Hola… no, no soy muy cálido sobre las presentaciones, como verán… es un crossover de Percy Jackson y High School DxD… hacía falta uno, tarde o temprano tenía que pasar y yo quería ser el que lo hiciera, Blablá y otras cosas, la verdad no quiero explicar mucho, solo lean y manden sus opiniones.

- Dialogo-

- Pensamiento-

-Énfasis-


Prologue: The Death of demi God and the Rebirth of Devil

(Justo después de finalizar con la saga de los héroes del olimpo)

El universo… estaba bastante jodido. Eso era lo que respondería cualquier persona con conocimiento de lo supernatural, en todo caso una existencia efímera como la de los seres humanos siempre se estaba preguntando "hay alguien más grande que yo", y a menos que tuviera un ego demasiado grande terminaba por aceptar esa realidad.

Seres Sobrenaturales.

Al preguntarle a alguien "¿crees en Dios?" normalmente respondería A secas "si". Y era un hecho que muchos creían en el dios de la biblia, pero muy pocos tomaban en serio mitos y leyendas ajenas a la fe Judeo-Cristiana tales como "Hércules" o "Jason y los Argonautas", he incluso seres como "Sun Wukong" o "Thor" eran más conocidos en la era contemporánea que Zeus o Poseidón, siendo que la cultura griega y sus características fueron heredadas a civilizaciones como la francesa, italiana y por fin a la estadounidense… y así llegamos al inicio del problema:

Perseus Jackson.

O Percy para sus amigos era el querido hijo de una honesta y amigable mujer. Pero también era hijo de Poseidón/Neptuno un dios principal de la mitología griega/romana. Uno de los siete grandes héroes de la profecía, quien dio la oportunidad de jaque mate durante la segunda Titanomaquia, alguien quien descaradamente rechazo convertirse en un inmortal, un héroe que a pesar de todo pensaba en el bienestar de su gente, su familia y amigos.

Dicho joven había logrado tantas cosas tan joven que parecía que el resto de su existencia sería un tanto aburrida, por ejemplo hacia poco se había inscrito en una escuela para jóvenes problemas con dificultad de aprendizaje, tenía una novia sabelotodo que no dejaba pasar la oportunidad para decirle "Sesos de Algas" así como un mejor amigo sátiro que estaba loco por las enchiladas, un rival rubio que siempre tener una atmosfera de "soy más fuerte que tu", y una mejor amiga pelinegra que hasta hace poco estaba enamorada secretamente de él.

Vestido sin la más mínima intensión de agradar a la vista tenía una camiseta naranja del campamento mestizo, jeans azules con zapatos de deporte negros, su cabello negro estaba igual de desordenado que siempre y sus ojos aguamarina cambiaban de color según su dirección y la luz que lo alcanzaba.

Dejando eso de lado, con un café y un Muffin azul, actualmente el semi dios se encontraba en una cafetería cerca del departamento de su madre esperando la llegada de sus compañeros semidioses, se celebraba el sexto día después de la victoria sobre Gea, a Percy particularmente no le complacía mucho esa idea. Aun después de las incontables bajas entre los semidioses griegos y romanos tanto en la guerra contra los titanes como contra los gigantes ¿los dioses seguían siendo tan volubles como pensar que una mísera fiesta lo resolvía todo?, Percy observo el café en su mano pensado que clase de persona se convertiría en el futuro… Le dio algo de risa aun ahora era incapaz de pensar más allá del ahora, bueno esa predilección a hacerlo todo sobre la marcha lo había salvado incontables veces. Percy tomo un sorbo y frente a él, en la silla desocupada se sentó un hombre joven de cabello pelirrojo y ojos azules, con un traje negro y corbata roja.

Tenía una mirada amable y sus ojos parecían brillar con vida, el aura alrededor de él era por mucho mas asfixiante para Percy, como si la naturaleza del hombre frente a él le resultara completamente opuesta a todas las que había sentido antes incluso gea parecía amable en comparación al aura del pelirrojo.

- Uhm… ¿puedo ayudarle?- Percy por un minuto se preguntó si el hombre de inmediato sacaría alguna articulación extra y trataría de asesinarlo de la forma más despiadada que se ocurriere, por lo cual llevo sus manos al bolígrafo en su bolsillo- Cortacorrientes- y se mantenía en guardia por cualquier medio existente.

- Puedes relajarte Perseus Jackson ¿o prefieres que te llame Percy?, en todo caso. No vengo con intenciones hostiles- El hombre pelirrojo dijo con una sonrisa algo divertida por la acción del semidiós.

Por su parte Percy seguía en guardia, ¿Cuántas veces no había oído eso mismo venir de infinidad de enemigos?, solo sería un segundo y el hombre claramente lo intentaría asesinar, otra maravilla de ser un semi dios: Los constantes peligros de muerte inminente.

- He… oye no lo tomes a mal pero… cada vez que me dicen eso, de alguna manera u otra termino cubierto de porquería y evitando el fin del mundo- Eran sinceras sus palabras a lo que el hombre se rio con algo de compresión, no obstante vio fijamente a joven otra vez.

Percy por su parte no encontraba particularmente mala esa sonrisa, ya que estaba acostumbrado a recibir todo tipo de miradas, sonrisas, y gestos. Supo de inmediato que lo que estaba frente a él era una mueca de seguridad y confianza, acompañada con algo de diversión.

