.

Disclaimer : Los personajes de My Little Pony – Friendship is Magic le pertenecen a Laurent Faust y a los avariciosos de Hasbro XD – La siguiente historia de Fanfic la he creado con el objetivo de entretenerme a mí y compartirla con ustedes los lectores para su entretención tanto de ustedes como mía :D . Que lo disfruten - :D

.

Perdón por la tardanza amigos, pero por donde vivo hubo un pequeño terremoto de 6.1 en la escala de Richter lo cual es muy común por estos lugares, pero lo malo que el epicentro fue cerca de donde vivo, fue de golpe y fue demasiado largo de por lo menos casi un minuto, que fue lo suficiente para hacer algunos estragos y es que me boto varias cosa en mi hogar entre ellos varios adornos, mi TV, la laptop, un barril de agua, el armario, el refrigerador, el inodoro y además de estos varios daños en los muros que se agrietaron por el mismo, además que al estar arreglando el desastre que se me hizo por el mismo me lastime la cadera y por ende el dolor lumbar me dio con mucha fuerza y me toco estar en reposo por casi 15 días, lo cual fue súper incomodo con tantas réplicas sísmicas y no poder ni tocar la computadora al habérseme estropeado y lo peor no poderme mover para nada ya que si temblaba más fuerte no podría salir huyendo, después de esto me toco ponerme al día con el trabajo que estaba muy atrasado y aun a este día estoy poniéndolo al día ya que no cuento con nadie que me ayude y es que cada quien se ayuda a sí mismo (Si lo sé es algo triste, pero cierto), por ende estuve muy desconectado del fanfiction, pero ya estoy de regreso y trayéndoles el siguiente capítulo XD –

Ultima Noticia – Este 20 de Julio hubo otro terremoto de escala 6.9 en la escala de Richter en el vecino país y lo sentimos aquí igual de fuerte, así que de repente que revientan los volcanes que tenemos aquí y adiós Centro América. DX

.

Hola amigos lectores, quiero aclarar primero que la forma de escribir mía es diferente a la de otros escritores, recuerden todos tenemos nuestro estilo, por ejemplo en mi caso los Diálogos y pensamientos están escritos en negrita y los sucesos y entornos están escritos con letra normal, la razón de no utilizar diferentes estilos de letras y/o escritura es porque se me dificulta mucho el diferenciarlas ( Se escuchan carcajadas al fondo y barullos junto con silbidos y algunos diciendo – Que tonto - ) Si, si lo acepto soy un poco tonto en ese caso y les confieso que desde pequeño he tenido muchos problemas con las áreas de letras y escritura en la escuela, siempre sacaba malas notas en esas áreas DX.

También disculpen los errores en las palabras, pero al momento de cargar el archivo a Fanfiction este me realiza varios cambios en las palabras y solo las puedo ver una vez el archivo esta ya publicado y no antes XP DX .

.

Respondiendo a los Reviews y comentarios:

.

Para Comet Galaxy : Hola amigo es bueno leerte de nuevo y que te haya gustado el capítulo – .

En parte tienes razón con Celestia, pero digamos que ella solo quería ayudar a una pequeña Pegaso, pero por el impulso solo recibió una buena reprimenda por parte del pony profesional.

Gracias por que consideres el nombre de Draco que es muy "Cool" XD – Lo otro es que el tubo suerte ya que se había fusionado con la piel de Dragón y este lo protegió, ya que sí hubiera seguido siendo humano este habría perecido en ese ataque, también es bueno que él tenga compañía con quien más o menos conversar, ya que de lo contrario, capaz y se vuelve loco.

.

Para Criskakis :_Es bueno volver a leerte amigo eso significa que voy bien con la historia y que mantengo tu atención : ), digamos que me pareció una buena idea que la pequeña Scootaloo le colocara el nombre a nuestro protagonista humano-dragón y ya que está aprendiendo a hablar el español ya que solo eso era lo que escucho por un par de meses que estuvo en compañía de Draco, era inevitable que no lo aprendiera.

Con respecto a Celestia digamos que no obro de mala fé, ella solo quería ayudar a la pequeña potrilla Pegaso, pero hay cosas que es mejor dejárselos a los profesionales y ella lo aprendió por las malas.

Ahora en este capítulo descubrirás como Draco llego con Scootaloo.

.

Y ahora si podrán leer lo que les pasara ahora a nuestro par de protagonistas en este capítulo XD.

.

Bueno aquí termino respondiendo a todos los Reviews y comentarios, así que espero sus comentarios a los que no opinan para que lo hagan, así que pasemos a lo principal que es el siguiente capítulo.

.

- Premoniciones Peligrosas.

.

Capítulo Cuarto – "Encuentros Accidentados".

.

Punto de vista de Draco.

.

Estaba escondido entre los arbustos, oculto en la oscuridad de la noche y evitando la vista de todo pony y observaba como Scootaloo jugaba y se divertía con sus congéneres, esto había hecho que ella olvidara los sucesos de unos días atrás, fue cuando yo descubrí que su madre había fallecido y que la pequeña estaba sola en este mundo, la verdad que verla sonreír me alegro mucho y así continúe por un par de horas hasta que el festival terminara y fue cuando observe que todos los ponies se retiraban con sus padres y ella comenzaba a buscarme algo que me llamo la atención fue la equina blanca con cuerno y alas que era mucho más grande que todos los ponies presentes casi juraría que era de mi estatura, vi como ella se le acerco a Scootaloo y pareciese que le hablo, fue cuando Scootaloo empezó a buscarme y al no verme alcance a ver que empezó a llorar y a gritarme con palabras como –Draco, donde estar? – u otras como – Draco no dejarme sola. – y para solo escuchar una última palabra que menciono – Draco Ayudarme! – Eso último dicho por ella me preocupo y fue cuando me dispuse a salir de mi escondite, pero lo que hizo esa enorme equina me detuvo, y fue que abrazo a Scootaloo, eso me freno de manera inmediata y después de eso solo hubo un silencio absoluto mientras esa enorme equina blanca le hablaba y pareciese que la tranquilizaba y eso me puso a pensar y es que la verdad a la pequeña Pegaso solo le estaba haciendo mal al apartarlos de quienes la quieren y quien era yo para quitarle eso y tenía que dejar que su vida continuara con normalidad, así que solo me quede oculto y vi como se la llevaban – Ten una buena vida pequeña. – Susurre en voz baja mientras que yo me retiraba a mi habitual recolecta nocturna de alimentos.

