Antes que nada, quiero aclarar que ni Inuyasha o Naruto y ninguno de sus personajes (lamentablemente ¡_¡) U_U¡ me pertenecen, esta historia es totalmente producto de mi hiperactiva y loca imaginación y cualquier semejanza a alguna historia, fic, película, vida real, ETC… es total y completa casualidad. Aclarado este punto quiero señalar que adapte algunos aspectos de la serie y manga cambiando lo que vi necesario para la creación y para adaptación a mi fic, espero les guste, debo añadir que es mi primer Crossover, es una pareja inusual pero me gusta y si a ustedes no, por favor sean libres de elegir otro fic.

Atentamente:

La Autora

Makimashi Misao Futura de S. S. L. A.)


"Las cosas poco a poco van cambiando para bien, el futuro de Suna se perfila brillante, dulce y fuerte, si he de vivir lo que Sesshomaru dice que viviré entonces me aseguraré de cuidar de mi hogar, Goshinboku duerme y aunque puede sentirme, no tiene planeado volver a mostrarse al mundo, nuestra atadura espiritual permanece fuerte y aun mientras él duerme este es el único lugar donde puedo encontrar paz, mi alma solo puede descansar y encontrar verdadera paz aquí, Sesshomaru y mis hijos lo saben por eso se esforzaron en mantener este lugar para mí, no puedo decir que no extrañe a mi familia, la extraño mucho, sin embargo a pasado tanto tiempo que ya he aprendido a vivir con su ausencia, Los Kami han puesto en mi vida una nueva familia, que aunque jamás podrá suplir a la que perdí, también aprecio de corazón y además me ha devuelto a mis hijos a mi hermano y una gran parte de mis antiguos amigos, me dio una amiga que sería el primer lazo que me atraía a mi amado esposo, el dueño de mi corazón y una familia propia.

Cuando salté al pasado consiente de que mi vida estaría en riesgo, lo hice por amor, por proteger a mi familia y a aquellos que amaba, cuando estaba en el Narakas hundida en la oscuridad del Youki que amenazaba consumir mi alma, fue el amor que sentía por mis amigos, mis hijos, mi familia y sí, mi estoico hermano mayor lo que me dio la fuerza para vencer cuando estuve cerca de perderme a mí misma, cuando entregué mi sangre y energía a mi hermano para salvarlo a él a mis hijos y a los Youkai de la ambición de los humanos lo hice por amor, cuando mentí a Sango y dije que regresaba a casa cuando estaba segura de que iba a morir, lo hice por amor, al igual que cuando me ate a esa promesa de volver, y cuando llegué a este mundo cada una de mis acciones fue guiada por el profundo amor que guardo en mi mente, en mi cuerpo, alma y corazón, para mí siempre fue claro, sacerdotisa o no, la respuesta para mí siempre es y será AMOR"

Kagome


Cap. 27: La respuesta es "Amor"


Temari decidió por el bien de su salud mental la de Gaara y Kagome mantener su embarazo oculto hasta que fuera demasiado obvio para seguir ocultándolo y Kagome lo agradeció profundamente, sabiendo muy bien lo que el consejo empezaría a "exigir" de ellos si sabían de la inminente maternidad de Temari, así que la ceremonia de mendhi prenatal que le celebró a la ruda kuniochi fue tan privada que solo Matsuri y ella estuvieron presentes, Kagome tuvo el honor de hacer el diseño de mendhi en el vientre de Temari con una mezcla que duraría el primer trimestre, luego le entregó el cofre que había adquirido para ella lleno de ropa y mantas para bebe que había armado Matsuri le había regalado una diminuta esclava de oro con el símbolo de Suna y espacio para que eventualmente hicieran grabar el nombre elegido para el bebé.

Para cuando el consejo de Suna se enteró del embarazo de Temari, está ya tenía casi tres meses y Kagome había celebrado por primera vez en la vida el cumpleaños de Gaara, rompiendo la tradición del "no" cumpleaños que incluyó una visita a la tumba de Lady Karura donde ambos se dedicaron a limpiar y embellecer su tumba y presentaron sus respetos, ofrendas, lagrimas, anécdotas y risas mientras Gaara animado por Kagome "hablo" por primera vez con el espíritu "presente" de su madre antes de que Kagome la ayudara a "seguir" al finalmente haber encontrado paz, cerrando el capitulo mas doloroso de la vida de Gaara dándole por fin la tan esperada "medicina de corazón" que había necesitado para sanar y dejar atrás aquel sentimiento de culpa que siempre había estado arraigado en el.

Pronto las visitas prometidas por Shippo se hicieron realidad y Suna estuvo muy concurrida por Youkai y personas de otras partes de las cinco naciones deseosas que conocer Suna "El oasis del desierto" como empezaban a llamar a la aldea.

Para el cuarto mes de embarazo de Temari y primera visita médica de Kagome a Konoha, el consejo de Suna empezó a presionar al Kazekage en el tema de los herederos, poniendo a la pareja bajo mucha presión y ambos optaban por no hablar sobre el tema para la frustración de los ancianos.

===E S D D===

— Si siguen insistiendo en tratar el tema como un asunto de estado y no como algo personal que tú y yo tenemos que decidir… voy a ahorcar a alguien sin remordimiento — Masculló Kagome con calma entregándole a Gaara una de las muchas misiva que habían llegado durante su estadía en la aldea la ultima semana, mientras esperaban el parto de Temari, Gaara seguía muy preocupado por Temari y nadie podía culparlo. Apenas Gaara había abierto la boca para contestar cuando la puerta de la suite se abrió de golpe y un pálido y frenético Kankuro entró al lugar corriendo.

— ¡TEMARI… BEBÉ… AHORA! — Grito a todo pulmón gesticulando salvajemente con las manos, mientras su marioneta favorita bamboleaba amenazando con salir volando de su espalda donde estaba colgando precariamente.

— Oh… querido Kankuro, siéntate ahora — Ordenó Kagome caminando con calma hacia la cocina de la suite y sacando dos copas y una botella. —Tomen — Ordenó después de servir las dos copas y ambos la miraron perplejos. — Para mí tranquilidad mental y la de ustedes tomen las copas ahora — Añadió ella con las manos en las caderas, logrando que ambos se acercaran y tomaran las copas. — Todo va a estar bien, ahora mis queridos vamos a conocer a este bebé — Dijo sonriéndoles después de verlos tomar sus tragos y permitiéndole a Gaara y a Kankuro escoltarla hasta el hospital de Konoha después de ponerse el velo y agarrar su "diminuta" cartera tejida.

