Del libro de Layla:
De como cae un humano
- Me lo entregaron completamente sedado, lo traían en una silla de ruedas, me partió el corazón verle así, mi pobre bebé, el doctor me dijo que era depresión y que eso aunado a que no había dormido nada en casi dos semanas era lo que había alterado de esa forma su cerebro, que tuvieron que sedarlo por que ya no respondía más que de manera agresiva , incluso atacó al doctor. Estoy muy preocupada pues no veo que se mejore nada, desde ese día no ha vuelto a dormir he tenido que ser yo misma quien le ponga los tranquilizantes que le recetaron en los alimentos o en las bebidas pues no me atrevo a intentar inyectarle los medicamentos por miedo a que desate su agresión.
- Entonces dice que fue agresivo con el doctor ?
- Ay si Layla, hubieras visto era un joven bastante buen mozo, su cara quedó violeta del puñetazo que le metió Stephan.
-Tu viste cuando lo golpeo?
-Ay Dios no! Pero vi cuando me lo regresaron el golpe en la pálida cara del joven medico.
- Mhhh...Y entonces no ha mejorado verdad?
- Yo lo veo peor, no se en verdad que sucedió pero el ya no es el mismo, estoy tan aterrada Layla de que algo le pase a mi bebé y yo no lo pueda ayudar.
- Todo estará bien Kathy ya lo verás, yo te voy a ayudar.
- Gracias Layla, gracias por ser tan buena con mi Steph, el es mi sol sabes es lo único que tengo.
- El también es como un sol para mí, no desesperes Kahty, todo estará bien de acuerdo?
- Si gracias...
- Puedo subir a verle?
- Claro! Claro, mira nada más soy un desastre , no quiero que me vea llorando como una tonta.
Se secó las lágrimas, recompuso el gesto y subimos hacía la habitación de Steph. La escena era desconsoladora, la misma habitación pero llena de recortes y de papeles, la cama de Steph desatendida y las cortinas corridas que no dejaban pasar la luz.
El estaba completamente descuidado, su cabello! Se había tusado de una manera que era imposible corregirlo, una costra en los labios, llevaba puesta una camisa que le quedaba enorme de color azul claro y un suéter café, sus calcetas y sus pantuflas, estaba sentado en el suelo recargado en un espejo de cuerpo completo con marco de madera, lo acariciaba con las manos y cuando me volteo a ver con esos ojos ojerosos y cansados me dijo:
- No me viste parado allí? No me escuchaste?
Yo me acerque con cuidado, me puse en cuclillas y este susurró.
- Todo se ha caído, mis sueños se vaciaron ahora solo debo esperar aquí en el agua.
El regreso a acariciar el espejo y yo me puse en pie de nueva cuenta. Me acerque a su madre y esta dejó escapar un par de lágrimas.
-He querido bañarle y corregir su cabello pero no me ayuda...
- Vamos a bañarlo quieres?
-Es una tarea dura Layla.
-Entre las dos podemos.
Ella asintió y puso una mano en mi hombro. Luego de ese gesto de reconocimiento salió en busca de toallas y ropa limpia para su hijo. Yo me senté en la cama de Steph y le mire, era justo a donde no quería llegar, la autoridad máxima nos lo había dicho pero no quería acatar esas órdenes, pensé que el lucharía más contra eso pero ... Algo debió cambiar. Acaricie sus cabeza.
- Que le hiciste a tus cabellos que eran como rayos de sol Steph? Que te hiciste?
Le dije en voz queda pero el no reaccionó y continuo acariciando aquel espejo. Sabía que no era bueno leer su mente en ese momento pues seguro lo que encontraría sería perturbarte para mi y no podía perder los estribos delante de su madre. Ella volvió con las cosas del baño y preparo la tina, yo me puse un delantal y nos entregamos a la tarea de bañarle y dejarle limpio, su madre termino con el desastre que el se había causado en sus cabellos con una máquina de afeitar y lo rapo por completo. En silencio guarde uno de sus mechones dorados, lo llevaría conmigo...
