Ash: El Campeón


Capítulo 22.- La Mega Evolución más fuerte.


Hace poco más de un mes, en Ciudad Shalour de la Región Kalos…

Korrina.- ¡Es el momento de llevar está batalla a su límite!

Alain.- ¡Justo el momento que estaba esperando!

Korrina y Alain.- ¡Mega Evoluciona!

La batalla de gimnasio de Alain por su octava medalla estaba llegando a su inevitable conclusión.

Aun siendo la líder de gimnasio más reciente de la región, Korrina era considerada como alguien talentosa y poco a poco se ganaba fama como una de las líderes más poderosas de Kalos, abrumando a sus oponentes con la Mega Evolución… Y sin embargo, no parecía representar ningún reto ante el peleador frente a ella.

Únicamente usando el poder de su Charizard, Alain había sido capaz de destrozar al Hawlucha, Machoke, Throh y Meditite de Korrina, casi sin esforzarse ni recibir daño. La patinadora estaba afectada por estas derrotas consecutivas, pero hacía lo posible por mantener una sonrisa, pues todavía tenía su arma secreta: Su valioso Mega Lucario, quien seguramente podría derrotar a todo el equipo de Alain o llevarlo hasta su límite… ¿Verdad?

Korrina.- ¡Esfera Aural!

Alain.- ¡Lanzallamas!

El Mega Lucario disparó su mejor ataque de aura, que terminó impactando contra la ráfaga de llamas azules arrojadas por Mega Charizard X… Siendo consumido por completo y avanzando de frente contra el Pokémon de Korrina.

Korrina.- ¡Lucario!

Su Pokémon salió volando hasta estrellarse contra la pared en una intensa explosión de fuego, con tal poder que perdió su forma Mega Evolucionada y quedó inconsciente. La batalla había finalizado y la chica se quedó en shock por unos instantes, no podía creer que fue derrotada con tanta facilidad.

Korrina.- Es fuerte…

Realmente fuerte, tanto que ni siquiera podía creérselo. Por unos instantes se quedó viéndolo, pues cuando llegó a su gimnasio parecía simplemente otro retador, un chico agradable y de actitud seria. Ella estaba entusiasmada de luchar contra otro oponente con Mega Evolución… Pero viéndolo ahora, se dio cuenta de que no era un entrenador ordinario, la fuerza de ese Charizard era abrumadora y simplemente no estaba a su nivel, era como un muro gigantesco.

No pudo evitar sentirse un tanto intimidada cuando él se le acercó, pero debía mantener su responsabilidad como líder de gimnasio y no actuar como una mala perdedora; así que forzó una sonrisa y le entregó su Medalla Riña, felicitándolo por su victoria. Alain fue amable con ella y le comentó que había una persona con la que quería luchar en la Liga Kalos, para luego marcharse.

Una vez que su abuelo también se fue y la dejó sola, su sonrisa se desvaneció y lágrimas comenzaron a brotar en sus ojos, lágrimas de impotencia. Se sentía humillada por una derrota tan aplastante y ya no podía soportar ese sentimiento. Su Lucario intentó consolarla, pero antes de que pueda hacerlo, fue interrumpido por la llegada de alguien más.

-¿Lágrimas? Tú sueles tomarte tus derrotas de mejor manera y siempre terminas sonriendo. No te había visto llorar por perder un combate desde la primera vez que te derroté.

Quien bajaba desde el sector de los espectadores era una joven morena de aspecto atlético, quien tenía la boca llena mientras disfrutaba de un delicioso Crepé Luminalia. Ella era la mejor amiga de Korrina, desde que comenzaron a entrenar karate juntas cuando solo eran unas niñas pequeñas. Provenía de una región lejana y era heredera de un estilo tradicional de karate con más de cien años de antigüedad, además de ser una de las entrenadoras de tipo Lucha más fuertes que Korrina había conocido. Su nombre era Bea.

Korrina.- Lo lamento, Bea. Cuando te invité a ver mis batallas de gimnasio… Esperaba hacerlo mejor que esto…

Bea.- Apenas estás iniciando como Líder de Gimnasio, está claro que tendrías derrotas como estas, yo también sufrí algunas cuando me heredaron mi Gimnasio. No tienes por qué sentirte mal por eso. ¿O acaso ese retador te hizo algo? Sí te hace sentir mejor, podría desafiarlo a un combate.

Korrina.- ¡No! ¡No es nada de eso! Ese chico fue muy gentil, pero… No creí que perdería de esa manera… ¡Mucho menos en una batalla de Mega Evoluciones!

Bea.- Creo que ya comprendo lo que sucede. Estabas demasiado confiada al dominar tu nueva Mega Evolución y eso te pasó factura al enfrentarte a un oponente superior.

Korrina.- ¡No lo digas de forma tan brusca! Pensé que el combate sería más cerrado. ¡Es tan frustrante! No creí que encontraríamos a un entrenador tan poderoso como ese… ¡Parecía invencible y yo no sabía que hacer!

Bea.- ¿Invencible? Está lejos de serlo. Es cierto que ese entrenador podría convertirse en un buen oponente a futuro, pero todavía le falta mucho.

Korrina.- ¡Pero tú lo viste! ¡Acabó con todos mis Pokémon sin esforzarse!

Bea.- Ya he visto entrenadores como él, antes. Confían demasiado en el poder de uno de sus Pokémon y atacan en exceso. Eso solo demuestra su arrogancia, mientras descuidan sus estrategias y tienen equipos desequilibrados. Es el deber de un Líder de Gimnasio señalarles estas debilidades para que puedan superarlas.

Korrina.- Y aun así no pudimos hacerle ni un rasguño… Es duro...

Bea.- Eres muy suave, Korrina. Sigues pensando que los combates son solo para divertirse, pero hay mucho más que eso. Hasta que no lo entiendas, no podrás mejorar.

Korrina.- No lo entiendo, ya no entiendo nada. Lucario y yo hemos luchado tanto, nos hemos esforzado, pero al final es como si nuestro esfuerzo no hubiera servido para nada.

Bea.- ¿Qué pasa con esa actitud? Es cierto que perdiste, pero no puedes deprimirte por eso. Ya es momento de que te levantes y actúes como una verdadera Líder de Gimnasio.

Korrina.- Para ti es fácil decirlo, ¡eres monstruosamente fuerte! Podrías pasar sin problemas las pruebas del Alto Mando.

Bea.- Te equivocas, soy débil.

Korrina.- ¿Qué?

Bea.- Los Alto Mando de tu Región, e incluso tu campeona. De donde yo vengo, hay Líderes de Gimnasio que tienen su nivel e incluso lo llegan a superar. Comparada con ellos, yo todavía soy muy débil.

Korrina.- Pero…

Bea.- En muchas ocasiones, llegas a encontrarte entrenadores como este, muros insuperables, capaces de superarte por completo y darte una paliza que destruye tu confianza. Yo misma sentí eso la primera vez que me enfrenté por primera vez con el campeón. Es por eso que me entreno tanto y viajo por todo el mundo, esforzándome para cumplir mis sueños.

Korrina.- ¿Tus sueños?

Bea.- Yo deseo ser reconocida como la mejor del mundo, es por eso que compito. Quiero enfrentarme al campeón mundial y derrotarlo. ¿Qué es lo que tú deseas, Korrina?

Korrina.- Lo que yo deseo… Yo… ¡Yo quiero ser más fuerte, fortalecerme junto a Lucario! ¡Quiero enfrentar toda clase de desafíos junto a él! Realmente me gustan las batallas y quiero ser la mejor, mejor que nadie más.

Bea.- Ahí tienes tu respuesta, Korrina. Solo tienes que aprender para seguir subiendo peldaños y esas "Pruebas del Alto Mando" también serán algo sencillo para ti.

Korrina.- Pues eso no suena nada mal… Quizá hasta nos animemos a tomar la Prueba del Alto Mando. Como Líder de Gimnasio, puedo mandar una solicitud a la asociación… Aunque todavía no estoy segura si tengo el nivel suficiente…

Bea.- Esa actitud me gusta más. En cuanto tengas el nivel suficiente, podría desafiarte a otro combate.

Korrina.- ¡Eso es! ¡Voy a crecer junto a Lucario y te enfrentaré cuando estemos listos!

Tiempo actual, en Pueblo Paleta de la Región Kanto…

La llegada de Alain, el Subcampeón de la Liga Kalos, sorprendió a muchos de los entrenadores que estaban reunidos en Pueblo Paleta, sin embargo fue en Korrina que despertó varias emociones. La Líder de Gimnasio se sorprendió al ver tan pronto al entrenador que la había derrotado, su corazón comenzó a latirle más rápido y su espíritu competitivo actuó al instante.

