¡Por fin desperté! Ay.. esa chica siempre usa todas sus fuerzas y yo me quedo sin energía... Bostezé cansado cuando me levanté de la cama, me dirigí al baño y realizé mis necesidades, para después acomodar la cama y salir hacia la cocina y desayunar, por último tomar los apuntes que hizo ella y vestirme con el uniforme de la escuela, este era gris y azul para los hombres y gris con rosado para las mujeres, siempre con la placa de su nombre en el pecho, desconocía totalmente si ella vestía el uniforme de las mujeres o no, pero no me importaba demasiado, era una ventaja de ser la persona más irrelevante en el salón más irrelevante de la escuela más irrelevante de la ciudad más irrelevante del país. Sé que suena extraño, pero desde que tengo conciencia, mi vida siempre ha sido así.

Después de cojer mi mochila y las llaves, salí rumbo a la escuela caminando, siempre me fijaba en todo lo que había en el camino, pájaros azules cantando, los mismos viejos árboles y las hojas mismas en el suelo, a mi me parecían muy hermosas de ver. Pero claro, todo eso era arruinado cuando se escuchaban los berridos de los estudiantes de mi escuela, acabando con toda la paz posible.

Al entrar a la escuela me aseguré de que tuviera mis audífonos puestos con música metal a todo dar, a veces me gustaba tararear las canciones, aunque algún día terminará sordo.

Ya al llegar al salón, me senté en el mismo asiento que está cerca de la ventana y presume una vista impresionante, definitivamente me agradaría estudiar Fotografía o algo por el estilo, tendría demasiadas cosas a las cuales debería tomarle fotos y etc..

-Oye, ¿Ahora por qué si tienes ropa de hombre?.-Un chico a mi lado habló, suspiré y controlé mis ganas de golpear a esa persona-.Te molestaste por lo de ayer.. ¿Verdad?, Lo siento de verdad, pero en mi casa me enseñaron a hablar con la verdad.. y créeme que no sería el único al que le gustaría verte así y.. ¡Espera un momento! Tengo que ir al baño...

¿Es mi imaginación, o ese cabrón se iba a ir al baño para masturbarse?, Eso realmente no me preocupaba, pero lo que sí es como rayos ese wey conocía a ella y aparte él no se me hacía conocido, tal vez sólo era un niñato nuevo que se había fijado en ella, pero ya no lo hará más.

No mientras siga vivo.

Ese tipo se me hacía extraño, ¿Cómo rayos podía hablarle así a alguna persona en sus primeros días de escuela? Realmente tenía que ser muy sociable o ya tiene un hermano en la escuela para no dejarlo en la desgraciada soledad escolar, como a mi me sucede, ya sabes, te sientes muy solo, no tienes una mamá o un papá, así que ya estoy muy acostumbrado a la soledad.

Y si, en toda mi vida consciente, nunca fui un niño, la primera vez que respiré fue en un hospital, los doctores creían que yo me había golpeado con algo mientras practicaba mi deporte favorito, pero yo no sabía nada, Ji podía hablar, me preguntaban mi edad, mi nombre y donde se encontraban mis padres. Yo sólo respondí que no recordaba nada.

En mi mano sostenía una cadena que decía "Pyo Ji Hoon", pero yo sentía que ese no era mi nombre, porque nunca lo tuve, el doctor que estaba a mi cuidado pensó que yo había perdido la memoria, y hasta yo mismo lo pensé, todo hasta que ella apareció, al principio me asusté de que otra persona viviera en mi cuerpo, pues eso había sucedido justo un día después de mi "nacímiento".

Desde ese día soñé con un niño junto con su mamá, esa persona le decía "Ji Hoon, Ji Hoon, por favor", y a un lado estaba yo parado, observando todo, fue ahí cuando supe completsmente que no había perdido mi memoria...

-Señor Pyo, ¿Me puede decir que es lo que le estoy enseñando a sus compañeros?-. Me sorprendió el profesor, ¿Desde cuando había llegado al salón?

-Estaba hablando sobre la guerra de las dos Coreas, profesor-.Mencioné, el maestro sólo siguió parloteando hasta el fin de la clase, anunciando el anhelado recreo para todos los estudiantes, menos yo.

Así que solamente tomé mis cosas, me puse mis audífonos, esperé a que la música se escuchara para después salir del salón, me apetecía demasiado almorzar, y no para satisfacer mi hambre, sino porque deseo subir de peso, últimamente ella no ha comido tanto y no me ha hecho caso alguno de que debía de comer más.

