Disclaimer

Haruhi Suzumiya Series y sus personajes son propiedad Nagaru Tanigawa y asociados, fic escrito sin ánimo de lucro con la mera intensión de entretener y descargar en algún lado mis ganas de darle protagonismo a Asakura.

CAPITULO 3 "IT´S TRICKY"

–Oye Asakura.

–Dime.

–Hay algo que me ha estado picando la curiosidad desde que salimos de la estación.

–Sí llevo ropa interior si esa es tu pregunta.

No puedo evitar sonreír cuando él se atraganta con su propia saliva al escucharme decir algo como eso, a decir verdad no comprendo del todo porque los humanos reaccionan de esa manera al hablar de sexo en lugares públicos, según las investigaciones que hemos hecho con Nagato-san por medio de las redes de datos primitivas que ellos denominan internet, la más de las veces el objetivo final de las acciones de los humanos apuntan a la copulación.

– ¡No estoy hablando de eso!

– ¿En serio? Lástima, ese es uno de los puntos importantes de la investigación.

–Diablos, eres peor que Haruhi.

Luego de encontrarnos en la estación no cruzamos muchas palabras, en condiciones normales esto sería un inicio desfavorable para una investigación como tal, sin embargo mi recopilación de datos no se limita simplemente al intercambio verbal, para algo tan abstracto como lo es el concepto de humanidad debo hacer uso de todos los recursos que estén a mi alcance.

Habrá durado cosa de media hora el viaje en tren hasta llegar a la zona más céntrica de la ciudad, más allá de la sutil negativa por parte del sujeto, no, no me gusta como suena, recapitulando, más allá de la sutil negativa de Kyon-kun no hubo mayores contratiempos.

Bueno, si hubo, aunque es algo menor, al no poder conseguir asiento él terminó por estar parado frente a mí durante todo el viaje, se puede decir que su reacción fue de lo más entretenida al hacer todos los esfuerzos posibles para no enfocar su vista en mis piernas cruzadas y fracasar miserablemente cada dos minutos.

En retrospectiva nunca le presté demasiada atención a mi apariencia, claro que estoy programada para comportarme y mantenerme como una muchacha pulcra y arreglada, pero fuera de eso la coquetería no es algo de lo que tenga consciencia como tal, supongo que es otra cosa que agradecerle a la internet, porque aún sin entenderlo por completo he logrado que Kyon no pueda despegar su vista de mi ropa desde que nos encontramos.

Ahora estamos caminando por la zona céntrica de la ciudad, lejos de la pasividad de nuestra zona residencial, aquí convergen grandes cantidades de transeúntes y vehículos de manera casi ininterrumpida, lógico teniendo en cuenta que la mayoría de instalaciones administrativas y de ocio se concentran aquí, el lugar perfecto para explotar el concepto de cita y sus derivados.

–Y bien ¿Vas a preguntar o no?

–Depende ¿Seguirás haciendo insinuaciones sexuales?

–Creo que sabes perfectamente cuál es la respuesta a esa pregunta, yo que tú seguiría delante de todas formas.

Suspira fastidiado mientras yo sonrió divertida, en el tiempo que he compartido con él me he dado cuenta que Kyon-kun basa mucho de su personalidad en la lógica pura, a fin de cuentas es una de las razones de mayor peso por la que se lleva tan bien con Nagato-san, pero al mismo tiempo parece fastidiarle en gran medida cuando usan esa lógica contra él, incluso en cosas tan banales como esta conversación sin relevancia.

– ¿Tienes idea de que vamos a hacer aquí?

–Oh, me alegra que lo preguntes, de hecho sí, he preparado con antelación una lista de lugares para visitar esta tarde, te los diría pero creo que es innecesario, tengo entendido que la improvisación también es un factor importante en este tipo de interacciones.

–Oye, oye, oye.

Deteniéndome, observo como él se cruza de brazos observándome con un cierto deje de reproche en su mirada.

– ¿Por qué hablas así? Se supone que es Nagato la que tiene la actitud programada para estar al borde de ser una autómata, no tú.

Sonrío, es por eso que no hay mejor opción para esta investigación, solo él es capaz de hacer esa clase de preguntas en el momento indicado.

–Sencillo, mi comportamiento usual es un producto expreso de mi programación, nada más, en cambio contigo me comporto de manera diferente, una un tanto más… Suelta, aunque puedo pecar de parecer algo mecánica irónicamente es todo lo contrario, esta versión está basada únicamente en mi criterio y las experiencias acumuladas…

Volteándome hacía a él, guiño mi ojo de manera coqueta mientras dejo escapar una ligera risilla como he visto en esos mangas que fueron parte de la investigación.

–Esta es mi verdadero yo, y es solo para ti, Kyon-kun.

Vaya, tenía en mente varias reacciones, pero precisamente esta no me lo esperaba.

–No hacía falta tanto teatrito.

Imperturbable, Kyon-kun sigue cruzado de brazos observándome con un gesto que dista mucho del de un muchacho conmovido por una linda chica, esto es un poco problemático, esa clase de emociones distan mucho de lo que tenía contemplado en base a mi investigación, bueno, supongo que sin contratiempos Kyon-kun no sería Kyon-kun y esto no sería tan interesante.

–Buuuu aguafiestas.

Le digo haciendo un puchero divertido antes de comenzar a caminar otra vez con él detrás de mí, observo alrededor buscando algún buen punto de partida para levantar el ambiente, no falta mucho para el mediodía, quizás buscar un lugar para comer no sería mala idea.

– ¿Hay algo en particular que tengas ganas de comer?

–Mientras no sea caro por mí cualquier cosa esta bien, Haruhi y sus castigos me han dejado seco.

–Oh, eso no es problema, mis padres en Canadá me han enviado dinero hace poco, los gastos hoy corren por mi cuenta.

Le digo en tono de broma, dicen que apelar al sentido del humor siempre es una buena forma de romper el hielo.

–No gracias, me siento más cómodo si dividimos los gastos.

Ugh.

–Oh vamos, sabes que soy capaz de crear dinero tan solo con pensarlo, no hay pérdida.

–Por eso mismo, a saber de dónde sale ese dinero, si pagamos por partes separadas me ahorro la posibilidad de tener problemas con ese asunto.

¡Oh por favor! Soy plenamente consciente de cada sistema monetario, bancario y legal de este planeta, y lo peor es que estas enterado de eso, no lo comprendo, se supone que los chicos responden afirmativamente a esta clase de incentivos fácilmente, casi sin esfuerzo me arriesgaría a decir, sé que Kyon-kun es especial, pero dificultarme las cosas de esta manera es demasiado.

Suspiro, ya me ha costado lo suficiente el convencerlo para que venga aquí, sería demasiado problemático si él decidiera irse por no ponernos de acuerdo.

–Está bien, si te sientes más cómodo así no voy a llevarte la contraria.

–Vaya, eso sí que me cuesta creerlo.

Por el bien de la investigación, ambos seguimos nuestro camino en silencio, apenas con una seña de mi cabeza guío a Kyon-kun hacia el interior de un centro comercial bastante grande, para relajar un poco el ambiente trato de recorrer por el lugar viendo las distintas tiendas del complejo, más allá de alguna prenda masculina o casa de videojuegos, él no parece tener mayor interés por nada, por mi parte, sonrío de tanto en tanto al ver una que otra ropa que se me hace bonita, cuando estamos yendo hacia al patio de comidas en uno de los pisos superiores algo captura mi atención en particular.

