En este fic se hacen varias referencias a la saga de juegos Final Fantasy pero no se basará en ninguna en particular

Pensamientos: ( )

Susurro: + +


Marchando hacia Equestria un gran estandarte posicionado en dirección al castillo de las princesas del sol y de la luna.

La fuerte vanguardia era liderada por un pequeño grupo de unicornios los cuales alzaban sus escudos para proteger a sus camaradas.

Soplando un gran cuerno de guerra estos comenzarían una guerra la cual solo uno ganaría. Frente a frente ambos ejércitos chocarían más la interrupción de una alegre voz los detenía.

— La cena está lista —: dijo una pegaso. Mirando a sus valientes soldados jugando. Uno a uno entraban al edificio. Más que alegres dejaban sus cascos y sus escudos en la puerta para luego limpiar sus patas para no ensuciar el suelo.

— ya casi ganamos esa ronda. — dijo uno de los niños.

— Ja. Esta vez teníamos una estrategia. —

La pegaso levantando un poco la voz les dice. — ya seguirán jugando mañana. Ahora quiero que coman y terminen sus tareas.

Todos los chicos dijeron a la vez: — Si mi mademoiselle Lodvruk. —

Escuchando la voz de todos está se preocupa un momento de no escuchar una. Volteando un momento mira a un joven potro terrestre el cual miraba al suelo.

— ¿que pasa mi pequeño? —

— Oh... Nada nada... —

Ella acariciando la crin del muchacho le dice. — ya había visto esa mirada un montón de veces antes. Estás muy preocupado. —

— ¿como lo sabe? —

— No eres el primero en cruzar esas puertas o el único con el temor de ser rechazado. —

— ¿pero si no les agrado? Ya pasó cómo seis veces antes —

— Se habrán perdido a un pequeño muy encantador. — Rozando su mejilla con la del chico.

Este sonriendo mantiene un poco de preocupación terminan su cena. Caminando a las habitaciones este es detenido un momento por una joven unicornio.

— ¿Luneth? ¿por que te preocupas? —

— No es nada... Solo estoy pensando. Nada más. —

— No pienses mucho o te quedarás la cabeza. —

Volteando un momento este le dice. — ¿no te da pena la idea de tener que dejar este lugar algún día? —

— esa es la idea ¿por que te complicas? —

— No es solo eso si no la idea que ellos no les agrade. —

— A nadie le agrada a un niño llorón y cabezota como tú. —

Abriendo la puerta de la habitación este hace que se sobresalga la chica. — No quería decir eso. Digo que si vas a estar con esos ánimos no vas a convencer a nadie. —

— Se que intentas darme ánimo pero fallas en cada intento. —

— Solo quería hacerte sentir mejor. —

Sonriendo un momento entra a la habitación, subiendo a su cama este duerme para lo que vendría al día siguiente.

Apenas abriendo los ojos observa a sus amigos ya en pie. Todos con sus uniformes y libros de estudio. La gran mayoría de los chicos y chicas que vivían en el edificio eran unicornios y pegasos dejándole a él como el único terrestre del lugar.

Al no poder ir a las mismas clases que sus compañeros pasaba la gran parte de la mañana con mademoiselle Lodvruk con sus tareas como cuidadora del lugar. Como principal administradora del orfanato "Le Grand Ivalance" Todos los chicos volvían de sus clases de vuelo o de magia y conocimientos de su propia especie. Luneth al ser el único terrestre del lugar quedaba algo excluido de algunas actividades.

Pasando la tarde Luneth es citado por mademoiselle Lodvruk para la entrevista, al ver la familia que venía al orfanato arreglo muy bien al chico. Vistiendo al muchacho con el uniforme de su institución es presentado ante aquellos que podrían ser sus padres. Antes de entrar a la habitación mademoiselle Lodvruk le da un beso en la mejilla a Luneth, arreglando por última vez la melena de éste le dice. — Relájate y déjalos impresionados con tu astucia. —

Entrando a la habitación se presenta a la posible familia. Entreteniendo con inmersos temas de conversación para demostrar su saber ante temas complicados y profundos llegando a tener una conversación completamente racional con aquellos señores.

Terminado el tiempo de la entrevista Luneth sale de la habitación. Sonriendo a la mademoiselle Lodvruk le pregunta: — ¿como lo hice? —

— Fantástico. Eres todo un genio. —

— eso se lo debo a usted mi mademoiselle. —

Entrando a la habitación mademoiselle Lodvruk toma asiento frente a los señores. Con papeles encima les pregunta: — ¿que les pareció el muchacho? —

Ambos se ponen a cotillear un momento. El señor mirando a la encargada le responde

— El chico es algo ordinario, pensábamos que podríamos ver a alguien un poco más... Como decirlo con certeza, alguien más especial. —

— El muchacho es muy especial. —

— A su modo puede ser especial pero tampoco queremos ver a alguien tan corriente y menos en una familia con prestigió. —

— Ya me dejaron bien claro que sus intenciones no son bienvenidas en mi institución. —

— ¿Como dice? —

Caminando hacia una pared está tira de una cuerda. Sonando una serie de campanas rápidamente llegan dos pegasos los cuales inmediatamente se colocan detrás de los señores.

