Los personajes no me pertenecen, son de Shinobu Ohtaka, solon la historia es mía.

( ~o.o) ~ ( ~o.o) ~ ( ~o.o) ~( ~o.o) ~ ( ~o.o) ~

Las respiraciones agitadas retumban en la habitación, al igual el sonido de aquellos cuerpos sudorosos, que chocaban entre ellos. El gemido que broto de la garganta del albino, fue bastante sonoro, mientras que arqueaba la espalda debido a las fuertes estocadas que recibía, dando en aquel punto que solo le hacía perder, un poco de su cordura.

- Si tan solo tuviera una camara para conservar cada gesto...

- Cierra la boca -Apenas pudo decir- M-Maldición..

Si alguien los viera en esa situación, jamas lo creerían, no por nada los que los conocían los veian llevarse como perros y gatos. El pecoso era el Vice presidente del consejo estudiantil. Mientras que el azabeche era el tesorero junto a cierto pelirrojo. La historia es bastante larga de contar para como pasaron de hagarrarse de la greña a enredarse en las sabanas. Era en un secreto de ambos, a sido una suerte que nadie los haya visto en la escuela, por eso preferían la casa ya sea de uno de los dos.

- J-Judar.. -El jadeo que salió de su boca estremeció al que arremetía contra el- Ya no c-creo aguantar más...

No pudo evitar estremecerse cuando el mencionado comenzaba a masturbarlo, sus gemidos se hacen más fuertes y las embestidas más rápidas. Hasta que ambos llegan al orgasmo, sin antes que Judar besara a Ja'far a callando su grito de placer. Al separarse un poco, quedo un hilo de saliva, desde la perspectiva de Judar, la imagen de Ja'far era lo que más le facinaba, los cabellos de su frente pegados al sudor, el movimiento de su pecho por recuperarse, aquel sonrojo que provocaba asentuar sus pecas, agradecia eso por la palidez de su piel.

- Cualquiera que te conociera, jamás se les cruzaría por la cabeza, todos los gestos que haces -Sonrio de forma ladina, al pasar lentamente su mano por la pierna del chico.

Como pudo se quito con cuidado al otro encima de el, ya sabía como terminaria esto si lo dejaba continuar, lo único que lo irrito fue la risa del de ojos escarlata. Sentia arder su rostro ya en ocasiones en sus sesiones de sexo, lo hicieron frente al espejo y ver sus expresiones lo hicieron avergonzarse de muchas maneras, tanto de el e incluso el propio Judar.

- Y si eso pasa, este tipo de rutinas se termina en ese instante... -Se termino de incorporar para poder levantarse de la cama.

La intención del albino era ir a tomar una ducha, claro, antes de que el contrario lo jalara hacia el y lo besara de forma demandante. En otra ocasión no hubiera accedido tan fácilmente, si contamos con el echo que ese beso le provocaba unas corrientes deliciosas que corrian por su espalda, se entrego por completo al beso, tanto que cuando se percato estaba de nuevo contra el colchon mientras el beso se volvía tranquilo, sin dejar de quitarle el aliento.

-Se separo lentamente mientras veia aquellos ojos grises- Eso no pasara ya que solo yo tengo elderecho de tenerte asi... -Acaricio lentamente ambos muslos.- De hacerte sentir asi... Soy el unico de molestarte pero sobretodo, nadie te va amar tanto como yo lo hago..

Ja'far se quedo pasmado mientras sentía de nuevo un fuerte calor en su rostro, Judar solia acariciar aquellas cicatrices que le hacian recordar su niñes, ya que era algo que de la fortaleza que siempre demostraba y lo caracterizaba como el segundo al mando, según a palabras del azabeche. Jamás entendería porque comenzo el otro a decirle eso, amarlo. Despues de todo esos encuentros fueron al princpio por desahogó, el albino estaba abatido al saber que Sinbad no lo veía de la misma forma que el, desconocía el porque en un principio Judar acepto. Sin embargo ellos jamás hablaron de mezclar los sentimientos.

