*Los personajes aquí utilizados, en su mayoría son de Tom Warburton y no me pertenecen.


Operación: N.I.G.E.L O.N.E

Niños

Inseguros

Guían

Equipo

Leal

Original en

Naves

Espaciales


Miguelón, mejor conocido como número Uno, antiguo líder del sector V y miembro actual de los Chicos del Barrio Galácticos entró a la base espacial suprema con cara de circunstancias. Lo habían llamado en medio de una misión, justo cuando estaba a punto de liberar a esos pequeños niños alienígenas de sus crueles padres de piel verde. Y había tenido que abandonar a su equipo para reportarse de urgencia en la base. ¿Qué era tan grave como para no esperar a que terminara de poner en su lugar a esos adultos?

-Código de identificación- preguntó una niña enfundada en un traje naranja de astronauta y con una pistola de rayo láser que, de ser bien empleada, desintegraría a los intrusos.

-O sea hello, soy número Uno terrícola, el que se parece a Luis Miguel- dijo activando el micrófono de su traje espacial.

-Adelante Uno- le dijo la niña mientras le abría la puerta con un botón que llevaba en el traje; el chico siguió de largo adentrándose en la Base Galáctica, saludando de vez en cuando a algún niño que pasara volando junto a él gracias a la nula atracción gravitacional que ejercía Plutón en ellos a no ser que activaran la de su traje; aunque era más divertido así, ir rebotando contra las paredes como una pelotota. Y pensar que ese tal Clyde William Tambaugh había estado a punto de descubrir que justo allí, en la parte más alejada de la galaxia estaba la Base Suprema de los Chicos del Barrio Galácticos. Al final, había logrado hacer pasar a Plutón por un planeta pequeño, más que la luna, y por lo tanto, sacarlo del interés adulto.

-Número Uno- dijo un niño de piel grisácea, ojos amarillos y cabello azul peinado hacia un lado- el Comandante Supremo te está esperando en el ala Oeste- el chico se había tenido que agarrar de una lámpara para pasar el recado- y parece preocupado ¿Qué hiciste esta vez?

-Gracias R2-D2- le dijo mientras recordaba la impresión que le había dado la primera vez que había visto las diferentes versiones en que venían los niños de la galaxia. De igual forma le había llamado la atención que algunos de ellos usaban letras mezcladas con sus números para identificar el planeta, sector y/o galaxia a la que pertenecían. Claro que él no lo necesitaba porque aparte de ser el único gran número Uno, era un niño de la tierra, el único- y el hecho de que mi cañón de almejas no hubiera funcionado como esperaba, no significa que siempre sea mi culpa que el líder se moleste, las gemelas neptunianas también lo sacan de quicio.- rezongó el terrícola.

El chico siguió caminando inmerso en sus pensamientos sin poder ocultar la risa al imaginar qué pasaría si Tommy supiera que en el espacio podría ser número T sin problemas. Entró en una gran estancia ovalada con ventanales que en vez de mostrar las áridas vistas del planeta pasaban aleatoriamente imágenes de las bases centrales de los planetas pertenecientes a la Galaxia, una punzada en el estómago lo acompañó al ver algunas de la Base Lunar.

-Bienvenido número Uno- le dijo un chico de piel blanca enfundado en un traje espacial negro con capa y botas, en vez de un casco tenía una máscara que le permitía respirar, era asmático. Uno se quitó el casco, dentro de la base no lo necesitaba, pero estaba tan absorto en sus cavilaciones que había olvidado quitárselo.

-Líder, o sea hello ¿por qué me sacaron de mi misión? Estábamos a punto de darles sus pataditas a esos adultos de las lunas de Saturno y tuve que salir corriendo. Si ya sabes que vivo de mi público ¿por qué me haces esto?

-Lo lamento, pero esto es una emergencia- una chica que había estado sentada en un columpio junto a la puerta se puso de pie y dejó su videojuego portátil. Sus orejas eran muy puntiagudas y sus ojos color morado, llevaba el cabello corto, a manera varonil pero de un color rosa chicle.

-Número S-58- saludó el terrícola y por primera vez desde que había pisado la base se sintió preocupado ¿habría ocurrido algo de verdad muy grave?- si tú y el líder D4RTH V4D3R están aquí, entonces debe ser algo bárbaro.

-Así es Uno-el líder supremo habló con vos enérgica interrumpida por algunos jadeos e hizo ondear su capa al pasear por la habitación- en un principio guardamos esto en secreto esperando que la Base Lunar arreglara sus problemas sin nuestra intervención pero- intercambió una mirada con la niña y ambos suspiraron- no lo han hecho. Han pedido nuestra ayuda y después de calcular las consecuencias, llegamos a la conclusión de que si no accedemos podríamos vernos afectados también.