Se había esforzado realmente para poder fortalecerse, para mejorar como entrenadora y al ver al chico de cabello negro, no pudo evitar acercarse, deseosa de probar el fruto de su esfuerzo. Al principio estaba un poco nerviosa y su corazón le latía fuertemente; pero entonces vio que también estaba junto a su amigo Ash y eso la inspiró a actuar más decidida que antes, no solo para evaluar su propio crecimiento, sino también para mostrarlo.

Korrina.- ¡Así es! ¡Soy la heredera de la Mega Evolución y quiero luchar contra ti! ¡Necesito probar que soy más fuerte que antes! ¡Te desafió a un combate completo de seis contra seis!

Alain.- ¡¿Quieres combatir?!

Korrina.- ¡Vamos a ver cuál de los dos es el que tiene la Mega Evolución más fuerte!

Este desafió de combate resonó por el lugar y sorprendió a todos y cada uno de los presentes. El mismísimo Ash no sabía cómo reaccionar, pues no se esperaba algo como esto, pero la expresión decidida en el rostro de Korrina le hizo saber que debía apoyarla. Alain y Mairin también se quedaron unos segundos en silencio, pero la patinadora no tardó en señalar cierto anillo con una piedra incrustada que el entrenador llevaba en su brazo.

Korrina.- Esa Piedra Activadora… Si conseguiste una nueva después de entregar la antigua, quiere decir que…

Alain.- Así es, estuve en la Mega Isla y pasé la prueba de tu abuelo.

Korrina.- Si eso es cierto, entonces te fortaleciste y ganaste esa Mega Piedra con tu propio esfuerzo. Yo también me he fortalecido desde la batalla de gimnasio que tuvimos y creo que estoy lista para una revancha.

Alain.- Pues es cierto que yo quiero enfrentarme contra otros Pokémon Mega Evolucionados y probar que mi Charizard es el más fuerte, pero admito que no esperaba este desafió. ¿Estás segura de lo que estás haciendo?

Korrina.- Alain, la última vez que combatimos, tú me dijiste que había un entrenador al que querías enfrentarte. Puedo decir lo mismo, quiero enfrentarme a ti, en verdad que lo necesito.

Alain.- De acuerdo, aceptó el desafió. ¡Será un combate de seis contra seis, tal y como querías!

Está declaración causó sorpresa y emoción entre todos los entrenadores cercanos. La mayoría de ellos desconocía por completo la historia entre Korrina y Alain o la razón por la que su amiga estaba desafiando al recién llegado nada más verlo, pero aun así podían sentir cierta tensión en el ambiente. Ya habían sido testigos del poder de Korrina durante estos días o sus victorias en el torneo que acababan de disputar, pero lo único que sabían de Alain era que luchó contra Ash en la Liga Kalos, así que no tenían idea de cuáles podrían ser sus habilidades. Aun así, el presidente Goodshow parecía particularmente entusiasta.

Goodshow.- El Subcampeón de Kalos contra la Líder Evoluchadora… ¡Esté combate parece interesante! ¡Permítanme arbitrar su batalla!

Korrina.- ¡Claro, señor Goodshow! ¡Sería un verdadero honor!

Max.- No entiendo lo que está pasando. Es cierto que es el Subcampeón de Kalos, pero… ¿De verdad es tan fuerte como para luchar contra las Mega Evoluciones de Korrina?

Mairin.- ¡Por supuesto que lo es! ¡Alain es realmente fuerte, no lo dudes! Su Charizard puede Mega Evolucionar y, gracias a eso, se ha enfrentado contra toda clase de Mega Evoluciones a lo largo de nuestros viajes.

Max.- ¡¿Lo dices enserio?! Descrito así, parece un entrenador poderoso.

Misty.- Sí, pero Korrina es alguien muy fuerte. Yo misma he entrenado junto a ella y puedo confirmarlo.

Trevor.- Les recomiendo que no se tomen a Alain a la ligera…

Conway.- Por tu expresión, veo que tienes algo de experiencia en el asunto.

Trevor.- Vaya que la tengo. Yo me enfrenté contra él en la Liga Kalos y derrotó a todos mis Pokémon utilizando solamente a su Charizard, los aniquiló… Incluso cuando intenté enfrentarlo con mi propia Mega Evolución.

Tierno.- ¡Y eso no fue todo! ¡Ese sujeto ganó casi todos sus combates usando solo a Charizard y Metagross! ¡Es imparable! Ash fue el único entrenador que pudo enfrentarlo…

Todos pudieron ver miedo y un poco de frustración en el rostro de Trevor mientras hablaba sobre las habilidades de Alain y supieron al instante que él no estaba mintiendo. Aquellos que llegaron a conocer al recién llegado, parecían estar de acuerdo con su poder abrumador, mientras que los otros que entrenaron con Korrina en el transcurso de esta semana no podían imaginársela perdiendo el combate. Un tanto interesado en todo el asunto de la Mega Evolución, Trip decidió consultarlo con el único de los presentes que conocía a la perfección las habilidades de ambos.

Trip.- ¿Qué dices tú, Ash? Tu luchaste con ambos y los conoces bien, ¿cuál de los dos crees que gane el combate?

Casey.- ¡Es cierto, Ash! Korrina es muy fuerte, yo misma luché junto a ella cuando nos atacaron esos Pokémon súper poderosos, pero… ¿De verdad crees que ese Alain pueda derrotarla?

Pero los campeones de Johto y Tesselia se sorprendieron al ver que Ash estaba inusualmente serio mientras observaba a su amiga rubia. En verdad estaba preocupado por ella, conocía su fuerza mejor que nadie, pero él también había enfrentado a Alain y sabía lo abrumador que podría ser el poder de ese Mega Charizard. Una victoria en su contra no sería nada sencilla, pero el de Pueblo Paleta quería apoyar a Korrina para superar el obstáculo. Decidido a esto, no pudo contestar las dudas de sus amigos y en su lugar, avanzó hacía la patinadora con intenciones de aconsejarla, pues él también conocía la frustración de perder contra un rival poderoso y el deseo de derrotarlo en una revancha.

Korrina.- ¿Ash?

Ash.- Korrina, ¿ya te sientes lista para esto? Escucha, Alain es un entrenador muy fuerte, pero debes mantener la calma y no precipitarte en el combate. Solamente debes luchar con todo lo que tienes, manteniéndote firme, sin poner marcha atrás, confiando en tus Pokémon y estoy seguro de que lo harás fantástico.

Korrina.- Gracias, Ash, no sabes lo mucho que significa que me estés apoyando. Estoy preparada, todos los entrenamientos que hicimos juntos me han hecho mucho más fuerte. ¡Está vez pienso ganar el combate!

De pronto, la chica rubia le ofreció una sonrisa a Ash y este pudo notar lo decidida que estaba, por lo que le levantó el pulgar para demostrarle su apoyo. Tras ello, Korrina lo observó fijamente y le dijo algo más.

Korrina.- Mírame con atención, Ash. Quiero que tú mires atentamente mi combate, eso me dará las fuerzas para ganar.

Ash.- Eso haré. ¡Voy a estar apoyándote en este combate! ¡Quiero que muestres lo mejor de ti en este combate!

Bastante contenta y un poco sonrojada al recibir el apoyo de su amigo, Korrina avanzó hacía el campo de batalla improvisado, donde Alain la estaba esperando. Por su lago, Ash se fue a sentar con el resto de sus amigos y rivales que se interesaron por la batalla entre Mega Evoluciones, por lo que el encuentro estaba a punto de dar inicio.

Goodshow.- Quiero que estén preparados, esté será una batalla completa de seis Pokémon. Ninguno de los dos entrenadores podrá hacer sustituciones y ganará el primero que consiga vencer al equipo completo del contrincante.

Alain.- Estoy listo, te concedo el primer ataque.

Korrina.- Gracias, Alain. ¡Yo también estoy lista!

Con un simple movimiento de manos, se quitó su ropa regular y Korrina ya estaba con su traje de batalla, dando un par de patadas al aire, con su Pokéball preparada para el combate.

Goodshow.- ¿Listos? ¡Envíen a sus Pokémon y comiencen el combate!

Alain.- ¡Unfezant, yo te elijó!

Korrina.- ¡Vamos allá, Machamp!

Ambos entrenadores enviaron a sus respectivos Pokémon, con un veloz volador por parte del Subcampeón y el forzudo de cuatro brazos de parte de la Líder. De este modo, el combate dio inicio.

Korrina.- ¡Comienza la batalla! ¡Tumba Rocas!

Alain.- ¡Esquívalo y usa Viento Afín!

