Capítulo 1-conociendo al Shinigami

Podemos ver que en el bosque de la muerte se encontraba un niño de no más de cinco años el cual se encontraba abrasando a una gran tigresa, este niño estaba con la ropa destrozada y llena de sangre, sus cabellos rubios los cuales en un mejor momento parecían que los hubiera besado el sol estaban oscurecidos gracias a la suciedad, unos ojos azules como el mar desbordaban sus saladas aguas las cuales bajaban por sus marcas en sus mejillas como si fueran bigotes exacto lectores es Naruto Uzumaki.

Pero se estarán preguntando qué es lo que estaba pasando verdad pues sería conveniente comenzar con lo acontecido hace apenas pocas horas.

Flash back

Podemos ver al pequeño Naruto salir de su lugar favorito el cual era Ichiraku's ramen en el cual había tenido una buena velada gracias a Ayame, la cual le había preparado un exquisito pastel de chocolate, sabiendo que era su segunda comida favorita, y es que hoy era un día especial, así es chicos hoy era 10 de octubre y era el cumpleaños del pequeño.

Cuando se dirigía a su pequeño apartamento, el cual se lo había regalado su Hokage-jiji cuando había sido echado del orfanato hace más de 6 meses atrás, logro ver a unos adultos que venían ebrios los cuales lo lograron ver y el pequeño logro ver que los adultos formaron una sonrisa espeluznante

-ey amigo ya viste a quien tenemos aquí-lo dijo uno de los borrachos el cual tenía una botella en la mano.

-si amigo, aprovechemos y convirtámonos en héroes en terminar con el trabajo del Yodaime-lo dijo el otro borracho el cual a paso tambaleante se acercaba a un petrificado Naruto, el cual cuando trato de huir de ellos, el borracho que tenía la botella con un poco de precisión dándole en una de sus piernas logrando así que el pequeño callera de cara al suelo.

Una vez que el pequeño había caído logro ver que ahora no solo tenía que tenerles miedo a los dos borrachos enfrente suyo, ahora había un grupo de más de 20 hombres y 10 mujeres los cuales eran entre civiles y shinobis de rango chunnin y jonnin, los cuales tenían una sonrisa de lo más escalofriante, dirigida a Naruto una mirada de por si nada santa.

Naruto trato correr de esa multitud, pero no logro dar más de dos pasos cuando su diminuto cuerpo, pequeño a comparación de un niño de su edad, era atrapado con una cuerda para luego ser totalmente amarado y amordazado por uno de los shinobis del grupo.

Una vez que la multitud ya lo tenía sujeto se dirigieron al único lugar donde estaban seguros donde sabían que podrían en sus propias palabras "terminar con el trabajo del cuarto", el bosque de la muerte, donde en el lugar existían un gran número de seres desde plantas come hombres hasta tigres del tamaño de un caballo.

Cuando llegaron al área lograron ver que una de las rejas protectoras que estaba para prevenir que los animales se escaparan estaba abierta, así que entraron y procedieron a atar las extremidades del pequeño a dos árboles, en el cual empezaron a utilizarlo como si fuera un saco de boxeo, y duraron así por más de 2 horas, donde al final ya estaban cansados de eso y una que otra de las mujeres en el grupo empezaron a temer por la salud del niño, el cual estaba más muerto que vivo.

Pero lo que ellos no sabían era que estaban siendo observados por alguien la cual estaba sobre la rama de uno de los árboles de los cuales que estaba sujeto Naruto.

Y este sujeto era una chica la cual tenía un curioso kimono completamente de negro con unas sandalias de cuerda, la chica tenía el cabello negro con un curioso mechón pasando sobre uno de sus ojos los cuales eran negros como la misma noche, y se podía ver que tenía un poco de asombro no por la escena que estaba viendo sino por algo relacionado directamente con Naruto.

-por qué te pareces tanto a él, pequeño Naruto al parecer tú tienes un gran futuro como lo fue Ichigo en su tiempo-fueron las palabras de la chica antes de lanzarse y desviar una gran bola de fuego que iba directo al desprotegido Naruto.

-quien se atrevió que ese fuego justiciero cumpliera su cometido-fue lo que dijo un ninja el cual tenía el cabello gris el cual desafiaba la gravedad al mantenerse parado.

-su peor pesadilla-fue lo único que lograron escuchar algunos de los adultos antes de perder su vida, mientras que otros lograron escapar, entre ellos el sujeto peli plateado.

En eso la misteriosa chica voltea a ver dónde estaba el pequeño pero para su sorpresa no estaba en el lugar, pero no se preocupó mucho ya que logro ver un leve rastro en la oscura noche el cual se notaba que se adentraba al bosque, así que decidió seguirlos y se sorprendió lo que vio, justo enfrente de ella estaba un gran tigre el cual tenía agarrado el cuerpo de Naruto entre sus patas, pero lo que la desconcertó fue que este tigre estaba lamiendo las heridas, como si se tratara de uno de sus cachorros.

Cuando la chica dio unos pasos piso una ramita la cual se rompió llamando la atención de la tigresa y de unos cuantos animales más que no había visto antes, vio a un gran oso, un lobo, un águila y un gran bicho parecido a un ciempiés, pero de tamaño gigante, todos estos animales empezaron a gruñirle y parecieron que rodeaban el pobre cuerpo maltrecho del pequeño, pero no se atrevían a dar un paso lejos del niño, solo le gruñían de forma muy violenta, intentando asustarla.

