Crimen en el instituto Canterlot.

Es madrugada, finales del mes de los prados, hace calor… En una casa adscrita al instituto Canterlot, la estudiante Sunset Shimmer intenta dormir, tras dar vueltas y vueltas lo consigue, pero se encuentra con una pesadilla.

En ella se enfrenta a la visión fantasmal de si misma, mas joven y ensangrentada. Ella abre los ojos, estos, vacíos y sin vida, la miran fijamente sus labios acartonados se mueven y con un hilo de voz dice "tu me has matado…"

Sunset Shimmer se despierta, envuelta en lo que ella espera que solo sea sudor, "que sed!" dice ella con la boca seca, deshace la cama poniéndose las zapatillas en el proceso y se dirige a la cocina, en ella, tras tomarse dos vasos de agua, decide pasar el resto de la noche en el sofá de la sala de estar, dado que allí hay aire acondicionado. Se estira en el sofá, ante el, en la mesita encuentra el mando del aparato de aire acondicionado marca "Therminator 2" tras encenderlo, mientras intenta recuperar el sueño, alguien enciende la luz, es Maud Pie, "Sunset, tomando el fresco?"

"Se intenta… Oye Maud, porque no me recitas un poema?"

Maud había sacado de la nevera una soda, "A nadie le gustan mis poemas, dicen que son aburridos… de rocas… Y tu? Cuéntame cosas…"

Sunset se incorpora, "Acabo de tener la peor pesadilla imaginable."

"Que te pasaba una apisonadora por encima? Comenzando por los pies?"

Sunset estaba parpadeando muy despacio, "Maud, te han dicho que eres muy morbosa? No, no era eso."

"Es lo que dice mi hermana, todos estamos un poco locos hoy en día supongo que eso incluye una imaginación enfermiza. Al final, que has soñado?"

"He soñado conmigo misma, muerta, ha sido muy desagradable. Ella, yo , me criticaba por dejarla morir."

En aquel momento, Maud se sentó junto a ella, poniendo su mano en la rodilla de Sunset dijo "Los sueños, son muy simbólicos, tu estas aquí bastante viva diría yo…"

Sunset río " Si, claro, menuda tontería, oye, te importuna si paso aquí la noche?"

"date el hartón."

Al marcharse Maud a su habitación, Sunset salió a la terraza sentándose en un banco, miro el cielo estrellado y comenzó a sollozar, el sueño la había marcado.