"No se que paso, cuando menos me di cuenta mi espacio personal fue invadido por ese tipo... Tan infantil.."

Por favor! - Exclamaba mientras tomaba las manos del rubio- Baila para mí! -La euforia corría por sus venas mientras su corazón latía con fiereza. Tanto que sin fijarse sus rostros solo estaban a escasos centímetros del uno del otro-

Minami Kenjiro había ido de visita ya que Yuuri lo invito a Rusia, sin embargo ver a la hada rusa antes de que ingresará a la pista era una oportunidad la cual no podría desperdiciar de conocerlo.

-Seguía estático, era para que ya lo hubiera insultado por su descaro o como mínimo golpeado, pero ver aquel rubor en las mejillas del contrario y esos ojos brillar de forma tan sincera le impedía realizar una acción eso incluye hablar, ¿Tenía algo que ver la calidez de sus manos sobre las suyas?-

Al fondo se podía ver la Ruso mayor como veía aquella escena algo desconcertado, el japonés mayor aun no llegaba al lugar. Pero ese que estaba a punto de besar a Yurio. ¿No quería algo con su cerdito?.