–Si tanto te gusta quizás deberías comprarlo.

Es bastante parecida a la blusa que estoy usando justo ahora, quizás con un escote ligeramente más atrevido pero nada realmente digno de destacar, bueno, a excepción del color, me sorprende que Kyon-kun dé el visto bueno para esta clase de cosas.

–No, el rojo no es mi estilo… Hay cosas que simplemente no están hechas para uno.

Niego con mi cabeza antes de ponerme de nuevo en camino hacia el patio de comidas, sin darle mayor importancia a lo que acaba de ocurrir, él va tras de mí sin mucho entusiasmo como ha sido a lo largo del día.

Curioso, incluso en el libre albedrio terminamos por ser alienados por nosotros mismos.

No pasa mucho hasta que ambos estamos comiendo el uno frente al otro, Kyon-kun ataca una modesta hamburguesa y un par de papas sin mucho apuro mientras que yo disfruto de un buen trozo de filete acompañado con ensalada.

– ¿No crees que eso es un poco demasiado para comer en el patio de comidas de un centro comercial?

–Si querías uno deberías habérmelo dicho.

–Paso, que me miren raro por desentonar no es lo mío.

–Extraño que vayas con Suzumiya para todos lados entonces.

–Cállate…

Sonrío ante mi pequeña victoria, no sabría como describirlo, pero en cierta forma disfruto esta clase de cruces entre nosotros, es como un pequeño juego para mí y al mismo tiempo parte de mi investigación, supongo que es ese raciocinio suyo lo que me hace sentir un poco menos extraña de ser un ente que se rige por lógica pura.

Vaya, sentirme cómoda con Kyon-kun, quién lo diría, en retrospectiva, supongo que fue una verdadera suerte que él haya sido capaz de sobrevivir a mis ataques anteriores.

Con perdón de la moderadora que me trajo hasta aquí, los datos que podrían haber lanzado esos sucesos no son nada comparados con este momento.

–En fin, hemos estado toda la mañana dando vueltas y aún no has hecho nada que se parezca a una investigación, estoy empezando a creer que me estas tomando el pelo.

Me dice de repente mientras deja a un lado su comida y se cruza de brazos observándome directo a los ojos con una expresión seria en el rostro.

–Mi investigación va más allá de la simple comunicación verbal, pero si te hace sentir más cómodo puedo hacerte un par de preguntas.

–Creo que tus preguntas me harán sentir de todo menos comodidad, pero bueno, cualquier cosa es mejor que perder el tiempo como si fuese alguna de esas cacerías paranormales de Haruhi.

–Vamos, tenme algo de fe, quizás podamos sacar de todo esto alguna de esas conclusiones filosóficas que tanto te gustan.

–Como digas, y bien ¿Qué quieres saber?

– ¿Es verdad que los hombres despiertan con una erección por las mañanas?

Un profundo silencio se genera entre ambos mientras el rostro de Kyon-kun se tuerce en una mueca digna de un poema, y un poema bastante rojo si se me permite decir.

–Lo siento, no pude resistirme.

Agrego sin sentirlo en lo absoluto, mientras sus mejillas poco a poco recuperan el color usual de su piel, la cara de pocos amigos marca registrada de mi compañero de investigación regresa al mismo tiempo que se dispone a darle una furiosa mordida a su pobre hamburguesa como si se estuviese comiendo sus frustraciones.

Esto es bastante divertido, sin embargo, si no quiero colmar su paciencia lo mejor será que empiece a tomarme todo esto con la seriedad que se merece el asunto, no puedo evitar dejar escapar un suspiro, es irónico que sea yo la que ahora empiece a sentir algo de vergüenza.

–Sé que es un poco torpe de mi parte preguntar esto luego de lo que acabo de hacer, pero hay algo que me ha estado dando vueltas en la cabeza desde que he vuelto aquí, Kyon-kun ¿Por qué mi presencia te molesta tanto?

Su mirada se endurece y sus brazos se cruzan volviendo a aquella posición que sinceramente me resulta bastante intimidante en este preciso momento.

–Tiene que ser una broma.

–En lo absoluto, sí, estoy consciente que mis comentarios perturban tus estados de humor y, bueno, los evidentes sucesos que llevaron a mi dada de baja por parte de la EID son un punto importante en la animosidad que tienes hacía a mí, pero a pesar de eso, creo que en este último tiempo ambos hemos podido convivir en paz el uno con el otro ¿Acaso no es eso motivo suficiente para que aunque sea te plantees el cambiar tu postura?

Impasible, me observa sin mover ni un solo musculo, de hecho, ni siquiera pareciese estar pensando precisamente en lo que dice, sino más bien en cómo reaccionar a ello.

–Por supuesto que no.

Trato de mover mis labios para poder continuar con mis argumentos para mostrarle que su opinión sobre mí es equivocada, sin embargo, sus palabras son más rápidas que las mías.

–Te jactas de ser un ente basado en lógica pura, así que volver a enumerar los motivos sería una pérdida de tiempo, pero si puedo responderte parte de esa pregunta, que ambos podamos compartir una charla civilizada sin que quieras matarme no es motivo suficiente para que yo confié en ti, es tan simple como el instinto de supervivencia básico, hasta Nagato con su limitada comprensión del pensamiento humano podría darse cuenta de ello.

Kyon-kun deja su comida a medias, a pesar del arrebato, no lo veo tan molesto como pensé que lo estaría, claro que el hecho de no querer analizar sus patrones físicos para sacar conclusiones definitivas me ayuda a mantener esa ilusión.

Me observa detenidamente, sus ojos muestran ese desinterés del que Suzumiya suele quejarse… Y creo que empiezo a comprender el por qué de ello.

–Solo una cosa te pedí, solo una y lo primero que haces es ignorarla por completo…

No levanta la voz ni hace escándalo de ningún tipo, sin embargo su mirada comienza a resultarme incomoda, no lo puedo describir en palabras, al menos no en un significado exacto.

Me siento agredida por esa mirada suya, no creo que esa sea su intención, pero tampoco creo que le importe si me genera molestia, y creo que es precisamente ese hecho lo que hace que me enerve aún más.

Es distinto a cualquier sensación previa presente en mis historiales, no es producto del combate, ni de la provocación, es una indiferencia absoluta, incluso mirándome directamente a los ojos, no hay nada en mi que le resulte digno de atención.

Incluso habiendo hecho las investigaciones pertinentes, procurado mi apariencia para que esta resultase atractiva para él, preparando una serie de eventos en pos de generar en él sensaciones que podrían considerarse satisfactorias, hasta teniendo detalle en evitar que este encuentro cause mella en su ya debilitada situación monetaria cortesía de Suzumiya.

Él simplemente está ahí, imperturbable, dándole igual si continúo con el curso de mis acciones o si las cambio diametralmente.

No es justo, no creo justa esta retribución a mi trabajo… Al menos, dame una razón comprensible, permíteme entenderte, si he obrado mal anteriormente, entonces concédeme la oportunidad de enmendarme.

–Puedo soportarlo de Haruhi, no, más bien no tengo otra opción, pero contigo no tengo ninguna obligación de hacerlo…

¿Qué? ¿Qué es lo que no puedes soportar? No esperes que lo comprenda por mí misma, tú, tú dijiste que ibas a cooperar.

Esto no es cooperar, esto es complicar las cosas, estas variables, estos efectos en mí, son estorbos para la investigación, y son por tu causa.