Sin muchas ganas tomé la bandeja y me formé en la fila, poco a poco faltaba para que llegara mi turno hasta que escuché una odiosa voz desde atrás:

-Ji Hoonie, ¿Tú comes de la asquerosa comida del colegio?-. Ya por fin había llegado mi turno, la cocinera puso un plato de ramen y los palillos para después chasquear sus dedos, señalando que me largará cuanto antes de ahí, otra persona me proporcionó una cajita pequeña de jugo de manzana con popote y agradecido hice una reverencia, era la primera vez que alguien me servía comida-.¿Sabes? No me gusta en lo absoluto que me ignoren

Esa persona molesta me jaló del brazo abruptamente casi haciendo que mi comida se cayera al suelo, pero por suerte la salvé, enfurecido lo miré y podría jurar que el estaba asustado, sobre todo porque media escuela nos miraba. De todos modos trabajar no es tan malo...

-¿Qué crees que estás haciendo?.-Pregunté al notar que el tiraba de mi brazo, haciéndome avanzar junto a él, definitivamente los dos estábamos nerviosos por la mirada de los demás-. Oye! Se supone que yo sólo comería por primera vez en el día, No debo perder mi tiempo!

Ese chico no me hacía caso, al notar, corríamos por todos los pasillos de la escuela hasta llegar a las escaleras, yo intenté negarme a subir las escaleras, pero ese estúpido tenía más fuerza que yo y me hizo subir las escaleras, así llegando a la azotea.

Miré lo que aún quedaba en mi bandeja, el jugo de manzana, no dudé en abrirlo y probar la bebida, mientras lo hacía, una mirada me perseguía, era más que claro que ese mocoso me miraba.

-Bueno, ¿Vas a hacer algo o no? Como puedes observar, ya no tengo mi ramen y sólo quedó mi jugo de manzana, tal vez deberías hacer algo..-. Mencioné molesto

-E-es que yo, quería disculparme por lo de ayer y lo de hoy y... En ningún momento fue mi intención perder tu comida.. pero me parece que la comida de la cafetería es un reverendo asco

-Bueno, eso yo mismo lo hubiera descubierto, pero lo volveré a repetir, ¿Por qué rayos me molestas?

-Es que yo.. yo.. ¡Quiero hacer amigos!

-Esta bien, niño yoyo, pero créeme que un amigo no se busca molestando al prójimo...

-¡Oye eso ya lo había escuchado!

Y no me importó lo demás que iba a decir, sólo seguí tomando mi jugo y salí rumbo a las escaleras, podría jurar que aún faltaba para que el recreo terminará, pero si el niño yoyo sigue molestando, me agradaría demasiado pasar toda mi vida en el puto salón de Ciencias, que es el salón más vacío de esta escuela. Ahí me iré a refugiar.

Mientras bajaba las escaleras pude observar cómo el ramen estaba "adornando" el piso, que lástima que esa gloriosa comida se haya desperdiciado.. una verdadera lástima.

Ya al llegar al salón me entraron unas ganas terribles de comer.. definitivamente me hubiera comido el ramen en las escaleras, al poner mi mano sobre mi estómago, sentí que este crujía con fuerza, mi estómago me demandaba egoístamente que comiera aunque sea una cáscara de platano, así que no lo dude y fui a la cafetería, por si daban aunque sea Ramen de la semana pasada.

-¿Otra vez tú niño? En verdad que los tiempos han cambiado demasiado..- Mencionó la cocinera mientras me daba otro plato de ramen, palillos y otro jugo de manzana-. Apresúrate a comer, el recreo ya va a acabar

Agradecí y me senté en una mesa cualquiera, empecé a devorar todo el ramen, después de hacerlo, tomé todo el jugo de un solo trago, mi estómago lo agradecía.

-Ahh-.Suspiré, miré a todo mi alrededor y noté que era el único que estaba comiendo en ese momento, ni siquiera me importaba, eso significa que nadie se podría notar en mí, apoyé mis brazos en la mesa y hundí mi cabeza, no me iría nada mal dormir..

-¡Ji Hoon-ah! ó el niño yoyo atormentando mi sueño.- ¿Por qué me dejaste solo en la azotea? Pensé que te desvaneciste..

-Interesante... Ahora déjame dormir-.Dije volviendo a concentrarme para dormir

-¡Pero todavía no me has dicho por qué tienes ropa de mujer! Realmente me asusté la primera vez que me hablaste.. ¿Cómo alguien tan afeminado tiene voz de macho pecho peludo? Eres un hombre o una mujer?