— ¡JAMAS EN TU VIDA SHIKAMARUUUU! — Prometía Temari adolorida lanzándole una mirada asesina a Shikamaru entre cada contracción.

— Tranquilo Shikamaru, ella estará sobre ti antes de que termine la cuarentena — Prometió Kagome sonriéndole con conocedora calma y seguridad.

— ¡PALIDUCHA! — Rugió Temari más furiosa que adolorida, sabiendo que Kagome tenía toda la razón.

— Ya, ya querida, estas lista para pujar, ya puedo ver a bebé — Dijo Kagome sonriéndole y dejando ir su Reiki sobre Temari manteniéndola llena de energía.

Después de pujar media docena de veces el llanto ofendido de Nara no Sabaku Shikadai llenó el lugar, mientras Temari y Shikamaru lloraban juntos de la emoción, que solo se hizo mayor cuando Kagome puso al bebé en brazos de su madre completamente dormido.

Perezoso igual que su padre — Señaló una agotada Temari sonriendo a la diminuta copia de su esposo, mientras Shikamaru los veía a ambos fijamente como si ambos fueran lo más maravilloso que había visto en su vida, Kagome solo sonrió con indulgencia y dejó a la pareja acostumbrarse al nuevo rol que se desplegaba ante ellos "ser padres".

Cuando Kagome salió a informar que todo estaba bien, su mirada estaba fija a los ojos de su esposo y ver su alivio y genuina alegría fue para ella incluso mejor que ver la embelesada felicidad de los nuevos padres al ver a su bebé.

===E S D D===

Era el segundo día del nacimiento de Shikadai cuando Kagome recibió junto a Gaara la misiva de manos de un Anbu de Konoha junto a un representante del clan Hyuga, durante varios minutos ella leyó y releyó la carta formal firmada por la líder del clan y el Hokage antes de entregársela a Gaara que en silencio también la leyó.

— Nos presentaremos ante el Hokage de inmediato y hablaremos con él y su líder — Dijo Gaara finalmente viendo a Kagome observar todo ausentemente, era obvio que ella estaba en otro lugar posiblemente en el pasado, y confiaba en el para protegerla.

— Yo creé ese clan por accidente… — Dijo Kagome minutos después que el Anbu y el representante Hyuga abandonaran el lugar, explicando sin "explicar" realmente las razones por las que se sentía "obligada" a ayudarlos.

— Lo se… — Respondió Gaara, preocupado y mordiéndose las ganas de pedirle que no se involucrara, el sabía que ella necesitaba hacer esto, después de leer la misiva comprendía bien las razones de su estado de tensión y nervios.

— Vamos a la oficina del Hokage, terminemos con esto de una buena vez y regresemos a casa — Dijo Kagome con un suspiro pesado, eran muchas las cargas que ella había tenido siempre consigo, primero la de cumplir con su familia la que había fallado por completo cuando la perla de Shikon tomó su vida, luego la misma perla y todo lo que había traído con ella, su paso por los planos y la conquista de aquel poder no había llegado sin su "carga" añadida la derrota de Lady Irasue y su establecimiento como señora de la casa de la luna, luego señora del Oeste y hembra alfa, esas cargas no eran fáciles de dejar de lado aun hoy, el rol de madre de un cachorro de Kitsune y una niña humana, Inuyasha, Kikyo… tantas cosas que dejaban una carga sobre sus hombros que había arrastrado de una vida a otra y aun hoy estaban allí alineadas una junto a la otra esperando el momento apropiado para demandar su atención, el clan Hyuga era su carga y aun después de solucionar aquel problema, ellos siempre estarían atados a ella de una forma incluso más íntima que los Inuzuka, después de todo ella los había creado con "SU" poder, una diminuta parte de su Reiki aún se reflejaba perfectamente en los ojos sin pupila del clan y seria así para siempre.

Gaara y Kagome desaparecieron de la casa de Temari después de despedirse de la familia en una nube de arena y plata y reaparecieron frente el edificio del Hokage, antes de empezar a subir las escaleras con la calma acostumbrada hasta que pronto estuvieron frente al Hokage, Hinata y Neji Hyuga quien la observaba con un aire de profundo respeto que reyaba en la genuina reverencia, era obvio que el hombre ahora sabía que y QUIEN era ella, no podía culpar a Hinata por sincerarse con su esposo, aquello haría las cosas más fáciles.

— Lady Hinata, veo que finalmente a llegado el momento — Saludó Kagome con calma aferrando en su mano la de Gaara y observando con fija atención a la pareja frente a ella notando con agrado y alivio una conexión más íntima entre la nueva pareja frente a ella.

— Lady Kagome, gracias por acudir a mi llamado, con suerte ambas podremos acabar con todo esto finalmente — Dijo Hinata con seguridad dándole una respetuosa reverencia.

— ¿Alguna pregunta? — Dijo Kagome mirando de Hinata a Neji y de este al Hokage.

— ¿Qué se necesita, es peligroso, supone un riesgo para la vida de los que tienen este sello maldito? — Preguntó Kakashi.

— La conexión de lady Hinata y lord Neji es lo suficientemente fuerte para desmantelar toda esta red de anarquía dentro del clan, ambos técnicamente pertenecen a la rama principal, no hay peligro de muerte para ninguno de los afectados y como ya se lo hice saber a Lady Hinata, si en el corazón de algún Hyuga hay demasiado resentimiento, odio o rencor que eventualmente pueda transformarse en Odio y ocasionar lo sucedido con los Uchiha, el sello no lo abandonará, solo se modificará para sellar su chakra y habilidades sin causar dolor, eso para evitar una masacre, eso no alterará su capacidad reproductiva ni afectara a sus hijos si ya los tienen — Explicó Kagome con calma.

— ¿Libera esto al clan Hyuga de su compromiso con usted y a usted del clan Hyuga? — Preguntó Neji con solemnidad y un ligero timbre de preocupación.

— No… el compromiso entre nosotros corre demasiado profundo para deshacerse, es mi poder el que les dio estas cualidades ópticas a través de las herida de la primera lady Hinata y el bebé que entonces esperaba, eso no puede deshacerse están atados a mí y yo a ustedes para siempre — Respondió Kagome con calma.

— ¿Deseas deshacer esa atadura con mi esposa? — Pregunto Gaara con gélida calma.

— No… solo quería confirmar si seguiríamos teniendo una atadura con Lady Kagome y a través de ella con Suna y el Emperador nuestros aliados — Señaló Neji con calma.