–Y antes que salgas con una broma piensa muy bien lo que estas a punto de decir, puedo concordar contigo sobre el motivo que usaste para convencerme de participar de esta payasada, pero te aseguro que no vale la pena si eso significa soportar tus estupideces como lo he estado haciendo hasta ahora.

¿Estupideces?

No, no creo que sean estupideces, se lo he dicho, estoy siendo sincera, no solo como parte de la investigación, mis reacciones, mis sensaciones, cada olor, cada sonido, cada luz, cada roce, todo esto ha adquirido un valor prioritario para mí.

Sigo en la misma posición, no puedo evitar percibir esto como una retribución que no está a la altura del esfuerzo que he hecho hasta ahora.

Puedo admitir que he tirado un poco más de la cuerda más de una vez, pero, esa actitud suya tan cerrada no es propia de alguien que ha afirmado que iba a cooperar.

–Comprendo, me disculpo entonces…

No, no lo comprendo, y realmente no lo siento, sin embargo, por el bien de la investigación he de mentir, no puedo dejar que mi criterio se sobreponga a mi objetivo.

Mentir…

¿Desde cuándo necesito mentir para lograr mis objetivos?

–En fin, de vuelta a nuestros asuntos, déjame preguntarte otra cosa con la que quizás te sientas un poco más solicito…

Se limita a observarme sin más que un suspiro de por medio antes de darle un sorbo a su bebida, haciendo uso de mi autocontrol detengo esa necesidad de hacer un comentario inapropiado para sacarle aunque sea una emoción diferente en su rostro y prosigo de forma más protocolar.

– ¿Por qué sigues junto a Suzumiya?

Sus cejas se elevan un tanto mientras que el sonido que hacía al sorber su bebida se detiene de repente, parece que he captado su atención.

–Aunque no tengo los detalles del todo claros, si estoy al tanto de las modificaciones que Nagato-san ha hecho durante el invierno pasado, de hecho, la EID ha sido capaz de salvaguardar los datos que mi versión de esa situación alternativa fue capaz de recopilar y que yo educadamente pedí prestados antes de venir hacia aquí, por lo que creo que esta situación me concierne lo suficiente como para poder preguntar ¿Por qué? Por qué teniendo la posibilidad de alejarte de todo esto, de retomar la vida normal que dices añorar tanto, así todo, decidiste hacer hasta lo imposible para volver aquí, incluso pasando por sobre mi voluntad una vez más, teniendo en cuenta tu comportamiento anterior, ese modo actuar no responde a ninguna lógica.

Deja su bebida a un lado, mientras apoya su mentón sobre su mano su rostro adquiere un tinte meditabundo, aunque no noto mayores reacciones físicas en él, es extraño, no es como si estuviese pensando en la respuesta en sí misma, sino en algo más, en algo que se escapa de mi comprensión.

–Es curioso, se parece a aquella pregunta que me hiciste dentro del salón de clases al atardecer.

–Vaya, habría preferido dejar de lado ese detalle, no es mi intención afectar tu actividad cerebral con recuerdos desagradables.

Él niega con la cabeza con una media sonrisa en el rostro que me descoloca un poco.

–No, no es eso, es solo que me resulta un tanto irónico, por las palabras de Nagato pensaba que esta versión tuya era una monstruosidad infinitamente más avanzada que la anterior en todo sentido…

Un par de papas fritas van hacia su boca acompañadas por un nuevo trago a su bebida banalizando un poco el ambiente.

–Pero que me hagas esta clase de preguntas quiere decir que, al menos en este sentido, sigues siendo la misma Asakura.

–No sé si tomar eso como un cumplido o un enojo sutil.

–No sirvo para esa clase de cosas, si quieres una charla con dobles intenciones de por medio Koizumi es el indicado, simplemente trato de hacer lo que me pediste, es la forma más fácil de terminar con esto rápido.

A pesar de que esa actitud sigue molestándome bastante, al menos esta nueva predisposición puede considerarse un avance, otro suspiro viene a colación mientras se pone en derecho en su silla y me observa directamente a los ojos.

–Déjame tratar de ponerlo en términos que tú puedas entender, como dijiste esa vez del cuchillo, si mantener el procedimiento genera los mismos resultados entonces el mejor curso de acción es tomar acciones radicales, Haruhi es eso, la personificación del término "Acción radical" no sé si me hago entender bien, pero poniéndolo en tus palabras, seguir junto a ella me plantea muchas más variables que volver a mi antiguo estilo de vida o más bien a aquella versión modificada por parte de Nagato.

Noto cierta molestia mal disimulada en su voz al recordar el contexto, sin embargo, fuera de ello no siento ironías o burlas provenientes de él, realmente pareciera estar haciendo un esfuerzo por ponerlos en términos que yo sea capaz de entender.

– ¿Acaso quieres decir que sencillamente estar aquí es más divertido?

Agria un poco el gesto ante mi respuesta, pero no da indicios de que esté equivocada.

– ¿Decepcionada? Eso puedes decírmelo tú, si lo piensas, no es muy diferente de toda la palabrería que has estado pregonando desde que volviste aquí, explicado así no parece ser muy distinto a los motivos por los que tú regresaste de "Canadá".

Diría que es un buen avance, sino fuera por el hecho de que esta respuesta me plantea una interrogante aún más complicada, podríamos estar hablando de similitudes si tuviéramos en cuenta el hecho de que aún con mi curiosidad de por medio mis acciones no son contrarias a mi objetivo, más allá de los medios y los desacuerdos con la EID mi función final sigue siendo la misma, recopilar información y descubrir el potencial evolutivo que hay detrás de Haruhi Suzumiya y la relación que el muchacho frente a mí tiene con este hecho.

Pero en su caso no hay lógica en sus acciones, su objetivo es una vida tranquila y sin complicaciones más allá de las de un ser humano promedio, el curso de acción natural sería haber aceptado gustoso la realidad que Nagato-san creo para él, no rechazarla simplemente porque la realidad que está bajo la influencia de Haruhi Suzumiya sea más "Divertida".

–Si me lo preguntas, no es una respuesta muy lógica que digamos.

–Quizás, pero nadie te ha preguntado, al fin de cuentas la que quiere respuestas aquí eres tú, además, no es como si tú fueras la más indicada para decir que es lógico o no, si mal no recuerdo…

Me dice con gesto imperturbable mientras señale con su dedo índice en el pecho justo en el punto donde está su corazón.

–Si tu cuchillo hubiese llegado hasta aquí, no creo que los resultados hubiesen sido lo más lógicos para alguien que se supone solo debe ser una observadora.

–Mi deber es observar cambios y progresos en Suzumiya Haruhi, la situación se había estancado y era necesaria una acción que pusiera en marcha de nuevo dicho mecanismo, incluso habiendo fallado cumplí mi objetivo, al tener pruebas fehacientes de las anomalías que la rodean por primera vez tomaste un rol más activo en cuanto a lo que Suzumiya y la Brigada SOS respecta.

–Eso es una mala excusa, digas como lo digas eso no cambia el hecho de que tú quisiste matarme simplemente porque "Sería divertido ver cómo reaccionaría Haruhi Suzumiya"

No, no es tan simple banalizar mi curiosidad y objetivo en una conclusión tan arbitraria, o al menos, no debería de serlo.

–Es irónico, para ser alguien que quiere entender a los humanos parece que no puedes concebir el estar comportándote como uno, supongo que ni siquiera para ustedes las terminales la lógica es absoluta.

