¡Sorpresa! Bueno, realmente es una sorpresa que actualizara. No, no me había olvidado de la historia, simplemente estaba bastante ocupado. Como sea, tuve que releer bastante lo que escribí para tener una idea de lo que iba a hacer a continuación. Esta historia está a la mitad, tendrá su final dramático de tenelovela... ¿Quizás sea el capítulo 20? Mi idea con esta historia era llegar a los 500 reviews y que tuviera 20 capítulos, vamos a ver que sucede de aquí a allá.

Sin más preámbulos, los dejaré para que lean.

No soy dueño de Oregairu

Capítulo 11: Existencias peligrosas.

Sempai.

Esa es una expresión japonesa para describir un grado de respeto por una persona de un grado superior o que tiene mayor experiencia. Obviamente es muy usada nacionalmente en nuestra cultura. Yo actualmente me pudiera considerar un Sempai para Komachi. Sí, aunque ella todavía le falta para que se pueda inscribir en la escuela a la que asisto. Sin embargo, una persona que no le importa que la llamen así. Incluso me ha llamado Sensei, pero esa es una historia para otro momento.

Kouhai

Un honorífico que se usa para personas con menor experiencia, pero realmente aquí me siento en peligro. ¿Por qué? Bueno deja que me explique bien. En frente de mí, hay una chica de primer año con cabello castaño, casi anaranjados con ojos que pudieran cautivar a cualquiera incauto sin preparación. Lástima para ella que no soy uno.

"Sempai~" me da una mirada sensual mientras se retuerce. ¿Qué? ¿Esta no es una historia ecchi, o sí? Bueno si yo llamada mi biografía de alguna manera, se titularía: Mi comedia romántica está equivocada. O de cierta manera me gustaría pensar en ello en alguna obra de novela ligera... Pero presiento que ya el nombre ha estado tomado, lo que resultaría un plagio en los derechos de autor.

"Disculpa, ¿quién eres?" pregunté con algo de recelo mientras intentaba mantener distancia. ¿Ella no entiende el concepto de espacio personal?

"Isshiki Iroha~" hizo una rara pose con una 'V' en su ojo derecho. ¿Qué eres? ¿La 'Power Ranger' rosada o amarilla? "Vine aquí para escanear este club, pero con encontré con Sempai~"

"¿Nos conocemos?" pregunté con escepticismo. Para su información sigo sin poder entrar al salón del club debido a que está chica está siendo demasiado impertinente. ¿Qué le pasa? Ni siquiera la conozco... Creo.

"Vamos Sempai~ Sé quién eres..." ella me guiñó el ojo mientras se acercaba más a mí sin saber. Sin embargo, sigo sin saber a qué se refería.

No obstante, para mi alivio, Yukinoshita Yukino vine a mi rescate. Quizás pueda llamarla Icewoman, ¿tal vez? Ella entrecierra los ojos viéndome a mí y luego ve a Isshiki quien retrocede un poco ante su presencia.

"Disculpa, ¿estás herida? ¿Conservas tu santidad?".

"Oi, oi, Yukinoshita. ¿No estás llevando esto lejos? Digo, ¿cómo voy a quitarle su santidad a ella con solo verla?" realmente me sorprendió un poco la intensidad de la situación, ¿realmente me he vuelto más despreciable a sus ojos? Definitivamente no entiendo a ésta chica. La semana pasada me trataba de una forma normal y ésta semana lo está haciendo de forma agresiva, aunque recuerdo que unos días atrás estabas algo tímida. ¿Eres Tsundere?

"Con tus ojos de delincuentes, todo es posible. Además, existe el término 'buceo' referido a la acción de desvestir con la mirada. Eres el mejor estudiante en idiomas, ¿no? Deberías saberlo". Ella golpeó duro y fuerte. Sin embargo, dejó escapar un suspiro y luego miró a Isshiki quien estuvo conversando con ella después que entraron.

Pasó el tiempo y tuve que salir a tomar un poco de Café Max debido a que tenía algo de sed. Le pedí permiso a Yukinoshita quien estuvo de acuerdo luego de mirarme un rato largo. En serio, ¿qué le pasa a esta chica? Si una persona distinta lo viera diría que tenía sentimientos encontrados, pero como soy yo quien la 'conoce', sé con certeza que simplemente está enojada por ser interrumpida. Isshiki tomó la oportunidad de salir conmigo dado que finalizó la investigación de rutina sobre cómo funcionaba el club.