- Jajaja… es compresible, pero dejando de lado eso, ¿Cómo supiste que tenía algo que ver con lo sobrenatural?- el hombre se cruzó de brazos mirando al joven que seguía obviamente en guardia.

- No es que lo supiera a la primera pero… muchas veces pasa esto mismo, yo pensando en el futuro, un dios, monstruo, titán o cualquier otra cosa apareciendo de la nada para decirme un monologo de cómo me matara de forma cruel y despiadada, conquistara el mundo blablá y más blablá- Percy vio que el hombre asintió con una sonrisa antes de levantarse de su silla.

- Creo que no me he presentado como se debe. Soy Lucifer, Sirzechs Lucifer, un gusto Perseus Jackson- el hombre extendió su mano como saludo mientras Percy…

- Ohh estoy tan jodido-

A pesar de su pensamiento y de no lograr comprender bien la atmosfera el hijo de Poseidón estrecho la mano del hombre a la vez que su cerebro intentaba con todos los medios procesar lo que estaba frente a él.

Como rayos… no mejor dicho, ¡¿QUE CARAJOS PASABA?! Percy lo sabía su vida no era precisamente la más normal del mundo (Ser un semidiós, pelear con titanes, monstruos y gigantes le daba a su vida cierto color) pero de ahí a encontrarse con el diablo en una cafetería en nueva York mientras toma café y come un Muffin azul ya era demasiado para su sentido común no común.

- Bien Percy, cálmate y analiza tu situación… haber estábamos comiendo un Muffin cuando de repente un nombre se sienta frente a ti, el hombre te dice que es el diablo y tú debes A) correr por tu vida, B) Enfrentarlo a sabiendas que es el enemigo no de un dios griego sino de DIOS con D mayúscula, C) rezar para que ocurra un milagro-

Mientras divagaba, Sirzechs dio una leve carcajada viendo al joven frente a él, Percy dejo de murmurar y levanto la vista para ver al príncipe de las tinieblas ordenar un capuchino y trozo de pie de manzana, los ojos de Percy aún se mantenía expectante en lo que el demonio empezó a degustar el trozo de pie.

- ¿Qué?- pregunto el diablo al semidiós que lo veía fijamente, dio un inca miento de hombros y se terminó de comer la rebanada de pie, luego se limpió con una servilleta con suma cortesía y fijo su vista en el joven.

- Bueno… eh… err, ¿no vas a matarme?- Percy reunió la valentía que tenía y dijo sin más.

- Ya te dije que no venía con la intención de atacar, solo he venido a hacer una… "entrevista de trabajo" por así decirlo, me interesas joven Jackson-

La palabra "entrevista de trabajo" hizo de Percy un chico nervioso frente a su primer jefe, por su parte Sirzechs evaluaba las acciones de Percy después de descubrirse su naturaleza, una mueca de diversión se presentó en el Satán a la vez que no podía dejar de comparar a joven hijo de Poseidón con su hermana menor cada vez que hacia una travesura.

- ¿En qué sentido le intereso?- Percy rara vez recibió un buen "interés" de parte de otras personas o criaturas, incluso Dionisio que era un desgraciado a ojos de Percy le dijo "Eres interesante", antes de desbordar cinismo y desprecio.

- A decir verdad joven Jackson, tienes potencial, incluso más que el mío cuando tenía tu edad, tengo una proposición que hacerte- Sirzechs saco de su bolsillo una pieza de ajedrez asquerosamente roja, parecía tener forma de peón pero al estar cerca de Percy vibraba y daba pequeños destellos de luz roja.

- Umm… ¿me estas retando a una partida de ajedrez?, debo advertirte que soy extremadamente malo en ese juego-y era verdad el sufrir de TDH y ser hiperactivo le dificultaba una adaptación rápida a ese tipo de juegos.

Sin embargo el Jackson lo sabía, esa pieza del juego no era solo una pieza que alguien asquerosamente rico tendría sino que era de hecho algo sobrenatural, ya Percy estaba acostumbrado a ver cosas ordinarias que de repente se convertían en armas de destrucción máxima en cuestión de segundos.

- No es lo que piensas, Perseus Jackson, ¿te convertirías en mi subordinado?-

- No-

La rápida respuesta hacía de esta conversación más interesante, aun sabiendo quien era el, el joven semidiós tenía el valor de no oírlo y peor aún de rechazarlo.

El Satán por su parte pensó que había sido buena idea no traer a su esposa con él, en estos momentos seguros que estaría ejerciendo sobre el chico la mayor presión posible.

Percy miro como el demonio guardaba la pieza de nuevo en su bolsillo, luego dio una sonrisa amable al joven antes de explotar en una carcajada moderada.

- ¿Eh?- Percy logro articular eso.

- Jajaja, yo he *ujum*, lo siento es que hace algún tiempo que alguien rechazaba mis propuestas, por lo cual me divierte un poco, pero dejando eso de lado. Realmente eres interesante Perseus Jackson, bueno veo que no tienes intensiones de volverte mi subordinado, aun así, toma- El rey del mundo le dio una tarjeta de presentación que tenía al reverso un extraño círculo rojo con varios símbolos en el interior y un pentagrama en él.

- ¿Gracias?, siempre quise la tarjeta de presentación del diablo- Sirzechs sonrió ante el humor de su posible pieza de título nobiliario, está seguro que a su hermana e hijo también le agradarían este chico, Grayfia posiblemente lo tor… enseñara a comportarse.

