DISCLAIMER: Los personajes que no reconozcáisson de mi invención, los demás perteneces a JK Rowling.

Este fic va dedicado a Tavata por el Amigo Invisible.

Escrito para el "Amigo Invisible navideño 2016-2017" del foro "La Noble y Ancestral Casa de los Black"

Es un WI donde Voldemort no existe por lo que Snape nunca ha sido mortífago. Hay buena relación con los Potter.


Era principios de diciembre del año 1985 y Severus Snape y su mujer Maguie, que era mestiza como él, estaban nerviosos porque tenían que pensar en lo que le comprarían a su hijo Charlie de cinco años y aún no conseguían saber lo que iban a hacer hasta que a Severus se le ocurrió regalarle lo mismo que sus abuelos y su madre le habían regalado a él a su misma edad, un laboratorio de pociones, su mujer estuvo de acuerdo cuando Severus le sugirió el laboratorio y lo prepararon todo para poder comprarlo, por lo que decidieron hablar con Lily y James Potter para llevar a Charlie con ellos una tarde y así poder ir de compras.

Lo que Maguie no sabía era que la idea del laboratorio era algo que Severus había recibido de pequeño y que había sido a partir de ahí de donde había sacado el regalo que ambos sabían que encantaría al pequeño Charlie. Hicieron una lista de todo lo necesario para montar un pequeño laboratorio apto para niños y lo apuntaron en un pergamino, desde calderos hasta recipientes para contener las pociones pasando por los propios ingredientes.

Una semana después acordaron que Charlie pasaría la tarde con los Potter mientras ellos iban a unos grandes almacenes en el mundo mágico para ir a comprar todos los materiales necesarios para poder montar el laboratorio de pociones para el hijo de ambos y que habían apuntado previamente en un pergamino. A pesar de que llevaban la lista, decidieron dar varias vueltas por todo el establecimiento por si se les había olvidado apuntar algo en el pergamino y así tenerlo todo listo en un viaje. Gracias a Merlín el dinero no les faltaba porque Severus consiguió la maestría en Pociones tres años después de salir de Hogwarts y la empresa donde trabajaba pagaba realmente bien.

Cuando terminaron fueron a la Mansión Potter para buscar a Charlie y se acabaron quedando para cenar después de la insistencia de Lily y Harry, que lo miraron con ojos de corderito, y eso era algo que nadie podía resistir. Como todavía quedaba más de una hora para la cena, los niños siguieron jugando en la habitación de Harry bajo la supervisión de uno de los elfos de los Potter mientras los adultos se quedaban en el salón para charlar.

Finalmente llegó la hora de la cena y Lily y Maguie fueron a por los niños a la segunda planta para llevarlos al comedor donde los sentaron en unas sillas adaptadas para niños pequeños y llamaron a los elfos para que les sirvieran la cena, que estaba deliciosa. Había carne y ensaladilla rusa muggle, que todos amaban incluyendo a Harry y Charlie.

Una vez llegaron a su casa después de esa cena, bañaron a Charlie y lo acostaron para después hacer ellos lo mismo. Esa noche Severus soñó con sus abuelos y su madre en su quinta navidad cuando el mismo recibió su propio laboratorio de pociones y de la alegría que lo embargó cuando descubrió lo que era.