— ¿Cómo debemos proceder? — Preguntó Kakashi.

— ¿Esta todo el clan Hyuga en la aldea lady Hinata? — Preguntó Kagome casi distraídamente sintiendo la energía fluir alrededor de ellos en busca de alguna nota discordante, ella sabía muy bien que nunca podían confiarse, más cuando de poder y un clan importante estaba cerca de experimentar un cambio de aquel calibre, pues estaba destinado a tener opositores.

— Si mi lady, Minazuru-sama me explicó antes de morir que todos debían estar en un rango de distancia dentro del circulo de la aldea, preferiblemente dentro del complejo Hyuga, se supone que estaré reconociendo y presentando a Neji como mi esposo y segundo en mando frente a todo e clan — Explicó Hinata con calma, obligándose a tragarse los nervios.

— ¿Cuándo será eso? — Preguntó Kagome con calma.

— Mañana — Respondió Hinata con calma.

— Esto debe realizarse justo al atardecer, es irónico que Lady Hinata usara el sol como parte de su apellido y sus descendientes "el pájaro enjaulado" como nombre para su sello maldito… ¿Sabías que una de las traducciones de mi nombre mas fiel ES "El pájaro enjaulado"? — Dijo Kagome sobresaltando a todos mientras Hinata y Neji la miraban con algo cercano al shock.

— No lo sabíamos — Respondió Kakashi por ellos.

— No… los Kanji son muy antiguos y la traducción se ha perdido en el tiempo, mi nombre completo seria "El pájaro enjaulado de las cigarras de la puesta de sol del Oeste" por eso es necesario que sea justo en la puesta de Sol cuando las cigarras cantan que yo, "el pájaro enjaulado" destruya finalmente esa jaula y vuele libre una vez más — Explicó Kagome mirando fijamente de Hinata a Neji ambos tomado de la mano en un agarre apretado que le dio la respuesta que necesitaba.

— Mañana entonces — Dijo Gaara con calma.

Mañana — Confirmó Kagome.

Al día siguiente Kagome se había dedicado a recolectar algunas cosas que necesitaría para el ritual y no estaban dentro de su "diminuta" cartera tejida, mientras Gaara y Kakashi se encargaban de que todo estuviera seguro para que ella pudiera llevar a cabo su parte, con la ayuda de Gaara, Kagome colocó los Sutras que había preparado rodeando y abarcando todo el complejo Hyuga y entonces todo estuvo listo para la liberación de aquel clan.

===E S D D===

— Esto es intolerable, esta es una reunión privada del clan Hyuga, Hokage-sama y usted no solo se ha presentado aquí sino que a traído invitados con usted….

Silencio Hiroto — Dijo Hinata con tanta firmeza y frialdad que todos los presentes con la excepción de Neji, el Hokage y sus invitados, la miraron como si le hubiera brotado otra cabeza llena de cuernos.

— ¿Hinata-sama? — Dijo el consejero sorprendido como los otros.

— No me hagas repetirlo — Siseó Hinata lanzándole una mirada helada. — El Hokage está aquí esta tarde por petición mía, al igual que la Kazehime y el Kazekage y nadie va a decir o a hacer nada al respecto, esta es la presentación de MI esposo y yo decido lo que se hará o no — Dijo Hinata lanzándoles una mirada helada a cada uno, su padre la miraba perplejo como si jamás la hubiera visto antes, mientras Hanabi sonreía sin ningún disimulo junto a él, mirándola con patente orgullo, Hinata tuvo que contenerse de sonreírla a su hermana para no quebrar su "fría" fachada, más al ver la sonrisa de su hermana menor ampliarse supo que ella había entendido su falta de reacción.

— Es una ceremonia privada, todos sabemos que aquí el líder en realidad será Neji-sam..

Silencio — Dijo Neji secamente haciéndolos palidecer cuando vieron la oscura furia asesina brillar en sus perlados ojos. — Hinata es y siempre será la líder de este clan, les guste o no, yo solo estaré a su lado apoyándola y nada más.

— Cuanto drama — Comento Kagome ganándose varios pares de miradas altaneras, que se ganaron no solo una mirada helada de Gaara y la promesa de mucho dolor, sino también una gélida y aterradora de la mujer frente a ellos.

— Le pido disculpas Kagome-sama — Dijo Hinata apenada.

— No te preocupes… ya he lidiado con suficiente machismo como para ofenderme por un puñado mas — Respondió Kagome con calma desdeñando al grupo de concejeros.

— Es usted una…

— Lady Hinata, por favor, presente a su esposo y compañero — Dijo Kagome cortando al hombre y sonriéndole con calma a Hinata, para después unir las palmas de sus manos frente a ella en señal de oración y ver con satisfacción una kekkai levantarse sobre el complejo Hyuga, ganándose las miradas alteradas del clan.

— Neji, por favor quítate la banda — Le pidió Hinata mirándolo con genuino amor en sus ojos ganándose murmullos de los presentes.

— Todo va a salir bien, confió en ti — Dijo Neji cumpliendo su petición.

— Kagome-sama — Dijo Hinata al escuchar el inicio del canto de las cigarras que anunciaban el inicio de la puesta de sol.

— Ahora — Dijo Kagome con calma lanzando una barrara sobre Gaara.

Byakugan — Dijo Hinata al mismo tiempo que Kagome liberaba todos su sellos y los bañaba con su energía, familiar para ellos que la reconocieron como la que había destruido al Juubi, golpeando contra cada rincón del complejo y echando abajo la enorme pared que dividía el complejo convirtiéndolo en uno solo en una muestra bastante física de lo que espiritualmente estaba ocurriendo aun sin ellos notarlo.

Cada uno de ellos sintió el calor rodearlos y tocarlos dese adentro hacia afuera y como sin importar la edad las lágrimas corrían a raudales de sus ojos y para cuando la luz regresó a su fuente "la Kazehime de Sunagakure no Okuni", los Hyuga sabían que algo crucial había ocurrido, algo había cambiado pero no podían saber ni imaginar aun que había sido.

— ¿Qué significa esto Hiachi… tu hija tiene que ser destituida … y esta bruja… — Decía el anciano mirando con los ojos desorbitados la frente libre de marcas de Neji que ahora estaba parado orgullosamente junto a Hinata que sonreía beatíficamente satisfecha.