- Cuando necesites ayuda solo piensa mí y estaré ahí, te deseo un buen día Perseus Jackson-

El hombre se levantó con tranquilidad a la vez que empezaba su lenta caminata hacia la salida, justo cuando paso por las puertas del local un grupo de adolescentes también lo hizo, sus siluetas lo cubrieron y para cuando el grupo llego hasta Percy el hombre había desaparecido como si nunca hubiera estado ahí.

- Hey sesos de algas, parece que viste un fantasma- el que hablo fue Jason el vestía casual, una camisa blanca, jeans azules y zapatos deportivos negros, con su rubio corto y sus ojos azul eléctrico viendo fijamente al chico, Cuando lo saludo sin recibir respuesta, a su lado estaba Frank el cual jugaba con un aparato que Percy no reconoció.

- Hey… eso no sería tan raro, de hecho por la cara que tienes diría que lo que sea que viste debió ser Otra cosa, ¿he?- Hazel estaba vestida normalmente, jeans y camiseta purpura a juego, con zapatos negros, su pelo estaba suelto y cayendo hacia atrás llegando hasta su espalda. Se preguntó ¿qué podía asustar a alguien que prácticamente había peleado con Una obscena cantidad de monstruos?

- Seguramente su camarera resulto ser algún tipo de monstro con trecientos ojos y mil manos- todos voltearon a ver Frank que seguía en lo suyo pero aporto algo a la conversación. Este vestía igual que si novia pero en versión masculina.

- Y por eso les dijo que nunca vayan a un Starbucks En california- esa Fue Piper la cual completo lo que Frank quiso decir. Ella llevaba una chaqueta de snowboard azul arriba de una camiseta blanca, jeans negros y zapatos negros, su cabello estaba en coletas apuntando a todos lados como sin intensión de verse bien

- O simplemente no tiene con qué pagar…-

-… Y se dio cuenta hasta ahora, y por eso necesita nuestra ayuda- Los gemelos De Hermes dijeron en conjunto mientras sacaban sus billeteras. Ambos vestían igual lo que dificultaba el diferenciarlos, con camisas de cuadro azules abiertas sobre una camiseta del campamento mestizo, jeans normales y zapatos tenis rojos.

- Bueno, bueno, miren Percy no es tan distraído o idiota como para olvidarse de su dinero, ¿cierto Percy?- La que hablo fue la hija de Hades y la más talentosa de los semidioses Nicodetta Di Angelo (Jejeje Fem Nico… luego explico) tratando de defender a quien había sido su amor platónico. Vestía su chaqueta de aviador cerrada tratando de ocultar su cuerpo, con jeans negros, bastante ceñidos a su cuerpo y botas negras, con el cabello negro liberado como si se hubiera levantado de la cama hace menos de un minuto.

- Bueno… de hecho…- al final el hijo de Poseidón termino por aceptar el dinero de los gemelos para pagar su cuenta, Nicodetta suspiro en derrota su lado Will solo sonrió como diciendo "hombre pero que idiota".

Derrotado, sin ánimo, con el orgullo levemente por el suelo y con una tarjeta dada por el diablo. Percy junto al resto de los héroes se dispusieron a ir en camino hacia el olimpo.

Una vez ahí Percy noto que todos los semidioses griegos y romanos estaban reunidos, busco con la mirada a Annabeth y la encontró hablando con un par de semidioses y Grover. Percy alzo la mano llamándola y esta asintió yendo hasta donde él.

- Hey sesos de algas, ¿qué pasa?- Annabeth pregunto a su novio y este paso a explicarle el encuentro de esta mañana, al finalizar la chica se llevó una mano a la barbilla pensando. Esta llevaba la misma camiseta del campamento mestizo y unos jeans azules, con tenis rojos, no traía su gorra de beisbol mágica a la mano.

- A decir verdad, No me sorprende Percy-

- Ehh… ¿Cómo no te sorprende que hablara con el diablo en un cafetería en nueva york y me diera su tarjeta de presentación?-

El oji mar le mostro la tarjeta y Annabeth la inspecciono con delicadeza, no era necesariamente real pero la joven sentía la magia emanar de esa tarjeta, luego aburrida se la devolvió como si nada.

- No puedo decir realmente que fue del diablo pero ya hemos conocidos diferentes tipos de seres, no lo descartare y… esa cosa emana magia Percy, cuida como la usas- El semidiós asintió, no tenía buenos recuerdos al tratar de con magia… desde convertirse en un cobayo hasta terminal por accidente en una isla paradisiaca con una hermosa chica llegaron a la mente del joven.

- Hee… ¿chicos es idea mía? O realmente aquí hace falta gente, más en específico gente arrogante y con más de 100 de edad de edad- Vestido con una camisa de cuadros roja con jeans holgados, con su cabello rizado y barba bien presentados Grover pregunto a los novios que tardaron en darse cuenta que efectivamente, ninguno de los dioses se hallaba ahí, ni Apolo que era el más sociable, ni Dionisio que nunca se perdía una fiesta o Afrodita que encontraba la manera de arruinarle la velada a Percy.

- ¡SEMIDIOSES!- La imponente voz del rey olímpico resonó con ira por todo el lugar, el dios del olimpo se presentó en su griega y con la mirada severa, Percy se preguntó que le pasaba al cretino de Zeus pero seguramente ya lo sabría.

Todos se postraron ante el dios principal de la mitología griega, Percy no lo hizo por muchas razones pero principalmente que no tenía ninguna razón para arrodillarse ante alguien que había necesitado de él, a quien rechazo el convertirse en un inmortal, le demostró lo equivocado que estaba de pensar que los semidioses eran sus juguetes desechables.

