Akatsuki no Yona no me pertenece, es propiedad de Mizuho Kusanagi.


~Cross My Heart

¿Cuándo se supone que debe aparecer? Esa marca, pequeña y molesta, que cambia tu vida para siempre.

Algunas personas llegan hasta la adultez sin ella, a otras les aparece en el momento en que conocen a esa persona indicada.

A Hak… sinceramente, Hak creía que la había tenido desde siempre.

Desde antes de conocerla, incluso mucho antes de tener un arma entre sus manos. Antes de saber siquiera la fuerza devastadora que podían tener unos ojos amatistas.

Siempre había estado ahí, ardiente sobre su piel, cruzando su corazón.

Yona.

Su nombre.

Era ella, esa chiquilla mimada y mandona, la orgullosa princesa de Kouka, tan pequeña y molesta como aquella marca.

Era su alma gemela, si esa mancha sobre su piel no se equivocaba.

Y tenía que equivocarse, Hak pensaba.

Ella era realeza, él un sirviente. Él era un guerrero, ella era tan frágil como una hoja. Ella era luz y él oscuridad.

Él tenía su nombre grabado en el alma y ella… ella no tenía ninguno.

Ella había esperado años enteros a que la marca apareciera, segura de que el nombre que mostraría sería el de Soo-Won, su amado primo y amigo de la infancia.

Cuando pasaron los años y ningún nombre apareció, no le importó. Estaba dispuesta a enfrentarse al destino mismo con tal de estar con Soo-Won.

Y a Hak no le molestaba. Había muchas cosas que se obligaba a sí mismo a detestar de la princesa, pero su sed de pelea no era una de ellas.

Entonces, ignorando a su corazón, él se hizo a un lado –aunque nunca estuvo en el camino realmente– y enfocó su vida a nada más que cuidar a esa pelirroja insoportable.

Consciente de que lo único que podía esperar era compartir su felicidad con ella.

Y al diablo con el destino.


N/A: Soulmates AU. ¿Necesito decir más?