Esa noche me quede hasta tarde con el y con su madre, el era incapaz de dormir, sus pensamientos circulaban una y otra vez en una respuesta de imágenes de cosas que parecía rodeados de un aura maligna, pero algo me sorprendió de todas esas cosas . La imagen de Ephy? Que hacía la imagen de Ephy... El pensaba " Merecía tu venganza"
Dos semanas más tarde cuando estaba mas estable emocionalmente me dediqué a revisar que había en sus pensamientos, que era lo que había detonado ese estado...Dicen que el que busca encuentra y lo que yo encontré me perturbo incluso a mi...
- Convoco a una reunión urgente de la asamblea!
De inmediato cerré mi mente.

-
Quería estar solo, así sería más fácil. Layla y mi madre había estado turnándose para no dejarme solo ni un momento pero lo que ellas no sabían era que aunque ellas estuvieran ahí, aún sentía un dolor y un vacío tan hondo que incluso había veces que sentía me arrastraba hacía el. Entonces me quedaba en mi habitación sin prender la luz y refugiado en el mar del espejo, yo que un día había tenido todo, y que lo había apartado de mi por mis inseguridades me sentaba horas a esperar, a lamentarme ahí frente al mar.
Pero entonces se presentó la oportunidad, mi madre que se la pasaba dándome tranquilizantes ya fuese en la comida o el agua, cayó en el juego que yo había dejado de jugar hacía semanas. Yo había dejado de comer y de beber de lo que ella me dejaba , lo tiraba al baño tanto la comida como el agua, no me interesaba comer así que solo bebía agua del grifo de vez en vez y regresaba a mi lugar a esperar.
Era quizás lo mejor que ella creyese que yo mejoraba pues tenía un plan bien pensado. Quería destruir todo incluyéndome, así que comencé a hacerle creer que salía de mi penoso estado y comencé a actuar más o menos normal, cada hora, cada minuto, si lo hacía bien me acercaría a mi meta, esta dejó de ponerme tantos tranquilizantes aún así siempre lograba evadirlos, Layla venía a visitarme pero ella si era peligrosa así que me quedaba de nuevo en silencio, ella intentaba hurgar en mi pero solo encontraba un vacío, quizás algunas imágenes de el.
Ese día mi madre había salido a ver a la tía Henrietta no tardaría más que un par de horas, me dejó ahí en el sillón con una frazada en las piernas y el televisor encendido.
- Deseas que pase a la tienda de golosinas que te gusta y te traiga algunas bebé?
- Si mamá por favor- Dije intentando sonar relajado.
- No me tardo, no voy ni a platicar con tu tía solo le llevo lo que me ha pedido y regreso.
Yo asentí y ella me besó en la frente.
- Te amo bebé.
- Te amo mamá.
Se escucho la puerta y entonces me quede mirando la tele hasta que llegaron los anuncios. En automático me levanté y fui a la cocina. Tome gasolina blanca con la que encendíamos la leña, y algunos otros productos que sabían arderían rápidamente , subí a mi habitación y comencé por ahí. Ese horrible pez... Esos libros y enciclopedias ...
Arroje la gasolina por toda la habitación, sobre la cama, los libros, la ropa , sobre todo lo que estuviera ahí, excepto del horrible pez de peluche que me miraba con aquellos ojos saltones... Sid vamos a crear nuestro propio infierno.
Deje caer el cerillo encendido, tome mi pez y salí de la habitación cerrándola, fui a la estancia y la rocíe con más productos inflables , un cerillo más y me senté en el piso a esperar que el fuego se corriera, el calor comenzaba a aumentar y las llamas devoraban los libros del librero, abrace a mi pez ojón y hundí el rostro en su sus suaves escamas.
- Sid... Tal ves si me muero, vengas ... Quizás solo te imagine aquí pero serás tú...
Se escucho entonces el vidrio de la ventana de la estancia y yo levanté la cabeza con la esperanza de que fuera el, pero su enorme figura estaba parada frente a mi.
- Vete Kanon...
Este no cambio su gesto, yo mire a mi pez feo y sus ojos me provocaron algo ... Sid te juro que busque la manera pero ya es muy tarde.
- Yo...
El calor ya era terrible y el humo comenzaba a hacerse denso, mi pez ... Era tan lindo... Era... Mío. Comencé a llorar y Kanon puso una rodilla en el piso frente a mi.
- Kanon yo... No soy nada...Y ya no voy a salir de esto. Solo quiero morir, lo siento ya es muy, muy tarde...