El Machamp de Korrina comenzó arrojando rocas con cada uno de sus brazos en un intento de golpear con un ataque súper efectivo. Pero, gracias a su ventaja en velocidad, el Unfezant de Alain consiguió maniobrar para esquivar cada uno de los proyectiles, al mismo tiempo que agitaba sus alas, cubriéndose a sí mismo con una extraña corriente de viento.

Alain.- ¡Es momento del contraataque! ¡As Aéreo!

Korrina.- ¡Rápido, Machamp! ¡Bloquéalo!

Como si el viento mismo se lo llevará, Unfezant desapareció de un segundo para el otro, solo para reaparecer frente a Machamp y embestirlo con todas sus fuerzas, mientras que este solo alcanzó a cubrirse con sus cuatro brazos.

Korrina.- ¡Demolición!

Machamp intentó golpearlo con sus brazos, pero el pájaro todavía estaba potenciado por el Viento Afín, desvaneciéndose a una velocidad sorprendente justo antes de ser golpeado, para aparecerle por la espalda y embestirlo una y otra vez. Por más golpes que el Pokémon peleador lancé, no tenía la velocidad necesaria para acertarle a su oponente, quien aprovechaba para atacarlo y el daño poco a poco se iba acumulando.

Viendo que su Machamp estaba comenzando a perder la paciencia, Korrina decidió intervenir.

Korrina.- ¡Cálmate, Machamp! ¡Solo cierra los ojos y concéntrate! Sigue mi voz y podremos vencerlo juntos.

Siguiendo las instrucciones de su entrenadora, Machamp simplemente cerró sus ojos y cruzó sus brazos, tranquilizando su mente y sintiendo el viento mismo. Terminó recibiendo varios ataques de parte del volador de Alain, pero resistió cada uno de ellos, hasta que…

Korrina.- ¡Ahora! ¡Atrápalo, Machamp!

Para sorpresa de todos los espectadores, Machamp consiguió interceptar al Unfezant potenciado por Viento Afín, deteniéndolo en el aire. Se encontraba aprisionando sus alas con sus dos brazos superiores, pero todavía tenía otros dos brazos libres para atacarlo.

Alain.- ¡Unfezant! ¡Usa Tajo Aéreo para liberarte!

Korrina.- ¡No lo permitiremos! ¡Muéstrale tu mejor Onda Certera!

Sin dejar escapar a su contrincante, Machamp comenzó a canalizar toda su energía en sus manos inferiores. Unfezant luchaba desesperadamente para liberarse, pero el agarre del luchador no le daba oportunidad ni para aletear. En ese momento, le liberó todo su poder en una ráfaga de energía a quemarropa, con tanta potencia que el Pokémon de Alain quedó noqueado al instante.

Goodshow.- ¡El Unfezant de Alain ya no puede pelear! ¡Machamp es el ganador de la primera batalla!

Korrina.- ¡Genial! ¡Ganamos el primer asalto! ¡Bien hecho, Machamp!

Mientras Alain retornaba a Unfezant al interior de su Pokéball, Korrina saltaba de emoción, sin poder contener su alegría, para luego voltear hacía Ash, quien se encontraba en el público. El de Pueblo Paleta le ofreció una sonrisa llena de orgullo y ella se sonrojó un poco.

Ash.- Korrina y su Machamp realmente son fuertes y están muy unidos. Si siguen luchando de ese modo, podrían ganar.

Casey.- Les dije que era una entrenadora poderosa. Cuando nos enfrentamos juntas a ese Solrock, sus estrategias nos sacaron de muchos apuros.

Kenny.- Aunque parece bastante feliz por esto…

Aria.- Su sonrisa es auténtica, ganar esta batalla debe ser muy importante para ella.

Tracey.- Es una buena sonrisa, creo que voy a dibujarla.

Miette.- Esa chica es buena, fue capaz de superar una situación que la tenía en desventaja.

Sawyer.- Su estrategia fue buena, tengo que anotarla.

Brock.- Korrina tuvo un buen comienzo, pero no debe confiarse. El combate apenas está comenzando y cualquier cosa podría pasar. El siguiente Pokémon de Alain parece muy duro…

Y es que el segundo Pokémon de Alain resultó ser su Metagross, el cual estaba causándole muchos problemas al Machamp de Korrina, utilizando la ventaja de tipos a su favor.

Korrina.- ¡Derríbalo con Puntapié!

Alain.- ¡Agilidad!

Machamp intentó meterle una zancadilla, pero con una orden precisa de parte de su entrenador, Metagross incrementó su velocidad de golpe, esquivando cualquier ataque de su oponente, girando alrededor de él para confundirlo y embistiéndolo con todas sus fuerzas.

Korrina.- ¿Agilidad? Con eso, Metagross es incluso más rápido que Unfezant, estaremos en problemas… ¡Debes concentrarte nuevamente, Machamp!

Alain.- Esta vez no caeré dos veces en el mismo truco. ¡Puño Meteoro!

Antes de que Machamp pueda concentrarse para enfocarse en su oponente, Metagross se le apareció de frente, gracias a su Agilidad, y comenzó a molerlo a puñetazos con su Puño Meteoro. Los primeros golpes llegaron de sorpresa y causaron una gran cantidad de daño, pero Machamp rápidamente lo compensó, defendiéndose con sus cuatro brazos.

Korrina.- ¡No perderemos en el cuerpo a cuerpo! ¡Usa Demolición, tal y como practicamos!

El de tipo luchador comenzó a golpear con movimientos precisos de sus cuatro brazos y su fuerza física superior, conectando algunos golpes certeros en el oponente, pero este todavía aprovechaba su velocidad potenciada por la Agilidad para conectarle algunos Puños Meteoro en el rostro. Justo en ese momento, Metagross vio una señal de Alain y se alejó tan rápido como su computadora central pudo procesarlo.

Korrina.- ¿Está tomando distancia?

Alain.- ¡Ahora! ¡Avalancha!

Tras tomar su distancia, Metagross generó un montón de piedras gigantescas encima de Machamp y se las arrojó de golpe, dejándolo sepultado en una montaña de rocas. Pero el ataque no había terminado ahí, pues el de tipo Acero cargó con todas sus fuerzas contra el pedrusco, conectando su mayor Puño Meteoro y destrozándolo junto a su oponente. Una vez que todo se aclaró, estaba claro que el Pokémon de Korrina estaba fuera de combate.

Goodshow.- ¡Machamp ya no puede pelear! ¡El segundo asalto se lo lleva Alain!

Korrina.- ¡Oh no! ¿Estás bien, Machamp? Lo hiciste fantástico, pero creo que debes tomarte un descanso.

Alain.- Ese Machamp fue un buen oponente. Está bien entrenado, pero el combate recién comienza.

Por otro lado, los espectadores del combate también estaban sorprendidos ante la fuerza que había mostrado el Metagross de Alain.

Conway.- Ese Alain no es ningún debilucho, eso está claro.

Morrison.- ¡Su Metagross es rapidísimo! ¡Korrina tendrá que mostrar sus mejores cartas si quiere derrotarlo!

Úrsula.- Creo que las cosas ya no se ven muy bien para ella.

Cilan.- Hay algo más aparte de esto. Creo que Metagross es solo la entrada en el platillo que Alain está cocinando, todavía se está guardando su plato principal.

Paul.- ¿Tú qué opinas, Ash? Por lo que pude ver del combate, está claro que Alain solo está probando la fuerza de su oponente, enviando a sus Pokémon para determinar cuanto ha mejorado. Es una estrategia que yo mismo he utilizado antes.

Ash.- Pues yo creo que gran parte de las oportunidades que tenga Korrina para ganar este combate dependen de la derrota de Metagross. Es un Pokémon muy problemático para ella y creo que Alain quiere bajarla de su ritmo de combate, pero…

May.- ¿Pero qué?

Ash.- Eso es también porque ella tiene una ventaja de su lado. Tres de los Pokémon de Alain son débiles ante el Tipo Lucha y Korrina es una verdadera maestra de los Pokémon peleadores. Si consigue vencer a Metagross, conseguirá una gran ventaja en el combate al quitarse de encima a uno de los dos grandes obstáculos que Alain le tiene guardados.

Cilan.- Vaya, Ash. Me sorprende que hayas podido sacar un análisis como ese.

Bonnie.- ¡Si eso es todo, entonces Korrina ganará! ¡Adelante, Korrina! ¡Tú puedes!

De este modo, el combate se reanudó, pues Korrina estaba a punto de sacar a su segundo Pokémon.

Korrina.- ¡Voy a combatir a tu Tipo Psíquico con mi propio Pokémon psíquico! ¡Adelante, Meditite!

Todos observaban como el pequeño Meditite se materializaba en el campo de batalla, imitando los movimientos de artes marciales que hacía su entrenadora y preparándose para el combate. Alain analizaba al rival, buscando la mejor manera para derrotarlo.

