Mirando fijamente a los ojos de ese muchacho Luneth da un paso atrás. Limpiando el rostro de Luka este la lleva fuera del parque. — ¿Donde vas? —

Volteando mira a Duane. Este haciendo a un lado a Luneth. — Todos vimos lo que pasó. —

León y Mike parecían molestos.

— ¿que? — Dijo Luneth. Ambos muchachos pasaron por el lado de el hacia esos chicos. Duane miraba fijamente a Luneth por un instante. — Ella también es tu hermana. —

Haciéndolo a un lado va hacia esos chicos que jugaban con el balón. Atrapando el balón este lo revienta armando una situación de conflicto.

Llegando también al parque Minfilia observa de lejos ambos chicos. Saludando está iba para allá. Mirando a Luneth observa extrañada una pelea. — ¿que paso? —

— Estábamos tranquilos hasta que esos chicos aparecieron. Estaban jugando con el balón y... —

Minfilia le tapa la boca a Luneth. Mirando un momento a Luka está le dice. — Ya entiendo. Y sabes... Está bien y mal a la vez. —

— ¿que? —

— Mejor vayamos a otro lado. Encontré varios sitios interesantes de esta ciudad. —

Dejando a los muchachos en el parque Minfilia toma asiento en una cafetería. De eso llega un unicornio con una jarra de agua con tres vasos. — ¿que van a querer niños? —

Minfilia mirando el menú del mostrador señala. — Quisiéramos algo de té y unas donas de chocolate. —

— Perfecto. En seguida les traigo el té. —

Luneth miraba el lugar a lo cual era muy limpio y muy poco visitado. — ¿Como se llama la tienda? —

— Bueno niño. No hay un nombre tan formal pero esta es "Joe's Donuts" Quizás no sea tan elegante pero al menos es mío. — Dijo Joe, sirviendo el té.

Minfilia sacando del bolsillo de su uniforme una gema está la coloca encima de la mesa. Arrastrándola hasta Joe está sonríe sacando los bolsillos de su uniforme dejando en claro que no tenía dinero. Joe levanta la gema y con unas herramientas comienza a examinarla.

Llevando la gema a la caja registradora comienza a sacar herramientas. Mirándola más fijamente este hace una mueca y con los ojos abiertos da un paso atrás. Sacando una bolsa comienza a ponerle una buena cantidad de monedas dentro. Haciendo entrega de la bolsa a la chica le dice. — Te daría más pero debo de cuidar de mi negocio. —

— ¿tanto vale mi gema? — pregunto Minfilia.

— Bueno. La gran mayoría de las gemas que traen son comestibles para dragones. Pero esta no. Está no. Está tiene una pureza única y no parece ser tan fácil de conseguir como las otras ¿de donde la has sacado? —

— Esa... La encontré en el patio del orfanato. —

Joe se rasca el cuello un momento a lo cual deja la bolsa encima de la esa. — Si algún día encuentras otra sería un placer hacer negocios. —

Mirando la gran bolsa de dinero está comienza a mirar la moneda local. Mirando a Joe un momento le pregunta. — ¿como se llama la moneda? —

— Son Bits. Si quieres algún valor específico solo mira mi muro. —

Mirando el muro de los precios de la tienda se da una idea de lo que valen. Guardando las monedas en su uniforme comienza a comer su dona. Mirando a Luneth un momento le pregunta. — ¿donde crees que vamos a ir más tarde? —

— ¿me preguntas a mi? No tengo la menor idea. Apenas se que estamos en esta tienda. —

— pensé que eras el casco derecho de mademoiselle Lodvruk. —

— Bueno puede que sea en parte su ayudante pero no por eso tendría que saber todo lo que hace. —

— Ojalá que pasemos por Clousdale un día de estos. —

— ¿que hay en ese lugar? —

— Esa es la ciudad de los pegasos. Todas sus maravillas han sido creadas por nubes, es como el lugar ideal para mi. —

— ¿en serio? —

— No. Solo lo decía para dar emocion, no soy fanatica de los de mi especie. —

— Ja... Yo hubiera preferido tener esas alas o uno de esos cuernos. —

— ¿tan excluido te sientes? —

— No es eso... Solo que tienen tantos atributos. —

— ¿atributos? —

Mirando sus alas un momento está comienza a rascar su mentón. Luneth había guardado el silencio un momento.