Salí del salón y la pequeña Kouhai me siguió en silencio mientras caminaba hacia una máquina expendedora. Pensé que se dirigía a una dirección diferente luego de que llegásemos a una intervención, pero rayos, me siguió hasta el final.

"Sempai~".

Maldita sea, ésta chica me está asustando.

" ¿Necesitas algo?" pregunté con algo de irritación.

"Hachiko-sensei~". Mi cuerpo se congeló y la miré con los ojos más fríos que podía tener. Ella, naturalmente se estremeció. "Lo siento, no quise sonar como una acosadora. Simplemente me emocioné un poco". De repente se fue su actitud coqueta y entró una nerviosa, pero algo linda. "Pero es la primera vez que veo el escritor de 'La habitación de al lado', me emocioné un poco".

La habitación de al lado. Era una obra de misterio centrada en un chico que vivía en un conjunto de departamento. Un día va a buscar algo en lo que se había convertido en un almacén, sin embargo, era la habitación de una chica...

"Ano, ¿Sempai?". Ella me miró con confusión.

"Lo siento, solo recordé algo..."

"Sempai~ es increíble". Y allí volvió con su tono meloso."Sin embargo, Sempai se oculta de los demás y yo sé su secreto ~ ". Ahora no me gusta a dónde va la conversación. "Sería una lástima que la gente se enterara, ¿no?

"Quién sabe". Me encogí de hombros y tomé la botella de café mientras comenzaba a caminar sin prestarle atención.

Estoy seguro que aquello fue una amenaza. Esa chica como lo supe es peligrosa.


Isshiki POV

Realmente lo conocí. Era su fan numero 1. Hachiko-sensei es el mejor~ soy su más fiel seguidora. Sin embargo, a veces me odio a mi misma. No pasó mucho mientras caminaba de regreso y me encontré con alguien. El chico me miró con sus ojos encantadores. Como mánager de equipo de fútbol, debía conocerlo. Todo el mundo en la academia lo conocía. Hayama Hayato, un personaje de cual cualquier princesa se enamoraría.

"Hayama-sempai~". Yo no era una excepción. Su amabilidad y carisma me encantaron desde el principio, pudiera decirse que es amor a primera vista.

"Oh, Iroha-chan". Me saludó y se detuvo frotándose una toalla sobre su cara. Yo estaba en el Consejo estudiantil, pero como era bastante organizada pude sacar tiempo para estar apoyando a Hayama-sempai. Era una forma de acercarme a él y que se enamorara de mí. Los hombres les gustan que sean menores, posiblemente con senos medianos y un buen cuerpo. Aún estoy creciendo, por lo que simplemente tengo oportunidad para llegar a ser su persona ideal. Ahora solo tengo que aprovechar esta faceta para adquirir información sobre lo que le gusta y desagrada. " ¿Cómo estuvo tu día? "

"Lleno de sorpresas" sonreír recordando un poco mi encuentro con Hachiko-sensei~. "Fui al club de servicio a inspeccionar".

"Ya veo". Aparentemente no sonaba complacido, era la voz de alguien que sonaba amargado pero lo disfrazaba bien. Aunque seguramente fue otra cosa, Hayama-sempai no era así. " Supongo que encontraste a alguien llamado Yuigahama Yui allí, es miembro. Es una buena amiga".

¿Yuigahama Yui-san? Creo que por descarte debe ser la pechugona. Tengo envidia de su enorme cofre. ¿Cómo lo logró? Sé con certeza sobre los dos miembros restantes. Obviamente el presidente y mi idol.

"Yukinoshita-sempai y Hikigaya-sempai también son miembros".

"Deberías tener cuidado con Hikitani-kun, aparentemente no tiene buena reputación". Me dijo con una sonrisa.

¿Sempai? M pregunté, quizás sea solo un malentendido. Él se despidió y yo tomé mi camino hacia mi casa, de todas formas ya era algo tarde.

"Hachiko-sensei~". te encontré ~.


Hachiman POV

En algún momento de la tarde sentí un escalofrío, como si hubiera despertado a un ser peligroso de una cueva. En los animes seguramente sería llamado intención asesina, pero aquí... ¿Intención acosadora? No sé porqué me vino a la mente ese pensamiento, pero Yukinoshita me ve con ojos molestos.