Alain.- Adelante, Metagross. Vamos a usar nuestra velocidad para derrotarlo antes de que pueda emplear cualquiera de sus trucos psíquicos. ¡Puño Meteoro!

Korrina.- ¡Eso no lo vamos a permitir! ¡Amago!

Metagross se acercaba con la velocidad de su Agilidad, listo para conectar su puñetazo, pero Meditite usó sus poderes psíquicos para percibirlo antes de que llegue, interceptando su ataque y alejándolo con sus propios golpes y patadas.

Korrina.- ¡Buen trabajo!

Alain.- Interesante, perfeccionaste el Amago para interceptar ataques y no solo conectarlos.

Korrina.- Todo es producto de nuestra sincronía y concentración. ¡Y eso no es todo, muestra como concentras tus poderes con Paz Mental!

De pronto, los ojos de Meditite comenzaron a brillar mientras una intensa energía psíquica le recorría el cuerpo, acto seguido se puso en postura de meditación y comenzó a flotar mientras incrementaba todos sus poderes especiales. Siguiendo los movimientos de su Pokémon, Korrina también adoptó una postura de meditación en yoga y lanzó su siguiente instrucción.

Korrina.- ¡Bombardéalo con Poder Oculto!

Demostrando un poder mental increíble, el Meditite de Korrina comenzó a formar esferas de energía a su alrededor y las disparó en ráfaga contra su rival, como si de una metralleta se tratase. En un principio, Metagross los esquivaba con su Agilidad, pero pronto comenzó a recibir varios proyectiles a quemarropa.

Alain.- ¡Agilidad, Metagross! ¡Más rápido!

Korrina.- ¡Bien! ¡Trabajamos muy duro para desarrollarlo, pero aquí tienes mi mejor combo de Paz Mental y Poder Oculto!

Alain.- ¡No nos vas a detener! ¡Garra Metal a toda potencia!

Korrina.- ¡Continúa con el Poder Oculto!

El Pokémon de Korrina continúo con otra ráfaga de poderosas esferas de energía que golpearon a Metagross, pero este cargó de frente con sus garras brillando en un color metálico. De este modo, pasó a través de todos los proyectiles y embistió a Meditite con todas sus fuerzas, tumbándolo del aire y sujetándolo del cuello con su garra. Korrina abrió su boca, realmente preocupada por la seguridad de su Pokémon.

Alain.- ¡Ahora, Metagross! ¡Termínalo con Puño Meteoro!

Korrina.- ¡Tienes que liberarte, Meditite! ¡Utiliza Telepata y…!

Pero Meditite no podía moverse, la garra de Metagross lo sujetaba del cuello, inmovilizando cualquiera de sus movimientos. Lo único que la computadora viviente tuvo que hacer, fue conectar su mejor puñetazo con su brazo disponible y el oponente quedó fuera de combate, con la patinadora notablemente frustrada mientras lo regresaba a su Pokéball.

Korrina.- Lo lamento, Meditite. Creí que nuestro combo podría derrotarlo…

Goodshow.- ¡El Meditite de Korrina no puede pelear! ¡Ahora es Alain quien tiene la ventaja en el marcador!

La Líder de Gimnasio estaba comenzando a preocuparse, no quería perder el control de la batalla, pero la derrota de Meditite la tomó por sorpresa, pues ella esperaba al menos haberse ocupado de Metagross. Ya se estaba poniendo nerviosa… ¡Pero no podía preocuparse ahora o perdería el combate! Si quería derrotar a Metagross, solamente tenía una opción, enviaría a su Pokémon más confiable.

Korrina.- Yo te elijo… ¡Lucario!

Su primer Pokémon fue quien salió al campo de batalla, bastante centrado en el combate y mostrando su guante con la Mega Piedra de forma amenazante. Alain se sorprendió al verlo tan pronto, pero no tardó en esbozar una sonrisa, entusiasmado por enfrentarse a él.

Korrina.- ¿Estás listo, Lucario? Este puede ser uno de nuestros combates más importantes, cuento contigo para ganarles a todos.

Lucario.- ¡Cario!

Korrina.- ¡Entendido! ¡Vamos a ocuparnos de todo!

Goodshow.- Si ambos entrenadores están listos, ¡pueden comenzar!

Alain.- ¡Puño Meteoro!

Korrina.- ¡Puño Incremento!

El combate apenas había comenzado y ambos Pokémon chocaron sus puños con una fuerza descomunal, creando ondas de choque a su alrededor debido a la potencia. Sin embargo, el Puño Incremento potenció la fuerza de Lucario, haciéndolo ganador del choque y enviando a su oponente a volar.

Korrina.- ¡Y ahora, muéstrale tu Esfera Aural!

Sin dejar descansar a su enemigo, Lucario canalizó toda su aura en una esfera de energía que arrojó de lleno contra Metagross, haciéndolo explotar antes de que su entrenador pueda darle cualquier instrucción.

Goodshow.- ¡Metagross ya no puede pelear! ¡El ganador es Lucario! ¡Ahora ambos entrenadores están igualados!

Alain.- Ese Lucario es incluso más fuerte que la última vez que me enfrenté contra él…

Korrina.- ¡Lo logramos, Lucario! ¡Lo hicimos! ¡Eres el mejor!

Lucario.- ¡Luca!

La chica rubia estaba tan contenta que giraba con sus patines, mientras que todos los espectadores estaban impresionados por la fuerza por la fuerza de Lucario.

Bel.- ¡Ese Lucario es muy fuerte! ¡Ni siquiera Mega Evolucionó!

Cameron.- ¡Y es solo el calentamiento! ¡Una vez que use su Mega Evolución va arrasar con el equipo del Subcampeón!

Tierno.- Yo no me confiaría todavía, Alain aún no ha usado a su mejor Pokémon.

Stephan.- De cierto modo, eso me preocupa. Creo que Korrina se precipitó al sacar tan pronto a su Lucario.

Trip.- Es algo básico, ella cometió un error. No puedes revelar tu arma secreta tan temprano en un combate.

Trevor.- Yo creo que eso es justo lo que Alain estaba planeando. Intentaba presionarla para que muestre a Lucario.

Dawn.- No te preocupes. Ash dijo que Metagross era el principal obstáculo y el resto de sus Pokémon eran débiles al tipo pelea. Yo creo que ella tiene la ventaja, ¿verdad, Ash?

Ash.- No del todo.

May.- ¿Quieres decir que hay algo más?

Ash.- Alain todavía tiene un Pokémon del que Korrina debe preocuparse y ella lo sabe. Toda su victoria dependerá de si consigue vencerlo o no.

En el campo de batalla, Korrina compartía los mismos pensamientos que Ash, pues ella estaba preocupada por el Pokémon más poderoso de su rival, el mismo que había derrotado por si solo a todo su equipo durante su último encuentro. Sus miedos resultaron estar justificados, en cuanto Alain extendió su Pokéball y llamó a su Pokémon inicial.

Alain.- ¡Adelante, Charizard! ¡Es tu turno!

Korrina.- Finalmente salió Charizard… No hay problema, Lucario. ¡Estamos preparados, hemos entrenado mucho desde nuestro último enfrentamiento!

Lucario.- ¡Car!

Goodshow.- ¡Comiencen con el combate!

Korrina.- ¡Vamos, Lucario! ¡Puño Incremento!

Alain.- ¡Garra Dragón!

Armándose de valor, Korrina envió a su Lucario con un ataque directo contra el Pokémon más poderoso de su enemigo. Sin inmutarse para nada, Charizard hizo brillar sus garras en una extraña energía verde y cargó contra su oponente. De este modo, ambos tuvieron un pequeño intercambio de ataques, pero inesperadamente, fue el Pokémon aura quien tenía la ventaja, utilizando su percepción del aura para esquivar todos los ataques enemigos y conectar sus mejores puñetazos directamente al estómago del Tipo Fuego, al mismo tiempo que potenciaba sus fuerzas. Luego de golpearse unos instantes, ambas criaturas decidieron tomar distancias.

Korrina.- Bien, Lucario. Lo estás haciendo muy bien.

Alain.- Ciertamente has mejorado, pero creo que es momento de que ambos luchemos enserio.

Korrina.- Estoy de acuerdo, vamos a decidirlo de una vez por todas.

Alain.- ¡Veamos cuál de los dos tiene la Mega Evolución más fuerte!

Ambos entrenadores hicieron brillar sus respectivas Piedras Activadoras, con el Mega Guante de Korrina y el Mega Aro de Alain. Al ver esto, todos los espectadores se dieron cuenta de inmediato que la verdadera batalla apenas estaba iniciando.

Ash.- ¡Aquí viene!

Korrina.- ¡Aquí vamos, Lucario! ¡Estallido de vida! ¡Mega Evolución!