Problemas, solo problemas, esto no está funcionando, no puedo sacar ninguna conclusión en limpio de este intercambio, son demasiados conceptos que se me escapan al mismo tiempo, debo estabilizarme, entrar a una paradoja conceptual no es algo que me resulte útil en este momento.

Mantengo la compostura, sonrío, supongo que por el momento lo mejor sería hacer un paréntesis en la investigación y calmar un poco las aguas.

–Ya veo, bueno, es una interesante respuesta, sorpresiva viniendo de tu parte.

El solo entorna la mirada antes de atacar de nueva cuenta su bebida, al parecer no tiene intenciones de prestarme más que la mínima atención, aún así me siento algo aliviada de que al menos retome su actitud inicial, de ser posible preferiría ser yo la que mantenga las riendas de esta situación, incluso si es solo producto de una concesión de su desinterés.

–En fin, creo que nos merecemos un pequeño recreo luego de una sesión tan intensa, dime Kyon ¿Tu garganta está en estado optimo?

Un gesto de confusión se apodera de su rostro mientras el sonido que hace al sorber su gaseosa se detiene de repente.

– ¿A qué te refieres con eso?

Pregunta receloso a lo que respondo manteniendo impasible mi sonrisa, aunque no es mi intención, mentiría si no dijera que el deje de preocupación en su mirada no se me hace aunque sea un poco divertido.

–Tú solo come, yo me encargo del resto… Kyon-kun.

0o0o0o0

Esto no está bien, definitivamente para nada bien.

–Oh Kyon-kun, es increíble que hayas caído tan bajo.

Su risa me crispa los nervios, no entiendo, de veras no entiendo como termine envuelto en esto, se supone que he venido pura y exclusivamente para responder preguntas de Asakura respecto al pensamiento humano ¡No para ser su hazmerreír!

Ahhhh ¿A quién engaño? Supe desde el principio que esto terminaría así, bueno, no precisamente así, pero creo que captan la idea.

Agitado, sosteniendo el micrófono con más fuerza de la que me gustaría y con la cara quemándome como si la tuviese pegada a la estufa, observo como mi compañera de brigada y antigua psicópata personal se ríe a carcajada limpia de mi performance arriba del pequeño escenario improvisado en el cuarto de karaoke en el que estamos.

Diablos, incluso recapitulando esto se me hace demasiado surreal.

–Con tanta mala cara y esa voz de samurái cuarentón uno no creería que de entre todas las canciones cantaras una de corte cómico.

Titilando a mi lado, la pantalla muestra un gran letrero de "FINISHED" como si también se burlara de mí por atreverme a cantar semejante cosa.

"Homo Sapiens Rhapsody"

(Youtube Link: watch?v=MX7ODa6BwIQ)

Alguien que me explique cómo diablos confundí ese título con la de Queen.

En fin, con el orgullo algo herido tomo el relevo de Asakura quien se acerca hacia a mí sin poder parar de reír, aún así, tiene el detalle de darme un esos cinco que mi mente malintencionada no puede evitar tomar como una burla.

Tomo asiento, siendo sincero, me siento algo agotado después de esto así que recuesto mi espalda con pesadez en el mullido sofá del cuarto de karaoke al que ella poco menos que me metió a rastras.

Veo como Asakura muerde su labio inferior concentrada mientras revisa a conciencia la lista de canciones que pareciera ser casi interminable al tiempo que mi respiración pareciera estabilizarse del todo.

Me veo tentado a decir que esto es un desperdicio y que lo estoy pasando horrible, pero eso sería una vil mentira.

Ya lo dije una vez, a veces Asakura de hecho puede ser una compañía bastante agradable, y para qué negarlo, esto es definitivamente más divertido que haberme quedado en casa viendo el beisbol de la mañana o enchufado a los videojuegos, claro que eso es algo que prefiero callarme.

El sonido de la maquina al haber elegido una canción me saca de mis pensamientos.

Parada en medio del pequeño escenario bajo la pantalla donde se supone que sale la letra de la canción, Asakura se para firmemente sin poder disimular del todo bien lo que está disfrutando esto.

¿Quién lo diría? Supongo que por más computadoras alienígenas que sean, ella y Nagato tienen actitudes humanas reales después de todo.

Ella me observa expectante ignorando por completo la pequeña pantalla a la altura de sus pies donde debería de leer la letra, supongo que no lo necesita, probablemente ya la haya descargado en su mente desde el momento exacto que la eligió.

(Inserte Asakura Ryoko Character Song, LOVE EDITION)

La música inicia con una suave melodía electrónica, casi como si fuese a propósito la mezcla entre la dulzura de su apariencia y la verdadera naturaleza de su origen, mientras voy pensando en ello, de repente un subidón me saca de mis pensamientos y hace que se forme una sonrisa en mi compañera quien empieza a mover sus caderas al ritmo de la melodía.

Imperceptible a los cambios probables, la premonición de amor que siguen tus ojos.

Es algo que me he percatado en el tiempo que suelo pasar junto a ella mientras prepara sus archivos, Asakura tiene una voz prodigiosa para el canto, aunque no está ni cerca de ser tan explosiva y avasallante como la de Haruhi, tiene consigo una dulzura y armonía que uno esperaría más de la voz de una mujer adulta que de una muchacha de mi edad.

Pero no, no, no, no te quiero ver llorar y herido, daría mi corazón para protegerte, pero ya sabes…

Ella niega con la cabeza acompañando la letra de la música mientras me señala con su dedo índice haciendo que el rubor de mi rostro se dispare como si se tratase de una pistola, su rostro en cierta forma se ve afligido, como si estuviese arrepentida de algo.

No me gustaría dejarte ir, con una mezcla de tantos sentimientos en el pecho.

Tomando el micrófono con ambas manos a la altura de su pecho, aquella frase parece haber sido dicha en un ruego.

Si ya mis labios rozaron los tuyos y estuve contigo.

Una sonrisa picara asoma por sus labios mientras comienza a caminar hacia a mí con micrófono en mano, poniéndose frente a mí agachándose levemente hasta que nuestros rostros se encuentran a la misma altura, toma mi mentón con su mano libre casi como si susurrara en mi oído aquella parte de la canción.

De repente rompe todo contacto para caminar de nuevo hacia la máquina de karaoke antes de voltear hacia mí con un dramatismo que me hace pensar que está tomándose muy en serio su performance.

¿Quién soy yo para ti?

La oleada de emociones que azota a Asakura en este momento pareciese arrastrar a todo dentro de la habitación, incluso a mí, no sé que sea lo que está pasando, pero simplemente no puedo evitar observar absorto cada uno de sus movimientos y gestos.

Lai lai lai la lai pero te reíste.

Lai lai lai la lai y yo estaba triste.

Canta mientras menea su cabeza de un lado a otro seguida del suave movimiento de su cola de cabello haciéndola ver endemoniadamente adorable.

Me abrazas y me amarras con los lazos de la "amistad" ¿Quién soy yo para ti?

No puedo evitar tener un respingo cada vez que esa pregunta sale de sus labios, de hecho, la mirada penetrante que me dan sus ojos azules cada vez que pronuncia esas palabras creo que ayuda bastante a esa sensación.

Otra vez la música es lo único que suena mientras ella me regala un fugaz guiño de ojo y mueve sus caderas de una forma que dejaría hipnotizado a cualquiera que estuviese en mi lugar.

Debo ser fuerte mientras te pierdo ¿Estas limpio del amor?

Me pregunta casi de forma acusadora señalándome de nueva cuenta con su dedo.

Y te busqué sí, sí, sí

En el sueño que me cambias por tu amor.

