¿Dos mamás?

Estamos ubicados en el hogar de la familia Son. Era una tranquila noche.

Cerca de la ventana de la cocina, estaba Milk recargada en sus brazos viendo el cielo., estaba algo triste, Goku se había ido a entrenar desde hace unos días con el dios de la destrucción y apenas volvería -Como desearía que Goku comprendiera todo los sentimientos que me ha hecho pasar hasta ahora- Dijo ella, mientras en ese mismo instante pasaba una estrella fugaz por el cielo, lo cual la sorprendió- ¡Vaya!- Exclamo.

En ese instante se escucha que la puerta se abre, y de ella aparece Goku, con la ropa algo desgastada y un par de agujeros en el pantalón.

-¡Milk, ya vine!- Dijo Goku, con su típica voz alegre.

-¡Goku!- Exclamo feliz su esposa, para luego cambiar a un seño fruncido-¿¡Qué le ha sucedido a tu ropa de nuevo!?-Grito molesta viendo la ropa en mal estado de Goku.

-¡E-espera Milk, puedo explicarlo, yo-…!- Antes que nerviosamente Goku terminara de hablar, una luz brillante y segadora lo cubrió a el por unos instantes, para luego desvanecerse y ver ahora una pequeña chica con la ropa enorme de Goku.

-¡¿Pero que?!-Grito Milk espantada.

-¿Qué es esto?...-Pregunto una voz pequeña y suave, que ahora era la voz de Goku, algo mareada, y darse cuenta que…- ¡¿Qué le paso a mi voz?!-Grito medio espantada para luego ver sus manos-¿Qué le ha pasado a mi cuerpo?- Pregunto atónita.

Milk estaba aterrada, paralizada y sin poder creerlo, ¿Qué estaba pasado aquí? ¿Por qué Goku se había transformado? ¿Y porque tenia que haberse convertido en una chica?¿Por que…?Como un flash, Milk recordó el deseo que había pedido, esto no había sido a lo que realmente se refería con comprender sentimientos, ¡Esto era demasiado literal!

-¡Esto debe ser mi culpa! ¡Paso una estrella fugaz, y-yo pedí un deseo, pero esto, esto no era lo que yo quería, l-lo siento, Goku!…-Sollozaba fuerte Milk.

-Milk, por un deseo a una estrella no creo que haya pasado esto- Decía mientras se acercaba a Milk- Tu no tienes la culpa de esto-Trato de consolarla Goku dándole un abrazo, pero el tamaño de estatura y cuerpo le complicaba un poco.

Entonces Milk recordó algo-¡Ya se! Las esferas del dragón, si las reunimos…-Antes de poder terminar Goku le interrumpió.

-Eso no puede ser posible, ya que las esferas del dragón acaban de ser usadas- Dijo Goku con su típico tono "no hay de otra", dejando de abrazar a Milk.

-…¿Eso quiere decir que tendré que esperar un año para regresarte a la normalidad?...-Pregunto Milk, aun sin poder creérselo todavía lo que estaba pasando.

-Descuida, no creo que sea tan malo- Dijo Goku optimista.

Milk suspiro derrotada, y empezó analizar al nuevo "yo" de Goku, y bueno…

Sabia que la raza de Goku lucían jóvenes para resistir más las batallas…

¡Pero esto era ridículo! ¿Cuántos años aparentaba Goku ahora? ¿¡Unos quince!? ¿Diecisiete?Sus facciones habían cambiado, lucia casi como una niña en cierta forma. Era un poco más pequeña que Milk pero con su uniforme de batalla que se veía más pequeña de lo que ya era, pero mantenía la misma figura que ella; sus ojos ahora eran grandes con pestañas adorables, pero su cabello mantenía casi la misma forma solo que más largo… ¿Que clase de mala broma era esta?

Bueno si iba arreglar poco a poco las cosas, debía empezar con lo básico-No pensaras quedarte con esa ropa Goku- Reprendió Milk.

-¿Qué?¿Porque? Es mi ropa normal de entrenamiento-Pregunto confundida.

-Goku te queda demasiado grande, no te serviría de mucho, ven, te prestare algo de mi ropa, no puedo dejar que andes así-Concluyo Milk.

-Esta bien- Acepto Goku sin entender.

Ambas se dirigieron a su habitación caminando tranquilamente.

Y estando ya a dentro, Goku se había quitado la camisa para después dejarla sobre la cama, como lo hacia con normalidad, pero entonces vio su pecho descubierto y…

Su corazón empezó a latir ferozmente.

Milk quien le estaba viendo con calma se sorprendió de repente de la cara avergonzada de Goku, era única; pero ¿Por qué?...Bajo un poco su mirada….

Oh, es cierto, Goku ahora era chica, por lo cual también tenía busto.

-¿G-Goku?...-Pregunto mientas sus mejillas se sonrosaron levemente.

Goku enrojeció como tomate, cubrió su pecho de repente-¡M-Milk!-Chillo escandalizada, se giro a otro lado y medio se agacho, como si quisiera esconderse, mientras su corazón palpitada fuertemente.

Milk reacciono ante el escándalo, se acerco rápido hacia su armario y saco una sencilla bata de vestir, sin mangas de color blanco y con un moño enfrente, el cual le puso encima de la cabeza Goku y se alejo al instante de ella.

Goku con prisa agarro la ropa que tenia enzima y se la puso, sin voltear ver a Milk.

-(¿Qué me acaba de pasar?)…-Pensó viendo nerviosa al piso, intentando relajarse.

Milk después de colocarle la ropa enzima, no sentía el valor para siquiera tocar a Goku.

-(¿Qué fue eso?)-Se preguntaba, Goku jamás había sido así… ¿Acaso el...?

En ese mismo momento se escucho desde su habitación que la puerta de la casa se abría.

-¡Mamá ya vine!- Grito Goten mientras entraba a la casa, acaba de regresar de la casa de Trunsk…-¿Mamá?-Pregunto para luego voltear a ver a varios lados, pero, no había nadie cerca… ¿Era su imaginación o estaba muy silenciosa la casa?

-¡Goten!-Exclamaron ambas con horror. Seguido de que Goku se tapara la boca.

-Voy ir hablar con el, no salgas de aquí- Le dijo Milk mientras salía de la habitación.

Goku asintió con su cabeza. Milk llegando veloz a la entrada de la casa, detuvo a su hijo poniendo sus manos en los hombros. Goten se sorprendió mucho que su madre llegara de repente hacia el.

-¿Mamá que pasa?- Pregunto confundido su hijo.

Milk tomo unas respiraciones profundas antes de poder hablar -Goten, hijo, perdóname, he hecho algo muy malo…-Dijo Milk con los ojos un poco llorosos.

Goten le quedo viendo sin entender, y lo que venia a continuación…

Seria una de las charlas más extrañas de toda su vida.

Mientras tanto Goku esperaba sentada en la orilla de la cama, moviendo los pies, esperando a que volviera Milk. Se estaba tardando un poco, ya que en el lapso que había salido, termino por quitarse los pantalones de entrenamiento y ver por unos minutos su nuevo rostro, le era en verdad muy extraño verse de otra forma.

Bajo su vista en el espejo y vio su pecho, lo cual le hizo recordar el vergonzoso acontecimiento anterior que había pasado con Milk, su cara se sonrojo furiosamente y cambio su vista al suelo… -¿Qué estaba haciendo?- Se pregunto a si misma, buscando la respuesta en su corazón que latía sin parar.

Goku en ese momento no lo sabia, pero sus cambios emocionales estaban empezando.