.

Nueve días después del festival de los corazones cálidos.

.

Ya habían pasado varios días desde que me había quedado solo y durante este tiempo me mantuve en mi disque hogar dentro del castillo en ruinas y es que gracias a esa fiesta había conseguido una cantidad grandiosa y voluminosa de comida la cual me mantuvo por muchos días sin tener que salir e ir de regreso al pueblo, pero durante todo este tiempo el lugar estuvo muy silencioso, ya no habían brincos, ni ruidos de la pequeña pony híper activa andando para arriba y abajo y tratando de decir y repetir como loro todas las palabras que yo mencionaba y que también ella de alguna manera había aprendido de mí, tampoco había sus molestos brincos encima de mí a buena mañana para despertarme y es que, aunque no quisiera aceptarlo, pero la extrañaba, durante todos esos días en que la soledad fue mi única compañía me puse a revisar los libros que habían en ese castillo, lo único que podía entender eran los dibujos y nada más, ya que las palabras estaban escritas en un idioma muy extraño que jamás había visto y que yo no entendía en lo más mínimo, pero había comprendido que no eran simples libros infantiles sino que todo lo contrario, estos eran libros de este extraño mundo, un mundo al que yo era totalmente ajeno y que al ver los diferentes dibujos de las especies que en el habitaban me percate de algo y ese algo era que no había ningún dibujo de mi especie actual en la que me había transformado o de mi antigua especie que sería la humana, pareciese que nunca existieron en este mundo, pero no podía dar por hecho esa conclusión y que tal vez, en algún lugar muy, pero muy lejano al que estoy en este momento, estos si existieran y fue algo que pensé mucho, pero por el momento se podría decir que era el último hombre que existía con vida, para lo cual solo pude pensar en lo terrible y deprimente que se siente el saber que eres el ultimo con vida de una u otra especie y que tarde o temprano llegara la muerte a reclamar por mí, dando por terminado con el legado humano ó variante de dragón en la que me convertí en este extraño mundo y el cual tengo sobre mis hombros, la verdad que eso me desanimo por un par de días, pero me recupere y es que al fin y al cabo la tripa me hizo reaccionar XD y la verdad de qué extraña manera, ya que la verdad la noche anterior o esta madrugada había tenido un muy extraño sueño o pesadilla, no sé cómo explicarlo, pero en ese sueño estaba yo de vuelta en mi hogar, tranquilo en mi antigua habitación mientras veía la montaña desde mi ventana y veía pasar uno que otro pájaro volar enfrente, luego escuche a mi madre llamarme para comer mientras me menciona que saldría a comprar las gaseosas a la tienda, me levante de mi cama y me dirigí al comedor, allí me encuentro con un plato de rebosante carne asada era un pedazo muy enorme, rebosante y exquisito, acompañado de arroz con verduras, ensalada y unas tortillas asadas al carbón, me senté en la mesa y empecé a comer mientras esperaba que mi madre regresara con la gaseosa, no sé por qué pero sentí esa carne asada tan crujiente, tan deliciosa, exquisita y rebosante que la comí como si no hubiera mañana y la termine casi de inmediato, fue cuando entro mi madre y me sirvió un vaso lleno de gaseosa, pregunte si había más carne y lo que escuche de ella mencionar es que había más afuera en la azotea encima del asador y que me sirviera, salí y me encamine al asador y al verlo observe como si hubiera en el asándose un muy pequeño ternero recién nacido, tiernito, dando vueltas sobre el asador con su cuerpo entero pero sin cabeza ni cascos, ya con su carne asada y emitiendo un delicioso olor de la misma y yo con plato en una mano y cuchillo en la otra realice un par de cortes en los muslos y colocando los trozos de carne en mi plato, me encamine de regreso al comedor, pero fue cuando lo vi de nuevo, estaba al final del pasillo, esa silueta Dragonesca, de piel negra y mirada carmesí como la sangre, yo estaba congelado no podía moverme, este se me acerco hasta estar frente a mí, me miro de frente y me sonrió y escuche mencionar unas palabras de su hocico – Carne buena… Carne deliciosa… - Eso fue lo que escuche decir de este, luego observe como se dirigió al asador y quito la pequeña ternera que estaba cocinada y la puso a un lado de este, fue cuando saco a un pequeño pony, lo sostenía del cuello con su garra izquierda y este pony luchaba por zafarse de su captor, fue cuando con un movimiento de su garra derecha le metió el índice en su pecho y el pony quedaba quieto temblando a mas no poder, para luego dirigirme la vista a mí y sonreírme y de un rápido movimiento de su índice hacia abajo le corto todo su estómago desde el pecho hasta el vientre del mismo provocando que cayeran al suelo todas sus entrañas mientras el pony quedaba en shock ante tal situación y trataba con sus cascos de regresas sus viseras a su interior y empezando este a llorar en silencio, yo quería atacar al maldito, caerle a golpes, pero no podía, quería inclusive putearlo, pero de mi boca no salía palabra alguna, después vi como este le hacía con su dedo índice un corte en la piel alrededor del cuello y metía sus garras dentro de la piel del pony y en otro rápido y fuerte movimiento este le arranco la piel desde el cuello hacia abajo quedando solo colgando de los cascos de este mientras se veía todo su cuerpo en carne viva, literalmente lo había desollado estando aún vivo, - "BASTA MALDITO" – decía en mi mente, pero no podía moverme, el pobre pony había perdido el conocimiento o había muerto por las graves heridas, luego vi como con sus garras le arranco los cascos y con esto se deshacía del pellejo sobrante, solo le quedaba la cabeza en su lugar el cual tenía espasmos de dolor y echaba espuma de su hocico, el maldito agarro la barra de acero para asar y se la incrusto al pony desde el trasero hasta sacarlo por el hocico y ponerlo a asar en las fuertes llamas del carbón que estaba al rojo vivo.

-"MALDITO BASTARDO"- Chille yo entre dientes, este solo me miro y volvió a hablar - ¿No gustar carne asada? – y me señalo mi plato con los trozos de carne que había cortado, yo entre fuerte enojo trate de responderle –TSTHST… THSTH- era lo que apenas podía decirle entre dientes y con mucho esfuerzos y es que quería con todo mi ser el decirle hasta de lo que se iba a morir.

-Carne Pegaso deliciosa.

Me quede congelado cuando escuche decir eso.