Un momento ¡Yo no tengo un amor!

Creo que yo también estoy empezando a tomarme demasiado en serio su performance.

Quiero saber qué piensas y si quieres volver, pero te conozco tan bien…

Una cierta confusión se muestra en su rostro al decir eso ultimo, por primera vez desde que empezó la canción Asakura rompe contacto visual conmigo, observando sus pies de una forma que casi que hasta podría decir avergonzada.

Te amo y vivo dentro de ti.

Creo que hablar del sonrojo que ambos acabamos de tener con eso es algo que se sobreentiende y que de momento quiero hacer de cuenta que jamás pasó.

Espero que mi lugar nunca desaparezca.

¿Quién soy yo al querer tu único futuro?

Al compas de la letra, su rostro va adquiriendo un semblante un tanto más triste, evitando cada vez que puede el cruzar miradas conmigo, últimamente he estado viendo una y otra vez la parte asertiva de Asakura por lo que presenciar esta clase de emociones en ella me descoloca un poco, pero sobretodo, me inquieta lo tierna que se me hace el verla así.

Lai lai lai la lai tocaste tu cabello

Lai lai lai la lai dices: es imposible

¿Por qué decidiste que sería tu amiga en esta soledad?

La música la deja muda una última vez, lejos de su impulso inicial ni siquiera el solo de guitarra es capaz de hacerle recobrar aquel espíritu con el que se movía hasta hace un rato, a pesar de que su voz no pierde el temple con el que ha estado durante toda la canción, apenas un leve movimiento de cuerpo es todo el entusiasmo que demuestra.

No me gustaría dejarte ir con una mezcla de tantos sentimientos en el pecho.

Al susurrar que te quiero tener siempre conmigo.

¿Quién era yo?

Me pregunta débil, casi suplicante, aferrada con ambas manos a su micrófono como si la vida se le fuese en ello, ajena a todo, inclusive a este cuarto que nos aísla a ambos del mundo como si fuese una de sus realidades hechas a base de manipulación de datos, solo enfocada en observarme directo a los ojos.

Lai lai lai la lai pero te reíste

Lai lai lai la lai y yo estaba triste

Y me hundiste en el lazo de una amistad

¿Quién soy yo para ti?

Pregunta una última vez acercándose hacía a mí, todo lo que era parte de la canción parece haber sido dejada a un lado, lo único que queda somos nosotros dos y esa dichosa pregunta la cual no tengo la más mínima idea de cómo responder.

Yo solo…

Entrando a los compases finales de la canción, otra vez su mirada se clava en el suelo incapaz de sostener la mía, su micrófono cuelga de uno de sus brazos mientras el que está libre se aferra al otro a la altura del codo como si se abrazase a si misma buscando una especie de consuelo

Perdóname.

Finaliza sin siquiera hablarle al micrófono, el cual cae al suelo cuando ella sale corriendo del lugar antes de que la música termine, mientras tanto yo me quedo inmóvil en mi asiento, tomándome la frente con ambas manos incapaz de digerir lo que acaba de suceder dentro de esta habitación.

Incapaz de digerir lo que esta chica acaba de generar en mí.

¿Qué es lo que soy para ti?

¿De dónde diablos se supone que salió eso? Quiero decir, esta chica me ha hecho pasar más de un mal trago, lo primero que me veo tentado a responder es que cuando menos me resulta molesta.

Y ni siquiera tengo que hacer hincapié en lo de los intentos de asesinato, sin ir más lejos, en este último tiempo esta chica me ha puesto de unos nervios que poco tienen que envidiarle a los que Haruhi me causa de por sí, y sin siquiera tener que enseñarme ese condenado cuchillo que más de una vez he visto en mis pesadillas.

Aún así, rayos, tampoco es que le tengo el mismo rechazo que cuando la volví a ver en aquel mundo que Nagato creó o durante los primeros días de su sospechoso retorno.

En honor a la verdad, ella ha tratado de enmendar sus errores, de una forma muy particular y completamente aterradora, pero lo ha intentado al fin y al cabo.

Con un demonio, me la paso quejándome de Haruhi y sus búsquedas paranormales, y por irónico que suene, Asakura es mi primer contacto con la vida normal de estudiante que he tenido en mucho tiempo.

Por más aprecio que les tenga, Koizumi, Nagato y Asahina muy pocas veces, por no decir ninguna, me han dicho para ir algún lugar sin que haya alguna misión de sus superiores de por medio, y con todo lo raro que suena eso de querer conocerme más, así todo Asakura es la única que me ha dicho de caminar hacia casa, charlar, salir a comer o al karaoke sin mayor intención oculta que esa, simplemente pasar el rato como amigos.

Amigos…

Yo ¿Realmente estoy pensando en considerar a Asakura una amiga?

Carajo, aún así, una parte de mí me dice que no debo bajar la guardia, sí, cabe la posibilidad de que Asakura se haya redimido y lo único que quiera es ser una testigo de las locuras de Haruhi por cuenta propia.

Pero primero ¿A qué clase de zafado se le ocurriría hacer eso por su voluntad?

Y segundo, puede que no, puede que simplemente no esté manipulando a todos, incluso si Nagato dice que es lo contrario, no puedo simplemente aceptarlo de buena gana.

No puedo bajar la guardia, no debo bajar la guardia, no solo por Haruhi o para evitar un problema mayor como suele ser la mayoría del tiempo.

Debo mantenerme firme por mí, porque no puedo dejar que ella vuelva a hacerme daño otra vez, porque tengo terror de volver a sentir ese cuchillo entre mis costillas de nuevo, porque en mi mente no puedo aceptar el hecho de haberle negado a Nagato el único favor que ella me ha pedido alguna vez solo porque la idea de tener a esta chica cerca me aterra por completo.

No puedo, simplemente no puedo.

Entonces.

¿Por qué estoy corriendo tras ella ahora mismo?

– ¡Asakura! ¡Asakura!

Puedo ver el cuerpo de Asakura unos cuantos metros delante de mí mientras la gente a nuestro alrededor se voltea a vernos por cada lugar que pasamos.

¡Mierda! Es tan rápida como Haruhi ¿Acaso el destino se complota para pisar mi orgullo de hombre cada que tengo que medirme físicamente con estas chicas? Incluso si se trata de una alíen altamente capacitada no hay derecho de hacerme pasar por esto.

– ¡Espera Asakura!

Ambos salimos del centro comercial, ya es bien entrada la tarde y dudo que falte mucho para que el sol comience a ocultarse, diablos, lo último que necesito ahora es que me regañen en casa por llegar después de la hora de la cena.

Para colmo de males ya empiezo a sentir como las piernas me queman como si estuviese en medio de un incendio y cada vez le cuesta más al aire entrar en mis pulmones, puedo presumir de tener un estado físico decente, pero esta chica está completamente fuera de mi liga, a duras penas puedo seguirla aunque sea con la vista a estas alturas.

Pronto llegamos a un pequeño parque un poco más alejado del ajetreo, claro que seguimos estando en el centro y pretender un silencio absoluto es pecar de ingenuo, pero bueno, al menos puedo escuchar mi propia respiración sin que el ruido de los autos o el tumulto lo ahoguen, además parece ser que no es un lugar precisamente popular, porque pareciera ser que solo nosotros estamos aquí.

Y para mi alivio, Asakura por fin decide detenerse, de pie en medio de aquel pequeño trozo de verde puedo ver como su respiración se torna notablemente pesada, que extraño ¿Acaso una terminal EID puede sentir alguna clase de agotamiento?