— No es tan genial. Así lo veo yo ¿nunca te has preguntado cómo es que dormir con esas alas? , No sé puede, si me tiró a un lado me aplastó una, volteo para el otro mi la tiró. Llegó a pensar que una de esas noches me podría arrancar el ala. Por eso solo hay una posibilidad de dormir y es quedarse completamente quieta. —

— Vaya. Eso es incómodo ¿que hay de volar y esas otras cosas? —

— Bueno... Para ser franca, el cuidado de las alas debe de ser extenso. Para empezar los parásitos, las alas pueden ser un criadero extenso de esos. Por que se pueden pegar en las plumas y todo lo demás. Luego empieza el tamaño. Si no consideras tu peso con el tamaño de tus alas estás completamente mal como volador. El otro tema es intentar lavar, puedes pasa horas enteras en la tina o en la ducha para eso. Hay cepillos que te ayudan pero el tema es que si lo haces muy fuerte puedes romper la pluma y esperar mucho a que vuelva a crecer. —

— Vaya no había pensado nunca en eso. —

— Ah y lo olvidaba. Si logras lavarte bien las plumas tienes que secarlas lo más rápido que puedas. Hay voladores veloces pero no ellos se salvan del cuidado personal que eso significa. —

— Hay que tomar muchos factores en cuenta. Una duda ¿que pasa si un volador nunca ocupa sus alas? Digo. Mademoiselle Lodvruk es una pegaso. Pero nunca le emos visto las alas. —

— No sabría decirte. A lo mejor no sea pegaso. —

— Duane encontró una pluma afuera de su habitación, el asegura mucho que es de ella.—

— ¿en serio? — dijo ella con un cierto interés.

Mirando un momento a Luka la cual tenía la cara sucia con chocolate. Limpiando su boca Luneth le pregunta. — ¿crees tú que mademoiselle Lodvruk oculte sus alas por algo? —

— A lo mejor a ella no les gusta. —

Escuchando el abrir de la puerta de la tienda observan entrar a tres pegasos. Luneth impresionado por el aspecto de esos no evita toser un poco. Minfilia bebiendo su te les observa un momento.

— ¿que han hecho? ¿Jugar con tierra? —

León solo arrugaba la nariz a lo cual Duane sonriendo deja ver un diente que le faltaba.

— Ahora si te ves lindo. Te falta un diente y tienes tierra en la cara. —

— Nada más Minfilia. Ya que nosotros si somos capaces de defender el orgullo. —

Está riendo a carcajadas le dice. — ahora de que te sirve el orgullo. Pelear no resuelve nada. Ahora bien, si querían pelear lo hubieran hecho entre ustedes. —

— No sabes lo que pasó. —

— Claro que si se. Me lo contaron todo. Y si hubiera sido otra cosa de más que me hubiera molestado. Pero no. Ustedes se tiraron contra ese grupo. —

— La cosa es que ganamos y se fueron humillados a casa. —

— ¿que hicieron? —

— Los hicimos jugar a nuestro juego. —

— ¿quemados aéreos? —

Sonriendo este posaba por su victoria.

Luneth sin entender que era el juego no evita preguntar. — ¿como se juega? —

— Se juega como los quemados normales. Solamente que en el cielo. Pero se llega a golpear aún más fuerte. — Dijo Minfilia.