-¿No gustar carne de Pegaso asada?, entonces comer carne fresca. – Fue cuando me arrojo la cabeza de un pequeño pony que nunca supe de donde saco, observe como esta venia hacia mí girando por el suelo y detenerse enfrente de mí, mostrándome que correspondía a una pony anaranjada, de melena magenta y ojos violeta, por un momento mi corazón se detuvo y un millón de imágenes llegaron a mi mente, lo recordé todo y en un momento sentí como la piel de todo mi cuerpo se me en crispo y la rabia me invadió, fue justo cuando me pude mover y me arroje con todo sobre él, como si una bestia se hubiera liberado dentro de mí con una rabia y furia mezclada y sin límites, tacleando a ese monstruo de piel negra y haciéndolo caer en el suelo y yo encima del maldito asesino, maldiciéndolo mientras como loco lo golpeaba una y otras vez en su rostro hasta que quedo desecha toda su cabeza y mis manos quedaban ensangrentadas, fue cuando todo se oscureció y un pasillo apareció frente a mi mostrando al final de este un trono hecho de esqueletos equinos y sentado sobre este al Dragón de piel negra y ojos carmesí sano y salvo y como si nada hubiera pasado, me quise levantar para atacarlo, pero estaba atado con cadenas a mi alrededor que no me dejaban pararme, empecé a insultarlo pero fui callado en un movimiento de su garra, que hizo aparecer en mi boca una soga para callarme.

-Yo no matar Pegaso.

Fue lo que escuche decir, pero yo estaba furioso y halando con todas mis fuerzas quería arrancar las cadenas del suelo para luego arrancarle la cabeza a ese mierdero.

-Tu matar Pegaso.

-AAaaggghhhhh!... - Fue el fuerte grito que di de lo colérico que estaba por oír sus mentiras y mientras veía de reojo como las cadenas que me retenían empezaban a ceder.

-Tú matar a Pegaso y luego su carne tú comer.

Brinck… Crack… las cadenas se rompían liberándome y salían los pedazos volando, mientras que yo salía corriendo hacia el para atacarlo, pero fui recibido por su palma de la garra en mi rostro, trate de forcejear con el mientras sentía como el suelo se desquebrajaba bajo mis pies y caía de espaldas y este monstruo me levantaba y contraminaba contra el suelo varias veces, hasta que las fuerzas me abandonaron y mi cuerpo no me respondió, este me levantaba por última vez sujetándome del cuello mientras me mostraba un enorme espejo frente a mí, mostrando en el reflejo a él sosteniéndome de mi cuello y mostrándome también mi cuerpo humano todo apaleado y golpeado, con varias laceraciones que estaban sangrando constantemente en las heridas abiertas por la paliza recibida, luego la imagen del espejo cambio mostrando una imagen estática de él sosteniendo a Scootaloo con su garra izquierda mientras cortaba su pecho y le sacaba todas sus entrañas y volvía a cambiar de cuando la desollaba viva, volviendo a cambiar y mostrar otra cuando le arrancaba los cascos, mostrando una cuarta imagen donde la atraviesa con el pincho y la pone a asar y para finalizar una quinta imagen donde está el comiendo la carne de la pequeña pony.

-MALDITO!-. Otra vez esa Rabia invadió mi cuerpo apabullado y logrando de esa manera el zafarme de su agarre y con toda mi fuerza le lance un puñetazo a su abdomen, pero este desapareció y yo caí al suelo – DEJA DE ESCONDERTE Y PELEA PUTO DESGRACIADO – Grite con todas mis fuerzas, pero solo escuche una carcajada de este y apareció enfrente de mí, yo de inmediato me le lance y encima y solo lo atravesé cayendo nuevamente al suelo, me levante de inmediato y le lanzaba golpes y patadas pero solo lo atravesaban – TRAMPOSO DE MIERDA – grite yo ya desesperado por querer acabar con él y fue cuando a mi alrededor aparecieron varios espejos que me rodearon y mi imagen apareció en ellos y a un lado de mi estaba el, yo lanzaba golpes al aire tratando como tonto que mi imagen lo golpeara, pero nada pasaba solo más me cansaba, hasta que al final caí exhausto y de rodillas en el suelo con la respiración muy agitada.

-No entender?... Yo soy tú y tu tener que exterminar vidas de ponies… - Menciono ese maldito en el reflejo.

-Jodete.- Respondí mientras le enseñaba el dedo medio de mi mano para que se lo metiera en el maldito culo.

Fue cuando el reflejo me tomo de las manos y me alzo en el aire y me colocaba frente a él extendiendo mis brazos hacia los lados y me decía – No entender?... Tu y yo ser uno solo… Nosotros ser él terror de este mundo… -

-Vete al infierno.- Chille yo en respuesta a él y fue cuando observe como la imagen de los espejos donde nos reflejábamos se empezaban a volver una sola y vi como mi cuerpo se disolvía dentro de él, yo trataba de liberarme no dejaría que ese maldito bastardo me absorbiera y al final lo logre, me libere de su agarre y caí al suelo de rodillas y muy cansado – Púdrete en el infierno maldito – Chille mientras sentía como mi corazón palpitaba a mas no poder.

-Tu misión es acabar con toda vida en este mundo.- Escuche mencionar al maldito.

-Acaso no entiendes?... te dije que te puedes ir derechito al infierno. – Recalque yo mientras le enseñaba mi dedo medio y el maldito empezó a carcajearse y fue cuando levante la vista y observe en los reflejos que él estaba hincado en el suelo y mi reflejo no estaba, fue cuando me di cuenta que yo no estaba allí y es que yo era el de nuevo y al no creer que había pasado mire mis manos y brazos cubiertas de sangre y vi esa maldita piel de dragón negra como el carbón encima de mi piel, mire mi espalda y volvía a tener alas, volvía a tener garras capaces de cortar un árbol como si fuera papel crespón, volvía a tener ese maldito cuerpo de Dragón mientras escuchaba como ese maldito se carcajeaba y mencionaba – Tu misión es acabar con toda vida en este mundo, quieras o no. – Volviendo a carcajearse y yo gritar con todo mi ser – JAMAS!, ME ESCUCHAS?, JAMAS LO HARE HIJO DE PUTA… JAMAS!...

