Prologo.


Estaba sudando, seguramente por su creciente nerviosismo, sus manos se encontraban mojadas y resbaladizas, aun cuando temblaba ligeramente y su voz se encontraba un poco entre cortada, no lo demostró en el exterior, después de todo ya había tomado su decisión, no le importaba ya nada mas, haría lo que fuera por ella, incluso si se volvia el tipo mas despreciable de todo el lugar, incluso peor que aquellos pervertidos que siempre estaban mirando a las duchas de las chicas.

Oh como los envidiaba a ellos, que vida mas simple tenían, sin preocupaciones mayores que el de dejar de ser virgenes, aunque no sabia mucho de eso, después de todo probablemente el caería mas bajo que ellos y permanecería virgen por un largo tiempo mas, aunque eso ahora era la menor de sus preocupaciones.

Moviendo la cabeza para apartar esos pensamientos, apretó el agarre en su cuchillo mientras lo presionaba un poco mas sobre el cuello de su victima.

— ¿Acaso no me escuchaste idiota?... — Un poco asustado ya que era la primera vez que lo miraban con absoluto terror en los ojos, tendría que acostumbrase a esa mirada con el tiempo.

— U-uzumaki-san…. Y-ya deja de bromear H-hombre… — Respondio nerviosamente su victima mientras trataba de pensar que esto era solo una broma muy pesada.

En un callejón se puede observar la escena que se esta desarrollando, como un adolescente de cabello rubio de almenos 15 años de edad tenia a otro adolescente de almenos su misma edad sujeto por el cuello de su camisa mientras presionaba contra su garganta un cuchillo parecido a un kunai.

Una típica escena de un robo, además de que ambos adolescentes tienen el mismo uniforme de academia, la academia mixta de Kuho, ambos chicos son de primer año.

El chico de cabello rubio solo apretó los dientes al momento que movia ligeramente su afilado cuchillo por el cuello de su compañero, mientras sacaba un poco de sangre, los ojos de su compañero se abrieron con horror al sentir el frio acero cortando su carne.

— … ¿Acaso crees que estoy bromeando? — Pregunto el rubio con voz muerta — … Si no quieres que termine de cortar, entrega todo el dinero, se que siempre llevas dinero contigo.


…o0o…


Desde un callejón se puede ver como un adolescente de cabello negro sale huyendo mientras lagrimas se pueden ver en sus ojos mientras presiona firmemente su cuello con su mano derecha.

— … Esto es suficiente 30.000 yenes… Con el pago de hoy de la tienda me alcanza justo… — Momentos después sale un chico rubio de almenos 15 años de edad, un poco bajo para su edad, su cabello ligeramente crecido y ojos de color azul, tres marcas de bigote a cada lado de sus mejillas.

El rubio guarda el dinero en su bolsillo trasero al momento que se coloca su mochila y comienza a caminar lentamente.

Despues de todo aun tiene que ir a trabajar.


…o0o…


Mi nombre es Naruto Uzumaki, tengo 15 años de edad, color de cabello rubio, ojos azules y extrañas marcas en mis mejillas, se podría decir que soy un adolescente normal, actualmente estudio en la academia de Kuho, solo lo hago porque tengo una beca, me dan el uniforme los libros y comida gratis, el dinero que me sobra puedo usarlo para algo mas importante.

¿Te estas preguntado que acaba de suceder hay atrás?, bueno eso se llama robo, hoy acabo de cometer mi primer delito, muchos diran que es algo terrible y en algún otro momento yo habría estado de acuerdo con ellos, pero ahora no me puede importar menos, en esta vida yo no tengo a nadie en quien apoyarme y se que no es excusa para robar, pero no me importa ya que tengo a alguien importante que cuidar, yo no tengo apoyo pero soy un apoyo, ódienme, díganme delincuente, hablen a mis espaldas, evítenme ya que si veo la oportunidad te robare y me quedare con todo tu dinero, en este mundo de mierda lo único que importa es el dinero, aprendí eso por las malas, para comer necesitas dinero, para bañarte, para moverte, para tener electricidad, para comprar el gas, para todo se necesita dinero, y no me importa robárselo a mis compañeros de clase, sere el maton típico que siempre acosa a la chica, sere el que golpea a los idiotas y se queda con su dinero, sere la escorea de la sociedad y no me importa si es que deciden expulsarme de la academia de Kuho, puedo ir a cualquier otra academia publica que también son gratis, ahora solo me importa el dinero, pero incluso en el desarrollado japon que un adolescente consiga un buen empleo con buenas ganancias es casi imposible, solo encontrare trabajos de medio tiempo, los cuales dejan una mierda de plata, no me es suficiente, asi que lo que me falte simplemente lo robare, se que estare solo, no me importa, evítenme e incluso ódienme si quieren pero ya no hay vuelta a atrás, solo quiero dinero, incluso si tengo que venderle mi alma al diablo por dinero lo hare sin dudar, ya no creo en dios, ese tipo no me ayudo en lo mas minimo, asi que, ya no pediré su ayuda, hubo un tiempo donde siempre le rezaba, ahora le digo que se joda si no me quiere ayudar, pues bien no le pediré mas ayuda, pero si le dire que si no ayuda… No estorbe.

