Akatsuki no Yona no me pertenece, es propiedad de Mizuho Kusanagi.


Esta historia participa en la actividad "Refranero de madres" del foro El Feliz Grupo de Hambrientos.

Refrán a utilizar: Dios los cría y ellos se juntan. (propuesto por Narutinachan)


~Mother Knows Best


II.- Bestias de los dioses.

Hay una espesa bruma sobre ellos. Soldados, guerra y muerte al acecho.

Los aldeanos de la Tribu del Fuego están alertas, atentos ante cualquier ataque o invasión.

¿Qué es lo que haría cualquier persona inteligente? Resguardarse a sí mismo y a sus seres queridos. Evitar pelear, evitar morir por una causa ajena a ellos. Procurar su propia vida, asegurar su supervivencia.

Y sin embargo, ahí va esa atrevida pelirroja, con el poder de los dioses de su lado y metro y medio de altura a decir ingenuamente:

—Saldremos y dispersaremos los 2000 soldados fuera de Saika.

El guapo chico genio parpadea una, dos, tres veces, seguro de haber escuchado mal.

…pero no es así.

Las bestias a su alrededor comienzan a moverse, preparando sus espadas, Quandaos y garras de dragón para pelear.

Una enorme sonrisa adorna el rostro de la Bestia del Trueno, y Kija y Jae-Ha a duras penas pueden contener su emoción.

Yoon protesta ante oídos sordos, y ¿Es que nadie más lo puede notar? ¿La locura que son 2000 soldados contra 5 bestias –sin importar que tan superdotadas estén–?

Es imposible. Tan imposible como es detenerlos a ellos, listos, ansiosos, preparados para luchar y disfrutando cada segundo de ello.

Y viendo a esa panda de obtusos, Yoon no tenía más dudas: Dios los criaba y ellos se juntaban.

Para matarlo de preocupación, definitivamente.


Aclaración: Este drabble está situado durante el capítulo 69 del manga.