Después de eso me desperté en mi cama de trapos con el corazón a mil por minuto y con la respiración acelerada, por un momento me quede pensativo, recordando esa pesadilla y lo último que escuche y es que yo era el terror de este mundo, la verdad que lo pensé mucho, pero fue que después observe por debajo de la puerta que los rayos del sol ya asomaban y que ya era de mañana de nuevo, así que me levante y tome un poco de agua para lavarme la cara, por un momento solo pensaba y volvía a recordar cómo había empezado bien ese sueño pero de la nada se convirtió en una horrible pesadilla y volver a recordar esas palabras, en un momento de enojo arroje el deposito con agua contra la pared.

Pero como había mencionado antes ese día me di cuenta también que ya no tenía alimentos para comer y solo un par de frutas pude desayunar y lo demás del día me toco esperar para poder volver al pueblo.

Empezaba el sol a ocultarse y era muy buena hora para emprender mi viaje de nuevo al pueblo y así fue como me puse en marcha, cuando llegue a este ya era de noche y de nuevo estaba en la entrada del pueblo – Bueno es hora de empezar – Me dije a mi mismo y empecé con mi recolecta nocturna, lamentablemente al revisar como unos diez basureros casi no había encontrado alimentos y lo otro es que tenía una sensación muy incómoda la cual era de encontrarme con Scootaloo a la par mía y que se me pegara como chicle en el culo de nuevo, pero eso no sucedió en ningún momento durante mi búsqueda, pareciese que cada vez que volteaba a mirar mi espalda allí la veía mentalmente, pero la realidad era que la soledad era mi única acompañante, creo que estaba un poco melancólico al estar solo, pero después recordaba esa pesadilla y tal vez en un momento de locura y hambruna sería yo capaz de realmente comérmela?, era algo que no sabía y que no quería averiguar y continúe con mi búsqueda.

-Pero que mierda!, acaso se tragaron hasta las sobras estos ponies desgraciados, que no me dejaron nada!. – Y es que la verdad para esa noche la recolecta alimentaria había estado pésima y me toco visitar más lugares a los que no había ido nunca en el pueblo, pero fue mala la noche y solo había logrado una pequeña cantidad de alimentos, así que decidí que era hora de regresar y creo que al caminar mucho más en mi búsqueda nocturna me había alejado mucho del camino tradicional y en dirección contraria a la del puente que me conducía al bosque y mientras caminaba de regreso observe una casa que no había observado antes en mis visitas anteriores ya que no había sido necesario y de esta visualice como una luz de una ventana que se apagaba, decidí acercarme y buscar en su basurero ya que tal vez encontraría algo de comida recién tirada y fresca para llevármela, pero la historia fue la misma estando este vacío, solo suspire en tono de fracaso total y me encamine para continuar con mi regreso a mi casa y al pasar por la ventana donde se apagó la luz hacia poco tiempo atrás y por simple curiosidad medio observar a la misma, fue donde me percate que allí estaba apoyada en el vidrio de la ventana y cubierta por una manta, la pequeña Scootaloo, aplaciblemente dormida y bien abrigada del frio, por un momento pensé en darle unos toques en el vidrio de la ventana y despertarla, pero me detuve justo cuando iba a golpear el vidrio, solo observe a la pequeña y todo lo que tenía ahora y es que la verdad ella estaba mejor allí, entonces me quede por un segundo pensativo y recordé esa pesadilla, eso me hizo tomar una decisión y de inmediato me di media vuelta para continuar con mi viaje de regreso a mi casa, pero esa terrible sensación de quererle hablar me carcomía el alma por todo mi andar en mi solitario retorno, mil ideas pasaron por mi cabeza y todas insistían en hablar con ella, pero porque? si para mí solo es una equina como todas las demás que he visto en este lugar y que en un momento de hambre podría devorar y era algo que no quería hacer, así que continúe con mi viaje de regreso, de alguna forma la travesía por el pueblo me pareció eterna y al fin estaba de regreso sobre el puente que daba la bienvenida a todo ser viviente a ese lugar, busque lo que había escondido debajo de este puente y aunque fuera poco me lo llevaría a mi casa y solo me sustentaría por un día y tendría que regresar al día siguiente para buscar más, levante el barrilito con agua y la caja con una cantidad pequeña de alimentos y empecé a caminar en dirección al bosque.

-"Porque putas no solo la saludas y ves cómo está la pequeñay te vas a la mierda grandísimo imbécil" – Ese maldito pensamiento taladraba mi mente una y otra vez, hasta que al final me detuve en mi andar al apenas estar frente al bosque – Tengo que hablar con ella – Susurre y me regrese, ya no pude contenerme y guarde las cosas debajo del puente de nuevo y me encamine rápidamente a esa casa, el camino me pareció corto y rápidamente llegue de nuevo al lugar, allí estaba ella aun recostada en la ventana y cubierta con su sabana, yo aún estaba indeciso pero esa estúpida idea me taladraba el pensamiento así que con mi dedo di tres pequeños golpes al vidrio frente a ella, me percate que medio se despertó y ya se iba a recostar de nuevo, así que volví a golpear el vidrio frente a ella otra vez dando tres golpes a este de nuevo, allí observe que se restregó los ojos y me miro, luego medio se iba a recostar de nuevo y se detuvo de repente y volvió la vista hacia mí y me vio con los ojos bien abiertos y volviéndose a restregarse con sus cascos sus ojitos violeta y me dio una enorme sonrisa y como que dijo algo, pero por el vidrio no pude escuchar nada, luego vi como quito el seguro de la ventana y la abrió.

Zassss – la pequeña dio un rápido brinco hacia mí pecho y me boto de espaldas en la nieve y repetía una y otra vez – Por que irte? – Porque dejar a mi sola?.

Por un momento solo la mire y le respondí – Es lo mejor para ti, aquí tienes un hogar, una cama y comida caliente y no sacada del basurero. – Además de que solo me acorde que incluso podría comérmela a ella en un terrible momento de locura y no la querría a la par mía si llegaba ese momento de hambre y desesperación.

-No, tu callar, yo no querer nada tu decir… - Por un momento a la pequeña Pegaso le hormigueo la boca y observe como sus ojitos se aguaron – Yo solo querer estar contigo. – Y acto seguido me abrazo contraminando su rostro contra mi pecho – Yo querer estar contigo. – volvió a repetir la pequeña.

-No… tú te quedas aquí. – Fue lo que yo dije.

-Por favor! – Me respondió la canija.

-Nooo!... – Permanecí firme en mi respuesta mientras me levantaba del suelo y ponía a la pequeña dentro de su habitación.

-Wuuaaaaahhhh! – Empezó a llorar a todo pulmón la pequeña cabroncito.