-¿Y? No me digas que la respuesta de la pregunta te va a salvar la vida, solamente no te interesa, deberías irte con otras personas, yo no soy el indicado..

-¡Pero yo quiero pasar el tiempo contigo! Eres una persona muy difícil de hacer amigos... Yo soy muy amigable y puedo presentarte algunos amigos y...

-Mira niño yoyo, tal vez eres una buena persona, y eso es agradable para las demás personas, pero no para mi, yo no soy de hacer amigos demasiado-. Dije mientras me levantaba de la mesa y salía del comedor ya que el timbre había sonado

Ya el niño yoyo no me había molestado y lo agradecí profundamente, pude pasar el resto del día en paz, después de la escuela, tenía que pasar al supermercado a comprar algunas cosas que voy a utilizar, tales como pan, shampoo y esas cosas.

-¡Oye Ji Hoon!-. A veces a la gente no le agrada comprender nada-.¡Ji Hoon! ¿Vas a ir al supermercado? Te acompañaré!

-No gracias, no quiero perder mi tiempo...-Dije mientras seguía caminando rumbo al supermercado más cercano.- Bueno, ¿Me vas a dejar solo? Necesito concentrarme para hacer mis compras

-Lo siento Ji Hoon, pero a veces siento que te debo de salvar de tu soledad infinita

-Te acabas de entrometer en mi vida hoy, lo dices cómo si me conocieras de por vida.- Al parecer, el supermercado no estaba tan lejano del colegio, y creo que eso me beneficiaba.-Y no tengo una soledad infinita, siempre estoy acompañado.. una vez tuve pareja para que te informes

-Oye! Esa es una mentira.. ¡Completa mentira!

Intenté ignorarlo olímpicamente, ya que debía dejar mi mochila en paquetería e ir a por un carrito de supermercado, noté que el mismo hizo eso, así que durante el tiempo en que se demoró, salí corriendo a velocidad para obtener mi carrito.

Podría decirse que las ruedas del carrito y mis zapatos resbalaban un poco en el piso, así que tuve que procurarme de no caerme. De mi bolsillo saqué la lista de compras, que realmente era mucha, así que si no quería que el niño yoyo me molestará, tendría que apurarme.

Salí volando al pasillo de condimentos y agarré sal, pimienta, azúcar y quién sabe que más, después me dirigí al pasillo de las galletas y agarré 5 cajas de cualquier marca, tuve que salir volando hacia el lugar de las carnes y encontrar las primeras que me ganaban la atención, ya faltaba poco para terminar, en mi camino encontré bolsas de ramen en oferta, no dejé pasar la oportunidad y agarré todos las bolsas que pude.

Corrí con todas mi fuerzas hacía la caja 7, la cual era la siempre en la que yo compraba, dejé todos los productos que iba a comprar para que la cinta se los llevará, la cajera dijo el número que tenía que pagar y le dí mi tarjeta de crédito. Sólo cuando la regresó yo tomé las bolsas de compra y volví a correr.

"Joder ya hacía falta el ejercicio.."

Parece ser que la misión "No volver a encontrarme con niño yoyo", fue un éxito, debería celebrarlo, bueno, mientras llegaba a casa recordé, ¡Había dejado mi mochila en el supermercado! Y yo que ni siquiera había tomado esta tonta ficha, por lo menos no tenía tantas cosas importantes, los apuntes siempre están en mi teléfono.

Tenía libros de repuesto que Ella siempre hace, supongo que lo tendré que usar, lo irónico de este caso es que se supone que si ella perdía algo, ahí se encontraban las cosas de repuesto, pero yo fui el que lo perdió, y todo por culpa de ese niño yoyo.

Al por fin entrar a casa lo primero que hice fue a cocinar el ramen que compré, mi estómago lo demandaba brutalmente y era necesario obedecerle, no entiendo porque ella no come demasiado.

Ya con mi hambre saciada, fui a mi cuarto para anotar una parte de mis notas de la escuela, era importante volver a anotarlos, con flojera y todo, los anoté en mi cuaderno nuevo, (Que por cierto era rosado). Tomé mi teléfono y este señalaba que eran las 4:50 PM, de un aburrido viernes en Seúl.

Así como la persona aburrida que soy, caí en los brazos de mi mejor amigo, Morfeo y dormí por horas eternas.