- Deja de hablar de esa forma, no somos nada Judar -Puso sus manos en el pecho contrario- Sabes que eso no pasara...

Cuando sus ojos se cruzaron, el albino se maldijo internamente, era más que obvio la respuesta del otro, por más que le a dicho hasta el cansancio que no podria despertar sentimientos por el, este sin dudarlo ni temarla poco a poco lo a ido en gatusando aunque no quiera reconocerlo.

- Sabes que me basta con estar asi contigo por el momento.- Se recosto encima de el, mientras su cabeza quedaba recostada en el pecho contrario.- Ya que solo te amo, no necesito ser correspondido...

Para ser como era Judar era una forma masoquista de sufrir pero no podía obligar a Ja'far después de ver todo lo que ya habia pasado, no se atrevería hacerle daño al albino, a pesar de que era parte de su naturaleza. Mientras que el pecoso sentía retumbar muy fuerte su corazón por las palabras del contrario, aunque su orgullo no le permitía reconocer que poco a poco Sinbad estaba pasando a segundo plano.

( ~o.o) ~ ( ~o.o) ~ ( ~o.o) ~( ~o.o) ~ ( ~o.o) ~

Lentamente caminaba de forma robotica, había tratado de tardarse lo más que podía en revisar los papeles de propuestas para ciertas cosas, pero olvidándose principalmente que la persona que lo esperaba es el tesorero de la escuela y uno que realmente se tomaba su papel enserio, con tranquilidad realizaba sus trabajos en lo que Sinbad terminaba. Ya cuando no pudo retrasar lo inevitable, acomodo las cosas y tomo sus pertenencias para marcharse de la escuela.

Se sentia abrumado, no solo ahora debía ser cuidado y vigilado por lo que había pasado, si no que esto sería hasta que decidiera tener una relación seria, si no hubiera sido por la presión de las personas más cercanas quizás no estaría así.

- Deja de comportarte como una chica, no eres el único incómodo aquí.

- No debiste a ver aceptado, si tanto te afecta. -Lo señalo, para adelantarse unos pasos.

Cabe decir que el Ren suspiro de nueva cuenta, la expresión de su hermana menor fue lo unico que lo detuvo a decir verdad, tambien en cierta forma sentía que solo debía a aquel estupido que iba más deprisa. Si tan solo Sinbad hubiera ignorado los sentimientos de Hakuryuu no se hubiera visto envuelto en ese problema, cabe destacar que era ese sentimiento de culpa. Sin más se adelanto para tomar de sumano al otro.

- Puede que a ti te moleste esto, pero no me gusta deberle nada a nadie. Desconozco que te motivó a darle ese valor a mi primo, sin duda quizás no estarías en la situación que estas.

La cara de Sinbad era de sorpresa, estaba vez Kouen entrelazó su mano con la suya, eso si no se lo esperaba, el chico casi siempre estaba serio pero de lo poco que lo conocía, era demasiado directo y sincero, algo que no le gustaba mucho de las personas. Se quedo pensando mientras volvía a caminar esta vez lentamente.

- Solo fue la excusa perfecta, también lo hice por mi mismo. A lo largo de mi vida no quería seguir huyendo, aunque si hubiera seguido ocultando mi condición el sacrificio de mis padres tal vez no hubiera sido en vano. -Su expresión era lugubre.- Sabre salir adelante. -Se encogió de hombros para terminar sonriendo con pesar.

Si no fuera porque realmente no lo toleraba, tendría una impresión diferente de el. Aunque por lo visto tendría tiempo suficiente para averiguarlo. Lo único que atinó a hacer fue afirmar el agarre de sus manos, para esto Sinbad volteo a verlo de forma extrañada.

- Pues para tu desgracia yo cumplire con mi parte, si te molesta o no. Es tu problema.