-Shuuuu! Silencio… vas a despertar a todo mundo. – dije rápidamente tratando de callarla, pero la muy canija volvió a dar otro fuerte lloriqueo – Wuuaaaaaahhhhhh! – y fue cuando note que la luz del cuarto contiguo se prendió y me puse nervioso.

-Está bien… Está bien, te llevare conmigo.- Respondí yo y la muy cabroncita chantajista se calló y me sonrió – Ok.- respondiéndome a mi petición.

De repente se ve como la puerta se abre de un solo golpe y aparece Cheerilee toda preocupada y con una bata para dormir en su cuerpo y su melena toda alborotada, gritando – Que sucede Scootaloo?

-Este nada… - Respondió la potrilla Pegaso con una sonrisa nerviosa - Es que pensé que había visto a Draco, pero solo fue un sueño. – Mientras le respondía a Cheerilee y le ponía una carita triste y una especie de aureola le aparecía sobre la cabeza.

-Ohhh!, mi pequeña… solo fue eso, un sueño. – Cheerilee se le acerco y abrazo a la pequeña, - Sera mejor que sigas durmiendo – mientras la ponía sobre su lomo y la llevaba a la cama, arropándola de inmediato y le daba un beso de las buenas noches y Scootaloo solo afirmaba con una sonrisa y se arropaba bien y cerraba sus ojitos para descansar, Cheerilee se levantó de la cama a cerrar la ventana abierta y luego se retiró de regreso a su cuarto para luego cerrar la puerta de la habitación de la potrilla Pegaso y apagar la luz de la habitación.

Pasaron un par de minutos y Scootaloo dio un salto arrojando su frazada al aire y está cayendo al suelo y abrió de nuevo la ventana que Cheerilee ya había cerrado y hablo suavemente – Draco? – Hubo un silencio incómodo y volvió a hablar con un tono de voz un poco más elevado – Draco? – Otra vez no había respuesta, la pequeña se estaba poniendo triste de nuevo así que tomo mucho aire preparándose para dar un fuerte grito – D… - pero fue silenciada cuando una garra apareció de entre un tumulto de nieve y le tapaba la boca – Shoooo! – Silencio canija que despertaras a todo mundo – Apareció Draco todo cubierto de nieve de entre su escondite, la pequeña está muy feliz con la presencia de él.

-Solo será por una noche – Menciono Draco, a lo cual Scootaloo le afirmo con un afirmativo al rectificar con su cabeza, - Trae tu bufanda y esa frazada. – Scootaloo rápidamente hizo las indicaciones dadas por Draco y regresaron juntos al castillo en ruinas dentro del bosque.

.

Al día Siguiente dentro del bosque Everfree en el antiguo castillo en ruinas de las dos hermanas, se observa en los extremos una habitación adecuada para el vivir de cualquier ser viviente, cálido y apacible y dentro de este a un Dragón durmiendo muy apaciblemente en su más o menos cama improvisada que este tenía, cuando de repente aparece una sombra en una de sus esquinas con una sonrisa siniestras y mirada siniestras y fija en el indefenso dragón, esta sombra con ojos blancos y afilados en ningún momento quita la vista de su presa, observa sus alrededores y analiza las posibles rutas de escape de su víctima y ya terminado todo su maquiavélico análisis y elaboración de su terrible plan de ataque, este temible ser proveniente del más oscuro y recóndito lugar de la tierra se da el lujo de tomar su mejor lugar de ataque y en un momento de aparente paz y quietud se lanza sobre este en un furtivo ataque sorpresa a lo cual el dragón nunca estuvo preparado para reaccionar y poder huir, quedando totalmente a merced de su terrible depredador.

Poing… Poing… Poing… Saltos daba la pequeña canija en la cama sobre el cuerpo del adormitado dragón y decía - Hora Levantarse… Hora Levantarse… - Chillaba la pequeña Pegaso sobre un adormitado Draco y acercándose lentamente al oído de este, pero antes toma mucho aire en sus pequeños pulmones y da ese terrible chillido dentro del mismo y gritarle con toda su voz – TENER HAMBRE! – Haciendo estrepitarse a este y logrando hacer aparecer como si un tambor quisiese salir en el otro lado del tímpano del oído del adormitado dragón y volviendo a estampar su rostro sobre su almohada.

-Un ratito más… aún tengo sueño - Mencionaba el Dragón negro de ojos rojos y alma de humano mientras contraminaba su rostro dentro de los cobertores de su cama y cubría su cuerpo con los mismos.

-TENER HAMBRE!... – Chillo fuertemente la pequeña Pegaso provocando que el dragón diera un pequeño brinco por segunda vez y se estampara de lleno contra el frio suelo y luego levantara su rostro del suelo mostrando una cara de molestia junto con pereza – Esta bien escuincla del Demonio, ya me levanto y preparare algo de comer – Scootaloo solo lo miro y una enorme sonrió le brindo, para luego ver a Draco levantarse sin ánimos y preparar una avena caliente para ambos junto con un poco de refresco con unas pocas fresas que aún conservaba de la fiesta de los corazones cálidos y que aún no había devorado anteriormente y servir a ambos los alimentos en un par de platos y vasos de madera, digamos que ambos empezaron su día hablando de varios temas, varios aburridos y una que otra risa de ambos entre bromas que saltaban en la conversación, pero ese día se podría decir que fue muy corto tanto para Dragón como Pegaso, ya que había algo entre los dos que los hacia estar felices el tenerse el uno al otro, pero ese día había terminado y la noche empezaba a vislumbrar a lo lejos, ambos habían regresado al orfanato, pero la pequeña pony no quería quedarse en ese lugar, ella no quería separarse de su amigo dragón, lo más inusual era que el sentimiento era mutuo y al parecer la pequeña Pegaso se había ganado el corazón de este, solo para regresar al castillo de las dos hermanas con la recolecta alimentaria acostumbrada de la noche.

.

Varios días después en el castillo de las dos hermanas.

.

Punto de vista de Draco.

.

Algo que me alegro es que ya no estaba solo y mucho más me alegre es que el invierno estaba ya finalizando, tanto el hielo y la nieve empezaban a descongelarse en el bosque y es que aunque fuera algo que por primera vez veía en mi vida, era difícil de explicar y es que para mí era algo nuevo y fantástico como ese tétrico lugar empezaba a cobrar vida.

