Notas de autor: Primero, lamento mucho la ausencia, pero lamentablemente me es bastante difícil actualizar porque estoy de vacaciones en Chile y estoy visitando a mi familia por lo tanto eso significa que me quieren en todos lados y pues me es difícil traer mi laptop a todos lados.

Bueno, les explico que esta es mi primera vez haciendo un "AU" (Alternative Universe) Para los que alguna vez han visto Psycho-pass quizás este drabble les parezca algo familiar y con eso dicho, los dejo.

Espero les guste~

El Humo de tus Cigarrillos

Suspirar, dar suspiros cada día y noche mientras apoyo mi cabeza en mi cálida mano, mirando hacia la ventana en esta fría y lluviosa noche de otoño. Tengo la cajetilla de cigarros al lado de mi escritorio; sí, es cierto, yo no fumaba, pero el aroma de cierta marca de cigarros me hacía acordarme de ti, de nuestras aventuras, de lo que tú me decías y aconsejabas. Sin darme cuenta comencé a necesitarte y de manera absurda terminé como una fumadora pasiva.

"Alain, ¿Por qué? ¿Por qué te tuviste que ir?" Idiota pregunta que me hacía constantemente. Tú te estabas escapando del pasado que jamás lograste desprender de tu memoria, eso terminó por alejarte de mí. ¿Habré terminado por ponerme egoísta? Egoísta porque a esta altura de mi vida yo solamente quería verte a mi lado y no tomé en cuenta cómo te sentías.

Últimamente, el trabajo me tiene algo atorada y atrapada con todo, supongo que lo que más me tiene desanimada es que te echo de menos. Me deja la boca amarga admitirlo, pero si no fuera así, ¿Por qué tendría este cigarro prendido a mi lado? Siento que por medio de él me logras aconsejar, es como si pudiera correr a ti como lo hacía antes y así poder preguntarte que debería hacer con respecto a mis dudas y mis miedos.

Me ofrecieron ser la inspectora de la agencia; sé que me advertiste que no lo hiciera, pero tenía que aceptar por los problemas económicos que comenzaron a venir a mi vida. Alain, ser un detective nunca fue fácil y lo sabias, yo lo sabía y aun así, decidimos quedarnos en esto juntos. Juntos hasta que los recuerdos de tu abusivo pasado volvieron a tu mente, hasta que viste su cara una vez más y desapareciste sin aviso alguno, sin dejar rastro.

Alain, ¿Qué debo de hacer para que tú no te ensucies las manos? Cuando eso se me viene a la cabeza, sin darme cuenta apoyo mi dedo índice en el gatillo de la pistola escondida debajo de mi falda. Yo sé lo que tú quieres hacer, tú quieres matar a Lysandre. No quiero verte de esa manera, Alain. Como el asesino que nunca fuiste, porque nadie logró ver la bondad de tu corazón como yo.

Me preguntaba si mi cariño por ti me haría ensúciame las manos; ya que extrañarte me ha hecho hacer cosas que prometí jamás hacer y la más obvia además de mi adicción al humo de tus cigarrillos, era que me había enamorado de ti. Me prometí a mí misma no hacer tal barbaridad, había sido ingenua. Yo siempre fui ingenua, pero siempre conté contigo para guiarme cuando lo era y es que ahora ya no contaba con ese privilegio.

Estoy segura de que tarde o temprano nos encontraremos, ya que esa obsesión tuya de encontrar a Lysandre se ha vuelto parte de mis obligaciones, no solo como detective, pero como tu amiga también. No puedo dejar que te salgas con la tuya, no puedo dejar que la ley te vea como un asesino y no puedo dejarte en esto solo. No es solo por el daño que él te ha hecho a ti, si no que por el daño que nos hizo a los dos.

Prometo estar contigo de la misma manera que tú siempre estuviste siempre ahí para mí, aunque por ahora lo único que me queda es tu aroma, el mismo aroma del humo de tus cigarrillos favoritos.