Era una vez una pareja de recién casados muy felices, Samanta y Carlos, estaban a punto de tener a su bebe, todo era perfecto, llegaron al hospital, atendieron a Samanta, era tan feliz la idea de cuidar un bebe, llego la hora del parto, todo resulto bien, él bebe estaba sano, la mama también, todo era perfecto...hasta que llegó la hora de ver al bebe...

-Que!- decía Carlos aun en shock después de ver al bebe...no podía creer lo que sus ojos estaban viendo...su bebe había nacido un tanto distinto, tenía el cabello negro como una aceituna y la piel blanca como la misma blancanieves, sus ojos verdes como las plantas en primavera...era muy bella, pero nadie entendía porque era así, mientras que sus padres eran castaños y de piel morena.

Samanta también se sorprendió mucho al ver a su hija...quien iba a pensar que la bebe sería tan distinta a sus padres.

-Esa niña no es mía- pensó Carlos...él tenía que vengarse de esa traición tan fuerte...pero...él amaba a samanta y a su hija, eran todo para él, jamás les haría daño.

-Encontrare a ese...-pensaba vengativamente.

Mientras tanto

-Como pudo pasar esto...-pensaba samanta, mientras acurrucaba a su hija.-Sin embargo es tan bonita...-en eso entro un ángel a la habitación.

-Tu hija fue elegida por el señor, para salvar la tierra, y desterrar a satanás...