Mike afirmando lo dicho. — puedes arrojar la pelota con las alas o pateando con fuerza. —

León dando un paso atrás. — pero si usas el impulso del ala puedes llegar a golpear aún más fuerte. — recogiendo su ala entre sus cascos. —

Minfilia mirando a Luneth un momento. — A eso te digo con cuidar las alas. —

— Ya veo que son algo delicadas. —

Duane sonriendo se pone en la mesa. — Así fue como les dimos una lección. —

— Me alegro por ustedes. —

Mirando unas Donuts encima de la mesa no evita preguntar. — ¿cuanto cuestan? —

Sonriendo ante Minfilia. Ella bebiendo su te saca un montón de monedas de su bolsillo. Terminando de beber su té está llama a Joe para que le sirviera a los muchachos. Saliendo de la tienda está observa un momento a Luneth. Haciendo una seña está se retira.

— A veces me pregunto cuál es su problema. —

— ¿por que lo dices? —

— A veces es tan amable pero otras veces es muy ruda. Debe de ser una o otra. —

Mike sentado junto a Luneth comenta. — Aún que sigue siendo linda de por sí. —

Siendo observado por León y Duane está se hace para atrás. Aclarando su garganta. — Bueno si este grupo podemos ser abierto puedo decir cosas sin que me moleste. —

— Bueno puedes pero tampoco me lo esperaba. —

León sentado se cruza de cascos. Respirando despacio mira las donas encima de la mesa. — ¿Crees que Lenna es linda? —

Duane bebiendo un poco de te le responde. — ¿a que viene la pregunta? Eso deberías decirlo si es de tu gusto o no. —

Luneth poniendo ambos cascos sobre la mesa no evita señalar a Luka. — ¿Deberían hablar ese tema frente a ella? —

Duane sonriendo le responde. — Creo que no hace falta decirlo. En total no creo que Luka vaya a decir lo que pensamos de los demás. —

Ella estaba con un juguete encima de la mesa.

— No es linda. — Dijo Duane al mirarle un momento. León echado en la silla le observa de reojo a lo cual asiente. — Bastante. — Mike sonriendo un momento asiente también. — Muy hermosa. —

Luneth extrañado observa a los muchachos. — Pues creo que sí. —

Duane bebiendo el té señala a Luneth. — ¿quien crees que sea linda? A parte de Luka y Lenna. —

Pensando un momento este les responde. — Creo que sería Aeona. —

Mike pensando un momento le responde. — Creo que si. Siempre está ayudando a los más pequeños. La otra vez la vi sacando a pasear a los bebés. —

Duane mantenía un pensamiento. — Si hablamos de ese tipo de lindura. Creo que sí sería Aeora, por ser muy buena con los pequeños. Pero estábamos hablando de las que tienen cierto atractivo. —

Mike mirando por la ventana le responde. — ¿que dices de Clavel? ¿tiene gracia para ti? —

— No me llama mucho la atención en verdad. —

León se quedaba pensando, mirando su casco un momento comenta. — ¿Que hay de Artemisa? —

Duane tosiendo un poco le responde. — ¿Esa bruta? ¿Que le ves de especial? —

— Bueno, sabe defenderse bien ¿no crees? —

Luneth terminando su té se levanta, mirando la ventana que se hacia de noche. — Creo que deberíamos de volver con los demás. —

Desanimados los muchachos se levantan. Partiendo al hotel observan a la orquesta del orfanato en plena calle con sus instrumentos. Formados y con sus uniformes tomaban un ritmo el cual el tambor marcaba la marcha. Encabezando un improvisado desfile Mademoiselle Lodvruk sostenía un estandarte el cual dos lienzos eran sostenidos por pegasos y otros dos sostenidos por unicornios. En pleno Canterlot un pequeño e improvisado desfile hacia que la vida nocturna del lugar fuera algo más que preparativos.