— ¿que significa esto? Usted no sabe con quién está tratando. Soy el canciller Palpatine, perteneciente al consulado diplomático de equestria terrateniente de estas tierras del norte. —

— Y yo soy mademoiselle Lodvruk de Lindblum hija del padre Sain Solei di Lafort de Lodvruk y sobrina directa de el Cid Craftsman di Lafort de Lodvruk marido de la reina de Lindblum, la hermosa Dinanno di Franzua de la Reek. Hermana mayor de cinco hermanos de los cuales tres forman en el ejército los cuales son generales de la gran armada de Lindblum, Alexandria y de la guarda real de la reina. Los otros dos estan en la vanguardia de la exploración de: "los nuevos continentes" Administradora de éste orfanato y principal directora de esta fundación e inversionista principal de la escuela de magia " Le Grand Vitara" y la escuela "Altos Aires de Grandeza" y si mi presentación y mis títulos o mi gran familia no es suficiente para demostrar mi valia frente a la alta sociedad perdone usted por ocupar mi tiempo real con alguien insignificante como usted. Buenas tardes. —

— ¿como que su tiempo? ¿No sabe con quién está tratando? —

— Si usted supiera que en este orfanato tenemos códigos y conductas hacia los visitantes que estén interesados de querer y cuidar a unos de nuestros niños. Pero en este caso usted no parece estar interesado más que en la especie de la cual venga. En esta institución en lo que nos fijamos es en fomentar y creer en que todos nuestros niños son especiales con sus cualidades talentos y características natas de cada uno. Sin mencionar que cada uno de mis niños están en cuadros de honor en sus respectivas instituciones de magia o de vuelo. —

— Bien, me parece perfecto que vea el talento de cada niño pero lo que yo busco es alguien con una singularidad bastante notoria. Y si ese muchacho es todo lo que nos puede ofrecer creo que no nos entendemos bien. —

— Entiendo perfectamente que usted quiere a un unicornio para pasar desapercibido entre la burguesía "Ya que perfectamente las impresiones de que su esposa no pueda concebir un hijo le lleva a esta decisión de adoptar uno" Eso es lo que pone en su informe. —

— Creo que no nos estamos entendiendo bien. — dijo aquel unicornio.

Siendo acompañado por aquellos pegasos hacia la salida.

Luneth al verlos salir de la habitación escoltados por aquellos guardias tímidamente se adentra a la habitación. Aclarando un poco la garganta se acerca a mademoiselle Lodvruk preguntando. — ¿salio algo mal? —

Ella cerrando los ojos un momento se levanta del sillón a lo cual camina hacia la puerta. Abriendo la ventana de al lado está dice a todo pulmón. — ¡Es hora de almorzar! —

Dando media vuelta Luneth se dirigía hacia el otro lado de la habitación, a lo cual mademoiselle Lodvruk le detiene. — Salgamos un momento al patio. Tenemos que charlar. —

Con cierto temor éste le sigue. Cruzando varias puertas junto a mademoiselle Lodvruk llegan al patio. Sentados a la banca junto a los juegos de ajedrez le pregunta. — mi mademoiselle ¿de que es lo que quiere conversar...? —

— Hay tantas cosas. A veces me gustaría saber qué se sentiría tener magia o pasar tanto tiempo con las patas en la tierra. Bueno aún que con este corsé tampoco puedo desplegar las alas. Pero aún así debe de ser cómodo sentir la brisa en el aire como los otros pegasos. —

— ¿como dice? —

— digo que cada quien tiene su talento aún con magia o con el aire. —

— Aún no entiendo a dónde quiere llegar mi mademoiselle. —

Abrazando al muchacho esta le dice al oído. +Que es lo que más te gustaría hacer+

Guardando silencio un momento se preguntaba en el fondo que es lo que le gustaría. Pasando un momento muy extenso le responde. — creo que me gustaría tener una madre cariñosa, un padre muy protector y una gran familia que me quiera. —

Ella negando con la cabeza le vuelve a decir. + ¿Pero que quieres para ti? +

Acariciando su cabeza ella se levanta, dando una breve sonrisa entra al orfanato.

Terminando el almuerzo todos los chicos salen de vuelta al patio para seguir con sus juegos. Formando sus grupos de amistades cada uno se dispersa. Mirando a mademoiselle Lodvruk salir un momento al patio nota que Luneth no jugaba con nadie.

Sentado en la banca observa varios juguetes.

Una [Espada de madera]

Una [Carta]

Unas [Plumas]

Una [Telas]

Y Una [Flauta]

— ¿Con cual debería jugar? —


Ustedes elijan.