El rey dios alzo las manos para que todos se irguieran de nuevo, los ojos de los siete de la profecía y algunos otros involucrados miraban expectante el anuncio de Zeus.

- ¡USTEDES QUE SE HAN HECHO CON LA GLORIA DE LA VICTORIA! ¡USTEDES QUE SON SAGRE DE MI SAGRE Y CARNE DE MI CARNE ASI COMO DE MIS HERMANOS E HIJOS!-

La mayoría parecían sorprendidos por las palabras de Zeus, Jason por alguna razón sintió un escalofrió por la columna vertebral, con la mirada en zigzag tratando de encontrar a Thalia para sentirse menos incómodo con el ambiente del reciente ataque de su padre de gratitud y amabilidad hacia sus tropas.

- ¡Y HE AQUÍ QUE MUCHOS DE USTEDES PODRIAN INCLUSO SUPERARME UN DIA! ¡A MI! ¡UN DIOS!-

Varios rayos retumbaron a los lados en todo el lugar, muchos se encontraban bastante alegres de que Zeus los reconociera por su fuerza y esfuerzos, si bien era una completa exageración que alguno podría superarlo a él en específico, ¿qué semidiós podría hacerle frente a el?

- ¡SEGURO SE DIRAN! "¡¿QUIEN PODRIA DESAFIAR AL REY DEL OLIMPO Y PRETENDER SALIR CON VIDA?!", ¡HE AQUÍ HIJOS MIOS QUE EXISTEN SEMIDIOSES ASI!-

Un mal presentimiento llego a la mente de algunos, en específico los 6 de los 7 de la profecía, algo no andaba bien para ellos y menos para los que estaban analizando con detenimiento las palabras de Zeus.

- Esto no me gusta- Annabeth le dijo a Percy que estaba con sudor frio bajando por su frente y preparado para desenfundar a cortacorrientes.

- ¡SE DIRAN!, ¡¿QUIENES SON ESTOS SEMIDIOSES!? ¡PUES AQUELLOS QUE HICIERON FRENTE A LOS TITANES! ¡QUIEN HIRIO A MI HIJO ARES EN UN COMBATE!, ¡QUIEN MATO AL LEON DE NEMEA!, ¡QUIEN DESAFIO A KRONOS! ¡MI PADRE! ¡Y SALIO VICTORIOSO! ¡QUIEN HEREDO LA VOLUNTAD DE DEDALO! ¡QUIEN MATO A GIGANTES CON SUS MANOS! ¡QUIEN CRUZO EL MAR DE LOS MONSTRUOS! ¡QUIENES RECORRIERON EL HADES! ¡QUIEN DERROTO A GAIA CON UN PODER QUE SOLO POCOS DE LOS HIJOS DE HEFESTO TIENEN! ¡LOS QUE PUEDEN Y ME HARAN FRENTE SE ENCUENTRAN ENTRE USTEDES!-

A Muchos les pareció ver una ira en la mirada del dios del rayo dirigida a los héroes más importantes mientras soltaba sus palabras llenas de furia, los rayos y el viento parecían no tener reparo en hacer un desorden en la casa de los olímpicos, Los semidioses se encontraban bastante nerviosos. Viéndose entre si y a los 6 de los 7 de la profecía buscando respuestas.

- ¡VENGAN HIJOS MIOS!, ¡VEN PERSEUS JACKSON! ¡TU QUE INICIASTE TODO! ¡VEN Y DISLUMBRA TU DESTINO FINAL!-

El hijo de Poseidón empezó a caminar hasta el rey que lo analizaba con detenimiento, el joven oji mar seguía rígido en su caminar, empezando a dudar volteo buscando apoya de sus compañeros encontrando el asentimiento de la mayoría, sus pensamientos hiperactivos se detuvieron al ver a Zeus con la mirada directa hacia él, cuando estuvo frente a el Percy dudo antes de hablar.

- ¡REGOCIGATE HIJO DE POSEIDÓN! ¡SERIAS CAPAZ DE MATARME EN UN AÑO!… ¡NO SOLO SEIS MESES DEL CORRECTO ENTRENAMIENTO SERIA SUFICIENTE COMO PARA SUPERARME! ¡Y NI QUIERA ERES UN BENDECIDO POR ADONAI!- Zeus observo hacia el infinito como buscando al tal Adonaí, luego extendió su mano a Percy con algo de aburrimiento.

ZUUUZZZZZ

GROOOOR

SPLATSSS

Percy volteo a ver a Annabeth que se encontraba con la mirada en blanco como si hubiera visto algo completamente grotesco, Luego sintió un vacío en su pecho, llevo su mirada a ese lugar y sus ojos contemplaron la horrible escena.

Donde ya hacia el esternón y el inicio de las costillas se encontraba- o mejor dicho no se encontraba nada- un hoyo de lo suficientemente grande como para dejar en claro que era imposible sobrevivir así.

- Bahh- un gemido y la sangre salió de su boca a torrentes, sintió el peso de la muerte sobre el pero antes de eso pudo oír a su novia gritar.

- ¡PERCYYYY!-

- ¡HE AQUÍ EL REGALO PARA AQUELLOS QUE SE ATREVEN A ESTAR POR DEBAJO DE MI Y AUN ASI HACERCE LO SUFICIENTEMENTE FUERTES COMO PARA AMENAZAR MIS DOMINIOS! ¡LA MUERTE!- Zeus chasqueo los dedos y desde vaya a saber el donde salieron incontables ciclopes con lanzas y armaduras de bronce, sátiros y lobos, así como otros semidioses legendarios que algunos recordaban.