Aún me toma algo de trabajo llegar hasta ella, todavía se la ve alterada, aunque yo no puedo decir que esté mejor la verdad, incluso tengo que apoyarme sobre mis rodillas y tomarme un minuto para recobrar el aliento.

– ¿Por qué?

De repente Asakura es la primera en cortar el silencio, no sé si sea el agotamiento, el hecho de que aún no me llega el suficiente oxigeno al cerebro o el tono de voz de mi psicópata personal que pareciese haber cambiado de aquel tan amigable al punto de ser irritante el cual parece ser el único capaz de emitir, pero no soy capaz de oír bien lo que acaba de decirme, de hecho, ahora que lo pienso, jamás le había oído demostrar otra emoción con la voz que no sea ese tono dulce suyo tan particular.

– ¿Eh?

– ¿Por qué?

¿Por qué, qué cosa? No comprendo la naturaleza de su pregunta, yo soy el que debería de estar preguntándole eso, al fin y al cabo fue ella la que salió corriendo de repente, gracias a Dios que pagamos el karaoke por adelantado, lo último que me falta para cerrar este día es que me arresten por huir sin pagar.

– ¿Por qué lo haces?

– ¿Hacer que cosa?

Aún se niega a mirarme, solo está de espaldas, ahora que lo noto, sus hombros tiemblan ligeramente mientras aprieta sus puños al punto de dejar sus nudillos en blanco, su voz tampoco retoma su tono usual, mientras tanto he tenido tiempo de reponerme del todo, es demasiado extraño, diría que es una actuación suya, pero incluso sin ser una terminal como ella puedo afirmar que no hay ningún motivo por el que debería de montar un número como ese.

–Complicar las cosas…

¿Complicar las cosas? Bueno, sí, admito que no he sido el hombre más cooperativo precisamente, pero si en serio me hubiese evocado a arruinarla entonces ni siquiera estaríamos los dos aquí para empezar, curioso, a pesar de no poner un verdadero empeño en toda esta pantomima, no puedo evitar sentirme un poco insultado por lo que dijo.

–Poner mala cara, rechazar mis propuestas para pasar el rato, obstaculizar el proceso de recopilación de información, ironizar, observarme con esa mirada tuya… Esa mirada de desinterés…

Su tono va adquiriendo más fuerza a cada palabra que sale de su boca, incluso podía jurar que siento un deje de enojo en su voz.

Enojo…

Jamás había escuchado esa emoción provenir de ninguna de las terminales EID antes, ni siquiera Nagato llegó a mostrar tal emoción cuando había creado aquel nuevo mundo a pesar de tener motivos de sobra para demostrarla.

– ¡¿Por qué?! ¡¿POR QUÉ LO HACES?!

De repente se voltea hacia a mí, y a pesar de que me avergüence admitirlo, esa gesto suyo me genera un cierto temor, pero no el temor que ella suele causarme, ese estado de alerta básico propio de un ser vivo que siente su existencia en peligro, no, este es uno más racional, más mundano incluso, pero no por eso menos impactante.

Sus grandes cejas fruncidas, sus finos labios apretados haciendo que la sangre se golpee con fuerza en ellos dándole un tono carmín natural, sus mejillas tensas y su delicada nariz moviéndose tenuemente al compas de su fuerte respiración… Y su mirada, quien lo diría, nunca pensé que sentiría otra cosa que no fuese terror al enfocar esos ojos azul profundo, y mírenme ahora, incapaz de sostener la mirada debido a la vergüenza.

Y no, no me refiero a la pena que suelo sentir cuando una belleza como Asahina-san me enfoca directamente, lejos de una situación tan agradable como esa, esta mirada me hace sentir realmente avergonzado por mis acciones… Es parecido a ese remordimiento que me genera ser reprendido por mis padres.

–Ya te lo dije Asakura, no puedes pretender que confíe en ti así como así...

– ¡ESO ES LO QUE MÁS ME MOLESTA!

Su molestia se ve transformada en un grito repleto de frustración, soy incapaz de reaccionar, no solo el hecho de que una terminal de datos sea capaz de mostrar semejante nivel de emociones, sino que sea precisamente Asakura la que lo esté haciendo es demasiado para manejarlo, al menos de buenas a primeras.

Su respiración se torna agitada y sus puños tiemblan con fuerza mientras su mirada no hace más que endurecerse, sin embargo, al mismo tiempo soy capaz de sentir un cierto deje de confusión en sus ojos, es como si de alguna manera ni ella misma sea capaz de comprender por qué es que esto le molesta.

– ¿Qué pretendes que haga entonces? ¿Disculparme por ser yo mismo? Puede que mi comportamiento no haya sido el mejor, lo admito, pero tampoco es que haya sido injustificado precisamente.

–Siempre tan negativo, solo enfocándote en el conflicto ¿Acaso no he demostrado en más de una ocasión que mi objetivo no es provocarte ningún daño ni a ti ni a Suzumiya?

Suspiro para evitar meter la pata de nuevo, diablos, esto parece una broma de mal gusto.

–No es tan simple Asakura, intentaste matarme no una, sino dos veces, y lo peor de todo es que la segunda yo había bajado la guardia ante ti y casi muero por ello… El que actúe como lo hago es lógico, y creo que alguien como tú es capaz de comprender esa lógica ¿No es así?

–Sí pero… Después de haber hecho tantas cosas para hacerte cambiar de parecer y no lograr nada es… Es… Es…

– ¿Frustrante?

–Sí, exactamente, es… Frustrante…

Su mirada se enfoca en el cielo, como si estuviese recordando algo, su respiración parece calmarse y su gesto se relaja un poco, sin embargo está lejos de ser uno positivo, incluso estando más calmada salta a la vista que algo no le gusta en lo absoluto.

–No es la primera vez que no logro alcanzar uno de mis objetivos, al fin y al cabo, que estemos hablando en este momento es una prueba de ello.

No puedo evitar fastidiarme un poco con ella, aunque supongo que no es el momento para hacer reclamos.

Su ceño se frunce, más por confusión que por enojo, su mirada ahora va parar a la palma de sus manos como si estas le estuviesen planteando un acertijo imposible de resolver.

–Sin embargo, es la primera vez que siento desilusión y decepción por ello… Creo que eso es lo que los humanos llaman frustración ¿Verdad?

–Al menos la mayoría, supongo que todo el mundo lo experimenta en algún momento, es irónico que una supuesta diosa como Koizumi se refiere a Haruhi de vez en cuando tenga ese sentimiento… Muy de vez en cuando a decir verdad.

Muerde su labio inferior hasta que de repente sus ojos se abren como si se hubiese dado cuenta de algo, una sonrisa amarga se plasma en su rostro ahora, es impresionante, en menos de cinco minutos he visto más expresiones en su rostro que las que he visto desde que la vi por primera vez hasta hoy.

–Así que ha eso se refería la moderadora… Que fastidio…

Una ligera carcajada escapa de su boca luego de caer en cuenta de lo que acababa de decir.

–Así que ahora también es fastidio… Diablos, se me escapa de las manos incluso sin darme cuenta.

–No comprendo lo que estás diciendo.

–No hace falta que lo hagas… Aunque sinceramente yo tampoco lo hago.

Nos quedamos en silencio por un rato, el sonido del tráfico y un avión pasando por el cielo llenan el vacío mientras tanto, por su parte Asakura sigue allí, enfrascada en un pensamiento que incluso ella ha admitido no comprender.