Mi nombre es Naruto Uzumaki, soy alguien normal, con muchos problemas, no tengo celular, no tengo computadora, no veo anime incluso si soy de japon, ya que no tengo televisión ni internet, y no me interesa el conseguirlos, ya que eso solo me quitaría de mi preciado dinero.

El dinero lo es todo en este mundo de mierda.


…o0o…


Son las 23:00 hrs, y en cierta casa en los limites de la ciudad de Kuho, una puerta se abre lentamente mientras el sonido de llaves podía ser oído.

— … Estoy en casa — Murmura nuestro protagonista Naruto Uzumaki, mientras guarda las llaves en su bolsillo y cierra la puerta detrás de el.

— Bienvenido Naru-chan — Responde una débil voz femenina que hace que una gran sonrisa se forme en los labios de Naruto, aunque frunce el ceño ligeramente.

Naruto se quita sus zapatos y camina ligeramente hacia donde se oia la voz, su sonrisa crece un poco mas, aunque igual disminuye un poco, sentanda en un sofá mientras lee una revista, se puede ver una hermosa mujer de cabello rojo, algo palido, su cabello llegándole hasta la espalda, ojos de color violeta y unas ligeras arrugas en sus parpados, vestida con un camisón de color blanco que le cubre casi todo el cuerpo, en sus pies un par de pantuflas de color naranja, sin embargo lo mas destacable es la mascarilla en su rostro que cubre su boca y naris, la cual le ayuda a respirar con un tanque de oxigeno que se encuentra al lado del sofá, en su brazo derecho se puede observar una aguja intravenosa conectada a una bolsa de que contenia una especie de liquido, por el cual ligeras gotas caian de ves en cuando.

Su nombre es Kushina Uzumaki y es la madre de Naruto, quien se encuentra enferma.

Naruto deja su mochila encima de la mesa, cerca del sofá toma una manta, Naruto cubre a la mujer con la manta mientras ella sonríe débilmente.

— Gracia- … (cof)… (cof)… G-gracias jejeje siempre se me olvida — Dijo Kushina mientras tosia un poco.

— Porfavor que no se te vuelva a olvidar Kaa-chan — Naruto pidió seriamente mientras miraba a los ojos violeta de su madre.

Kushina sonrio mientras asentia con la cabeza, Naruto suspiro al momento que se levantaba e iba hacia su mochila, abriéndola ligeramente para ver dentro Naruto miro una bolsa blanca junto al kunai manchado un poco de sangre todavía.

— ¿Estas bien Naru-chan? — Pregunto Kushina mientras lo observaba de reojo.

Naruto volvió a sonreir al momento que tomaba la bolsa blanca y cerraba rápidamente su mochila.

— S-si no te preocupes Kaa-chan, mas importante… — Naruto levanto la bolsa enfrente del rostro de la pelirroja al momento que exclamaba con alegría — ¡Son tus medicinas! ¡Hay suficientes para almenos una semana! — Exclamo Naruto con alegría mientras miraba a los ojos de su madre.

— … Naru-chan… ¿De donde sacaste el dinero? — Pregunto seriamente la pelirroja, la sonrisa de Naruto desapareció mientras bajaba lentamente los brazos — Se que la paga de Teuchi-san no te alcanzaba para las de esta semana… Y los ahorros que nos dejo Minato ya se fueron… — Kushina miro a los ojos del rubio mientras los suyos se llenaban de preocupación — … Naru-chan no hagas nada estupido, esto es una orden como tu madre ¿De donde sacaste el dinero?.

Naruto se mordio al lengua al momento que su sonrisa volvia a crecer en su rostro.

— … Un compañero de la academia me presto el dinero, ¡Pero no te preocupes Kaa-chan ya se lo devolveré! Aunque el me aseguro que no era necesario… Estuvo muy feliz de ayudarme — Mintio el rubio mientras evitaba mirar por unos momentos los ojos de la pelirroja.

Kushina suspiro al momento que sonreía.

— Entonces esta bien Naru-chan, es bueno saber que tienes amigos tan buenos, siempre te lo he dicho pero no hace falta tener muchos amigos , con solo unos pocos que realmente sean tus amigos es suficiente jejejeje — Kushina comento con una sonrisa feliz mientras miraba la espalda de Naruto que se había acercado a llenar a un vaso con agua y sacaba unas cuantas pastillas de los sobre recién comprados.