La cara de incredulidad de sinbad valía oro, mientras que le respondía de forma enérgica, ambos volviendo a discutir. Este tipo de cosas eran normales, casi siempre Sinbad se veia enfrascado en estas cosas con Kouen, cuando para los eventos o ver las ganancias para quizas a poyar a algún club. Tenía que verificarlo antes con el tesoro, no discutir era algo extraño. Para las pocas personas que los veían pasar al verlos tan acalorados, solo lo atribuían a una simple pelea de parejas. Así siguieron en el camino hasta llegar a la casa del de ojos dorados.

- Vaya contigo, no hay día en donde trate de tener una conversación normal contigo.-Termino de suspirar, para despues soltarlo y sonreírle un poco.- Aunque gracias por acompañarme, nos vemos.

Ya caminaba para abrir el enrejado cuando el de cabellos rojos lo jalo del brazo, hasta tenerlo unos centímetros de su rostro, una sonrisa un poco arrogante era en lo que veia en el Ren el descocertado muchacho.

- ¿Acaso creíste que solo te pasaría a dejar así? -Para esto con sus brazos lo rodeo por la cintura.- Si realmente seremos "novios", haremos por lo regularmente hacen.

Ante esta aclaración, unio sus labios con los del otro, esta más que claro que Sinbad respingo un poco por la acción del otro, aunque siendo como era solo paso sus brazos por los hombros del contrario profundizando el beso. En muchas ocaciones en algunas fiestas se había besado con varias personas, hombres y mujeres por igual, solo a tenido una relación la cual no duro mucho tiempo y apesar de la que situación era diferente.

Ojalá no terminará en peores circuntancias, el beso fue tornandose de forma demandante ya que ni el ni el Ren sedian el control, ya que estaban enfrascados en lo suyo, no se percataron que a lo lejos eran observados por un frustrado muchacho que se iba decepcionado, no era capaz en meterse en la relaciónde Sinbad, pero tampoco podía verlo con Kouen. Se alejo, ya vería la forma de ganarse de nueva cuenta la confianza de el. Mientras Sinbad rompía el beso, se alejaba un poco del contrario.

- Si eso era todo, tengo cosas que hacer.- Sin más se metió de prisa para evitar otra sorpresa.

-Solo pudo empezar a reirse.- Quizás no sea tan malo como pensaba.

El muchacho tomo camino esta vez dirección a su casa, después de todo su casa estaba a tan solo 6 cuadras de ahí. Mientras el que habia ingresado a su casa, se quedaba con muchas dudas en su mente por todo lo que había pasado y lo que se aproximaría.

( ~o.o) ~ ( ~o.o) ~ ( ~o.o) ~ ( ~o.o) ~ ( ~o.o) ~

Caminaba de forma tranquila por el pasillo de su casa, llevaba uno 7 libros de ciencia en sus brazos. Gracias a su calentura fue salvado junto con su novio por Sinbad, desgraciadamente la forma en que termino en vuelto en el asunto, pero era mejor eso a que Ugo tuviera una mala impresión de el. Conociendo como era Aladdin ya estaria investigando algunas cosas para meterse y no pensaba quedarse atras, para esto enbarraria de lleno a su queridisimo y amado primo.

- "No pienso morir solo con esto, ademas no estara haciendo nada importante"- Sin tocar al llegar a la puerta simplemente la abrio.

Se quedo estático en la puerta, agradecía no a verla abierto de golpe, simplemente la volvio a cerrar y a paso calmo se dirigió a su habitación, pues ver la ropa de Hakuryuu y Alibaba regada en el piso no le dejaba mucha imaginación, mas al ver la cama revuelta y ver a los mencionados dormidos como si nada debajo de las sabanas, ¿Quién lo diría?, y a el le dicen depravado.

( ~o.o) ~ ( ~o.o) ~ ( ~o.o) ~( ~o.o) ~ ( ~o.o) ~