No puedo evitar dejar escapar un suspiro antes de llevar mis manos hacia mis bolsillos, es extraño, de todas las interfaces que he conocido hasta ahora, pensaba que Asakura sería la última por la que alguna vez volvería a tener esta clase de sentimientos.

–Realmente detesto a ese dichoso ente integrador de datos.

0o0o0o0

Poco más que el sonido del tren es lo único que hay entre nosotros en el viaje de vuelta, esta vez algo más vacío, ambos hemos podido sentarnos aunque lamentablemente para mí estamos uno junto al otro, lo que irónicamente es un alivio, incluso en una situación como esta, tenerla de piernas cruzadas de nuevo frente a mí sería más problemático de lo que me gustaría admitir.

Ya falta poco para que anochezca, por lo que la luz anaranjada del atardecer domina el ambiente, aún así Asakura ni siquiera hace mención de esto aunque solo sea para sacar conversación, es curioso, desde que ha vuelto es la primera vez que se ve tan ensimismada en sus pensamientos, casi pareciera una chica común y corriente.

Ni siquiera abre la boca cuando llegamos a la estación, simplemente se pone de pie y comienza a caminar tras de mí cuando bajo del vagón, diablos, ni siquiera puedo irme a casa y dejarla a ella con sus cosas, más que avanzar por sí misma es como si simplemente me siguiese sin importar a donde vaya.

Es igual que esos días en donde ella hace que me quede hasta última hora en el cuarto del club, el sol ya está prácticamente escondido y las luces de la ciudad se van encendiendo poco a poco, solo que esta vez no hay una conversación interesante de por medio.

No me queda más opción que empezar a caminar hacia los departamentos donde ella vive, definitivamente Nagato sabrá mucho mejor que yo como tratar con ella.

El hecho de pensar en nuestra ángel guardián me hizo recordar lo que sucedió en aquella cafetería, incluso Koizumi tendría sus dudas si viera lo mismo que yo estoy viendo en este momento, no es tan fácil borrar una desconfianza prácticamente instintiva, sin embargo, creo que puedo ver porque tanto empeño de parte de Nagato en defenderla.

Su gesto sigue siendo ausente, sin embargo no es como el estoicismo de Nagato que de vez en cuando suele mostrar una muy sutil chispa de sentimiento, incluso en su parquedad, el rostro de Asakura está cargado de una humanidad que jamás había visto en ella.

No es solo no poder comprenderse a sí misma o las consecuencias de sus acciones, si lo que ella afirma con tanto ahincó es cierto, no importa que tantas investigaciones o preguntas impúdicas me haga, a no ser que cambie el proceso lógico que la motiva, jamás encontrará la respuesta que está buscando desesperadamente en este momento.

Irónico, su supuesto propósito va en contra de su propia naturaleza ¿Es posible que algo como la entidad de datos o Asakura puedan siquiera plantearse algo como eso en primer lugar? No soy un experto, pero eso está muy fuera de lo que he visto hasta ahora.

–Estas muy callada.

– ¿No se supone que era lo que tú querías?

Cierto, es lo que he estado deseando desde que empezó el día, que Asakura me dé un momento de paz, sin embargo, esto es de todo menos paz, incluso en silencio de alguna forma ella es capaz de seguir perturbándome…

Quizás así es como se siente Haruhi cada que yo hago algo y me lo recrimina ¿Quién diría que alguna vez cambiaría roles con ella?… Ese pensamiento hace que me compadezca de Asakura y me sienta mal conmigo mismo.

–Nunca dije algo como eso.

–Es extraño, por tus actitudes pensé que eso era lo que querías… Quizás también esté fallando en eso.

Su voz suena como la de alguien quien acepta un regaño con resignación, no hay rastro de altanería o de esa sonrisa multiusos suya, aunque presente, su cabeza pareciera estar más pendiente de sus pensamientos como para desaprovechar una oportunidad como esa para molestarme por haberme contradicho.

–Lo siento, pero dudo que en este momento pueda hablar de algo interesante para ti de todas formas.

– ¿Acaso no sería capaz de comprender lo que a ti te intriga?

–La mayoría de los datos que yo manejo con soltura serían incomprensibles para ti…

Ok, eso se sintió como un insulto.

–Sin embargo no es eso, es como te dije antes, ni siquiera yo lo comprendo.

Y probablemente nunca lo hagas Asakura.

Es lo que me habría gustado decir, sin embargo me quedo en silencio, resignándome a dejar el tema hasta allí, no tengo intenciones de ayudarla con algo como eso y mucho menos soy capaz de hacerlo.

–Ya es bastante tarde… Supongo que podemos dejarlo hasta aquí por hoy.

Ella asiente en silencio, el bloque de apartamentos donde vive ya es visible a lo lejos, será cuestión de caminar unos minutos más, me arrepiento de haber dejado mi bicicleta en casa, volver va a sentirse como una eternidad.

Ninguno dice nada en lo que queda de camino, el ir y venir de los autos, las luces de la ciudad, todo eso se siente como algo ajeno, Asakura está inmersa en sus pensamientos, y yo sigo preguntándome porque le sigo dando tantas vueltas a ese hecho.

– ¿Nagato?

Justo en la entrada del edificio, el ángel guardián de la brigada está de pie aguardando como si fuese alguna especie de centinela, levanto mi mano en forma de saludo, aunque extrañado, admito que verla me tranquiliza un poco.

–Yo.

Le digo como siempre a lo que ella corresponde con su usual asentimiento sin palabras de por medio.

Asakura parece igual de sorprendida que yo por ver a su compañera alíen allí, sin embargo pronto vuelve a bajar la cabeza, su cabello cubre sus ojos haciéndome incapaz de discernir qué clase de gesto esté haciendo ahora.

Por su parte, Nagato se mantiene en su sitio, supongo que no tiene intenciones de meterse en esto, generalmente haría un esfuerzo para aclarar cualquier clase de malentendido obvio que podría formarse al vernos a Asakura y a mí juntos a estas horas de la noche volviendo de un paseo, sin embargo aquellos pensamientos mundanos están más allá de su mente, si no se acerca hacía a mí, es porque entonces no soy yo a quién estaba esperando.

Ahora que lo pienso, de hecho es lógico que ella supiese que yo estaría aquí, al fin y al cabo es parte de nuestro acuerdo que Asakura estaría por aquí en tanto ella estuviese al pendiente de sus movimientos, aún así, admito que siento curiosidad por esa insistencia de Nagato por la recluta más nueva de la Brigada SOS.

Asakura comienza a caminar hacia la entrada sin decir nada, en parte es un alivio, más allá de ser reacio a tener ciertas cortesías con ella, lo cierto es que tampoco sabría cómo despedirme después de todo lo que ha pasado hoy.

De repente ella se voltea hacía a mí, me observa fijamente en silencio mientras sus labios están levemente separados como si estuviese indecisa por lo que está a punto de decir, no puedo evitar recordar aquella vez que me citó en aquel salón después de clases y en lo diferente que son las cosas en esta ocasión.

Lo que pensé que sería la confesión de una linda chica terminó siendo mi bienvenida espartana a este delirio cósmico que significa estar alrededor de Haruhi y su extraña influencia en el universo.

Y ahora, lo que en otra línea temporal quizás sería el final de una cita con la adorable delegada de mi clase, en mi caso no es más que un careo con el alíen que ha intentado asesinarme en dos ocasiones, que ha vuelto de lo que podría llamarse como la muerte, simplemente porque está interesada en conocerme mejor.