Alain.- ¡Vamos a mostrar el poder de nuestros lazos que conseguimos con nuestro propio esfuerzo! ¡Charizard, Mega Evoluciona!

La transformación se desató por ambos lados, mientras hilos de energía conectaban a los entrenadores con sus Pokémon y estos cambiaban de forma al ser cubiertos por una luz intensa. Una vez que la luz se disolvió, un Lucario mucho más grande y fuerte estaba enfrentándose a un gigantesco Charizard negro de llamas azules.

Korrina.- ¡Estuvimos entrenando para este momento, Lucario! ¡Ataque Óseo!

Alain.- ¡Charizard, Puño Trueno!

Las garras de Charizard brillaron en electricidad y chocaron contra un hueso que Lucario había formado con su propia aura. Los dos ataques se neutralizaron entre sí y ambos Pokémon retrocedieron, pero el de fuego aprovechó para disparar un poderoso Lanzallamas con fuego azul. Percibiéndolo a tiempo, el Pokémon aura consiguió esquivarlo en último momento, aunque su entrenadora se estaba poniendo nerviosa al ver la fuerza del ataque.

Korrina.- ¡No te detengas, Lucario! ¡Embiste de frente con Puño Incremento!

Luchando con todas sus fuerzas, Lucario fue capaz de conectar varios de sus mejores puñetazos directo al estómago de Charizard, incrementando sus fuerzas al máximo con cada uno que conseguía conectar. Pareciera que tuviera la ventaja y estuviera abrumando a su enemigo, pero aquellos más observadores, notarían que el Pokémon de Fuego resistía todos esos ataques sin daños notables. De hecho, casi parecería haber una sonrisa en el rostro de Alain.

Alain.- ¡Anillo Ígneo!

Antes de que Korrina pudiera reaccionar ante aquella instrucción, Mega Charizard X dio un buen puñetazo al suelo y todo a su alrededor comenzó a arder en un intenso estallido de fuego que cubrió todo el campo de batalla y consumió al Mega Lucario por completo. Para cualquier espectador era obvio todo el poder devastador de aquel ataque y muchos quedaron con la boca abierta al ver un movimiento tan potente.

Lo más sorprendente de todo esto, es que justo en el momento en que la explosión se disipó, se pudo observar al Mega Lucario de Korrina, cayendo violentamente contra el suelo y perdiendo su forma Mega Evolucionada antes de quedar inconsciente.

Goodshow.- ¡Lucario ya no puede pelear! ¡El ganador es Charizard!

Pero Korrina ya no escuchaba las palabras de Goodshow, pues todavía no ababa de procesar lo que acababa de ocurrir. La chica estaba completamente congelada y sin poder creérselo. Al ver a su Lucario derrotado, comenzó a temblar del miedo, no sabía que hacer o cómo reaccionar a continuación, todo rastro de entusiasmo o motivación que poseía comenzó a desaparecer en cuanto lo regresó a su Pokéball.

Korrina no dijo ninguna palabra, tenía su vista baja y se mordía el labio con frustración. Al observar al Mega Charizard X en frente suyo, no sentía la emoción del combate, lo único que sentía era miedo. Su mejor Pokémon había caído, aquel que la había acompañado desde que era niña fue derrotado sin siquiera dañarlo. ¿Acaso podría alguno de sus Pokémon derrotarlo?

La Líder de Gimnasio estaba llena de dudas y no podía evitar temblar, ni siquiera podía disimular una sonrisa y varios de los que observaban la batalla comenzaban a preocuparse por ella. Sin embargo, fue Charles Goodshow quien interrumpió sus pensamientos.

Goodshow.- Oye, jovencita. ¿Te encuentras bien? Debes enviar a tu siguiente Pokémon, si te tardas más perderás el combate.

Sin decir palabra alguna, Korrina sacó una Pokéball y la arrojó al aire, liberando a su imponente Throh, el cual vio extrañado el poco entusiasmo de su entrenadora, que ni siquiera imitaba sus posturas de artes marciales. El propio Goodshow parecía preocupado por ella.

Goodshow.- ¿Segura que puedes continuar? ¿Te encuentras bien?

Korrina.- Yo… Estoy bien… Continuaré…

Goodshow.- ¡En ese caso, reanuden el combate!

El Pokémon peleador esperaba una de las efusivas instrucciones de su entrenadora, pero se llevó una sorpresa al verla sin mucho entusiasmo. Pero el combate debía continuar y el Charizard enemigo ya estaba preparándose para atacar.

Alain.- ¡Usa Anillo Ígneo!

Korrina.- Eh… Usa… ¡Vamos a usar…! ¡Llave Corsé! ¡Ataca con Llave Corsé!

El Throh de Korrina se abalanzó para someter a su rival con una llave de judo, pero no pudo ni siquiera acercarse antes de ser alcanzado por la gigantesca explosión de llamas azules. Fue tan solo un ataque, pero suficiente para que Throh haya sido carbonizado de forma casi instantánea y su entrenadora todavía este congelada ante la abrumadora muestra de poder de su rival.

El resto del público observaba a la chica desesperanzada y comenzaban a sentirse mal por ella, que no podía ocultar su impotencia. De entre todos ellos, uno de los que más estaba preocupado por la Líder de Gimnasio era Ash Ketchum, a quien no le gustaba el rumbo que estaba tomando este combate. Pudo notar claramente como el ritmo de batalla de su amiga había disminuido de golpe y estaba genuinamente preocupado por ella, pues sabía que si no conseguía recuperarse, el combate estaba perdido. Fueron las palabras de Paul, las que lo sacaron de sus pensamientos.

Paul.- Que patético.

Ash.- ¡¿Qué estás diciendo, Paul?!

Paul.- Es lo mismo que cuando me enfrenté con Cynthia, el resultado del combate ya está decidido. No vale la pena continuar, ella debería retirarse.

Morrison.- Odio decirlo, pero Paul tiene razón. A menos que ella recuperé su actitud, la batalla está condenada. ¡Alguien tiene que hacerla reaccionar!

Drew.- Me temo que eso es imposible. Basta con solo verla para saber que perdió su espíritu de combate. Se está dejando consumir por la frustración.

Misty.- Pobre Korrina…

Ash.- No… No puede ser, ella no puede darse por vencida todavía. Seguro que tiene algo guardado…

Sin embargo, Korrina todavía parecía desconcentrada y hasta desesperanzada en su combate. Ya había enviado a su siguiente Pokémon, un Hawlucha, pero no parecía tener mejor suerte y lo mejor que podía hacer era esquivar con bastante dificultad los Lanzallamas de Charizard.

Alain.- ¡Vamos, pelea enserio! No quiero terminar el combate de esta manera.

Korrina.- ¡Estoy peleando enserio! Yo… ¡Usa Afilagarras!

Un poco inseguro, pero dispuesto a obedecer a su entrenadora, Hawlucha se concentró en incrementar su ataque, pero no podía hacer mucho mientras esquivaba los Lanzallamas con muchas dificultades. Sin nada más que hacer, el Pokémon volteó hacía su entrenadora en busca de otra instrucción.

Korrina.- Eh… Hawlucha, usa… ¡Plancha Voladora! ¡Termínalo con Plancha Voladora!

Alain.- Puño Trueno, Charizard.

Usando toda la fuerza que había acumulado con su Afilagarras, el Hawlucha de Korrina se abalanzó en un potente planchazo contra su rival… Que simplemente cargó sus garras en energía eléctrica y le conectó un golpe súper efectivo, que lo mandó a volar y finalizó con el pájaro luchador.

Al ver a su Pokémon derrotado con chispas eléctricas pasando a su alrededor, Korrina sobrepasó su límite. Simplemente lo regresó a su Pokéball y se desplomó de rodillas sobre el suelo, sin importarle que la batalla no haya terminado o que todos los presentes tengan sus ojos puestos sobre ella.

Korrina.- No… Esto… Yo…

Ya no sabía que hacer a continuación, ya no le importaba nada, toda su esperanza estaba derrumbada y levantarse ya no valía la pena. Levantó la vista para observar a Charizard y lo único que vio fue un muro, nada menos que un gigantesco muro, uno tan grande que ella nunca lo podría escalar. Solamente terminó echándose para atrás, temblando de miedo por un obstáculo que simplemente no se sentía capaz de superar.

Recuerdos del pasado vinieron a su mente, rememorando una y otra vez su derrota previa a manos de Alain. Recordó también las palabras que su amiga Bea le había dicho, pero de pronto carecían de sentido al recordar las imágenes de sus queridos Pokémon siendo fulminados uno a uno por ese Charizard invencible. De pronto, toda la confianza que tenía en si misma se derrumbó y lágrimas comenzaron a brotar de sus ojos. ¿Acaso estaba llorando? Se sentía tan avergonzada, pero… Ya no importaba… Ya no le importaba nada en absoluto.

