Tiempo Después

Violet estaba con su familia en el campo en un picnic, Samanta le dijo a su hija que podía jugar mientras ella hacia la comida y papa armaba la tienda para acampar. Ella se fue a recoger flores para dárselas a su madre. Iba una por una, todas eran hermosas y no sabía cuales elegir, se decidió por las margaritas, mientras ella recogía flores escucho una voz que le llamaba... -Violet...ven-Decía una voz fuerte desde las sombras.

-Mi mama me ha dicho que no hable con extraños.-dijo ella valientemente

-Mira...yo soy Josthin y tu Violet, ya no somos desconocidos.-

-Supongo, pero ya me tengo que ir...-

-No!...mira tengo estas bonitas flores para que le des a tu madre.-

-A ella le gustaran más si las consigo por mí misma- después de decir eso salio corriendo a buscar a su madre.

-¡Mama!-

-¡¿Qué pasa?!-

-Una voz muy rara me empezó a hablar diciéndome que me acercara-

-¡¿Te hizo daño?!-pregunto muy preocupada.

-No, no me acerque porque tú me has dicho que no hable con extraños. Dijo orgullosa.

-Qué bueno que sigues mis consejos hija.-dijo orgullosa su mama-Eso merece un premio!-

-Siiii!-

-Pero mientras ve a ayudarle a tu padre.