"Me desperté pensando si hoy te voy a ver"

"Feliz 15 años"susurró y no pudo evitar sentirse triste

Serena miraba por la ventana del avión donde se encontraba ahora, las nubes blancas parecían tener diferentes formas divertidas, adornando el cielo azul y lleno de estrellas. Era de noche, el avión estaba en penumbras, la gente dormía y el sonido del vuelo del avión adornada el ambiente. No le molestaba estar sola ese día especial, ya se había acostumbrado a cumpleaños solamente con sus pokemon, después, en otras regiones ya ni importancia le dio. Eran sacrificios que se buscó al entrenar para ser la mejor performer que existiera.

Ella se había vuelto independiente y eso la llenaba de orgullo.

Recordaba haber salido de casa para no entrenar con su madre, tener esa libertad de elegir por si misma bajo la excusa de comenzar su viaje y a su vez encontrar al chico del pañuelo y devolvérselo como un favor de hacía mucho tiempo. Y de ser una indecisa que abandonaba lo que no le gustaba pasó a ser una finalista de su región a ganar la corona de Kalos, perdiendo contra la reina.

Su primer concurso lo había perdido, pero los que vinieron le ayudaron a conocer y crecer tanto que con sólo cuatro listones decidió seguir viajando por otras regiones donde hubiera concursos, entonces en uno de sus viajes recibió aquella propuesta...

– Te vi en pokevisión y en el tripokalon de hace años años, recuerdas mucho a la ex reina Aria, ¿no te interesa ser ese tipo de artista pokemon? Sólo hasta que decidas participar por la corona, la actual reina es dura de vencer, esto te daría el favor del público. No te quitará tiempo, puedes participar hasta los 18

¡Seguro! Aceptar ese trabajo hizo que se volviera conocida en Kalos y los lugares donde Pokevisión llegara, no había duda, su rostro en las pantallas, las fotografías, revistas, ella era Serena, y dicen que será Reina de Kalos este año. Pero, para eso debía volver a su región, regresar a su hogar con su madre.

O por lo menos ese era el plan inicial. El avión que cruzaba el cielo iba hacia Kanto, por impulso lo había tomado y ahora se lamentaba.

Entre pensamientos, su mano pareció actuar sola y golpeó su rostro con la palma al recordar la última vez que había visto a sus amigos en el aeropuerto, específicamente las palabras que salieron de su boca.

"Tú eres mi meta"

"Cuando regrese, seré una chica más hermosa"

El leve reflejo en la ventana no apoyaba mucho su idea. Ya tenía quince años, su cabello había vuelto a crecer recuperando su forma original, era un poco más alta, la constante practica había afinado su figura y tenía ahora mucha experiencia en combate (casi obligada, la retaban en el camino cada 5 minutos los desgraciados). Pero no era suficiente, ella aún debía lograr más cosas, no se sentía lo suficientemente hermosa ni fuerte como lo era Aria.

Pero lo extrañaba, un momento lo vería y regresaba a Kalos. Aunque era probable que él esté en otra región viajando.

Cuando el avión llegó a su destino era casi media noche. Serena se sintió más sola de lo normal, pero a lo mejor dormir le haría bien. Además, quería lucir ese vestido celeste que se había comprado y mañana sería ese día.


Pueblo Paleta es bonito, casi tan agradable como Pueblo Vaniville. ¿Aquí vive el profesor Oak?

–¿Se puede?-tocó despacio la puerta del laboratorio.

–¡Jovencita, buenos días!-Un hombre mayor le abrió la puerta, clavándole la mirada extrañado-Pero... nunca te había visto. ¿Te acabas de mudar? Muy bien, nunca es demasiado tarde para salir, la edad no importa, sino lo que se siente por un pokemon, por supuesto. Te presentaré a los...

–No, no. Soy Serena, ya nos hemos visto antes.

–¿Serena?-pestañeó pensativo.

–La chica que viajaba con Satoshi. -trató de explicar.

–¿Chica?, ¿cuál de todas?

–Sere... ¿¡cuál de todas!?

–¡Ah!-rió Oak- ¿Eres la niña de Kalos?, ¿Serena?...¿¡Eres tú Serena!?

– ¡Oh, sí, sí! Soy serena -saltó de emoción.

–¡Como has crecido! No te he reconocido.

Como el hombre bueno que era la invitó a pasar y a conversar un rato, pues a hablar un poco. Ademas, quería ver a sus pokemon de Kalos, no todos los dias tenía esa oportunidad.

–Ahora que me acuerdo, te vi hace unos meses en pokevisión ¿Eres como una idol*? No estoy muy enterado de esas cosas, discúlpame. ¿Qué te trae a Kanto?

