Ellos son los hijos de la muerte

Koro, mejor conocido como el Shinigami se había retirado hace mucho tiempo del bajo mundo.

Durante el tiempo que vivió como asesino, vio muchas cosas, he hizo muchas otras, pero algo de lo que jamás se arrepentiría seria sobre el haber acogido a esos niños, niños que habían visto lo peor de la humanidad.

Esta historia habla sobre ellos, el cómo han crecido con los años.

Todos el mundo los conocía, incluso aquello que no tuvieran lazos con el bajo mundo, los conocían. Pero por ahora centrémonos en la misión que están cumpliendo.

Virus informático (Ritsu): La información ya fue totalmente borrada, he terminado mi parte.

Protagonista de juegos para adulto (Rinosuke): He ejecutado a los que intentaron escapar por el este.

Francotiradora Tsudere (Rinka): Y yo ya me encargue de los que huyeron por el oeste.

Sabueso (Tsuna): También hemos acabado, es hora de retirarnos, si llegamos tarde Onee-san y Otto-san se molestaran mucho.

Los mensajeros de la muerte, un nombre tan conocido como temido, acababan de exterminar a una famiglia que solía experimentar con niños y mujeres. Mataron a todos los responsables sin un segundo de vacilación. Y así como llegaran desaparecieron entre las sombras de la noche, solamente con la Luna como testigo de sus acciones.

Si hay una famiglia que odien sería sin duda Vongola, y si tiene la oportunidad ellos mismos acabarían con todos ellos, sin dejar ni uno con vida.

Pero ahora vayamos con los miembros de la décima generación de Vongola, hoy se celebraba la ceremonia de sucesión del heredero de Vongola. Sin embargo, muchas cosas estaban por pasar...

La ceremonia avanzaba sin mayores contratiempos, aunque han ocurrido ciertos ataques a Vongola, para evitar que el décimo Vongola tome el mando.

Enma: nosotros nos oponemos, no pensamos seguir sus órdenes. Él no es apto para ser el jefe de Vongola.

Y de este modo empezó una batalla sin cuartel, la décima generación de Simón, contra la de Vongola, la famiglia Simón, iba rápidamente ganado terreno, sin embargo eran muy pocos. De este modo, decidieron tomar un rehén para llamar la atención de Vongola y huir del lugar.

Y de este modo empieza la verdadera historia...

Nono: Lovro, necesito a tus mejores rastreadores.

Lovro: Enseguida Nono-san -pero no puedo llamarlos a ellos- Bien, Red-eye, te tengo una misión, una misión de rastreo grupal.

Red-eye: lo lamento Lovro-san, pero esas misiones no son mi especialidad, además soy mejor en las misiones individuales.

Lovro intentó varias veces convencer a alguno de los asesinos disponibles, sin embargo todos se negaban y le decían lo mismo.

"Los mejores en misiones grupales son ellos, además de que poseen al mejor rastreador de todos"

Sin embargo tenía sus dudas sobre llamarlos o no, pero Nono estaba perdiendo la paciencia.

Nono: ¿Quiénes son ellos?, ¿de quienes están hablando?

Lovro: Seguramente habrán oído de ellos, los mejores y más hábiles asesinos, los hijos de la muerte, ellos son los mensajeros de la muerte.

Reborn: Si es así, llámalos en este instante.

Lovro: El contactarlos no es el problema, el problema está en que acepten la misión.

~.~.~.conversación por intercomunicador~. ~.~.~.

Lovro: virus informático

Virus informático (Ritsu): ¿me llamo Lovro-san?

Lovro: ¿el sabueso se encuentra disponible?

Virus informático (Ritsu): si, él junto con género desconocido (Nagisa) y el pandillero de medio pelo (Karma) acaban de regresar de sus misiones.

Lovro: bien, tengo una nueva misión de rastreo para ellos.

Virus informático (Ritsu): en seguida Lovro-san.

~.~.~.Fin de la conversación con intercomunicador ~.~.~.~.

Después de esa corta conversación , un portal se abrió en medio del salón, de él salió un chico vestido con algún tipo de ropa de campo, y una máscara que cubría su rostro totalmente, cubriendo sus ojos, nariz y oídos.

Sabueso (Tsuna): me mando a llamar Lovro-san, es que me tiene alguna misión en la que pueda matar algunos Vongola.

Al oír las palabras del misterioso chico todos se pudieron alertas.

Lovro: lo lamento, pero es todo lo contrario, quiero que salves a un Vongola.

Sabueso (Tsuna): entonces creo que me retiro.

Lovro: sabueso, si te retiras la reputación de tu padre se verá afectada.

Sabueso (Tsuna): bien, bien ¿a quién hay que salvar?

Lovro: a la guardiana de la niebla.

Sabueso (Tsuna): este rastro de sangre es suyo.

Lovro: si

Tsuna se acercó al rastro de sangre, lo tomo entre sus dedos y los llevo a su nariz, para poder apercibir mejor el oler de la sangre.

Y sin decir una palabra se alistó para salir corriendo, pero...

Ieyatsu: ¿quién te crees que eres para ignorarnos?

Sabueso (Tsuna): Lovro-san creo que mi audición está mejorando, creo haber oído hablar a un insecto. -Todo fue dicho con un tono tan monótono, que no sabían si era broma o lo decía enserio-.

En cuestión de segundos, cuando Ieyatsu trató de ir al ataque ya estaba teniendo un cuchillo en su garganta.

Sabueso (Tsuna): no me creo nadie pequeña cucaracha, YO DOY EL SABUESO. ¿Lovro-san deberé hacer la misión en solitario?

Lovro: se supone que tendrían que haber llegado contigo género desconocido y el pandillero de medio pelo.

Sabueso: puessss, dudo que ese par venga.

Lovro: ¿a qué te refieres?

Sabueso: ese par no se ha visto en días, así que ya se puede imaginar que están haciendo. En ese caso creo que haré la misión solo.

Reborn: la décima generación irá contigo. Quieras o no.

Sabueso: no me haré responsable de vuestras muertes.

~.~.~.~.~.~.~.~.~.~.

Mientras trataba de decidir la pareja de Tsuna estaba considerando emparejarlo con Xanxus, pero apareció un número salvaje mientras estaba en clase (a la cual no preste atención por estar pensando en anime), el número fue el resultado y salió 1827, lo tomo como una señal o lo dejo con Xanxus.