Fue sin previo aviso, como si todos tus miedos y pesadillas se hicieran realidad de golpe frente a ti. Una oleada de sus supuestos aliados los acribillo como si fueran los monstruos acostumbrados a enfrentarse, los semidioses estaban en su peor momento, la mayoría no portaban armas ¡Habían venido a una maldita fiesta no a un genocidio!, Percy con aun un poco de conciencia sintió que alguien lo tomaba y salían corriendo de ahí

- Vamos, ¡resiste sesos de algas!, ¡te pondrás bien!- Mentira. Era una sucia y completa mentira, la mirada de Percy perdía brillo cada minuto que pasaba, ni siquiera sabía que era Frank el que lo estaba sosteniendo a duras penas. Este se mantuvo en movimiento buscando con la mirada a los demás y vio a Jason empalando con su lanza a un sátiro.

- ¡Por aquí! ¡Rápido!- Todos Observaron a Grover ir al frente y hacer su alarido de guerra haciendo que la mayor parte de sus enemigos diera media vuelta escapando antes de ver a los ojos a Zeus y volver a la carga.

En eso la mayoría se hallaba en camino al ascensor para salir del olimpo, pero antes de poder hacer algo un gigantesco rayo destruyo la única forma de escapar directamente.

- ¡Nico!, ¡rápido usa tu viaje de sombras!- la hija de hades asintió a la orden de Annabeth pero antes de hacerlo una flecha de los arqueros sátiros fue dirigida hacia ella, antes de tocarla un rubio la desvió con un movimiento.

- Por favor Nico, se supone que eres una mujer ruda- el que hablo fue Will protegiendo a sus novia de una fleca sin ver como una estaba alojada en su pecho.

- ¡WILL!- el grito más el colapso del hijo de apolo solo significo otra baja para el lado a destruir por parte de Zeus.

- ¡Nico! ¡Cuidado!- una gran jabalina de un ciclope iba en camino hacia la hija de hades pero a mitad de vuelo una mano de hueso la atrapo ante de hundirse de nuevo.

La hija de hades desapareció junto al cuerpo de su novio al hundirse en la sombra de este, los demás envueltos en esa masacre se encaminaron a huir como fuera, Piper usaba su daga para herir como pudiera a los atacantes, Jason lanzo su lanza envuelta en rayos hacia un ciclope que termino frito y listo para la cena. Sin embargo aparentemente los enemigos eran interminables ya que donde desparecía uno aparecía otros tres.

- ¡Maldición!… ¡alguien haga algo rápido!- Frank perdía a cada minuto la esperanza de salir de ahí.

- ¡Por ahí!, ¡hay una salida!- Frank con Percy al hombro dio rienda suelta a una carrera en medio de una matanza sin sentido, junto a él estaban la mayoría de los semidioses griegos. Al llegar al objetivo solo vieron un balcón que daba al infinito cielo.

- Maldición…- Jason mascullo por lo alto, de repente cayo en cuenta que su padre de vedad lo quería muerto, con un agarre apretando su mano volteo a ver a Piper que lo veía con ojos llenos de determinación a pesar de que su cara estuviera cubierta por polvo dorado y sangre recién exprimida.

- ¿Cuáles son nuestras opciones?- pregunto Hazel al darse cuenta que su hermana mayor los había abandonado.

- Sencilla, morir aquí de forma increíblemente dolorosa o saltar y pedirle a algún dios con piedad que la caída nos mate- Frank le respondió a su novia con una cara pálida.

- ¡NO ES MOMENTOS DE BROMAS FRANK!- Hazel grito pero su novio solo la vio con n una sonrisa.

- No es una broma, ¿realmente crees que tenemos oportunidad de escapar de aquí con Zeus tras nuestros traseros?-

- ¡Basta!- Annabeth grito mientras pensaba la acción a tomar, con el una horda de sus antiguos aliados tras ellos, Percy herido de gravedad, sin medio de escape, con un dios tras ellos. Solo hizo algo junto sus manos y empezó a rezar.

- ¡Les estas rezando a los mismos que nos quieren muertos!- la voz de Jason subió un poco pero ella lo ignoro.

- Permítenos escapar Dios- Annabeth rezo al dios de la biblia esperando un milagro.

A su vez, solo por azares del destino, el sistema de dios puso en marcha el camino para el escape de casi todos en el grupo, los chicos salieron disparados hacia a afuera por la honda expansiva de una explosión.

En el aire todos mantenía una mínima esperanza de vida, Frank con Percy sobre él todavía lo dejo de lado para salvar a Hazel como pudiera, a su lado Jason hacia lo posible para volar y atrapar a Piper en sus brazos, Annabeth dijo adiós a su padre y sus hermanos menores.

- ¡Yuu huu!, oigan chicos, normalmente el paracaidismo se hace con paracaídas- Vestido con una camisa blanca debajo de un chaleco de cuero, pantalones holgados de cuero, botas militares negras y su cinturón con herramientas, con cabello rizado, una sonrisa divertida y orejas puntiagudas se hallaba montando en un dragón de metal el héroe de la batalla contra gea.

Leo Valdez volaba sobre la espalda de Festus con Calipso abrazada a él en un vestido blanco, manobreo rápido en el dragón y recogió a los romanos. Jason se movió en camino hacia Festus y consiguió cachar a sus dos compañeros de aventuras originales.