–Algo así, cuando me volví conocida en pokevisión me invitaron a muchos lugares. Por cierto, cuando me dijo "cuál de todas" se refería a...

–Por supuesto, ¿quieres recorrer ésta región? Pero no son muy conocidas las performer en Kanto, los concursos no tienen mucha concurrencia como en Hoenn o Sinnoh, aunque sí nos gusta.

–¡Claro que sí!, y sobre lo de "cuál de todas..."

–Pero claro, vienes tú a traerlos ¿no? Es una maravilla, realmente amas lo que haces, aunque aquí la gente es más de combates.

–Eso es bueno, y hábleme de "cuál de todas..."

–¡Ya lo sé!, ¿quieres ver a Satoshi?

–Ahhh...-la declaración la agarró desprevenida- Oh, no, profesor, yo venía, yo venía a, es que verá...yo no...él no...

–Tranquila-el hombre rió encantado del lapsus de la muchacha-ni Greninja se enreda y tiene larga la lengua. Ya que estas aquí me imagino te gustaría visitar a la madre de Satoshi, ¿ verdad?

–¡Eso me gustaría mucho!-se le iluminó la cara a Serena.

¡Arceus, gracias, gracias!

–Me temo que ella no está ahora, se fue de viaje.

Oak vio la cara de decepción de su visita y se apresuró a seguir hablando.

–Se fue a Alola, ¿escuchaste de esa región? Su hijo vive allí hace algunos años y decidió ir a visitarlo. Descuida, regresa hoy en la noche si no me equivoco.

–Ah...

Se le formó un nudo en la garganta, ella sabía que había pocas probabilidades de encontrarlo allí, pero igual le cayó como un balde de agua fría. Se levantó suavemente del asiento en el que se había acomodado y se despidió del profesor.

–Supongo que puedo visitar la zona un poco más...pero lo de "cual de todas..."

–Una gran idea. Prueba ir al Bosque Verde, seguro que encuentras varios pokemon interesantes. Siempre y cuando regreses para que pueda ver a tu bonito equipo de Kalos.

-¡Lo haré! ("Cuál de todas" es un número grande...)


Serena tomó una gran bocanada de aire antes de tocar la puerta de aquella bonita casa, fue buena idea regresar corriendo donde el profesor a preguntar por la dirección.

*Toc toc* sonó la onomatopeya ahorradora te texto.

–¡Un momento! -habló una voz desde dentro. Serena se arregló el cabello y sacudió el vestido mientras esperaba hasta que oyó un suave crujido de madera-¿Eh, quien...?-la mujer miró detenidamente a la chica en su puerta-No pueder ser...¡Serena! Qué alegría tenerte aquí.

Delia abrió la puerta completamente y puso sus manos en los hombros de la muchacha-Mírate, esta preciosa, ¿Cuántos años pasaron?

–Hola señora, me da gusto verla -Serena sintió latir su corazón emocionado, le recordaba a su propia madre.

–Pasa, no te quedes afuera, es de noche.

Como se lo imaginada, la casa era cómoda y acogedora. Se sentó frente a una pequeña mesa y compartieron un poco de té recién hecho. Fue la media hora más agradable que tuvo platicando con esa mujer tan amable. Su mirada le recordó un poco a la de Satoshi y no pudo evitar sonreír nostálgica, realmente quería verlo.

–¿Viniste a ver a Satoshi ?-dijo repentinamente Delia.

¿Por qué todo el mundo piensa que vine por eso?...oh, claro, claro.

–Uno poco...-bajó la mirada insegura.

–¿Un poco?- rió-No tengas vergüenza, es normal que lo quieras ver, después de todo, viajaron juntos mucho tiempo-Delia bebió un poco de té y dejó su taza en la mesa-Pero él no está, sigue en Alola y creo que se quedará por más tiempo.

–¿De verdad?-Serena hizo la misma acción.

–Sí, es la primera vez que se queda por mucho tiempo en un lugar. Se ha encariñado con todos sus amigos y se toma muy en serio sus obligaciones.

Delia miró sus manos por un momento y luego sonrió-Creo que debo enseñarte las fotografías de él en Alola, seguro te haces una idea. Será mi regalo por ser la primera de sus amigos en visitarme en todos estos años.

Dicho y hecho, la mujer caminó hasta un mueble cercano de donde sacó un pequeño cofre con fotografías, cuando lo puso sobre la mesa empezó a seleccionar unas cuantas y Serena alcanzó a ver algunas donde su amigo se veía exactamente igual a cuando lo conoció, le hubiera gustado una igual para ella ¡Tan adorable!

–Ahí está él en su escuela-dijo mientras le entregaba una fotografía, y le contó brevemente cómo habían viajado a Alola y su ingreso a la Escuela Pokemon.