También la ventaja es que Scootaloo ya había mejorado mucho en su hablar, con ciertas limitaciones, pero allí iba adelante.

Lo otro es que no he vuelto a tener pesadillas y la verdad solo porque me acorde de aquella terrible pesadilla, pero ahora no le he dado ninguna importancia, así que me olvidare del tema y continuare mi nueva vida junto con mi pequeña Scootaloo.

.

Casi un mes después.

.

Bueno la primavera ya había llegado y el hielo junto con la nieve se había despejado por completo del bosque y en unas de nuestras exploraciones por el bosque Scootaloo se me separo y yo no me percate y lo peor era que habían surgido nuevos animales muy peligrosos para la pequeña, yo muy afligido comencé a llamarla y ella me contesto, la escuche a lo lejos me decía que había encontrado a otra pony muy rara y diferente a los que había visto en el pueblo, fue cuando al fin la había encontrado estaba acompañada de una Cebra, nombre ósea hasta las Cebras son chaparras en este pinche lugar, me acerque para verla bien y de repente esta busco algo en su alforja y zazzz! Puto Sorpresón que me dio ya que me tiro un extraño polvo en el rostro lo cual ardía como los mil demonios y mi vista se nublo y empezaba a toser sin poder detenerme, caía hincado en el suelo mientras escuchaba un trote alejarse del lugar y yo tratando de llamar a Scootaloo, después de un par de minutos mi vista aún me ardía y la tos no me dejaba en paz y trataba de llamar a Scootaloo, pero no podía me levante y avance un poco pero me tropecé y caí cuesta abajo en una ladera cercana y terminando mi recorrido en una especie de riachuelo, me restregué los ojos con el agua que había palpado con mis garras y tratando con esto de quitarme esa cosa que me tiro la Cebra al rostro y conseguí que el ardor disminuyera solo un poco, pero este no se quitaba mientras me restregaba los ojos y medio distinguía a Scootaloo a la par mía y veía a la Cebra también frente de mi pareciese que estaba muy apenada o estaba lista a embestirme, pero me era muy difícil distinguirla con ese maldito ardor y la tos que no me dejaba respirar tranquilo.

-Que le pasa a esta Cebra loca?. – Recrimine yo con mucho esfuerzo entre tosido y tosido y los ojos llorosos, tratando de alguna manera de respirar.

-Ella se quiere disculpar, pensó que nos ibas a atacar para tratar de comernos y fue por eso que te arrojo ese polvo en el rostro.- Escuche decir a Scootaloo, para luego volver a escuchar a Scootaloo hablar en su lenguaje equino, la verdad que solo unas cuantas palabras había aprendido de este y me costaba mucho el interpretarlo, luego escuche hablar a la Cebra con Scootaloo.

-Ella dice que te agaches para darte un agua que calmara el malestar del polvo que te tiro al rostro.- Me dijo Scootaloo, yo le hice caso, para escuchar a ambas hablar en su lenguaje – Abre la boca.- Escuche mencionar a Scootaloo y sentí como me rociaba la boca con algo líquido algo pegajoso, baboso y sintiendo un sabor algo extraño en este, rápidamente sentí mucho alivio en mi garganta y dejaba de toser – Ahora trata de abrir los ojos para rociarte.

- Claro cómo no, si acaso pudiera. – Respondí yo, luego sentí como me rociaba mi rostro con ese líquido pegajoso y sentir como el malestar en mis ojos también disminuía, pero aun persistía un poco el ardor en mis ojos junto con un poco de tos y le confirme a Scootaloo que aún me ardían, ella le menciono lo dicho por mí a la Cebra y fue cuando vi como la Cebra me escupía directo a mis ojos –Que Cebra más cabrona y asquerosa – Respondí yo asqueado por la escupida medicinal en mi rostro.

-Y esa palabra que dijiste Draco, Que significa? – Me pregunto Scootaloo, por suerte para mí no le había ensenado malas palabras o Palabrotas, pero estas se me escapo por inercia en un instante de asco y enojo.

-Nada pequeña.- Respondí.

-Ósea que Cabrona no significa nada?. – Me pregunto Scootaloo, yo me en crispe de los nervios con la palabra y le respondí.

-Mira Scootaloo, esa es una mala palabra y sí te oigo decirla, veras la tunda que te espera por andar diciendo groserías.

-Está bien.- Me respondió ella un poco molesta y haciendo un puchero, ya que la había reprendido sin siquiera ser culpa de ella.

La Cebra hablo con Scootaloo y ella le respondió, después vi cómo me miro muy seria y me hablo, pero no entendí ni una mierda de lo que me dijo.

-¿Qué dijo? – Pregunte yo al tener la mirada seria de la Cebra sobre mí.

-Ella dice, que no tener que regañarme ya que tu decir palabrota y no yo. – Me respondió Scootaloo manteniendo ese puchero.

-También dice que no te dará el antídoto hasta que te disculpes con las dos.

-¿Queeee!?, como!? Que yo me disculpe, si ella me ataco primero y a ti te prohíbo decir esa palabra de nuevo. – Reproche yo.

Alcance a medio distinguir como ambas hablaban y después con la visión aun borrosa la Cebra se retiraba y Scootaloo la seguía.

-Dice que la sigamos. – Me menciono Scootaloo.

-Como que la sigamos? – Pero no obtuve respuesta ya que ambas solo hablaban entre ellas dos y yo al no poder ver bien mi camino me tropezaba con ramas y piedras en mi camino, cayéndome al suelo un par de veces, Scootaloo solo se ría de mi al verme tropezar y ser azotado por las ramas en el rostro, "Escuincla del demonio, ya vas a ver una vez esté bien de mi vista" – Pensé yo.

Después de un rato, alcance a medio visualizar que habíamos llegado a un enorme árbol y jurar que ambas ponies se metieron dentro de este ya que no podía ver muy bien aún por la vista dañada, me detuve porque ya no las veía y al palpar con mis manos solo sentía el duro tronco – Scootaloo dónde estás?. – grite yo al estar preocupado al noo poder verla.

-Estoy aquí a la par tuya – Me respondió ella, a lo que yo parpadee un par de veces al no poder enfocarla bien.

-Dice ella que te dejes de hacer el tonto y entres. – Me aviso Scootaloo.

-Que me deje de hacer el tonto, como noooo!, si solo estoy jugando al dundo ciego que no pueda ver más allá de su pinche mugre nariz y además entrar?... A donde si no veo nada?... – Recrimine yo un poco molesto.