Y que en este momento me tiene devanándome los sesos por comprender qué diablos está pasando por su cabeza.

–Nee… Kyon-kun… ¿Ha sido divertido?

Su gesto está algo decaído, diría que me recuerda un poco al de Nagato, pero un leve deje de melancolía es una diferencia de años luz comparado con el gesto estoico de nuestra ángel de la guarda… Aún así, luego de esa analogía no puedo evitar pensar en que tan diferente hubiesen sido las cosas si Nagato y Asakura hubiesen intercambiado sus roles.

–Ha sido una molestia…

Generalmente me hubiese dado media vuelta y no hubiese respondido, nada de lo que saliera de la boca de Asakura no sería más que un intento innecesariamente enrevesado por complicarme la vida de alguna manera.

Es… Frustrante…

Incluso ahora eso se escapa de mi entendimiento.

¿Cómo podría actuar igual que siempre luego de algo así?

–Sin embargo, creo que lo habría pasado peor si me hubiese quedado en casa.

Esto me da mucha más vergüenza de la que debería, supongo que ante Asakura no puedo evitar sentirme vulnerable, y no precisamente de la forma bonita, sin embargo, tengo que admitir que no ha estado tan mal.

–La próxima vez trata de no salir corriendo de repente, mis pulmones no están a la altura como para ir detrás de una terminal.

Una risa divertida escapa de sus labios, Asakura vuelve a sonreír, sin embargo no es esa sonrisa que suele estar siempre en su rostro, quizás sea por el reflejo que he estado entrenando todo este tiempo al tratar de descifrar las expresiones de Nagato, pero es como si esta estuviese fuera del guion, como si la Asakura que está ahora mismo frente a mí y la Asakura que veo en el salón de clases sean dos personas completamente diferentes.

Niego con fuerza tratando de quitar esos pensamientos de mi mente, notando con fastidio como mis mejillas arden.

–Lo tendré en mente… Gracias Kyon-kun.

–Ni lo menciones.

Me doy media vuelta dispuesto a empezar a caminar hacia casa cuando de repente siento como me toman de mi antebrazo. Es una sensación familiar.

–Insisto, realmente lo agradezco, tener que soportar todo esto y aún así…

Diablos, en serio que esto resulta familiar, es una suerte que al menos Asakura tenga la capacidad de verbalizarlo ¿Acaso ella tiene la misma capacidad que Nagato para modificar a ese punto la realidad? De solo pensarlo siento escalofríos.

–En serio, ni lo menciones, cuando estas junto a Haruhi no puedes evitar acostumbrarte a estas cosas… Tú lo dijiste antes, de otra forma no sería divertido.

–Entiendo…

Con un movimiento suave suelta mi brazo, sin embargo continua de pie detrás de mí, soy incapaz de ver su rostro, la oigo suspirar mientras la leve brisa de la noche primaveral pareciese hacer una transición, como si aquella conversación inconclusa jamás hubiese sucedido.

–En fin, no te quito más tiempo, no quisiera causarte problemas en casa por hacerte llegar tarde.

–Es lo único que te falta tachar de la lista.

Su voz vuelve a tener su tono normal, es inquietante y a la vez tranquilizador, curioso, incluso siendo razonablemente peor que la faceta de hace un rato, de alguna forma me siento más capaz de manejar esta versión de ella.

–Vaya, que cruel, lo dices como si fuese una especie de aprovechadora despiadada.

–Creo que ese título ya le pertenece a Haruhi… Voy yendo.

Comienzo a caminar con mucho más en mente de lo que me esperaba cuando desperté hoy en la mañana, ni siquiera puedo sacar algo en limpio de todo esto ¿Asakura es un peligro? ¿Asakura es mi amiga? ¿Ambas quizá? ¿Es todo un elaborado engaño o quizás no solo Nagato es capaz de desarrollar esos supuestos errores de programación?

Jaa ne.

Al menos no me he arrepentido de haberme metido en esto… No todavía.

Supongo que eso ya es algo.

CAPITULO 3 "IT´S TRICKY" FIN

Notas de Autor

Más de tres años… Si que ha pasado tiempo, todos sabemos que los tiempos en este fandom en particular son largos, pero de todas formas eso no es excusa, para aquellos que se han interesado en esta historia en su momento, aquellos que han preguntado por ella y han esperado a lo largo de estos años, solo puedo decirles, perdón y gracias. Ha sido mucho más tarde que temprano, aún así, realmente me alegro de estar escribiendo una vez más las notas de autor al final de un nuevo capítulo de este fic.

Reviews:

Tdlkvf: ¡Gracias! En serio. Mantenerme dentro de los personajes es una de las cosas que más quebraderos de cabeza me generan a la hora de escribir esta historia, al punto que, bueno, a veces me toma demasiado tiempo encontrarle la vuelta. Personalmente me siento orgulloso con como quedó el capitulo anterior, sobre todo con Nagato. Lo de Haruhi, ahondar más al respecto sería hablar de más, pero sí, todo tiene un por qué. Sería interesante un one-shot como ese, pero bueno, es evidente que manejarme entre fics y el tiempo no es precisamente lo mío, pero no descarto la idea. Muchísimas gracias por la buena onda y sobre todo por la paciencia, sé que sería difícil después de tanto tiempo, pero ojalá pueda verte de nuevo en los comentarios, y espero disfrutes de la actualización.

RedSS: Para el tiempo que esto está subido no me extrañaría que ya hayas terminado la carrera jaja. Aunque supongo que a estas alturas puedo decir que escribir en primera persona es lo que mejor manejo, es cierto que el estilo de Kyon es uno muy particular, y que disfruto mucho al desarrollarlo, el tipo simplemente es el mejor. Gracias por el apoyo, el interés y sobretodo la paciencia a lo largo de estos años. Demasiado tarde pero seguro de todas formas, espero que lo disfrutes.

Zoroastro: Mil disculpas por matar el entusiasmo de esa manera, juro que no fue apropósito jaja, si con el pasar del tiempo vuelves a pasarte por acá espero que disfrutes de la actualización, muchas gracias por el interés y reitero las disculpas.

KRT215: No sé a qué siglo te refieras, pero sea cual sea ya está aquí, ojala disfrutes el cap.

ObeliskX: Sorry, it was a little more complicated than I thought at the beginning, but well, at least now there is finally an update, thank you very much for the patience, the interest and the messages, in part that was what motivated me to do an effort to go back in history, so I really appreciate it, I hope you enjoy it and the wait has been worth it, for my part I will make an effort to try to be a little more regular with this project. And once again, thank you.

Nota Final:

Eso es todo por el momento, ahora es cuando toca lo complicado, me encantaría decir que la historia vuelve con todo y subiré un capitulo por semana hasta que esto esté terminado, pero estaría mintiendo, no solo no podría hacer algo así, sino que tampoco sería mi mejor esfuerzo, que es lo que he estado tratando de hacer a cada nuevo capítulo en esta historia. Lo que sí puedo asegurarles, es que no van a ser necesario que pasen años para una actualización, incluso con todo el tiempo que ha pasado hay gente que está interesada en esta historia, y creo que entrar en un hiatus como ese otra vez sería una falta de respeto para esas personas, quizás tome algo de tiempo, pero sigo firme en lo que dije hace tres años atrás, no pienso dejar esta historia abandonada.

Una vez más, muchas gracias a todos por la paciencia, espero de corazón que haya valido la pena.

Saludos, Suerte y Nos Leemos.