Korrina.- Supongo… Que eso es todo… No hay nada más que…

-¡Korrina! ¡¿Qué estás haciendo?!

La chica reconoció aquella voz casi al instante y volteó a verlo, se trataba de su amigo, Ash Ketchum, quien parecía preocupado por ella. Todos los presentes optaron por el silencio, mientras el entrenador de Pueblo Paleta gritaba lo que tenía que decirle.

Ash.- ¡¿Por qué estás ahí, Korrina?! ¡Esta batalla aún no ha terminado! ¡Debes levantarte!

Korrina.- Pero Ash… ¡Es inútil! ¡Todo se acabó!

Ash.- ¡Aun es muy pronto para darte por vencida! Todavía te queda un Pokémon que confía en ti. ¡Tienes que ponerte de pie y luchar junto a tu Pokémon! ¡No debes rendirte hasta el final!

Korrina.- ¿Qué caso tiene? Charizard es demasiado poderoso y yo…

Ash.- Tú me dijiste que querías encarar al Alto Mando y convertirte en una de ellos, estuviste entrenando las últimas semanas para conseguirlo. Yo he peleado antes con miembros del Alto Mando y debo decirte que son muy poderosos, mucho más que Charizard o cualquiera de nosotros. ¡Si de verdad quieres desafiarlos entonces debes sobreponerte!

Korrina.- Ash… Yo…

Ash.- Te conozco bien, Korrina. Tú y yo somos muy parecidos, sé lo mucho que te apasionan los combates y lo unida que eres a tú Pokémon. En momentos como estos eso es todo lo que necesitas para salir adelante, contra cualquier oponente.

Korrina.- Es… Verdad, me encanta luchar junto a mis Pokémon, nuestro estilo de pelea es divertirnos juntos. Ante un obstáculo como este, creo que les fallé…

Ash.- Todavía no. Tú no eres la clase de personas que se rinden, te he visto afrontar varios desafíos imposibles con una sonrisa en el rostro y por eso me gusta tanto combatir contra ti. Eres alguien fuerte, Korrina, no importa si ganas o pierdes, tú siempre das tu mejor esfuerzo y luchas hasta el final. No vas a rendirte ahora, ¿o sí?

La chica solo observó a Ash por unos instantes, luego volteó a ver al Mega Charizard X de Alain y se dio cuenta de cuan ciertas eran sus palabras. De pronto, era como si su espíritu de luchadora ardiera por segunda ocasión.

Korrina.- Ash me entiende, lo comprende perfectamente. Es verdad, nunca nos rendiremos. ¡No importa contra quien sea la batalla, nunca lograrán que salgamos corriendo!

Limpiándose las lágrimas, la patinadora se levantó del suelo y comenzó a lanzar unos cuantos golpes y patadas al aire para motivarse a sí misma. Estaba de vuelta en el campo de batalla.

Korrina.- ¡Gracias, Ash! En verdad necesitaba que alguien me haga reaccionar, sabía que podía contar contigo.

Ash.- ¡Adelante, Korrina! ¡Muéstranos tu verdadero estilo de combate!

Goodshow.- ¿Eso quiere decir que vas a reanudar el combate, jovencita?

Korrina.- ¡Así es, señor Goodshow! ¡Estamos de vuelta!

Goodshow.- Me alegra oír eso, ¡el combate se reanudará!

Korrina.- Alain, quiero que me disculpes.

Alain.- ¿Qué? ¿A qué te refieres?

Korrina.- En verdad quería enfrentarte en una revancha, estaba esperando ansiosa volver a medirme contra ti. Pero no pude manejar el combate, actué de forma inmadura y egoísta; creo que te decepcioné. En verdad espero que puedas perdonarme.

Alain.- Oye, no tienes nada de qué disculparte. Comprendo perfectamente cómo te sientes y lo importante es que te hayas dado cuenta a tiempo.

Su rival le levantó el pulgar, no parecía molesto ni mucho menos, sino todo lo contrario, su actitud era muy comprensiva. Esto tranquilizó un poco a Korrina, quien solo le ofreció una sonrisa sincera a su oponente.

Korrina.- Gracias, Alain.

Alain.- De hecho, admito que yo también estaba emocionado por volver a enfrentarte. Eres una buena entrenadora y me gusta tu estilo de combate, heredera de la Mega Evolución.

Korrina.- ¡¿De verdad piensas eso?! En ese caso, no pienso decepcionarte más. ¡A partir de ahora voy a luchar enserio!

Alain.- ¡Eso es justo lo que estaba esperando! ¡Saca a tu siguiente Pokémon y vamos a mostrar una verdadera batalla Pokémon!

Korrina.- ¡Así lo haré! ¡Yo te elijó, Mienfoo!

Finalmente, Korrina sacaba a su último Pokémon, el pequeño Mienfoo, quien adoptó su postura de Kung Fu con infinita lealtad a su entrenadora, sin verse intimidado ante su oponente. La Líder de Gimnasio imitó sus posturas de Kung Fu, encarando con valor el rugido del Mega Charizard X que tanto miedo le causaba hace unos segundos. Todavía le temblaban un poco las piernas, pero no tenía planeado retroceder, lucharía con todas sus fuerzas por respeto a su oponente, a su Pokémon y a aquellos que la apoyaban.

Korrina.- ¡Vamos a comenzar con Patada Salto Alta!

Alain.- ¡Charizard, bloquéalo y usa Garra Dragón!

El pequeño Mienfoo corrió a toda velocidad y se abalanzó con una patada voladora, una que Charizard pudo bloquear usando sus alas como escudo; intentó contraatacar con un ataque de su garra cargado en energía verde, pero el luchador consiguió esquivarlo con su agilidad.

Korrina.- ¡Puño Drenaje!

Alain.- ¡Puño Trueno!

El Pokémon de Korrina cargó su puño en una extraña energía verde, mientras que Charizard lo cargó en electricidad, chocando sus ataques con toda potencia. Sin embargo, fue Mienfoo quien salió más afectado en el intercambio de ataques, retrocediendo y cayendo contra el suelo.

Korrina.- Sí se trata de fuerza física estaremos en desventaja. ¡En ese caso, usemos el nuevo ataque en el que estuvimos trabajando!

Alain.- ¿Un nuevo ataque?

Korrina.- ¡Es momento de usar Acróbata!

Incrementando su velocidad de golpe, el Mienfoo de Korrina prácticamente se desvaneció entre destellos, embistiendo a Charizard con toda su fuerza, pero alejándose a gran velocidad antes de que pueda hacer cualquier contraataque. Solo se alcanzaba a ver imágenes residuales del pequeño peleador, quien corría sin parar alrededor de su feroz enemigo, embistiéndolo ante cada oportunidad.

Alain.- ¡Intercéptalo con Lanzallamas!

Korrina.- ¡No pierdas la concentración, Mienfoo! ¡Yo estoy contigo!

De esta forma, la batalla incrementó su ritmo, pues Charizard disparó unas potentes llamaradas azules y Mienfoo hacía su mayor esfuerzo por esquivarlas y conectar sus rápidos y certeros ataques de Acróbata. Con su nueva estrategia, el pequeño Pokémon de Korrina aprovechaba su velocidad para agobiar a su oponente con múltiples ataques seguidos, aunque ninguno de ellos parecía hacerle un daño considerable.

Tracey.- Los golpes de Mienfoo no son al azar. Puedo verlo, está enfocando sus ataques en ciertos puntos para conectar golpes críticos y eso no es nada fácil de lograr.

Barry.- ¡Quiero multarlos! Esos dos son realmente buenos… ¡En verdad que quisiera luchar contra una Mega Evolución!

Cilan.- Es una combinación sorprendente. Todos esos ataques certeros requieren de mucha concentración. Mienfoo no podría lograr nada de esto a menos que tenga una muy buena unión con su entrenadora.

Nando.- Hay armonía entre ambos entrenadores, luchan con tanto furor que alegran sus alrededores.

Aria.- Creo que ahora comprendo mejor, como un estilo de combate puede traer sonrisas a la gente.

Todos los espectadores estaban muy impresionados observando la batalla, sintiendo profundo respeto, tanto por Alain como por Korrina, disfrutando con el entusiasmo y la alegría que ambos demostraban en su batalla.

Por su lado, Ash permaneció en silencio, observando a su amiga con una sonrisa en el rostro, orgulloso de ella al ver cómo había recuperado su espíritu de combate. Esa era la Korrina a la que tanto respetaba como oponente, con la que tanto disfrutaba entrenar, aquella que comprendía perfectamente su perspectiva sobre las batallas y con la que podía tener combates tan divertidos. Y es que le gustaba mucho verla luchar, el entusiasmo y la pasión que ella mostraba en verdad eran contagiosos; y el lazo que compartía con sus Pokémon era realmente admirable. Al verla divirtiéndose tan apasionadamente, Ash no pudo evitar pensar en lo radiante que se veía la patinadora en estos momentos.