-Duuuuuh!?... por la puerta de su casa tonto.

Luego sentí como Scootaloo me halaba hacia la derecha y alcance a distinguir parcialmente una luz que provenía de dentro del árbol – Entra ya Draco – y yo como todo un campeón avance con todo hacia el interior de este y – Pammm! – Tremendo golpe me di de lleno en la frente al ser el marco de la puerta más pequeña que yo y caer de espaldas mientras me sobaba el rostro y chillaba por el dolor que sentía gracias a ese estúpido y enano marco de puerta equino y escuchar a ambas reírse a escondidas de mi des fortunio.

Después medio me hinque y anduve en cuclillas por el lugar ya que no podía distinguir bien las cosas, pedí que me dieran la cura para mis ojos y mi garganta, pero primero querían las disculpas de mi parte a lo cual yo me negaba y así pasamos por un par de horas, hasta que el final yo fui el que dio su brazo a torcer al no soportar ese maldito ardor en ojos y garganta y la mugrosa Cebra volvió a repetir la asquerosa rutina, a lo cual casi vomito del asco.

Después de unas cuantas conversaciones nos presentamos y fue donde ella dio a conocer su nombre que era Zecora y que provenía de las tierras lejanas del sur de Saavedra, yo solo le dije que provenía de las tierras lejanas altas de los volcanes activos, muy lejanas, tratando de desviar el tema en mí, porque la verdad ni siquiera sé de donde seria yo en este puto lugar, luego entramos en una charla entre la Cebra y yo a lo cual Scootaloo serbia de traductora, resulta que la mugrosa Cebra me estaba regañando que por que no había aprendido el idioma de los ponies y yo me defendía que me era muy difícil y la condenada Zecora solo me negaba con la cabeza y volvía a recriminarme ya que Scootaloo lo había aprendido en tan poco tiempo y la Escuincla del demonio hinchaba el pecho muy orgullosa y me sacaba la lengua burlándose de mí.

Después de un par de horas de charlas y reprimendas Scootaloo callo rendida y se durmió, luego entre Zecora y yo solo se dio una tétrica batalla de miradas y después de un rato esta solo dio un suspiro y se dirigió a una esquina de su casa, yo solo me sentí feliz de no tenerla mirándome fijamente y cerré los ojos y solo escuchar sus cascos al andar.

-Pamm! – Fue el sorpresivo golpe que recibí de parte de Zecora al haberme golpeado la cabeza con su digamos que báculo de madera – Que te pasa? – Pregunte y como respuesta solo recibí otro golpe en la cabeza – Eso duele! – Me queje yo – Pammm!

-Duele! – Me volví quejar – Pammm! – Otro san vergazo en la cabeza – Duele! – y le agarre el báculo de madera y ella me dijo una palabra que no entendía y se me quedo mirando, yo solo solté el báculo y me le quede viendo serio mientras me repetía su nombre a mi persona – Si… Si, ya sé que te llamas Zecora… La puta Zecora… Zecora la Cebra que es una gran pedazo de mierda – Respondí yo mientras me daba una carcajada y como Scootaloo estaba dormida no me tenía que preocupar por decir vulgaridades a esta bastarda bicolor.

-Pammm!. – Otro san vergazo dada por la loca de Zecora que me miraba muy seria y volvía a decir esa palabra y – Pammmm!... – Volvia a repetir la palabra, mientras que yo le decía Duele una y otra vez que ella me pegaba, de repente ella cambio su hablar y mencionaba mi Palabra "Duele" y la intercalaba con su palabra y – Pammm!... – seguido de su respectivo golpe y así continuo hasta que al fin dije esa puta palabra, fue la única manera de que esa maldita cebra cabrona parara de golpearme en la cabeza con su puto Báculo de mierda, después solo me miro y sonrió retirándose a una cortina de tela donde al apartarla pude ver su cama, ella tomo una frazada y me la dio y señalo a Scootaloo y menciono otra palabra, yo solo me le quede viendo y zasss – Pammm! – Fue a muy pura y mal intencionada traición que me dio otro san vergazo de su puto báculo en mí ya adolorida cabeza y volver a repetir la otra palabra a lo cual yo repetí rápidamente ya que sentía como su báculo ya impactaba de nuevo en mi pobre cabeza, pero ya no me pego solo me sonrió repitió la palabra y yo la dije y me toco el pecho con su báculo repitiendo la palabra por lógica la dije en mi idioma "Dormir" y luego la puta de Zecora me sonrió me dio unas palmaditas en el pecho y dijo varias palabras en el idioma pony y se fue a recostar a su cama apagando las luces y quedando todo a oscuras y yo solo quedarme todo pensativo, que Zecora era una pinche hija de su puta madre de mierda al enseñarme el lenguaje pony a la ley de puro san vergazo en mi pobre y adolorida cabeza.

Al día siguiente me desperté y visualice a ambas ponies, Zecora estaba cocinando en un caldero y le hablaba a Scootaloo en su idioma equino y ella le pasaba varias verduras que esta le pedía y luego echaban dentro del caldero, la verdad que lo que estaba cocinando olía algo raro, después de haber terminado y esperado por una media hora esta había hervido y sirvió tres platos y nos lo señaló a ambos, tanto Scootaloo como yo nos sentamos enfrente de estos y olimos la disque sopa de verduras y la verdad el olor no nos fue muy agradable y ambos nos miramos y creo que ambos pensamos en lo mismo y era que el apetito se nos había ido y ninguno quería probar esa cosa verdosa y babosa.

-Draco, yo no tengo hambre… quieres mi plato?. – Me dijo Scootaloo.

-Yo menos hija. - Respondí por inercia.

Ambos miramos a Zecora y está ya había terminado de comer su comida y nos habló en su lenguaje equino.

-Que dijo?. – Pregunte yo a Scootaloo.

-Dice que comamos que se va a enfriar.

-Scoot, dile que gracias, pero tenemos que esperar a que se enfrié. – y vi como Scootaloo le menciono en su lenguaje equino.

La cebra solo se me quedo viendo muy extrañada y hablo.

Vi como scootaloo dio una pequeña carcajada y me tradujo – Dice que es muy raro ver a un Dragón que no coma comida caliente si estos se bañan en lava y no se queman.