- ¡LEO!, ¡ESTAS VIVO!- Jason grito entre alegre y esperanzado de ver una cara conocida que no quisiera matarlo, mientras Piper lloraba con alegría mezclada, Frank y Hazel solo suspiraron con alivio de sobrevivir.

- No que va. Soy un zombi, ¿cierto nena?- Leo sonrió ante la expresión de su mejor amigo, luego calipso le dio un golpecito en el hombro, hizo una mueca de dolor y vio que todos parecían salidos de una película de horror.

- He… ¿me perdí de algo?-

Antes que alguien contestara un rayo le pasó por el costado, el portador de la piroquinesis volteo y vio al señor de los cielos en vuelo intentando darles con rayos.

- He Jason, ¿tu papa descubrió esa vez que dije que su barba se parecía la de santa Claus?- con un chiste malo trato de aligerar el ambiente pero los rayos cada vez parecían más cerca de darle de lleno.

- Leo… acelera, nuestras vidas dependen de ello- la voz de Annabeth era seca y sin vida por lo que el hijo de Hefesto asintió mientras le ordenaba a su dragón ir con velocidad.

Ignorantes de que el cuerpo de Percy seguía cayendo en picada hacia el piso, la vitalidad propia de un semidiós se hizo presente y se aferró a la vida, antes de poder continuar una figura negra lo salvo a media caída, con algo de energía dijo el nombre de su salvador.

- Blackjack-

- Hey jefe, parece que intento eso de volar si alas, oiga sé que le gusta la emociones fuertes pero eso es demasiado-

Una sonrisa apareció en los labios de Percy, ese Pegaso aun ahora tenía su humor en contraste al de Percy. El hijo de Poseidón sentía la brisa y la fuerza de los aleteos del Pegaso, con una orden mental le dijo a Blackjack que fuera lo más rápido posible a una fuente de agua, este le hizo caso y cayendo Aterrizando en el lago de central park Percy agradeció que no hubiera nadie cerca.

- Padre si me oyes… te pido el más grande favor del mundo- Percy bajo de su compañero y empezó a caminar a medio camino hacia el lago se tambaleo y cayo. Ahora arrastrándose por el césped el héroe logro meter su mano en el agua con la esperanza de sobrevivir a esa horrible herida.

1

2

3

Segundos pasaban y sin ningún cambio Percy abrió los ojos dándose cuenta que el agua no respondía a su pedido, la sorpresa llego a su cara antes de ser remplazada por una furia infinita, empezó a golpear el suelo con sus manos. "¡Malditos sean los dioses! ¡Mil una veces malditos!" grito en su mente mientras su vida se le escapaba.

- Después de tanto… nos desechan por ser muy fuertes, maldito Zeus, malditos olímpicos, si al menos pudiera sobrevivir a esta herida yo… yo… ¡LOS MATARIA CON MIS PROPIAS MANOS!- La ira de Percy se manifestó en su mente superando cualquier otro deseo incluso el de sobrevivir, buscando encontró a cortacorrientes y sintió algo dentro de su bolsillo, al sacarlo dio una sonrisa llena de sarcasmo.

- Incluso para lograr mi venganza… te vendería mi alma- la tarjeta brillo ante el deseo de Percy catalizada por su emoción predominante: La ira.

Frente a él la tarjeta trajo consigo la imagen del hombre que Percy conoció hace apenas unas horas. Sirzechs lucifer ceñido en su armadura estaba parado frente a un moribundo semidiós que lo veía con ojos llenos de ira, el príncipe de las mentiras se arrodillo para ver a los ojos de Percy el cual lo veía tan fijamente como el satán a él.

- Me has llamado, Perseus Jackson, dime ¿que deseas?- el satán carmesí vio como al chico apretar las manos hasta el punto de hacerlas sangrar.

- ¡VENGANZA!- Sirzechs asintió, era el deseo obvio de alguien moribundo, la expresión de Percy lo llevo de nuevo a la época de la guerra civil de los demonios, muchas veces- demasiadas de hecho- había tenido esa misma expresión cada vez que veía a uno de sus amigos morir. El pelirrojo se preguntó qué esfuerzo sobre humano había de estar haciendo el chico para no morir ahí mismo.

- Puedo cumplir tu deseo, sin embargo sé que no estarás satisfecho con la idea que sea yo quien lleve a cabo la venganza. Perseus Jackson ¿deseas vivir?-

La pregunta era estúpida, muy estúpida, ¿Quién no deseaba vivir?, ¿quién quería morir sin lograr su objetivo?, el hijo de Poseidón no sabía que peso podría tener su decisión pero no le importaba su esta le permitía completar su venganza sobre los olímpicos.

- Si-

- Tu precio es alto, ser mitad dios, tu potencial y más que nada tu propio valor costaría mas de 8 piezas, lástima que ya haya gastado ms peones. Pero creo que la pieza de mutación estará bien- la Verdad Percy se perdió a mitad de camino del discurso del Satán sin saber si fue por la pérdida de sangre o por su propia naturaleza hiperactiva.

- Solo preguntare esto una vez más Perseus, ¿De verdad deseas vivir y completar tu venganza?-

- Si-

- Bien, que sea así entonces. A partir de ahora vivirás para mí y para mi familia, serás mi soldado y mi guerrero, tu vida me pertenece y por tanto yo decidiré que hacer con ella así que… ¡álzate sobre nuestros enemigos Perseus Jackson!- Sirzechs saco una pieza de ajedrez, la misma que Percy ya había visto antes esa mañana…

Eso fue lo Último que supo.

