crosover de Naruto y de Kuroinu: Kedakaki Seijo wa Hakudaku ni Somaru

Prologo: Comenzando la Leyenda

Hace mucho tiempo, se supo que en un continente muy alejado contaba con siete fabulosos reinos protegidos por sus respectivos guardianes, estos reinos vivían un periodo de paz y armonía que duro mucho tiempo, pero después un octavo reino surgió de la nada, diferente a cualquier otro que se allá visto en el cual la energía maligna abundaba, y causaba estragos a sus alrededores, como consecuencia de la abundante energía maligna las tierras se volvieron secas, e incapaces de generar vegetación aparte espigas llenas de espinas y plantas monstruosas come hombres, este misterioso reino era gobernado por una elfa oscura la cual tenía un gran ejército de monstruos de todo tipo, pero sus intenciones eran pacíficas ya que a pesar de su poderío militar no causaban daños, lo cual los otros reinos lo tomaron como un buen signo de fe, así que volvieron a este nuevo reino el octavo guardián.

Pero lamentablemente ocurrió un gran mal, un hombre adicto a la guerra se molestó ante esta era de paz y prosperidad, aburrido de esta armo un gran ejército atacando a los ocho reinos que existían, la elfa blanca quien era la guardiana de su respectivo reino como también la última de su especie, la cual era venerada como la encarnación de la diosa de la luz, dictó una profecía que los 8 reinos sucumbiría ante el poder del hombre de la guerra, pero un día un hombre de gran corazón vendría al rescate de los reinos y los protegería con su inmenso poder, además ella también dictamino que ella junto a las demás guardianas estarían destinadas a estar al lado de este guardián hasta el final de su días.

Eran las palabras que decía una mujer que estaba contando la historia en un orfanato para que los niños pudieran dormir, soñando que eran ellos los guerreros que protegerían esos reinos, aunque si nos fijamos bien había un pequeño niño el cual a pesar de estar acostado no podía conciliar el sueño, ya que por alguna razón ese cuento que la cuidadora les había inventado, lo había llenado de una incertidumbre que le quitaba el sueño, pero luego de un rato el había conseguido dormir a pesar de que su cama no fuera muy buena para el