Unas sirenas se escucharon a lo lejos pero las llamas nos tenían rodeados, Kanon se quitó el abrigo y me envolvió en el, yo sujete con fuerza mi pez de felpa intentando decirle que no me iría sin el así que este me levanto en uno de sus brazos acunando bien mi cuerpo junto con mi pez.
De un salto tremendo atravesó la estancia dejándola consumirse por el fuego, el humo era supremamente denso pero no parecía hacerle nada a el, en cambio a mi me causo una tos tremenda. El espectro me cubrió el rostro con el abrigo para que el humo me afectara lo menos posible, me aferre a mi pez y cerré los ojos, más aún así podía escuchar como Kanon había destrozado de un zarpazo una puerta, luego otra madera más y un vidrio al fin , la luz de sol se coló por la tela del abrigo de este y entonces no supe en qué momento paso pero desperté por un segundo...El sol! El sol aun estaba presente, Kanon!
Me quite de la cabeza el abrigo de Kanon y vi como este avanzaba a una gran velocidad por los tejados y techos , su cuerpo estaba emitiendo un vapor muy singular pero esto no le hacía mermar la velocidad.
- Kanon! Bájame! Corre a esconderte!
Pero este no hizo caso y dio un salto hasta un edificio y aumento la velocidad, yo me sentí mareado por lo que tuve que dejarme caer en sus brazos. Por unos instantes perdí la conciencia hasta que en un golpe sórdido fui a dar al piso cayendo dentro de lo que parecía un almacén con todo y mi pez.
Eso me espabilo un poco y pude enfocar la vista , tirado al rayo del sol estaba Kanon con la espalda expuesta y sacando vapor como si de un volcán se tratase. Me recompuse en un segundo y salí disparado hacia donde estaba el.
Le tome de la muñeca e intente levantarlo pero no pude moverlo ni un centímetro, Kanon era muy pesado y yo un enclence. Carajo!
Tire con todas mis fuerzas pero apenas si pude moverlo algo.
- Maldición Kanon levántate!
Su hermoso rostro comenzó a quemarse entonces me puse de sombra para que no recibiera los rayos del sol.
No! No! Maldición! Mi sombra no alcanzaba para todo su cuerpo y sus brazos de ennegrecían, carajo! A lo lejos visualice su abrigo y tome la decisión sin pensar demasiado. Corrí por este y se lo eche encima en la parte superior del cuerpo, tome una de sus largas piernas y supe que era la única oportunidad que tenía de hacer algo. Kanon yo fui el que te puso en esta situación, como siempre yo...
Tire con todas mis últimas fuerzas de el, pensando en Sid, en lo que jamás yo había podido hacer por el, en lo que le debía a Kanon y a todos en la asamblea y pensé sobre todo en que era la última vez que pensaría en algo así, el abismo en mi interior me estaba tragando.
Al fin lo arrastre unos cuantos metros y pude meterlo a aquel almacén, cerré la puerta y me tire a su lado.
- Perdón Kanon... Sid, es por ti que mi vida fue tan buena pero nunca pensé que yo hiciera tanto mal.
Toque la piel ennegrecida de Kanon, la bese y tome mi pez ...

-
Del libro de Layla.
De la asamblea de Londres.
- Si ocupas cualquier cosa házmelo saber Kathy, de acuerdo?
La mujer estaba mas preocupada por la desaparición de su hijo que por la destrucción que el fuego había dejado en la mitad de su casa que había sido reducida a cenizas.
Colgué el teléfono y me dispuse a entrar a la sala de juntas donde todos estaban ya reunidos , incluso Kanon en ese estado en el que le había encontrado Elliot no había querido irse a atender esas quemaduras de una agudeza grave.
Estaban ahí los gemelos en sus respectivos lugares , mi hermano estaba parado junto al ventanal mirando afuera, mirando el exterior, Kanon estaba recostado en el sillón más grande y el pequeño Elliot a su lado profesándole besos y cuidados a su cuerpo achicharrado.
En uno de los lugares que presidía la asamblea estaba Ephy, el cual vino casi a regañadientes.
Fue imposible contenerme cuando entre y le vi ahí con esa cara de sufrimiento.
- Maldito infeliz lo violaste!
Dije en un grito y me lance furiosa contra el, este no se sorprendió de mi acusación pero no se dejó atacar por mi, dio un salto hacia atrás y esquivo mi ataque.