La conciencia del semi dios volvió a él, llevándose una mano a la cara se quitó los mechones de cabello que estaban estorbándole la visión, pasó un poco antes que su visión se aclarara por completo. No sabía dónde estaba, bueno… estaba en una cama excesivamente cómoda y elegante, a su alrededor la habitación contrastaba con la cama de forma perfecta, todo era demasiado elegante para Percy- sentía que de alguna manera destruiría todo eso solo con moverse un paso- antes de caer en cuenta la única puerta se abrió revelando a una mujer con cabello plateado atado en trenzas, con labial rojo en su boca y un cuerpo de infarto en traje de sirvienta, muy bonita- y un carajo, Percy sabía que afrodita tendría celos de su atmosfera-

- Veo que por fin ha despertado, por favor sígame, lo están esperando- la Maid dio media vuelta y empezó a caminar hacia afuera, Percy la siguió principalmente porque no sabía dónde estaba y si iba a morir al menos quería que su lápida no solo dijera "Percy Jackson asesinado por una Maid en algún lugar de Europa".

Dándose cuenta del hecho de seguir vivo hizo al joven Jackson bajar la mirada a su pecho y ver que ya no tenía el hueco que Zeus tan amablemente le hizo con su rayo, es más su camiseta del campamento mestizo tampoco estaba ahí, en su lugar llevaba una camisa de vestir blanca con un saco azul oscuro, unos pantalones de traje negros y zapatos de gala negros.

- ¡Que rayos!- Percy se tocó en búsqueda de sus cosas (Cortacorriente, y su ropa chamuscada).

- Si se pregunta en donde se hayan sus cosas puede relajarse, Sirzechs-sama se las devolverá en cuanto usted se presente ante el- la mujer escoltaba al chico por el pasillo, abriendo puerta por puerta, la peli gris por fin se detuvo en medio de un gran salón, un candelabro de cristal ya hacía en el techo, con una gigantesca mesa (lo suficientemente grande como para todo el campamento mestizo). Grandes ventanas que daban al exterior y en cabeza de la mesa sentado junto a un niño pelirrojo se encontraba el diablo- Sirzechs- jugando a algo.

- Y Boom toda la montaña exploto- el pelirrojo mayor dijo mientras movía sus brazos hacia el cielo.

- Whooo papa, el de seguro es muy fuerte ¿verdad?- el niño vestido cual príncipe (o muñeco ridículo a vista de Percy) parecía divertido hablando con el diablo… espera ¡dijo "papa"!, Percy no estaba completamente sorprendido ante eso, su parecido era casi ridículo.

- Lo es, y ahora es parte de la familia, no olvides tratarlo con respecto- el Satán le acaricio un poco la cabeza a su hijo, antes de voltear a los recién llegados.

- Milicas, ¿no deberías de estar estudiando en estos momentos?- La peli gris dijo al niño que la vio con un sonrisa.

- ¡Si madre!, pero hoy a papa hablando su nuevo miembro de su nobleza y quería conocerlo, ¡¿es el?!- El niño apunto A Percy que retrocedió un paso ante la expresión de felicidad del chico.

- Si lo es, este es el nuevo "Knight" de Sirzechs-sama: Perseus Jackson hijo de Poseidón- Percy lado la cabeza intentando comprender lo que la sirviente decía. Pero su cerebro se perdió en el hecho de que el diablo tenía un hijo, que la sirvienta era la madre de este niño, que cielo a las afuera de la casa era purpura y veía a varias personas volando con alas de murciélago.

- Oh dios, ¡arg! ¡¿Qué demonios!?- Percy sintió una jaqueca al decir la palabra con D y al darse cuenta que estaba en el- muy posiblemente jodido- Infierno.

- Hola señor Jackson, soy Milicas Gremory, es un gusto conocerlo- el niño se presentó con una cortesía impropia para alguien tan joven o por lo menos desconocida para Percy que pensó en como prácticamente casi le escupía en la cara a su padrastro Gabe solo por abrir la boca. De acuerdo no era probable que el niño le hiciera lo mismo pero había una oportunidad entender mejor la situación, además se supone que es el hijo del diablo por lo cual debía mostrar algo respecto.

- Un… un gusto soy Perseus Jackson pero dime Percy solamente. He… ¿vas a matarme?- la pregunta fue dirigida al pelirrojo mayor que se aguantó las ganas de reírse en cara del chico. Grayfia gano un aura de indiferencia total mientras se llevaba de ahí a Milicas, dejando solos al Mao y al semidiós.

Tuvieron que pasar 5 minutos para que Sirzechs volviera a su plano serio, luego le pidió al semidiós que tomara asiento a lo que el asintió y procedió a hacer. El Satán saco un bolígrafo de su bolsillo y lo lanzo a Percy que reconoció a su querida arma, dándose cuenta de que le estaba dando a cortacorrientes sin ningún temor.

- ¿Qué me paso?- Percy vio su reflejo en el filo de la espada, el bronce celestial por alguna razón parecía menos celestial ahora, además su cabello estaba mucho más largo de lo que recordaba.

- Moriste- una sonrisa adorno los labios de Percy.