-¡Pérate mi chavo!- atajó número Uno- ¿cómo que la base lunar? O sea hello, pero si ellos son bárbaros ¿por qué pedirían nuestra ayuda?

-Cadetes de la base del ártico han desaparecido- agregó la niña- y algunos miembros de diversos sectores también. No hay pistas, no hay nada. Y hay una oleada de pánico en la organización porque se cree que hay traidores infiltrados. Muchos niños de tu generación traicionaron a KND antes de que les borraran la memoria, perdieron elementos clave.

-¡Pérate le digo! ¿Cómo que mi generación se volvió adolescente? Pero si yo estoy hecho un chaval- le dijo intentando ver su reflejo en alguno de los paneles.

-Uno- intervino la niña- el tiempo en la Galaxia pasa diferente, han pasado tres años desde que te nos uniste; sin embargo, una de las ventajas de estar aquí es que el tiempo corre diferente y no dejamos de ser agentes al cumplir los 13 años, como sucede en la Tierra.

-¿Estás diciendo que tengo como 16 años?- preguntó escandalizado mientras intentaba recordar el tiempo que llevaba fuera de casa, tenía cierta lógica ahora que lo pensaba.

-Como te iba diciendo- reanudó el líder- muchos de tu generación no soportaron la idea de perder sus recuerdos y traicionaron a la organización. Se cree que ellos dieron información a los adolescentes y adultos que la usaron para crear un ambiente de sospecha entre los sectores y nuevos cadetes. Ahora que hay niños desaparecidos las cosas están peor, los agentes tienen miedo, antes su peor miedo era ser "adultos" prematuramente, pero ahora ni siquiera saben qué podría sucederles.

-Malditos adolescentes- respondió el chico- ¿pero por qué mi ayuda? Digo sé que soy bárbaro pero había muchos chicos…que ya crecieron- dijo comprendiéndolo de pronto.

-Así es -dijo el líder con pena- tus compañeros de sector y organización ya no son unos niños. Seguramente ya todos colgaron las botas espaciales, o lo que sea que usen de calzado. Hay nuevas caras.

Un ruido los hizo girar a ver las pantallas que empezaron a mostrar líneas en vez de imágenes, de pronto la imagen de un chico pelirrojo y pecoso de no más de diez años, sonriendo, ocupó toda la pantalla.

-Aquí número 587, líder de los Chicos del Barrio de la Tierra reportándose desde la base lunar- dijo el niño llevándose la mano a la frente a modo de saludo militar.

-Hola 587- saludó el niño extraterrestre- la transmisión se dio justo a tiempo, número Uno está conmigo y ha sido informado de su petición de ayuda así como de los hechos.

-Número Uno, señor- dijo el chico radiante- lo sé todo sobre usted, soy su fan. Usted ha sido el mejor agente que hemos tenido, tengo todas sus tarjetas coleccionables- le mostró un mazo de tarjetas enmicadas.

-¡O sea hello! Concéntrate mi chavo, ya sé que soy muy guapo y hasta me parezco a Luis Miguel, gracias.

-S-si señor Uno, lo lamento me dejé llevar un poco. Mi hermana 86 hablaba tanto de usted y cómo había combatido la tiranía adulta que aunque nunca pelee a su lado, siento que nos conociéramos de hace mucho, aunque sólo nos vimos una vez en situaciones nada agradables, yo no era entonces ni siquiera un cadete.

-¿La pecosa es tu hermana?- agregó el chico sin poder evitar quedarse con la boca abierta y usar el apodo que le daba el sector V.

-Así es, número 85 es mi hermano también, seguro lo recuerda porque Papá le hizo un mal corte de cabello- se ruborizó un poco- y usted me salvo con ayuda de 83 y 84 ¿ya recuerda?

-Sí, sí, nunca olvido una misión.

-Fue gracias a esas historias y a su valeroso acto que decidí unirme a KND.

-Y ahora eres el líder, entonces es cierto, todos han crecido, hasta tus hermanos.

-Mi hermano tiene 12, le quedan unos meses de servicio activo y es comandante de su sector, en cuanto a mi hermana, bueno ya no es un agente pero el genio no le ha mejorado nadita- se dio cuenta que se había desviado del tema- Uno, la organización lo necesita, usted es el miembro más calificado para esto, sabe de misiones imposibles y suicidas y no le teme a nadie. Quizás si se infiltra con los adolescentes…

-¡Cállate, cállate que me desesperas! O sea hello ¿qué no me estás viendo? Yo no parezco un adolescente, si parece que fue ayer que terminé de cambiar mis dientes de leche.

-Uno- intervino S-58- si aceptas la misión temo que en cuanto entres al campo atmosférico de la Tierra el tiempo y espacio de esta comenzará a afectarte, te saldrán barros y quizás pelos en donde no debería- la chica hizo cara de asco.