-Dile que soy un dragón fuera de lo común. – recrimine yo, aunque la verdad era cierto que era algo fuera de lo común, vi como Scootaloo le respondió, Zecora se levantó y se me acerco, tomo una cucharada de la sopa hirviendo con su hocico e intento darme de comer y yo solo me negué y moví el rostro hacia el lado contrario, volvió a intentar he hice lo mismo, luego suspiro y hablo entre dientes, Scootaloo me tradujo.

-Dice que eres más terco que una mula.

-Ja… quien lo dice. – reproche, y cuando iba a voltear a ver a Zecora.

Zazzz… - Pammm!. – San vergazo de su puto báculo –

-Oye!?… Gluppp!... Aaaagggghhhh!... quema… quema…!

Esa hija de su puta madre que la pario, me dio un golpe en la cabeza y cuando le iba a reclamar se aprovechó que abrí el hocico y me metió la cucharada de su puta sopa hirviendo en mi boca y esta me quemo la lengua como no tenían idea, mientras que yo me soplaba viento con mis manos tratando de tranquilizar el dolor de mi lengua recién quemada y sentir como un par de lágrimas salían de mis ojos, y solo para escuchar hablar a esta cebra bastarda mientras me miraba con cara de decepción.

Scootaloo solo se carcajeaba y cuando medio se tranquilizó me tradujo lo que Zecora había dicho.

-Dice que eres más llorón que un bebe dragón y mucho más que un bebe Cebra. – y volvía a carcajearse de nuevo.

-Ja… ja… ja, que gracioso, mira como me rio. – Le reproche a Scootaloo y ella solo me vio y se hizo de inmediato la desentendida mientras contenía la risa.

Pero la verdad eso no fue lo peor, lo peor fue al pasar un rato y es que la sopa se enfrió y Zecora nos mencionó a ambos que esa sopa nos ayudaría mucho en nuestra salud y nos obligó a comer esa asquerosa y babosa sopa verde, fue lo peor que comimos ambos en todas nuestras mugrosas vidas, es cierto que comemos basura, pero por lo menos trato de darle buen sabor y hacerlo apetecible, pero nos tocó comer esa porquería a la fuerza y una vez terminados ambos alcance a notar el rostro verde del asco de Scootaloo y creo que yo andaba igual, ambos con ganas de vomitar y el malestar parecía eterno, por ese día creo que fue lo único que comimos ambos y es que el equivalente para mí es como si una bandada de pájaros Dodos se hubiera cagado en la hoya y nosotros nos la hubiéramos comido con gusto o tal vez que hubieran agarrado un ciento de gusanos verdes y los hubieran hecho puré de gusano, pero la verdad jamás comeremos algo de esa puta cebra.

.

Ya había pasado un mes desde que habíamos conocido a Zecora y la verdad que el método de aprendizaje de la puta Cebra era bueno, pero muy doloroso y la odiaba por eso, un día esta puta Cebra del demonio decidió que descansaríamos de la rutina lo cual agradecí a todos los vientos y fue cuando nos llevó a un lago muy hermoso que había en el bosque, allí realizamos un Picnic y yo fui quien llevo la comida, no permitiríamos que ella nos volviera a envenenar con sus sopas viscosas y babosas del averno, al pasar parte de la mañana digamos que fue una mañana muy divertida y se volvió algo espectacular cuando escuchamos una extraña detonación en el cielo y al ver los tres visualizamos como una onda circular en forma de arco iris se expandía por los cielos y a los minutos este desaparecía, fue un acontecimiento único y memorable, la verdad después de eso continuamos con nuestro picnic, después de un rato de nadar en esas refrescantes aguas del lago decidí descansar en la orilla de este sobre unas cómodas rocas que se levantaban en la orilla, pero cierta potrilla Pegaso no estaba de acuerdo y quería continuar jugando con el agua y la muy condenada escuincla empezó a subirse por mi espalda y utilizar mis alas para llegar hasta mi cabeza para saltar desde mi cabeza al agua del lago, hubo un punto en que Scootaloo ya me tenía chino ya que me había agarrado como si fuera un puto trampolín agarrando impulso de salto desde mi pequeño hocico y lanzarse al aire para realizar varios clavados de fantasía al agua del lago y en el último intento de salto estaba tomando impulso, pero vine yo de malia o mala gente y le agregue un poco más de fuerza extra a ese último impulso y arrojarla mucho más alto de lo normal y alcance a ver como ella se asustó y daba un fuerte grito mientras descendía y tratando de aletear en su caída libre directo al agua enfrente de mi pero la logre alcanzar y la tome con mi hocico de su cola para quitarle ese impulso extra y que no impactara de lleno en el agua y aproveche para hacerla girar unas tres veces en el aire y que siempre cayera de panzazo en el agua.

Puse una gran sonrisa de maldad con la lengua de un lado fuera de mi hocico mientras la veía muy molesta a la pequeña Pegaso naranja con su melena magenta empapada.

-AAAAhhhhhhhh!. – Fue un grito que se escuchó en la lejanía ya que eso pensé al sentirlo algo suave a espaldas mías lo cual me sorprendió y me asusto al mismo tiempo, al girar para ver de dónde provino y me encontrarme con la vista a escasos par de metros tras de mí a una Pegaso Amarilla y Melena rosada de mediana estatura, la cual extrañamente estaba llorando y su cuerpo le temblaba a mas no poder, cuando me levante y me le acerque para ver que le pasaba y preguntar si estaba bien en su lenguaje pony, esta solo chillo una palabras que no entendí y se tapó con sus cascos la cabeza, para luego yo acercarme más a ella y solo ver como se calló de lomo con las cuatro patas al aire y para después ver como esta pony solo empezaba a orinarse encima.

-Pammm!...-

Ese sorpresivo golpe en mi cabeza fue algo que yo nunca espere.

.

Fin del capítulo.

.

Bueno amigos y amigas hasta aquí les he dejado el último capítulo, perdonen las faltas de ortografía y los pocos signos de puntuación ya que la ortografía nunca ha sido lo mío, también lo corto que fue este capítulo, ya que al estarlo escribiendo este se me hizo muy largo como para meterlo en un solo episodio y mejor decidí partirlo en este punto y finalizarlo en un momento crítico, eso emociona más a los lectores, lo bueno que tengo el siguiente episodio escrito por lo menos hasta la mitad.

Así que nos vemos hasta el próximo capítulo que se titula - "Traumas y Temores – Un grito desesperado de ayuda de una Pegaso".

Que nos deparará el próximo episodio?... Espérenlo muy pronto en su sitio de lectura favorito!...

Hasta la próxima.

.

.

.