Silencio anciano… no sabes con quien hablas, por suerte estoy de buen humor y aún hay tiempo para el resumen de una pequeña historia que seguramente encontraran muy interesante — Dijo Kagome observando con atención al círculo de consejo interno del clan. — Ocurrió que un día, la Shikon no miko encontró en su camino a una dama con una fea herida se un ataque de Youkai serpiente muy venenoso y corrosivo, que había destruido su capacidad para ver, la Shikon no miko sanó a la mujer y descubrió en el proceso que la mujer que había sanado estaba embarazada, pero algo salió mal sus ojos perdieron el color de sus pupilas y ella se temía que no había podido sanarla correctamente, más la mujer manifestó que podía verla y a su aura brillante que era solo un mínimo reflejo del alma de la sacerdotisa y en vez de regresar a su noble casa ella siguió su propio camino, alegando que con aquellos nuevos ojos vería "la verdad" en un mundo de mentiras — Decía Kagome mirando fijamente a aquellos hombres. — Esa mujer, fue la primera Hyuga, la Madre fundadora del clan Hyuga que es desde el inicio un "matriarcado" que ustedes los hombres han usurpado, corrompido y destruido con sus propias ideas de poder y no lo que un CLAN significa en su temor de tener a una mujer con poder.

— Mientes — Dijo un anciano más temblando de furia y temor.

La madre fundadora, fue la primera Hinata Hyuga — Dijo Kagome con seguridad callando de inmediato el escandalo logrando que uno a uno la mirara con incredulidad. — Yo soy Kagome Higurashi, Shikon no miko, yo sané a aquella mujer y sentí a su hijo en su vientre, y hoy llamo a la atadura por deuda de vida que ustedes el Clan Hyuga tienen conmigo y los nombro mis guardianes, ni una sola palabra esta tarde dicha en este lugar se repetirá frente a extraños y fuera de estos muros, la maldición creada por ustedes ya no será más, el conocimiento de cómo crear algún sello maldito esta eliminado de sus mentes, de todos modos, ya no pueden colocar o usar sello alguno y la protección puesta por mí a todos ustedes que incluye a las generaciones futuras no admitirán ningún sello maldito de ninguna clase, desde este día no hay rama principal y secundaria, no hay amo y sirviente solo un Clan con su líder Lady Hinata descendiente directa de la madre fundadora y la única lo suficientemente pura de todos ustedes para recibir mi Reiki y usarlo a conciencia para eliminar el sello maldito de su clan. — Finalizo con su voz cargada de seguridad y crudo poder.

Por un instante todo quedo en silencio mientras digerían las palabras de Kagome, entonces uno a uno los miembros de la antigua rama secundaria empezaron a quitarse los pañuelos y las bandas de tela descubriéndose sin los sellos, entonces todo explotó, padres y madres corriendo a ver a sus hijos sin los sellos, ancianas llorando al ver a sus nietos y a sus hijos sin aquella marca de esclavitud, otros tocando sus frentes limpias con incredulidad y obviamente la furia de los miembros del consejo y algunos de la rama principal que sin mucho aspaviento fueron sometidos por una ola de Reiki de Kagome impidiéndoles no solo atacarla si no usar su chakra desde aquel día ante tan directa traición del silencioso voto de la madre fundadora del clan, los esclavistas ahora serian esclavos de su propia maldición.

Al día siguiente después de una reunión con los otros ancianos del clan Hyuga donde se explicaron y se descubrieron muchas cosas que se desconocía de la historia del clan, finalmente cerraron por completo aquel circulo vicioso para bien, Kagome se sintió muy complacida por romper aquel estigma en ellos y descubrir que la inusual pareja de líderes Hyuga sentían un profundo amor el uno por el otro, y dos días después antes de regresar a Suna, Sakura y Naruto habían contraído matrimonio en una ceremonia íntima pero muy hermosa, e incluso Uchija Sasuke había estado allí para sus amigos y aquel círculo también se había cerrado y encontrado clausura finalmente.

===E S D D===

— Este consejo insiste en que ya es momento oportuno para que ustedes le den un heredero a Suna, si algo le pasara al Kazekage o a Kankuro, Shikadai puede reclamar el liderazgo de Suna y Konoha tendría gran influencia en esta aldea y...

¡Basta Tomoe-sama! — Dijo Kagome levantándose temblando visiblemente de furia apenas contenida, el consejo en pleno la miró perplejo, y no era para menos ella jamás había sido otra cosa que respetuosa y educada con el consejo de ancianos y todos en general.— Gaara y yo entendemos sus preocupaciones muy bien, pero voy a decir esto UNA sola vez, Gaara y yo tendremos hijos cuando estemos preparados ni un día antes y definitivamente no por una "orden" del consejo, un hijo no es una ficha política y me niego a que este tema se maneje como un foro público cuando es una decisión privada a tomar exclusivamente entre Gaara y yo — Soltó Kagome secamente lanzándoles una mirada imperiosa.

— Pero...

Nada, si no van a discutir sobre la nueva técnica de creación y trasplante de órganos, transferencia de Chakra o cuidado neonatal para niños sanos y prematuros, entonces no tengo nada más que hacer aquí, a menos que tengan alguna pregunta sobre algunos de los proyectos médicos que he estado desarrollando para Suna — Dijo Kagome con calma permitiéndole a Gaara ayudarla a sentarse.

— Dejen de molestar, ellos tendrán hijos cuando quieran, acepten y esperen — Soltó Kankuro secamente.

— No voy a discutir este tema, si no hay nada más importante, sugiero finalizar esta reunión — Dijo Gaara finalmente, apagando el entusiasmo del consejo y dando fin a la discusión.

Kagome estaba lo suficientemente molesta como para no emitir palabra mientras se retiraban del lugar, más cuando habían regresado a la casa y ella no había dicho nada Gaara estaba preocupado, él sabía muy bien que la ira que se cocinaba a fuego lento en su dulce esposa era la más peligrosa y letal, Menna había sido un claro primer ejemplo, la corte imperial había sido otro ella había dejado su marca entre las hembras Youkai y machos también.

— No dejes que te molesten — Dijo Gaara apenas cerraron la puerta de su casa tras ellos, abrazándola contra él tratando de lograr que ella liberara un poco de esa ira.

— No entiendo por qué lo hacen, esto es algo que sólo podemos decidir nosotros, Gaara no quiero que quieras hijos sólo por cuestiones políticas, quiero que los quieras, que los desees, que los ames y les des todo lo que te fue negado a ti, no por que un grupo de ancianos estrechos de miras y obsesionados con sus viejas y arcaicas costumbres te ORDENEN tener hijos — Dijo Kagome al borde de las lágrimas sintiéndose indignada, rabiosa y muy miserable.

