Disclaimer: Los personajes de "The Loud House" que salen en el presente relato, no son de mi propiedad, al utilizarlos en ésta historia es sólo para fines de entretenimiento.

LIMERENCIA

Aquí estoy, una vez más, como cada día de nuestras vidas en el único momento en que puedo coincidir contigo: en el salón de clases… y tú, estas ahí, sentado mirando hacia el frente, poniendo atención mientras yo aquí cerca de ti, observándote, mirándote, con mil y un pensamientos en mi cabeza enfocados en ti…en ti y solo en ti, no tengo otro pensamiento, no oigo ni escucho nada.

Cada espacio de mi ser y de mi alma se alegra con solo verte por un instante. ¿Qué puedo hacer si hasta el más leve movimiento que haces me hace verte como un Dios?, ¡sí, mi Dios!, el ser más importante para mí en la tierra, en mi planeta, en mis sueños. Tú, Lincoln Loud, eres la única razón que me hace vivir cada día; eres mi fantasía que miro a cada instante, y que mis ojos no dejan de contemplarte para que pueda seguir adelante.

Si tan solo un momento basta para que al verte pueda sentirme viva, pero no puedes imaginar cuanto es lo que me haces sentir…que sin ti me siento sola, en un agujero negro y sin vida, y tenerte tan solo un segundo a mi lado me es más que suficiente para morir y sentirme renacer cuando me hablas, me miras o me llegas a tocar.

¿Tocarme?, si, tocarme, como ese instante en que se me cayó el sacapuntas y me incliné para agarrarlo, y tu hiciste lo mismo y tocaste mi mano: ese momento fué eterno para mí, mirar mi reflejo en tus ojos tan tiernos y tu dirigirme la mirada y una sonrisa para darme el utensilio fue algo tan indescriptible… y tu voz, tu voz al pronunciar mi nombre, eso era, como escuchar la voz de un ángel diciendo mi nombre: Cookie.

Mi vida cambió en el instante en que te conocí, en ese momento puedo decir que comencé a ver y sentir tantas cosas que había a mi alrededor y antes, parecían no estar ahí, pero que ahora se hacen notar con tu presencia; un brillo te envuelve e ilumina todo a tu alrededor, me hace verte como lo que eres, un sol: la luz de mi vida que me aleja de la oscuridad.

Si pudiera decirte todo lo que pienso, si no fuera tan… ¡tonta! y tuviera el valor para decirte cada palabra, pero no puedo, prefiero hundirme en lo profundo de tu mirada; ver esos lindos ojos y perderme en ellos es lo mejor que me puede pasar, prefiero verte y estar entre el silencio de mis pensamientos y el grito de mi corazón, soñando contigo, con lo que tal vez nunca llegará a ser.

Aquí estaré con la duda, pero viviendo solo por ti, y aunque me sienta triste por no poderte decir todos mis pensamientos… Seguiré haciendo como que no me da importancia tu presencia, que no importa que no lo sepas… si tú estás, yo estaré por ti.

Nota de Autor:

Limerencia es una palabra que refiere a un estado mental involuntario que resulta de una atracción romántica por parte de una persona hacia otra, combinada con una necesidad imperante y obsesiva de ser respondido de la misma forma, sin embargo en mi historia es tan tranquila como la misma Cookie puede serlo.

Dedicada a mis amigos de "Esto es Loud House", ellos saben quienes son: los adoro.

- Siri