— Toma Kaa-chan bebelo despacio — Dijo Naruto mientras le pasaba el vaso con agua y las pastillas.

— No soy una niña Naru-chan… Pero igualmente gracias — Kushina bebio todo el liquido junto con la medicina — ¿Y como van tus notas Naru-chan? Espero no se te haya olvidado nuestra promesa.

Naruto saco de su mochila unas pruebas que les habían echo recientemente, los ojos de Kushina se abrieron sorprendidos.

— ¿E-en todas e-es de cien de cien?... ¡Dios mi hijo es un genio! ¡Y yo que pensaba que era medio tarado-ttebane! — Exclamo con sorpresa la pelirroja mientras miraba las puntuaciones perfectas en todos los exámenes del rubio.

Una gota de sudor se deslizo por la nuca de Naruto.

— Ignorare eso ultimo — Comento Naruto con una venita roja en la frente, mientras Kushina se reia nerviosamente — Pero a lo que importa seguire trabajando con Teuchi-jisan.

Kushina asintió distraídamente mientras observaba la puntuación con una lupa para ver si era legitima la puntuación y no una falsificada, Naruto decidio ignorar eso.

— N-nunca pensé que realmente lo harias, pero una promesa es una promesa, siempre y cuando saques puntuaciones perfectas en tus exámenes te dare permiso para trabajar, después de todo no puedes hacer nada si no firmo una autorización jajajaja — Se rio malvadamente como una caricatura barata la mujer.


…o0o…


Y asi seguirían pasando los días en la vida de Uzumaki Naruto, que aunque su primer apellido era Namikaze, el preferia el apellido de su madre, cada dia que pasara el nombre de Naruto Uzumaki se iria haciendo cada ves mas popular, pero no una popularidad buena, si no una horrible popularidad, Naruto se había vuelto el maton de la academia, les robaba a los estudiantes a la salida, intimidaba los tipos que parecían tener dinero antes de robárselos, darles una golpiza y exigirles un pago "para su seguridad" todos los días, con el tiempo los pocos amigos que había echo a principios del año se alejaron de el, Naruto se había vuelto un marginado, nadie se acercaba a el, muchos susurros y rumores a su espalda comenzaron a circular por la academia, algunos eran verdad otros parte en verdad y parte en mentiras exageradas, pero el lo acepto, ya no le importaba lo que dijeran de el.

Aunque hubo muchas peticiones de parte de madres y padres para que expulsaran al problemático rubio, todas estas fueron negadas dado que el historial académico de Naruto era perfecto, el tenia la mayor puntuación en toda la academia sus clasificaciones siempre eran perfectas incluso cuando algunos profesores le ponían preguntas mucho mas complicadas en sus exámenes que a la mayoría, Naruto siempre sacaría un puntaje perfecto.

Además de no solo tener una personalidad "mala", la fama de delincuente de Naruto se incremento rápidamente debido también a su apariencia, ya que tener el cabello rubio en japon no era muy normal para alguien que supuestamente tenia sangre japonés, por lo cual muchos asumieron que el se había teñido el pelo y usaba lentes de contacto para tener ojos azules, su infamia crecio todavía mas cuando un dia de la nada alguien había asegurado que había visto al rubio fumando cerca de un parque que estaba frente a un hospital, curiosamente después de eso, se empezó a decir que el rubio había comenzado a andar con una pandilla que asaltaba a todos los transeúntes que parecía que llevaran dinero, también robando a estudiantes de otras academias.

Naruto se comenzó a volver mas distante y frio con las personas, ya no necesitaba hablarles a sus victimas ya que una sola mirada de el bastaba para que le soltaran todo el dinero que traían con ellos.

Solo el director supo que la madre del rubio problemático había empeorado casi a finales del año escolar y que al parecer las tarifas para el hospital era algo que el rubio debía de pagar puntualmente todos los meses y de no hacerlo su madre seria echada del hospital, debido a su estado delicado de salud eso probablemente significaría la muerte para ella.

Resumiendo Naruto para finales de su primer año en la academia era el tipo mas odiado y despreciado de todos, incluso mas que el trio pervertido que estaba en segundo lugar por debajo del rubio en cuanto a infamia, la cual se incremento en las vacaciones de verano cuando muchos afirmaron que vieron al rubio siendo llevado por una patrulla policial junto a varios otros tipos.

Pero a pesar de todo eso, el rubio volvió a aparecer para su primer dia de su segundo año en la academia de Kuho como el mejor estudiante de todos, con un record de asistencia del 100 por ciento y notas perfectas.

Otro año comenzaba y muchos pensarían que seria igual que el año pasado, incluso nuestro protagonista, sin embargo este año será uno muy doloroso, en especial para Naruto Uzumaki.