Goodshow.- ¡Mienfoo ya no puede continuar! ¡Como a Korrina ya no le queda ningún Pokémon, Alain es el ganador del combate!

El combate había llegado a su fin. Pese a dar un buen desafió, Mienfoo no pudo lidiar con el abrumador poder de Charizard y cayó derrotado.

Sin decir ninguna palabra, Korrina avanzó hasta su Pokémon caído y lo cargó en brazos de forma maternal mientras lo felicitaba por un trabajo bien hecho. En cierto modo, ella no sabía cómo sentirse, había dado su mejor esfuerzo y estaba satisfecha con una experiencia que podría usar para mejorar, pero… La derrota todavía era dolorosa y el darse cuenta de lo lejos que estaba de cumplir sus objetivos no era algo fácil de asimilar. Tan sumida estaba en sus pensamientos, que no se dio cuenta como Alain se acercaba a ella hasta que este habló.

Alain.- Fue un buen combate, eres una gran oponente, no tienes nada de qué avergonzarte.

La chica se quedó en silencio por unos segundos, observando fijamente a su rival y pensando en las palabras que este acababa de decirle. Fue entonces que se ella le sonrió de forma autentica y ambos estrecharon sus manos.

Korrina.- Felicidades, Alain. Ciertamente eres un entrenador muy fuerte.

Alain.- Luchaste de forma admirable al final, heredera de la Mega Evolución.

Korrina.- Creo que valió la pena, en verdad me divertí con el combate

Alain.- Antes, yo solo quería demostrar que era el entrenador más fuerte, me obsesioné con ello, pero al hacerlo perdí de vista lo verdaderamente divertidos y apasionantes que eran los combates. Creo que esa es la razón por la que perdí en la Liga Kalos.

Korrina.- Yo… Creo que ya lo entiendo. Me obsesioné demasiado con vencerte y perdí de vista lo verdaderamente importante de los combates. Todavía me queda mucho por aprender.

Alain.- No tienes por qué presionarte tanto, eso es algo que he aprendido recientemente… Además, tu actitud entusiasta hace que realmente disfruté luchar contra ti.

Esas palabras tomaron por sorpresa a Korrina e incluso la sonrojaron un poco, pero también encendieron su espíritu competitivo. Era cierto que todavía le faltaba demasiado para poder cumplir con sus objetivos, pero al menos ya sabía por dónde comenzar.

Korrina.- ¿Lo dices enserio? Solo espérame, Alain. Pienso entrenar y hacerme mucho más fuerte que antes. Cuando eso ocurra… ¿Crees que me podrías conceder una revancha?

Alain.- Cuenta con ello. No puedo convertirme en el entrenador de la Mega Evolución más fuerte sin primero enfrentarme a la heredera de la Mega Evolución cuando alcance todo su potencial.

Korrina.- ¡Será una promesa! ¡Cuando llegué ese día, te daré el combate más divertido que hayas tenido!

De esta manera, terminaba un combate entre dos rivales, que se sonreían mutuamente por la promesa que acababan de realizar. Ambos habían aprendido mucho en esta batalla, tanto de la victoria como de la derrota, experiencia que les serviría para encaminarlos a sus sueños. Los espectadores también estaban inspirados por la batalla que acababan de ver y decidieron trabajar en sus propios objetivos. Ciertamente, esta sería una experiencia que Alain y Korrina no olvidarían, sabiendo que cuando llegué el momento de su siguiente enfrentamiento, tendrán uno de los combates más intensos que cualquiera de los dos pudo haber imaginado.


Continuará…


ANALIZANDO AL ENTRENADOR, CON EL PROFESOR OAK.


Profesor Oak.- ¡Aquí su amigo el Profesor Oak con la sección favorita de los espectadores! La batalla de hoy fue impresionante y es que la Mega Evolución es una de las transformaciones más poderosas que cualquier entrenador podría conseguir. Y, aunque dominarla suele ser un desafío, esos dos chicos parecen ser todos unos expertos a la hora de utilizarla. Ciertamente es una buena hazaña, así que vamos a analizar al ganador del combate de hoy.

