¡Hola amoreees!

Hoy os traigo una nueva traducción, algo diferente, porque tiene 300 capítulos, está completa y son drabbles de entre 700 y 800 palabras. Lo que me gustaría hacer sería actualizar una vez al día, si es posible, como hacía Colubrina la autora de la historia original. No responderé reviews en esta historia porque creo que se haría imposible, sin embargo si hay dudas importantes las responderé brevemente al final del cap.

En fin, no sé si me he explicado bien, pero ahí lo dejo xD

Gracias a KeyTen por sugerirme traducir la historia, espero que la disfrutes ;)

El miércoles será el día que actualice "Love in a Time of the Zombie Apocalypse"

Os dejo el link de la historia original por sí queréis echarle una ojeada (Ya sabéis que tenéis que quitar los espacios):

www (punto) fanfiction (punto) net /s/ 11439594 /1/ Rebuilding

¡Disfrutad de esta nueva aventura!

Disclaimer: Ni los personajes que le pertenecen a la maravillosa J.K Rowling ni la trama de esta fantástica historia que le pertenece a Colubrina (encontrareis el enlace a la historia original en historias favoritas, en mi perfil), son de mi propiedad, yo sólo traduzco la historia para que pueda llegar a más gente.


.- Una historia de Colubrina -.


N/A: Bienvenidos a "Rebuilding", el hogar de los mejores lectores del fandom, por lo menos en mi opinión. Si acabas de unirte a nuestro formato te parecerá un poco extraño. ¿Por qué, te preguntarás, hay tantos capítulos y por qué son tan cortos?

Este Fic fue originalmente estructurado como una serie de drabbles; como escenas y algunos como drabbles de cumpleaños. Pronto se convirtió en el monstruo que tenéis delante con capítulos de entre 700 y 800 palabras cada uno. Ocasionalmente son más largos, nunca más cortos.

¡Disfrutad!


Capítulo 1

Cuando la guerra terminó y se celebraron los juicios, Hermione Granger volvió a Hogwarts para ayudar a reconstruirlo. Planeaba retomar, si esa era la palabra correcta, el séptimo año y hacer los EXTASIS y, para eso, necesitaba el edificio intacto.

Tampoco tenía a dónde ir.

Sus padres estaban bien y realmente desmemoriados, todas las consultas que había hecho a magos y brujas más experimentados le habían dado los mismos resultados. Había hecho un trabajo excelente – uno impresionante – pero al intentar deshacerlo se arriesgaba al daño cerebral. Déjalos estar, le habían aconsejado. Son felices en la vida que creaste para ellos. Déjalos vivir. Había escuchado a todos los que le habían dicho eso, con rostro sombrío y el corazón latiendo más lentamente en cada encuentro, hasta finalmente admitir que tenían razón. Al menos sus padres estaban vivos; no todo el mundo podía decir lo mismo. Al menos, eran felices.

Tampoco podía ir con los Weasley, aunque esa familia hubiera sido su hogar mágico durante años. Después de todo, no había podido perdonar a Ron. La amaba; no tenía ninguna duda de eso. Sin embargo, cada vez que sostenía su mano o la besaba, volvía a la tienda en el bosque con Harry, abandonada. Tal vez eran nimiedades. Había podido perdonar a gente que había hecho mucho más. Incluso había sacudido la mano de Narcissa Malfoy, deseándole suerte después de su juicio, sintiendo cada palabra, pero Ron le había importado demasiado y la traición había sido demasiado profunda. Si no lo hubiera amado antes de eso, habría podido superarlo y tal vez amarlo después, pero, las cosas eran como eran, y sentía ese amor como cenizas en la boca.

Eso significaba, por supuesto, que Molly Weasley no quería tener nada que ver con ella.

Por lo tanto, hizo sus maletas y se fue a Hogwarts. Los dormitorios de Gryffindor estaban destrozados y McGonagall, con disculpas en los ojos, le sugirió utilizar los dormitorios de Slytherin que habían estado protegidos de la batalla.

- Sólo hay otro estudiante viviendo allí este verano. – le dijo McGonagall – Para septiembre seguramente ya tendremos reconstruida la Torre de nuevo.

Hermione había asentido. Era una cama y en ese momento no podía ser demasiado exigente con respecto a donde encontrar una. Entró en la sala común, rodando sus ojos nacidos de muggle ante la contraseña "sangre pura" y se instaló en uno de los dormitorios de las chicas. Estaba acostumbrada a las brillantes habitaciones llenas de luz solar de la Torre de Gryffindor y el extraño resplandor verdoso que se filtraba por las ventanas era deprimente y sofocante. No era de extrañar que los Slytherins parecieran miserables siempre, pensó mientras colocaba algunas novelas sobre el escritorio. Probablemente todos sufrían trastornos del estado de ánimo porque no recibían suficiente luz.

Sabía que mientras un gran número de personas se desplazaba hasta allí todos los días para ayudar a reconstruir, casi nadie vivía en el castillo durante el verano. Ella, el personal y quienquiera que fuera ese otro estudiante.

- Todavía servimos comida. – le había dicho McGonagall – Los elfos domésticos se molestaron cuando les sugerimos que no hacía falta que cocinaran, así que todos nos reunimos en lo que antes era un aula. Está en forma razonablemente mejor que el Gran…

En ese momento la mujer se detuvo y Hermione asintió con la cabeza; no hacía falta ahondar en la condición en la que se hallaba el Comedor. Ella estaba allí para ayudar a arreglarlo, después de todo. Había tomado el número del aula que ahora era el comedor y dijo que se reuniría con sus compañeros residentes allí para la cena. Lanzando un hechizo tempus, Hermione se percató de que eso era ahora, abrió la puerta de su habitación para subir y salir de las mazmorras.

Ni siquiera pudo sorprenderse al ver una cabeza rubia en la sala común de Slytherin y darse cuenta de quién era el otro residente de verano. Nada le había ido bien desde que terminó la guerra, ¿por qué eso iba a ser diferente?


Nos vemos mañana con una nueva actualización ;)

¿Primeras impresiones?

¡Muero por leerlas!