Los demás miembros de la asamblea me miraron como si yo hubiese perdido la razón.
Yo abrí un canal a mi mente para mostrarles lo que Ephy le había hecho a Steph, el lo había violado cuando esté le suplico por ayuda, le había golpeado el labio, le había entregado a su madre un despojo de humano...
Elliot se lanzó furioso contra el y aunque Ephy intento evadirlo este era un espectro muy rápido y logro asestarle un buen golpe que lo mando al suelo los gemelos no se quedaron atrás pero con astucia Ephy mando a Kuri a volar contra la pared, en la que se estampo casi destruyéndola.
Pero Yuri era también muy bueno en combate y esquivo a Ephy por debajo y le asestó dos zarpazos en el rostro.
- Te mataré!
Elliot estaba muy encendido en su colera y por primera vez vi tan claro por que decían que el era sumamente peligroso, sus ojos carmesí eran terribles mas aún así no sentí deseos de frenarle.
Este llegó con una velocidad más allá de la que un espectro hábil pudiese adquirir, pateo el rostro de Ephy doblando su cuello por completo lo que en un humano sería mortal, no le dio oportunidad siquiera de caer cuando pateo su cabeza de un lado y lo mando a mis pies, yo encaje mis garras en su pecho y lo levanté para azotarlo en el piso pero este una vez abajo me tomo del brazo y me mandó a volar al ventanal donde Samael me atrapó sin mucho esfuerzo.
Los gemelos se abalanzaron sobre el castaño y le dieron con sus afiliados codos en los costados más aún así no se fueron limpios ya que Ephy tomo sus cabezas y las impacto entre sí dejando escuchar como sus cráneos se estrellaban.
Las cosas comenzaron a tomar un carácter peligroso cuando Elliot cerro los ojos se encorvó y dejo que sus enormes y oscuras alas rasgaran la piel de sus blanquecinos omoplatos, jamás me imaginé que tuviera esas alas tan enormes y negras, seguro su pureza había aumentado.
-Elliot! - Grito Samael- Contrólate!
Muy tarde Elliot estaba mas que iracundo, yo voltee a ver a Ephy pero este no saco sus alas, eso me pareció bastante extraño.
El ambiente estaba de lo más tenso cuando Kanon se levantó con mucho esfuerzo y fue a dejarse caer en los brazos de Ephy.
Este abrió un canal de comunicación con la mente de todos y le dijo a Ephy con esa voz hermosa que le caracterizaba a los hijos de Belfegor...
" Tienes que contárselos"
- Pero...- Ephy se tenso un momento y después le abrazo con delicadeza- No puedo...
" Tienes que hacerlo por que si el te destruye ahorita de nada habrá servido"
- Kanon... Yo...
" Hazlo ahora por favor"
Ephy asintió y Kanon con esfuerzo se incorporó y camino con una lentitud humana hacía Elliot.
El pequeño espectro estaba aún perdido en su ira cuando recibió en sus brazos a su amado que cayó exhausto del dolor de sus quemaduras. Nuevamente se escucho la voz de Kanon.
" Debes escucharlo, debes hacerlo por mi"
- Le destruiré si lo escucho.
" Apaga tu ira por mi quieres?"
- Pero...
" Si me amas y tu amor es grande lo harás, apagaras tu ira y escucharás lo que tiene que decir, debes abrazarme ahora y escuchar"
Kanon se pegó a Elliot como un niño pequeño y se refugió en sus brazos. Elliot le miro con un rencor leve y cerro los ojos mientras le correspondía el abrazo a Kanon, este pronunció un par de palabras y sus enorme alas se replegaron hasta su interior este puso una mueca de dolor pues sabíamos todos que replegar tanta maldad causaba un enorme dolor .
Una vez que esté guardo toda su indumentaria real, que los gemelos recompusieron sus cráneos entonces Kanon volvió a abrir el canal de comunicación.
" Ahora todos deben escuchar lo que El tiene que decirnos"
Ephy suspiro y comenzó a hablar .
- Lo que les voy a contar es la verdad absoluta, una verdad que yo sabía desde el principio y que Sid también conocía , este mismo se la confesó a Kanon cuando le encargó a Stephan ...
Elliot arrastro a Kanon de nuevo al sofá para que reposara, besos sus labios y se acomodó junto a él.
- Es la verdad sobre Stephan...