena y el CARANAVAIRAAAAS! Ya tengo má tiempo para traducir con calma.

Pues se vienen tiempos difíciles para Éponine, Courfeyrac y Enjolras. Las cosas se complicarán un poco y se harán descubrimientos escandalosos.

Espero subir capítulos con más frecuencia aprovechando la cuarentena. Por favor manténganse a salvo, no salgan de sus casas a menos que sea muy necesario, mantengan las normas de higiene para poder salir pronto de esto.

Los quiero mucho y espero leerlos de nuevo pronto.

Bren.