— ¿Crees que pueda ser buen padre? — Pregunto el dudoso de que pudiera está cualificado para el rol.

— Amor tú serás el mejor, porque tus antiguas heridas te recordarán lo que no debe hacerse y yo estaré allí para guiarte — Dijo ella hundiendo su rostro en el amplio pecho de Gaara, que la abrazo con fuerza contra él aspirando su aroma y entregándose a la tarea de calmarla y consolarla.

===E S D D===

El aniversario de bodas de Gaara y Kagome había llegado y ambos lo habían celebrado a solas y pocos días después Kankuro les anunciaba su intención de casarse con una sonrojada Matsuri (Finalmente), Temari había enviado una carta jocosa y tres meses después la feliz pareja contraía matrimonio en una hermosa ceremonia tribal.

En la segunda visita a la ciudad imperial Kagome había dejado su huella en la corte derrotando a todas y cada una de las hembras que la habían desafiado y todos los Youkai habían aprendido que ella no era tan débil como creían, ni era alguien a quien subestimar así que nadie objetó cuando harta de las hembras y sus continuas tonterías anunció abiertamente frente a toda la corte que no aceptaría a ninguna hembra más que a las verdaderas compañeras de su hijo y hermano, advirtiéndoles a las "trepadoras" que no tenía ningún problema en purificar a cualquier "perra" codiciosa que se acercara a ellos sin que ellos las presentarán ante ella formalmente y por voluntad propia.

Un año después...

Kagome observaba con indulgencia la colcha que bordaba con sumo cuidado, sin observar al hombre pelirrojo que la miraba desde el marco de la puerta sin pestañear.

— ¿Por qué no viniste a almorzar hoy conmigo? — Preguntó el después de observarla durante diez minutos seguidos, sintiéndose inseguro y preocupado de haber hecho algo que la ofendiera o hiriera, exprimiéndose el cerebro tratando de recordar si había hecho algo mal que pudiera herirla u ofenderla de algún modo.

— Ven aquí, tengo algo que mostrarte y entenderás — Dijo Kagome con suavidad extendiéndole una delicada mano hacia él y lanzándole una silenciosa mirada suplicante, Gaara dejó escapar el aire que no sabía que estaba conteniendo y avanzó hacia ella tomando la delicada mano de ella en la mas grande de él, dejándose atraer hacia el cómodo sofá en el que estaba sentada ella en medio de aquella habitación que ella había reclamado para sus proyectos domésticos. — ¿Sabes que te amo verdad? — Preguntó ella mirándolo con los ojos llenos de ansiedad.

— Si, lo sé — Dijo el preocupándose — ¿Pasa algo malo? — Pregunto él con un golpe de temor clavando sus garras en él.

— ¡No! no es nada malo, amor tengo un regalo de cumpleaños muy especial para ti — Dijo ella sonriéndole misteriosamente tomando la mano grande de él y llevándosela al vientre ligeramente redondeado y cubriéndola con sus manos más pequeñas y la manta que había estado bordando.

Gaara se tensó un instante y la miró como si una descarga eléctrica lo hubiese alcanzado, sus ojos turquesas miraban los azules grisáceos de ella fijamente, para luego mirar sus manos unidas sobre su vientre, entonces sus ojos turquesa delineados en negro se llenaron de lágrimas y la levantó como si ella fuera lo más frágil que había tocado en su vida y la colocó en su regazo con suma delicadeza y la abrazó contra él aspirando el olor de su cuello, llevando su olor a sus pulmones y sintiendo un manto de paz caer sobre él.

— Te amo — Dijo el finalmente, antes de empezar a desvestirla con lentitud hasta tenerla completamente desnuda frente a él, entonces vio los cambios que había estado pasando por alto, los pechos más grandes y aureolas más oscuras, su vientre plano tenía ahora una ligera ondulación, sus caderas se veían ligeramente más anchas y su cintura estaba un poco más llena. — Mía — Dijo el besando con reverencia su vientre.

— Toda tuya, mi amor, sólo tuya — Dijo ella y eso pareció sacarlo del shock y pronto él estaba devorando cada rincón de ella.

===E S D D===

Kagome y Gaara anunciaron a la familia su embarazo en estricto secreto y la seguridad alrededor de ella fue aún más intrincada, Shippo terminó mudándose a Suna como protección extra de Sesshomaru cuando este no pudo lograr convencer a Kagome de irse a la ciudad imperial durante su embarazo donde él podía vigilarla y asegurarse de que estuviera protegida todo el tiempo.

— Esto es ridículo estoy embarazada es no me convierte en una inútil — Dijo Kagome exasperada mientras Gaara la cargaba en brazos escaleras abajo.

— Tengo que cuidar de ti más que nunca — Señalo Gaara sin un gramo de vergüenza, colocándola con suavidad sobre el sillón más cercano.

— Supongo que eso quiere decir que no estaré acostándome contigo hasta que dé a luz — Gruñó ella secamente lanzándole una mirada exasperada, mientras se cruzaba de brazos y hacia un puchero como una niña malcriada.

— Kami Kagome no queremos escuchar eso — Dijo Kankuro horrorizado desde la cocina mientras Matsuri se negaba a verlos y aun así podía ver sus orejas y cuello sonrojados.

— Cierto mamá... por Kami — Dijo Shippo con malicia y falso bochorno.

— Entonces cúbranse los oídos o su-pé-ren-lo no soy una monja gra-ci-as — Sentencio ella secamente lanzándoles una mirada exasperada.

— Solo queremos cuidarte Kagome — Dijo Gaara agachándose frente a ella y tomándole ambas manos mirándola con atención.

— Una cosa es que me cuides y otra que me sobreprotejas y quieras guardarme en un cofre de cristal, ya hemos tenido esta conversación antes esposo… todos ustedes están volviéndome loca — Dijo ella negándose a dejarse convencer con aquellos ojos turquesa que generalmente conseguían de ella lo que quisieran.

Para el tercer mes Kankuro y Matsuri habían regresado a la casa de Gaara y ella y no la dejaban hacer nada que requiriera desde levantar peso, hasta agacharse a recoger un lápiz, y aún peor había sido Gaara quien insistía en no la dejarla siquiera bajar las escaleras por sí misma y ella tuvo que amenazar con darle un potente afrodisíaco y encerrarlo con ella si seguía negándose a hacer el amor con ella por temor a herir a su bebé, Rani, Raja, Krish y Juun la estaban llenando de regalos, concejos y comida suficiente para convertirla en un enorme elefante blanco.