Lenna miraba por un momento a los chicos que estaban parado y con el dulce sonido de su flauta les invitaba a participar. Acercándose al desfile un grupo de pegasos los rodea. — Necesitamos un arco iris ¿te apuntas?— Señalando al grupo de Duane, los tres chicos estiraban las alas a lo cual se preparaban a lo que seguía. Cada pegaso de cada color se formaban en fila, un unicornio tenia apuntando sus cálculos, enfrente de los chicos este les dice. — La velocidad del sonido es la dinámica de propagación de las ondas sonoras. En la atmósfera terrestre es de 343,2 metros por segundos. Varía en función del medio en el que se trasmite. Vayan lo mas rapido que puedan con los cascos delanteros hacia atrás para una figura aerodinámica, intenten tener la mayor fricción de las alas e intenten no estar tan cerca de uno del otro, si mis cálculos no me fallan ustedes podrán propagar su color aun con la poca luz de la ciudad. —

— ¿y si no lo logramos? —

Sacando unas bombas de humo este las amarra a las colas de los chicos. — Siempre hay un plan B. —

Sobrevolando la ciudad los chicos iban a gran velocidad esparciendo centenares de colores llamando completamente la atención de todo el mundo. Animados completamente empiezan hacer un circulo en medio de la ciudad. En el circulo los chicos de la orquesta comienzan a tocar una tonada completamente alegre. Con lo cual termina en un gran aplauso de todas las multitudes. Entre aplausos y felicitaciones Mademoiselle Lodvruk va hacia ella, dando un abrazo esta le comenta algo a la oreja a lo cual ella soltando la flauta cual cae al suelo esta sonríe frente al publico. Luneth miraba fijamente los ojos de Lenna los cuales algo parecían ocultar. Detrás de el Minfilia le observaba detalladamente. Terminado el espectáculo la orquesta del orfanato se reunía para detallar unos puntos.

Lenna recién recogiendo su flauta observa a los chicos del orfanato los cuales parecían preocupados al verla. Ella ocultando su cara de los demás iba hacia la orquesta, siendo detenida por la voz de mademoiselle Lodvruk esta se detiene.

— ¿Te encuentras bien? —

Lenna se mantenía callada, mirando a Lodvruk esta no era capas de mantener el contacto visual. Sacándose la horquilla de diamante de su cuello esta le mira un momento. — Siento que no estoy lista, yo quiero estar junto a usted ¡Quiero ser como usted! —

— Lenna... Lo siento pero esto es por tu bien. —

— Por favor, no quiero irme, yo quiero estar con mis amigos, mi grupo con... mi mademoiselle. — Dijo esta con una lagrima en su mirada. —

— Abra mucho de que conversar mi querida Lenna. Pero es por tu bien. —

Negando con la cabeza está se tapa los oídos un momento. Mademoiselle Lodvruk sostenía unas flores. Dejándolas enfrente de la niña está se va a dirección del hotel.

Los chicos de la orquesta pasaban por el lado de la chica un momento. Todos partían de vuelta al hotel a lo cual Lenna seguía en el mismo sitio. Minfilia la cual observa de lejos a todos a la espera. Los amigos de Duane procedían a retirarse a lo cual Luneth no evita comentar. — ¿que hay de Lenna? —

— Déjala en paz. — le comento León.

— ¿creen que este bien? —

Mike le observa un momento. Volteando para seguir su camino le responde. — Dale un momento para asimilar la noticia. —

El le observa un momento a lo cual nota como todos se retiran. Al verla sola este da unos pasos hacia ella. Antes de poder acercarse como una sombra alguien lo detiene. — ¿que crees que haces? Déjala sola. —

Volteando mira que Minfilia lo sostenia. Al detenerse voltea preguntando. — ¿acaso nadie nota que está mal? —

— y está bien que este mal. —

— ¿a que te refieres? —

— Ella no necesita consuelo. Ella necesita meditar. Y no hay nada mejor para meditar que estar solo, por eso es que la dejamos. —

— Pero. — dijo el. Minfilia da unos pasos hacia atrás. Mirando a Luneth un momento está le espera.

Mirando a ambos lados veía ambas chicas. A Lenna O Minfilia