-tranquilos yo no le hace daño tranquilos-eran las palabras de la misteriosa chica la cual tenía las manos alzadas.

"no pienso dejarte acercar a mi cachorro, así que lárgate antes que quiera saltarte y arrancarte la tráquea con mis colmillos" eran las palabras que se podía entender de la tigresa la cual se veía que estaba a punto de saltarle como un resorte.

-tranquila solo quiero ayudarlo con su recuperación nada más pueden confiar en mi-eran las palabras de la chica mientras se acercaba, aun con las manos en alto para que ellos vieran que no tenía intención de atacarlo.

"está bien, pero te tendremos muy bien vigilada, así que abstente a hacerle algo al cachorro porque te atacaremos sin dudar entendido" fueron las palabras del oso mirándola fijamente, recibiendo un asentimiento de la chica la cual camino hasta estar enfrente de la gran tigresa, la cual retrocedió un poco para que la chica se pudiera acercar a su cachorro, pero sin dejar de ver amenazante a la chica.

La chica bajo la mirada amenazante de todos esos animales se acercó al cuerpo de Naruto y lo examino un poco antes de mirar directamente a la tigresa.

-lo siento, pero su cuerpo está muy lastimado, pero puedo ayudarlo si me dejan estar junto a él un poco más alejado de todos-eran las palabras de la chica las cuales tuvieron un gran efecto en los animales los cuales dejaron de verla con hostilidad para verla con angustia.

"no mi cachorro no puede morir, malditos humanos ahora si los acabare por esto, solo lamento no haber aparecido a tiempo para haberlo cuidado" eran las duras pero amargas palabras de la tigresa mientras se acostaba al lado del maltrecho cuerpo de Naruto.

-si me lo permite señora yo puedo curarle, pero tiene que confiar en mí, solo le pido que se aleje de él y así poder ayudarle-lo dijo la chica mientras miraba fijamente a los ojos de la tigresa la cual la miraba con algo de esperanza.

"por favor salva a mi cachorro, sé que no tenemos ninguna relación, pero lo quiero como si lo hubiera tenido, no sé qué podría ser de mi sin el a mi lado" eran las palabras de la tigresa mientras se apartaba para dejarle trabajar a la chica.

-descuida tora-san que no le pasara nada al pequeño-lo dijo la chica mientras esta se paraba justo enfrente de Naruto mientras alzaba las manos y dirigía sus palmas al chico.

Gran Benten que con tu poder dar vida a un mundo de muerte te convoco para que luches a mi lado hado #67 palma sanadora fueron las palabras que dijo la chica antes que una luz verdosa saliera de sus manos y se dirigiera al cuerpo de Naruto envolviéndolo en un brillo verde azulado, la tigresa quería ir y salvar a su cachorro, pero el gran oso y el lobo la tenían sujeta mientras veían como esa luz envolvía el cuerpo del chico.

Pasaron unos cuantos minutos donde a la pobre tigresa le parecieron horas, para luego ver como la chica caía cansada sobre sus rodillas, en eso el oso y el lobo dejaron libre a la tigresa la cual se fue acercando con paso temeroso a donde estaba su cachorro el cual aún tenía un poco de ese brillo el cual se estaba desvaneciendo poco a poco.

-casi que quede agotada, por eso nos decían que esta técnica era de doble filo-eran las palabras de la chica la cual estaba respirando un poco agitada mientras se secaba el sudor de su cara.

En eso el brillo se había desvanecido por completo del cuerpo de Naruto logrando así ver el cuerpo totalmente recuperado del pequeño Naruto, ocasionando algo realmente increíble en el mundo ya que nunca se ha tenido documentado si los animales podían llorar, ya que la tigresa estaba llorando mientras que con su cabeza movía la cabeza de Naruto el cual se quejaba levemente, logrando así que a la pobre "madre" calmara la angustia en su corazón llenándolo de mucha dicha.

"gracias, muchas gracias por salvar a mi cachorro" eran las palabras de la tigresa que no se apartaba del cuerpo de Naruto.

-no hay de que señora-fueron las palabras de la chica mientras veía fijamente a Naruto el cual poco a poco recobraba el conocimiento.

-don...donde estoy-fueron las palabras de Naruto mientras se sentaba y miraba a su alrededor hasta que vio a los animales que lo rodeaban, sacándole una sonrisa de alivio.

"Naru-chan, que bueno que despertaste, no sabes lo angustiada que estaba por tu salud" lo dijo la tigresa mientras empezaba a acicalar a Naruto mientras este dejaba salir una encantadora risa, la cual calmo el corazón a los animales presentes.

"humana muchas gracias por salvar la vida del cachorro tora-san" lo dijo el oso quien se acercó a la chica la cual solo le sonrió un poco.

En eso el pequeño Naruto se da cuenta de ella así que voltea a verla con algo de temor, pero también sentía que la conocía de algún lado, aunque por más que tratara no daba con el lugar.

-etto hola gracias por salvarme nee-san, pero quien eres- lo dijo Naruto mientras estaba aun dentro de las fuertes patas delanteras de la tigresa.

-bueno tal vez se asusten, pero yo soy una Shinigami y mi nombre es...

Fin del capítulo 1