===E S D D===

— Kazehime-sama — Saludó Baki aquella mañana saliéndole al paso a penas salió de la casa tomando con firmeza y estudiada casualidad la cesta donde ella solía cargar sus compras.

— Baki-sama sinceramente, no se quién es peor si Gaara o usted — Dijo Kagome con un deje de risa dejando ir la cesta, aquella mañana vestía un amplio Sari que aun disimulaba su vientre de embarazada.

— Gaara es para mí más que un Kazekage y mi anterior alumno, lo he visto en la peor etapa de su vida y usted mi lady representa su mejor momento, le ha dado algo que nunca pensé que recibiría, le ha hecho feliz y mientras usted este protegida él es feliz y todos somos felices — Señalo sin mostrar ningún remordimiento, mientras la guiaba hacia el mercado.

Desde que se le informó al veterano Shinobi sobre el embarazo siendo para ellos parte de la familia, Baki la vigilaba como un agila personalmente y no permitía que levantará más de tres manzanas cada vez que iba al mercado y eventualmente eso solo empeoró cuando fue imposible ocultar la pronunciada curva del embarazo al consejo y a toda la aldea, el consejo estuvo muy cerca de lanzar un edicto de seguridad nacional sobre la aldea y cerrarla al mundo y solo la terrible furia de Kagome los mantuvo a raya, pronto el festival de luces de las caravanas y Suna giró en torno al tan esperado bebé por el que pedían salud y muchas otras más bendiciones para él y sus padres, y ahora no era solo la familia, sino que ahora toda la aldea la vigilaba como un halcón allá a donde iba impidiéndole hacer cualquier esfuerzo, si ellos hubieran podido convencerla la habrían cargado en brazos para que no caminara e incluso habrían respirado por ella y en su día habría sido muy gracioso tener tanta gente pendiente de ella, pero para ella era de todo menos gracioso, estaba simplemente enloqueciendo.

=====E S D D====

Kagome observó a Temari avanzar por el pasillo con ruta al anexo que aun mantenían en la casa para ella, Shikadai y Shikamaru estaban durmiendo en sus habitaciones y Shippo estaba en su cocina comiendo dulces y revisando parte del papeleo que le correspondía de sus deberes como príncipe regente (Sesshomaru antes se cortaba un brazo con sus propios colmillos, antes de dejarlo irse libre de trabajo) y desde donde estaba Kagome podía ver con claridad la intrincada red de sellos y alambres transparentes que Temari había conectado por todo el pasillo para alertarlos si ella salía de su habitación, la mujer solía olvidar que ella podía ver esas cosa con facilidad, o tal vez lo sabía pero con lo avanzado de su embarazo pensaba que se le haría más tedioso por no decir "imposible" desmontar aquello.

¡JA! ya verás mujer de poca fe Pensó Kagome con un bufido de indignación.

Con calma Kagome permitió a la plata salir de los "diminutos" adornos de sus pulseras y moldearse en una cómoda silla que acunaba bien alrededor de su cuerpo ahora más grande y moldeo su chakra haciendo que se elevara como la suspensión de arena de Gaara, era una suerte que nadie supiera aunque ella había logrado hacer eso, tras ella su Shikigami copia estaba acostada en la cama viéndose idéntica a ella hasta el último detalle y una vez logró su objetivo colocó una potente barrera rodeándola para que no pudieran verla desde fuera, y flotó sentada cómodamente en su silla de plata atravesando el pasillo, saliendo por la ventana superior de la habitación de costura y sonrió alegremente ¡Libertad! — Cantó en su mente, mordiéndose la lengua para no estallar en carcajadas de triunfo sobre sus "celadores" que estarían muy molestos cuando descubrieran su escape, pasando junto a el Anbu Falcon y Baki apostados bajo la ventana de su habitación, sin que estos la detectaran.

===E S D D===

— Deberías acostarte — Dijo Gaara minutos después de que ella llegara a su oficina masajeándole la espalda como sabía que a ella prefería por que le aliviaba el dolor por el peso del bebé.

— Amor estoy embarazada no incapacitada — Dijo Kagome sonriéndole mientras acariciaba su vientre de casi nueve meses, con calma miró a Gaara conteniéndose de saltar sobre él y abrazarlo hasta asfixiarlo, él había sido muy tierno durante todo el embarazo a puntos que a veces simplemente quería ahorcarlo, todos esperaban ansiosos su parto, Temari y había llegado tres días atrás y hasta el mismísimo Sesshomaru estaba en camino hacia Suna en esos momentos.

— Estas casi a término, no quiero que te lastimes — Dijo el ayudándola a levantarse dispuesto a llevarla a casa y recostarse con ella si era lo que se necesitaba para que ella descansara.

¡SABIA QUE ESTABAS AQUÍ! — Rugió Temari casi arrancando la puerta de las bisagras que golpeo con tanta fuerza contra la pared que no se habrían sorprendido de que la puerta y la pared se cayeran a pedazos, mientras Temari se quedaba en el umbral de la puerta bloqueando la salida y echando fuego por los ojos.

— ¿Escapaste de Temari? — Preguntó Gaara internamente orgulloso por aquella hazaña.

— Necesito caminar, ¡demonios! — Dijo Kagome exasperada y para nada avergonzada o arrepentida.

— Puedes caminar en la casa — Dijo Temari lanzando fuego por los ojos.

— Me están volviendo loca con la sobreprotección — Soltó Kagome molesta elevando la barbilla tercamente.

— Tal vez nos excedemos un poquito, pero estamos todos nerviosos — Dijo Kankuro en la puerta apareciendo detrás de su hermana lanzándole una mirada que mezclaba mofa, admiración, orgullo y una saludable dosis de irritación masculina.

— Mamá eres peor que Rin — La regaño Shippo sin esforzarse mucho en ocultar el orgullo que sentía ante las hazañas de Kagome, aun cuando ella lograra burlarlos a todos y escapar de ellos.

— Todos ustedes son unos, unos... ¡Ooouh! — Dijo Kagome sintiendo el líquido correrle por las piernas y hacer un sonido de salpicadura contra el suelo, durante un momento todos se quedaron perplejos, demasiado sorprendidos para reaccionar.

— ¡Pi-pi tía gome! — Dijo Shikadai en brazos de un pálido Shikamaru, y sólo eso fue suficiente, para que todos entrarán en pánico y hablara o gritaran a la vez.