-Entiendo si te niegas Uno- exclamó el pelirrojo- tú tienes lo que todos los niños quisiéramos, ser joven eternamente. Pero debía intentarlo, los agentes que tenía en el caso… desaparecieron.

-Claro que acepto, yo no me rajo. Como ya dijiste no le temo a nada, y dudo que me salga pelo alguna vez. Si mi público me necesita allí estaré aunque me cueste la juventud pero…

-Gracias Uno- dijo emocionado 587- siempre supe que podíamos contar contigo. Todos te estaremos agradecidos de por vida- se enjuagó las lágrimas- eres tal y como dice tu reputación, nunca le niegas la ayuda a un niño que la necesite, allá donde brille el sol, estarás tu para librarlos de la devastación.

-¡Espérate mi chavo! Dije que te ayudaré pero no has escuchado mis demandas.

-Claro Uno, pide lo que quieras ¿armas hiper- mega- wow? ¿Videojuegos? ¿Las más recientes botas cohetes jamás ideadas? Pide Uno, lo que sea.

-Quiero al mejor equipo que alguna vez piso la Base Lunar, mi antiguo sector V.

-¡¿Qué?! Pero Uno, tu equipo… tu equipo es adolescente, hace mucho que fueron destituidos y no recuerdan nada ¿cómo te servirían así?

-¿Fueron reclutados por adolescentes?- preguntó con temor.

-No lo sé, una de las reglas es no interferir en la vida de agentes destituidos.

-¿¡Cómo que no sabes algo tan importante como eso!? O sea hello, es primordial seguirle la pista a los agentes ¿cómo sabes si los adultos no han encontrado la forma de robarles sus recuerdos? La mente es algo tan extraño que ni los mejores científicos de la base lunar han podido estudiarla con exactitud ¿cómo explicas que hayan recordado casi en su totalidad después de que Chad nos tendió esa trampa para destituir a todo el sector V?

-¿Eso de verdad paso? Creí que eran rumores, pensé… pensé que era exageración que usted los bañaba en agua fría, los colgaba de cabeza y los hacía ver horas y horas de videos de su infancia para traer esos recuerdos de vuelta.

-Pues no mi chavo, hay cosas que un líder debe hacer por el bien de su sector, no eran métodos ortodoxos, pero tuve un 89% de éxito ¿cómo sabes que padre no consiguió algo parecido o hasta mejor?

-Pero la tecnología…

-Fue diseñada por nuestros niños que crecieron ¿no te contaron del episodio donde hackearon la base de códigos y nos volvieron animales? Y todo porque algunos niños se vuelven locos y nos traicionan, es obvio que ellos sabrán burlar nuestra tecnología, ellos tienen a Cree, que bien sabes está especializada en tecnología ¿por qué si hiciste tu tarea verdad? ¿O es que ahora ponen a cualquier niño de líder supremo?

-Bueno… eso es verdad, lo lamento Uno. Prometo que investigaré a fondo el asunto, pero si acepta ayudarnos creo que debemos tener esa charla personalmente. Y claro que sé lo de Cree, pero nadie es tan inteligente como usted, para mi esos son hechos aislados, leyendas que les cuentan a los cadetes para que no duerman, pero ahora sé que debo poner atención a los detalles.

-Lo comprendo, pero no haré nada sin mi equipo. Algo que el sector V aprendió a la mala y en serio, muy a la mala- le dijo recordando los pianos que casi los matan- es que el éxito de una misión radica en la unión del equipo, eso y que los pianos son pesados. Yo confío en ellos, aunque ahora tengan barros y pelos, sé que jamás traicionarían a la organización y de alguna forma haré que vuelvan así deba entrenarlos de nuevo.

-Muy bien Uno- el chico suspiró- no puedo negarme a tu petición de hacer contacto con ellos, con sus debidas precauciones, a cambio debes ayudarnos, logres o no que ellos recuerden algo más que la aplicación de moda para el celular.

-Es un trato 587, volveré a casa- dijo rotundamente- lo he decidido- se giró a sus líderes galácticos- eso si ellos no tienen objeción.

-En absoluto dijo la chica- sabemos que tu planeta te necesita y quizás la galaxia entera, pero debo recordarte que no podrás comunicarte con nosotros ni hablar de nuestros secretos ya que son pocos los chicos que saben de nuestra existencia, debes jurar no revelar nuestra tecnología 5 x 10 ni nada que pudiera ocasionarnos problemas.

-Lo juro- el chico se llevó la mano al corazón- jamás revelaré nada que ponga en riesgo a los Chicos del Barrio Galácticos.

-Entonces no hay objeción alguna- agregó D4RTH V4D3R- prepararemos los pormenores del viaje y les será informado el horario de salida y llegada, mientras tanto 587, fin de la transmisión.


FIN DE LA TRANSMICIÓN...