Perfil de Entrenador
Nombre: Alain Ono.
Clase: Entrenador Pokémon/Asistente de Laboratorio.
Región de Origen: Kalos.
Historia: Un chico huérfano y solitario que vagaba por las calles de Ciudad Luminalia, hasta el día en que se encontró con el Profesor Sycamore, quien lo invitó a pasar a su laboratorio y le brindó un hogar. Fue solo cuestión de tiempo, pero el Profesor lo invitó a convertirse en su asistente de laboratorio, enseñándole todo lo que sabía acerca de Pokémon, compartiéndole todos sus proyectos y convirtiéndose en una figura paterna para él.
Para su décimo cumpleaños, Sycamore decidió regalarle su primer Pokémon, un pequeño Charmander que se convertiría en su inseparable mejor amigo, aunque decidió quedarse en el laboratorio en lugar de emprender su aventura. Pronto, el Profesor se vio envuelto en nuevas investigaciones que llamaron la atención de Alain y su Charmander, estudios acerca de un fenómeno conocido como la Mega Evolución. Todavía no había mucha información sobre el tema, pero Alain descubrió que su compañero Pokémon era capaz de potenciarse con la Mega Evolución y ambos decidieron que tenían que conseguir esa transformación.
Al ver su interés, Sycamore les recomendó convertirse en investigadores de campo, para viajar por la Región de Kalos con la misión de resolver los misterios sobre la Mega Evolución y enviarle todos sus descubrimientos.
Fue así como iniciaron su largo recorrido, luchando juntos y explorando varias ruinas antiguas en busca de Mega Piedras o cualquier información. Durante este viaje, Charmander evolucionó a Charmeleon y ambos se convirtieron en poderosos luchadores a tener en cuenta. Aunque, siempre llamaban al Profesor Sycamore para informarle sobre sus aventuras y brindar cualquier aporte útil a la investigación.
En una ocasión, rastrearon la ubicación de una Mega Piedra hasta unas ruinas extrañas, pero al llegar se toparon con un hombre misterioso que también estaba interesado en ellas y parecía tener mucha información. Ese sujeto resultó ser Lysson, presidente de los Laboratorios Lysson y un viejo amigo del Profesor Sycamore, quien parecía preocuparse bastante por el futuro de la región. Ambos tuvieron un combate, pero su Charmeleon fue fácilmente derrotado por el Pyroar de Lysson, quien lo invitó a sus laboratorios.
Lysson le reveló que tenía intenciones de utilizar la energía de la Mega Evolución para ayudar al progreso de la Región Kalos y que esa energía podría ser muy beneficiosa para la humanidad. La denominó como "Energía Infinita" y tenía propiedades tanto misteriosas como asombrosas. Pero también le comentó preocupaciones acerca de Sycamore, diciéndole que si llegará a publicar sus descubrimientos, los humanos podrían darle un uso destructivo a la Energía Infinita y eso podría empañar el nombre del profesor.
Con esta preocupación, Lysson le regaló un Mega Aro con la Mega Piedra correspondiente para Charizard, proponiéndole unirse a él y ayudarlo en su investigación para proteger el nombre de Sycamore.
Fue así, como Alain evolucionó a su Charmeleon y juntos se convirtieron en fieros luchadores, viajando por todo Kalos para desafiar a cualquier otro oponente que posea la Mega Evolución, descubriendo más acerca de ella y luchando por convertirse en la Mega Evolución más fuerte. Continúo haciendo varios trabajos para Lysson, pero perdió el contacto con Sycamore, ignorando sus llamadas para así poder protegerlo a su manera, por lo que se sentía un poco solo.
Pero, su soledad llegó a su fin, cuando conoció a Mairin, una entrenadora novata que apenas estaba comenzando su aventura, pero se vio interesada por él al verlo ganar uno de sus combates. A pesar de que él le dejó en claro que quería viajar solo, la chica era testaruda y continúo siguiéndolo, impresionada por su fuerza, por lo que tuvieron una aventura juntos y oficialmente se convirtió en su compañera de viaje.
Ahora junto a Mairin, continuaron viajando sin rumbo alguno para luchar contra la mayor cantidad de Mega Evoluciones que encuentren en el camino y aprender más sobre ellos, pero las misiones de Lysson los llevaron hasta la lejana Región de Hoenn. Una vez ahí, colaboraron con el Campeón Regional, Steven Stone, y terminaron luchando contra el legendario Mega Rayquaza para conseguir una piedra gigante que parecía relacionada con el origen de la Mega Evolución. Desafortunadamente, sus acciones terminaron desencadenando una batalla entre Groudon y Kyogre primigenios, que pondría al mundo entero al borde de la destrucción. Alain y su Charizard se pusieron en peligro para defender la Mega Piedra gigante que habían encontrado, pero no pudieron hacer mucho y Mairin terminó exponiéndose a un peligro extremo para salvarles la vida, causando una pequeña discusión y reconciliación entre ambos compañeros.
Sintiéndose derrotado, Alain decidió regresar solo a la Región Kalos, temeroso de poner a en peligro a su nueva compañera. Quería volverse mucho más fuerte para evitar experiencias como la que tuvo con los legendarios de Hoenn, así que Lysson lo sometió a un duro entrenamiento en que debería luchar sin descanso contra varios de sus mejores entrenadores con Mega Evolución, incluyendo a Malva del Alto Mando. En medio de su entrenamiento, Mairin lo alcanzó y quiso animarlo, pero él estaba bajo tanta presión que la trató mal y terminaron discutiendo nuevamente.
Poco sabía lo que su discusión ocasionaría, pues el Chespin de Mairin caería accidentalmente en uno de los experimentos de Lysson, absorbiendo una gran cantidad de Energía Infinita, sobrecargándose y cayendo en coma. Ver a su compañera devastada y en lágrimas por haber perdido a su Pokémon, hizo que se le rompiera el corazón, se sintió realmente culpable de lo que había causado en su empeño por alejarla del peligro.
Lysson le mencionó que la única forma de curar a Chespin era reunir suficiente energía de Mega Evolución, así que Alain no perdió ni un segundo más y partió de viaje, en busca de entrenadores con Mega Evolución para luchar contra ellos y derrotarlos. Recorrió la región entera con el único objetivo de regresarle la sonrisa a su compañera.
Luchó contra entrenadores formidables mientras recolectaba la Energía Infinita, pero en el camino se encontró un suceso realmente extraño: Un Greninja misterioso que podía transformarse con Energía Infinita. Su entrenador era un extranjero llamado Ash Ketchum, a quien desafió a un combate y derrotó fácilmente, pero ambos entrenadores terminaron haciéndose amigos y prometieron volver a enfrentarse cuando Greninja haya perfeccionado su transformación.
Fuera de ello, continúo trabajando en las misiones que Lysson le encomendaba, llegando a capturar a un extraño Zygarde que podría ayudar en la recuperación de Chespin. Aun así, consiguió un nuevo objetivo cuando su amigo Ash le propuso inscribirse en la Liga Kalos para poder tener su revancha. Sabiendo que en ese campeonato se encontraría con los entrenadores más poderosos de la región y posiblemente recolectaría la suficiente Energía Infinita de sus Mega Evoluciones, Alain decidió desafiar los Gimnasios.
En tiempo record, fue capaz de vencer a los ocho Líderes de Gimnasio y obtener sus medallas usando solamente a su Mega Charizard en todos los combates, contento por la forma en que se estaba fortaleciendo para proteger a aquellos que le importaban.
Así llegaría a participar en la Liga Kalos, donde tendría un incómodo encuentro con el Profesor Sycamore, pero todavía no se sentía listo para volver con su antiguo mentor. Sus batallas en la competencia fueron implacables, abrumando a todos sus rivales y destruyendo a sus equipos enteros usando solamente a su Charizard, con muy pocos entrenadores capaces de presionarlo lo suficiente como para mostrar a su segundo Pokémon. Finalmente pudo disputar la final de la Liga contra Ash Ketchum, quien claramente era el oponente más fuerte de toda la competencia y pudo presionarlo al máximo en uno de los combates más difíciles de su vida.
La batalla sin embargo, causó que finalmente recolecte toda la Energía Infinita que necesitaba y fue entonces que Lysson mostró sus verdaderas intenciones. Él era el Líder del Equipo Flare y pretendía usar la energía que Alain estuvo recolectando para controlar al Zygarde que él mismo había ayudado a capturar, usándolo para extender sus raíces por toda la región. El verdadero objetivo de Lysson era destruir Kalos para reconstruirla desde cero y solo lo había utilizado como un peón, haciéndolo dudar de la razón por la que había estado luchando todo este tiempo.
Revelándose contra su antiguo empleador, Alain se unió a Ash para hacerle frente al villano, en una épica lucha que involucró a los ocho Líderes de Gimnasio, además de los campeones regionales de Kalos y Hoenn. Durante la batalla, lograron rescatar a los Zygarde, Lysson perdió la vida y el Chespin de Mairin finalmente salió del coma, por lo que Alain finalmente pudo pedirle perdón a su compañera por todo lo que la había hecho pasar y ambos se reconciliaron.
Ya todo había pasado, pero Alain aún se sentía culpable y quería reparar los errores que había cometido. Fue el Profesor Sycamore quien lo buscó para darle una nueva oportunidad, reconciliando su relación y ofreciéndole una vez más un puesto como su ayudante de laboratorio. Decidió desechar la Piedra Activadora que consiguió de Lysson, confiando en que conseguiría la suya propia, producto de su esfuerzo, así que partió en un pequeño viaje a lo largo de la región Kalos para recolectar Mega Piedras. Esperando ansioso el día en que pueda volver a enfrentar a Ash Ketchum y convertirse finalmente en aquel que posee la Mega Evolución más fuerte.
Equipo Pokémon: Charizard/Metagross/Tyranitar/Unfezant/Bisharp/Weavile

Profesor Oak.- Es un entrenador realmente fuerte, con características de élite y mucho talento escondido. Sabe manejar la Mega Evolución a la perfección, además de que su estilo es demasiado ofensivo. Sus ataques son certeros y devastadores, capaces de abrumar a cualquier oponente y romperles el ritmo de batalla. Sin embargo, también hay errores en su estrategia, pues depende excesivamente de su Charizard y el resto de sus Pokémon no alcanzan el mismo nivel que su inicial. Si llegará a nivelar al resto de sus Pokémon con el poder de Charizard, se podría convertir en un verdadero entrenador de élite muy difícil de derrotar.


Uff, me tardé un poco, pero aquí les traigo el nuevo capítulo, con uno de los combates que más ansioso estaba por escribir desde que comencé con esta historia. Y no es un secreto que Korrina es por lejos mi personaje favorito de XY (y sus regresos en Journeys solo hacen que me guste incluso más que antes). Aunque me dolió hacerla perder de esa manera… Pero aun así, este es uno de los combates más importantes de la heredera de Mega Evolución, que se volverá mucho más fuerte gracias a lo aprendido en esta derrota.

El flashback del inicio vendría sucediendo justo en las escenas mostradas de la batalla entre Alain y Korrina, que comenzó en la introducción de la película de Magearna y terminó un par de capítulos antes de que comience la Liga Kalos. Era un flashback necesario para darle contexto al combate, pero además trajo una sorpresa… ¡La aparición especial de Bea!

Quizá fue cortito, pero aquí tenemos una aparición adelantada de la principal rival de Ash en la temporada de Journeys, la Líder de Gimnasio de Tipo Lucha que utiliza el Gigamax, la gran Bea. Lo cierto es que había planeado introducirla en el flashback desde que ella mencionó haber luchado con Korrina en su capítulo debut, pero fue una agradable coincidencia que justamente mientras estaba escribiendo el capítulo, anunciaron nuevamente el regreso de Korrina para darle la Mega Evolución a Ash. Fue justo a tiempo, pero el anime nos mostró la relación amistosa tan cercana de ambas Líderes de Gimnasio y yo estaba contento de lo bien que eso encajaba para introducir a Bea en el flashback.

¿Será acaso que Bea tendrá mayor participación más adelante o quedará solo en el flashback? ¿Tendremos más apariciones tempranas con personajes de temporadas posteriores como Sol y Luna o Journeys?

Pues bueno, antes que nada, quiero agradecer los reviews de:

Liuterazagi: Jajaja, te tomé por sorpresa con la batalla entre Alain y Korrina, pero espero que te haya gustado. Me gusta darle algo de protagonismo también a otros personajes secundarios y este era un encuentro que de verdad estaba ansioso por escribir.

CCSakuraforever: Así es, Ash se está fortaleciendo poco a poco con sus constantes entrenamientos, por su lado, Drake es el más fuerte de todos los que se encuentran en Pueblo Paleta, así que los hombres del Equipo Armagedón tenían razones de sobra para escapar xD. Espero que hayas disfrutado la revancha entre Alain y Korrina.

Lucasdiaz9000: Intentaré solucionarlo y hacerlos mucho más expresivos, gracias por el consejo.

Y bueno, eso es todo. Sin más que decir, me despido hasta el siguiente capítulo.