— ¡BASTA TODO EL MUNDO! — Rugió Kagome calmándolos a todos. — Kankuro sé un amor y hazme una jarra fuerte de té de manzanilla una taza para mí y otra con tres cucharadas de brandy para ustedes, Para Gaara cuatro, Temari tú y Matsuri bajen los bolsos que les mostré ayer a la sala, Gaara amor llévame a casa y ayudarme a darme un baño caliente y a cambiarme de ropa, Shippo espera a Sesshomaru y a Rin, Shikamaru por favor pasa por el bar de Juun y avísales gracias — Dijo ella con calma poniendo a todos en movimiento.

Gaara la levantó en brazos y la llevó todo el camino desde el edificio hasta la casa poniendo en alerta a la aldea y ordenando el cierre de la aldea una vez llegara el emperador, de inmediato los ninja y Anbu se desplegaron bajo su orden y comandados por Baki asegurando el perímetro de la aldea vigilando a todos dentro de la aldea especialmente entre el rango de la casa del Kazekage al hospital de Suna que estaba siendo preparado para la llegada de la Kazehime, mientras los civiles elevaban plegarias pidiendo por la salud de bebé y la de la bien amada Kazehime.

En casa Gaara colocó a Kagome sobre sus pies con sumo cuidado sin importarle lo más mínimo que su ropa estuviera empapada del líquido con extraño olor y la ayudó a salir del vestido arruinado y ayudándola a entrar en la tina que se llenaba con rapidez de agua tibia a la que le había agregado sales aromáticas de lavanda y manzanilla.

— Tranquilo amor, todo está bien no me duele tanto y las contracciones no son tan fuertes — Dijo Kagome con calma viéndolo deshacerse de su chaqueta arruinada antes de sentarse al borde de la tina y empezar a enjabonarle la espalda dándole masajes circulares ayudándola a liberar un poco de tensión.

— No vas a dejarme — Ordenó el haciéndola reír sabiendo que ni el mismo notaba las "ordenes" que le estaba dando.

— No amor, no voy a ningún lado más que al hospital a dar a luz y luego estaré de regreso en casa junto a ti. — Dijo ella antes de que una contracción más fuerte le robara el aliento y la hiciera arquearse instintivamente mientras la ola de dolor la atravesaba y ella tuvo que morder con fuerza para evitar gritar de dolor y aterrorizar aún más a su esposo, quien de por si estaba traumatizado con los partos y ni ella podía culparlo. — Te amo — Añadió ella una vez la contracción pasó.

— También te amo — Respondió el dándole un beso en la frente mientras entre contracciones le ayudó a terminar de tomar un baño tibio, tras ponerle ropa limpia y seca, le dio de beber él té que había pedido y se encontró tomando un té con brandy casi a la fuerza, cuando ingresaron al hospital, las enfermeras y ninjas médicos estaban alertas y la seguridad del lugar se multiplicó de inmediato.

===E S D D===

— ¡OH POR KAMI GAARA! — Rugió Kagome sosteniendo su mano y torturándola mientras las contracciones se hacían más dolorosas tenía cuatro horas allí y estaba lista para pujar, Gaara bien fuera por el shock o por el brandy no parecía notar que ella estaba destrozándole los dedos.

— Ya veo la cabeza Kazehime-sama con la próxima contracción, ¡puje! — Dijo la ninja médico asistida por Nelly.

— ¡Vamos mi Lady respire! — Dijo la enfermera extendiéndole un paño a Gaara para que secara la frente perlada de sudor de Kagome.

Estoy bien, amor — Decía Kagome fatigada tratando de calmar a Gaara, entonces la contracción empezó y ella pujó con todas su fuerzas y sintió una fuerte presión y dolor y luego vino el alivio, de inmediato se escuchó un fuerte llanto que inundó la sala de parto y frente a un pasmado Gaara pusieron al diminuto bebé sobre su pecho envuelto en una sábana azul claro.

— Kami, nunca había visto a una mujer en pleno trabajo de parto calmar a su esposo — Murmuró por lo bajo la enfermera auxiliar, mas nadie digno su comentario con una respuesta.

— Míralo Gaara, es nuestro bebé, hermoso y perfecto como tú amor, ahora Nelly-sama sosténgalo por favor, Nana-chan viene el otro — Dijo Kagome dejándolos a todos perplejos antes de ponerlos a correr cuando en efecto otra contracción la asalto y con un par de pujos más la atónita ninja médico recibió al segundo diminuto bebé llorando y agitando los puños al mundo con energía.

— ¿Pero cómo? — Dijo la ninja médico mirando a los dos bebés, uno en manos de la enfermera y otro en sus manos, mientras Kagome pujaba un par de veces más y una enfermera auxiliar la ayudaba con la placenta desechada.

— Te dije que sentía dos bebés — Dijo Kagome muy agotada. — Gaara, amor todo está bien, estamos bien, ahora dame un beso estoy agotada y después de darte dos bebés es lo mínimo que merezco — Dijo ella tirando de su mano arrancándolo de su perpleja contemplación de los bebés.

— Eran dos — Dijo El finalmente besándola con ternura en la frente y luego en los labios.

¡Sorpresa!... feliz cumpleaños amor — Dijo ella riéndose agotada. — Ahora, voy a dormir un poco estoy muy agotada, vigílalos por mi papá — Murmuró ella cediendo finalmente al agotamiento y durmiéndose.

— ¿Qué le pasa, porque cierra los ojos? — Dijo el con el crudo pánico cerrándole la garganta sin notar las gruesas lágrimas correr por su rostro, demasiado concentrado en su angustia, Nelly lo miró con comprensión y se acercó a él y colocó al bebé entre sus brazos, calmándolo al distraer su atención hacia el bebé.

— Todo está bien Kazekage-sama Lady Kagome está agotada es todo, su dilatación al llegar nos indica que ella debía tener horas si no días en trabajo de parto y dos bebés son un duro trabajo de parto, sólo está descansando un poco, ahora mire a este guapo muchacho que tenemos aquí y allí viene una guapa chica — Dijo viendo a la ninja médico acercase con un bulto envuelto en una manta rosada clara.

Gaara miró a los diminutos bebés ambos con un diminuto puño en la boca, el varón con su mismo tono de cabellos rojo sangre y el delgadísimo negro en sus ojos y la niña con el cabello platino como su madre y los ojos con un delgadísimo delineado también en negro como su hermano mayor, y sintió todo el pánico desvanecerse cuando abrieron los ojos y dos pares de ojos turquesa grisáceo le devolvieron la mirada con inocente solemnidad antes de pestañear somnolientos y quedarse dormidos una vez más confiando plenamente en él, entonces vio a Kagome durmiendo agotada junto a él, mientras la ninja médico terminaba de atenderla y sintió su corazón estallar casi físicamente incapaz de contener todo el amor que sentía en ese momento por ella y ahora por aquellos dos bebés que ambos habían creado, se sentía humillado por aquel regalo que ella le había dado.