- ¡JAJAJAJAJAJA!, ¡CLARO!, ¡PORQUE NO!, ¡MI VIDA A SIDO UN INFIERNO LA MAYOR PARTE DEL TIEMPO!, ¡ASI QUE DESPUES DE TODO TERMINE EN EL MISMISIMO INFIERNO!, ¡DESPUES DE TANTO!, ¡JAJAJAJA!, ¡LO SIENTO MAMA!, ¡LO SIENTO PAUL!, ¡LO SIENTO ANNABETH!, ¡LO SIENTO TODOS!- Percy perdió el control del tono de su voz antes de empezar a llorar. Sus lágrimas y sollozos eran demasiados altos como para ignorarles, Sirzechs podía jurar que las gotas al caer se expandían y se formaba un pequeño charco.

- Si bien moriste, te reencarne como un demonio a mi servicio, te he dado nueva vida- Percy alzo la mirada para vislumbrar a Sirzechs con la seriedad propia de sus palabras- Tu vida me pertenece Perseus Jackson- Percy observo durante unos minutos al rey de los demonios antes de levantarse de su silla.

- Significa que ahora soy demonio, ¡genial!, ¡los olímpicos ahora sin querran mi cabeza en bandeja de plata!- Percy sonrió feliz ante la imagen de incontables formas de morir en manos de los olímpicos.

- No, de hecho, no pueden ni siquiera pretender tocarte- Sirzechs sonrió viendo la mirada confusa de Percy.

- ¿Por qué?, sería muy fácil para ellos hacerme brocheta de pescado solo con la mirada-

- No pueden, estas bajo mi protección como miembro de mi título nobiliario, atacarte sería lo mismo que declararme la guerra- una aura roja cubrió al Satán mientras le daba una mirada a Percy como diciendo "los dioses son basura ante mí".

- No lo pillo por completo pero… ¿estoy a salvo no?-

- Si, ahora puedes vivir como quieras, no tienes que preocuparte por asuntos de los griegos, solo debes servirme y hacerte más fuerte para poder ser feliz-

- ¿Y mis amigos?, ¿mi novia?, ¿o mi mama? ¿Qué pasa con ella?, ¿y mi venganza?- "Todos los caminos conducen a roma" eso era lo que recordaba y para este escenario el camino era cortacorrientes o cualquier otra arma y roma era Zeus. Si el imbécil de rayos pensaba que podría abrirle un agujero en el pecho sin ser este un monstruo con mascara blanca o un enmascarado con dos ojos de diferente dueños y seguir viviendo feliz en su maldito trono… estaba subestimando la terquedad de Percy Jackson.

- Si deseas hacerlo no te detendré pero… iras tu solo contra los olímpicos, un ataque mío a cualquier deidad podría traer una confrontación entre facciones lo mismo que ellos me ataquen, de momento no recibirás mi ayuda y no poder asistirte como tu señor, así que estarás solo en esto a pesar de ser mi sirviente-

- Por mi bien, pero… dime si fueras contra Zeus o mi padre, ¿podrías vencerlos?-

- Por supuesto- la rápida respuesta de Sirzechs dejo helado a Percy, para tener esa confianza… de verdad era el diablo- Además tu padre ya no entra en la ecuación-

- He, ¿Por qué?-

- Poseidón fue asesinado por Zeus-

El tiempo se detuvo frente a Percy… ¿cuánto tiempo paso esperando que lo dijo Sirzechs fuese una mala broma?, ¿Cuánto tiempo le tomo digerir esas palabras?, la mirada de Percy se volvió a llenar de ira más allá de lo normal y fijamente viendo al Satán:

- Entonces entréname, en un par de meses seguramente podre patear el celestial trasero de Zeus y ayudar a mis amigos-

- Estas seguro, después de dormir tanto quieres tomarte "un par de meses", comprendo que quieras mejorar pero entre más tiempo te tomes, más riesgoso será para ti y tus amigos-

Un mal presentimiento nació después de esas palabras en el corazón del ex semidiós, si pensaba con cuidado se sentía demasiado refrescado para solo haber dormido un día pero de ahí a dormir más de dos… él no era parte de la cabaña de Hypnos, así que ¿Qué tanto pudo dormir?

- Con "dormir tanto", exactamente ¿Cuánto dormí?-

Sirzechs le dio una mirada algo triste pero compresiva- la que daría un padre a un hijo- se acomodó en su asiento y vio a Percy. Suspiro y pensó que entre más rápido lo supiera mejor sería para el futuro.

- Has dormido alrededor de seis meses-

- ¿eh?-

Continuara…


Y así termina el primer capítulo/prologo.

Ahora con algunas aclaraciones:

1) ¿Fem Nico?: bueno, un día me pase por la sección de Percy Jackson y me encontré con una cantidad considerable de Fem Percy pero no encontré genderbender de Nico así que aquí hay uno.

2) ¿Zeus matando a Percy?: en vez de reconocer la necesidad de los olímpicos por los semidioses, Zeus desato su furia contra aquellos que podrían significar una amenaza contra los dioses del olimpo y así tenemos a un idiota logrando que su mejor soldado se vaya a al bando más fuerte.

3) ¿Harem?: Pues no lo tengo claro, depende de ustedes de hecho, pueden escoger si no o si, a lo largo de lectura pueden ver lo que mejor les parezca.

4) ¿Porque Sirzechs?: Rias está muy gastada (XD), así como Sona… y bueno seamos sinceros Percy tiene el potencial para ser parte del título nobiliario del Mao.

P.D: Trate de dejar las personalidades lo más canon posible ¿Qué tal me salió?