La foto hizo que abriera sus ojos sorprendida. Satoshi estaba ahora más alto, su tono de piel era un tono más oscura y su cabello estaba un poco más largo. No pudo evitar sonreír sorprendida y hasta cierto punto cautivada. Su querido Satoshi lucia tan bien...de no ser porque con ambos brazos rodeaba a dos chicas igual de sonrientes: Una linda chica morena y una elegante chica rubia junto con una linda niña de profundos ojos azules. No pudo notar la presencia de un chico moreno y otro regordete por que su corazón le dio un vuelco, una tristeza amenazaba con hundirla en esos momentos.

–Di-Dice que se quedará más tiempo, ¿verdad?-la voz le temblaba ligeramente.

–Sí. Normalmente se queda un par de años en una región y luego vuelve. Ahora hasta se le olvida llamar. Desde que se graduó no ha vuelto a viajar a otro lado, quisiera mudarme con él pero no puedo.

¿Satoshi sedentario?, pensé que era un nómada innato...

–Alola debe ser un lugar increíble, mientras esté en un buen lugar viviendo no tiene de qué preocuparse-Le animó Serena.

–Tienes razón-Delia le sonrió- Pienso que Lillie lo cuida muy bien.

–Por supuesto que...¿qué?

–Sí, tienes razón, Lillie es esta chica -señaló a la chica rubia- me escribe cada mes, no tengo de qué preocuparme, su casa es grande y como no están sus padres no hay problema**

–¿Vive con una chica?-Serena sonreía feliz mientras en su interior una chispa de enojo se disparaba.

–Oh, y a veces Lana se lo lleva a su jugar con sus hermanas.

–Her...hermanas...-La chispa se volvió un cohete.

–Y Lulú le cocina...¡claro, no tengo por qué preocuparme!

–Lulú le...- *Huston llamando a tierra, un objeto volador no identificado esta despegando, ¡madre mía como despega!*

–Ah, me hiciste perder mis dudas Serena, eres una buena niña, una madre siempre se preocupa, aunque él ya tiene 16...

Oh, por todos los cielos, desde que llegó no hizo nada más que escuchar cómo estrujaban su corazón como un trapo con semejantes "cual de todas" o "sus amigas le..." entonces ¿era probable que él no estaba interesando en volver a verla?. Y yo que pensaba que...

–Veo que Satoshi está muy bien-dijo Serena sinceramente- me alegro por él, hace mucho que no lo veo, me hubiera gustado hacerlo ahora, tal vez le escriba una carta o le mande una postal ahora que sé donde está...y vive.

–¿Por qué no vas a visitarlo?-Delia juntó las manos emocionada- Alola es preciosa, seguro te gusta y sería una sorpresa.

Serena no pudo evitar sonrojarse–Debo volver a Kalos para competir.

–¿Ya comienzan las presentaciones? No me lo voy a perder, ¡te animaré desde aquí!

Serena llevó unos de sus mechones caídos detrás de su oreja, sonriendo suavemente, mirando la foto de Satoshi.

¿Habrá pensado en lo que le dije ese día?

¿Habrá pensado en mí?

¿Se habrá olvidado de mí?

O, simplemente...¿nunca sentirá algo por mí?

Parecía que esa "meta" sería inalcanzable ahora.

Y seguía sin saber cuantas eran "cual de todas".

Hubiera sido mejor recordarlo como la última vez que lo vio ¿Y qué si Satoshi se queda en Alola?, ¿y qué si terminaba enrollado con alguien mas?, ¿y qué si se había olvidado de ella?. Bien, si eso pasaba como amigo no era el mejor del mundo, pero lo entendió. Él era muy independiente, era libre, no podías encadenarlo a algo, ¿por qué se quedó? Tal vez esa "meta" no era algo por lo que debiera luchar,la sentía muy egoísta ahora...y ella quería hacer felices a las personas, ¿no? se supone que ella estaba incluida en el termino "personas".

Pero...una idea asaltó su mente.

Iría a Alola, pero no por Satoshi, sino porque Delia amablemente le había dicho que en esa región el Tripokalon no existía. Si nadie se tomaba las molestias de llevarlo, se tomaría las molestias ella misma.

¿Qué podría salir mal?


*Seguro que saben que Serena es llamada por muchos en Japón " pokemon idol". Por eso puse lo de idol.

**Vive con Lillie= explicaciones en el próximo capítulo.

Satoshi tendrá un año mas que Serena, por cierto.

Damas y caballeros, con este capítulo declaro oficial la edición del fic. Las diferencia entre este y Wattpad serán sólo frases y conversaciones. Espero que les guste como quedó. Si les gustó denle a favoritos o déjenme un review, ya saben como es eso, sí pues.

-Daromi-