Cuando Gaara salió de la sala, después de pedir/ordenar a la enfermera Nelly que cuidara de su familia, aún no podía creer lo que había sucedido, ni la suerte que había tenido cuando Kagome había llegado a aquella época, aquel era por mucho el mejor regalo de cumpleaños que había recibido jamás.

Allí en el pasillo estaba su variopinta familia, y Gaara observó con atención desde Shikamaru con su expresión de estar a punto de echarse a dormir en cualquier momento, hasta el aristocrático y orgulloso emperador Daiyoukai erguido con elegancia, que lo observaba con una silenciosa pregunta en sus ojos dorados e inhumanos.

— ¿Quieres dejar de mirarnos ahora y decirnos que DEMONIOS pasó? — Fue la sutil manera de Temari arrancarlo de su estado de shock después de un minuto entero de silencio de su parte.

— ¿Cómo está mamá, y el bebé? — Preguntó la mujer de largos cabellos chocolate que se había presentado ante el la segunda vez que estuvo en la corte y le había pedido muy emotivamente que cuidara de su madre.

Bebés — Dijo Gaara impasible durante un segundo nadie dijo nada, hasta que Shippo empezó a reírse como loco, y todos empezaron a preguntar de todo al mismo tiempo, Gaara levantó una mano en silencio y estos callaron mirándolo expectantes. — Kagome está descansando todo está bien, los bebés nacieron sin problemas y están muy bien, son un niño y niña — Dijo el incrédulo mientras ellos lo miraban en shock.

Shippo fue el primero en reaccionar nuevamente tras la explicación echando la cabeza hacia atrás y soltando una sonora carcajada, entonces todos empezaron a reír y a compartir evidencias de que obviamente eran dos bebés y no uno, a pesar de que su cuerpo no se había mostrado excesivamente grande para sospechar que eran dos bebés.

Temari se acercó a él en silencio con los ojos llenos de lágrimas y lo abrazó con fuerza y el devolvió el gesto, recordando que Kagome siempre decía que un abrazo era consuelo cuando el alma dolía, era alivio cuando la angustia estaba presente, era afecto para las amistades, amor para la familia, pasión para los amantes, protección para lo que querías proteger, y celebración cuando estabas tan feliz que las palabras se quedaban cortas, su hermana estaba feliz, por él, por la familia, por Kagome.

— ¿Sabes que no podrás superar jamás este regalo de cumpleaños verdad? — Dijo Temari mirando con atención a su hermano menor que aquel día de su cumpleaños también se había vuelto padre, Temari vio el rastro de lágrimas de emoción en el rostro de su hermano menor y verdadera paz y felicidad en sus ojos inexpresivos para otros, pero no para ella, jamás para ella.

— Ella tiene razón hermano, felicitaciones por tu cumpleaños y tus tres regalos, tienes que compartir — Dijo Kankuro palmeando la espalda de Gaara, hasta que Temari lo arrastró al abrazo grupal. — ¡Noooo déjame! — Dijo riéndose y abrazándolos igual.

— Shikadai, somos parte de una loca familia problemática — Escucharon a Shikamaru decirle al niño de dos años que escuchaba con expresión aburrida y solemne.

¡Pro-ble-ma-ti-ca tía Gome!— Dijo el niño haciéndoles reír por lo bajo.

— El cachorro es un genio, ella es la más problemática de todos — Dijo el emperador con un brillo de orgullo en sus ojos dorados que desmentía la queja en sus palabras.

— ¿Recuerdas cuando aquel Oso la secuestro directo del río camino al feudo de Kodaiku-san? — Dijo Shippo de golpe llamando la curiosidad de los Shinobi que siempre escuchaban algo nuevo de Kagome de alguno de ellos. — Ciertamente, ella chilló aterradoramente antes de empezar a golpearlo con una geta olvidando por completo que podía purificarlo a contacto, nos hizo buscarla por horas y cuando la encontramos nos prohibió acabar con el clan de osos.

¡Ohhhh si!, ella había hecho amistad con ellos, sanado al joven osezno y ayudado a traer al mundo al Hannyo hijo del líder sin perder a la madre en el proceso — Remato Rin.

— El hecho de que este pretendiera convertirla en su segunda… no tercera esposa, fue lo que la hizo enojar y Kami, como corrían por sus vidas entonces — Dijo Shippo riendo por lo bajo con una maliciosa expresión llena de burla ante el recuerdo.

— Ya lo sabes ahora Kazekage, Kagome jamás hace lo que se espera de ella, tiene esa maravillosa cualidad de superar las expectativas que ponemos sobre ella — Dijo Sesshomaru con calma sin parecer sorprendido por las noticias.

— ¡Niña!, Rin, Matsuri, nos vamos de compras ya — Dijo Temari arrastrando a las dos mujeres con ella, justo cuando llegaban Krish y Rani seguidas de sus esposos, los hijos esperaban afuera.

— ¿No creen que alguien debería decirles que seguramente Kagome ya tiene ropa para la beba? — Preguntó Kankuro.

— ¿Y perdernos la oportunidad ÚNICA de que se vayan de compras sin arrastrarnos con ellas a cargar bolsas y a ver un montón de ropa, dejándonos en paz un rato? — Dijo Shikamaru con un deje de aburrimiento. — ¡No gracias! nosotros pasamos — Añadió dejándose caer en la silla más cercana con un somnoliento Shikadai, seguido de las sinceras carcajadas de Kankuro, Shippo, Baki y Haru el compañero de Rin.

— Cuando lo pones así, entonces es mejor dejarlas en paz, no dije NADA — Dijo Kankuro rápidamente.

Cuando las mujeres habían regresado (un par de horas y muchas bolsas de compra después) descubrieron que en efecto Kagome estaba preparada para la llegada de su primera hija, cuando al abrir los tres bolsos pequeños, descubrieron ropa de niña, de niño y de Kagome, más eso no las detuvo para cambiarla de ropa con cada cambio de pañal, convirtiéndola en una muñeca viviente, como a su hermano que no se salvó del tratamiento.


Owari…


Por favor les agradecería mucho sus opiniones, les recuerdo que hago esto sin ánimos de lucro, y realmente me gustaría conocer sus opiniones, teniendo en cuenta el esfuerzo que hago para tejer una historia que comparto con ustedes.

Atte: La autora