"¿Sucede algo, Yuki-aterradora-san?" pregunté con burla. Yuigahama se retiró temprano debido a que su madre había tenido algo que necesitaba que hiciera.

"No es nada, simplemente desprecio tu forma de ser. Hiki-germen-kun". Una sonrisa amarga tenía en su rostro antes de tomar sus cosas. "Será mejor que cerremos por hoy". Ella se levantó y tomó sus cosas. Yo seguí detrás de ella y salí, iba a tomar otra dirección cuando escuché una tos seca por parte de la Reina del Hielo. Me volteé y la vi de lado un poco nerviosa. ¿Qué le pasa? "Oye..."

"¿Pasa algo?". Pregunté dudoso. Ella suspiró y negó suavemente.

"No te olvides de mañana", me dijo y comencé a pensar mientras ella me miraba con el ceño fruncido.

"Está bien". Suspiré recordando qué día era mañana. Por supuesto, era viernes y todavía no habíamos terminado ese pedido de Hiratsuka-sensei.

"Todavía hay muchos gaticos que necesitan hogar". Ella se volteó dándome una despedida casual.

Esa chica no tiene sentido. Con eso salí de la escuela y me conseguí con Yumiko quien me esperaba en la esquina con su teléfono mandando un mensaje. Debe estar hablando con su padre. Quizás no muchos lo sepan, pero el padre de Yumiko es un persona importante del medio artístico. Es un Chef mundialmente reconocido, por lo que siempre está viajando y no pasa mucho tiempo en casa. Sin embargo, siempre conversa con ella por mensaje de texto.

"Hola". La saludé y ella me miró con un suspiro.

"Oye... Esto es realmente me disgusta un poco". Me dijo. Sí, esa es una queja que siempre recibo de vez en cuando de su parte. "Desearía hablar contigo en público".

"Ya sabes que eso no es posible. No quiero manchar tu reputación". Ella gruñó molesta. A decir verdad nunca estuvo de acuerdo con eso.

"Dices eso, pero es contradictorio. Eres un novelista juvenil reconocido. No sería eso 'beneficioso' para mí reputación". Ella da miedo a veces. Sin embargo, tiene razón.

"Por cierto, ¿has estado saliendo últimamente con Kaori?" le pregunté curioso. En estos tres días que han pasado, ella no se ha acercado a mí desde que la vi bajo la lluvia.

"Algo así, debo vigilarla". Se encogió de hombros.

"Te preocupas de más", suspiré restándole importancia. Ella me miró un momento antes de susurrar algo que no escuché.

Luego de un par de minutos llegamos a su casa y me despedí. Hana estaba en la puerta y yo la saludé, ella me devolvió el saludo y continué el recorrido pasando por una tienda de conveniencia cercana. Allí entré y noté a Saki junto a Ken-chan.

"Es Ha-chan". Saki me miró y suspiró con una sonrisa al ver que la pequeña se lanzó a mis brazos. "¿Ha-chan a casa?".

"Ciertamente". Le revolví el pelo y luego saqué un dulce de mi chaqueta y se lo entregué.

"No tienes remedio". Saki se me acerca y hace una mueca. "No la estés consintiendo".

"No lo puedo evitar". Le revolví el cabello.

" ¿Ha-chan y Sa-chan van a estar juntos como Ka-chan y Tou-chan?". Debido a la inesperada pregunta de Ken-chan nos sonrojamos de vergüenza al ser cuestionados por una niña pequeña sobre esos asuntos.

"Lo siento, pero eso no será posible para nosotros. Solo tenemos una relación de trabajo y se podría decir que somos amigos nada más". Ella giró su cabeza hacia Sa-chan y Saki suspiró asintiendo.

"Ya veo". Ella cerró los ojos y puso su puño cerrado sobre su palma abierta. " Amigos con beneficios".

" ¡¿Qué?!"

" ¡¿Saki?!"

Nos vimos luego de que esa pequeña hiciera esa declaración e rápidamente apartamos nuestros ojos.

"¿Dije algo mal?"

"¿Qué cosas está viendo Ken-chan?". Le pregunté a mi ilustradora y ella comenzó a entrar en pánico.

"No lo sé, lo juro". Ella se defendió.

"Pero Ta-chan dijo que Sa-chan tenía beneficios por estar con Ha-chan. Entonces son amigos con beneficios". Simplemente nos quedamos allí como piedra ante la inocencia de Ken-chan y luego comenzamos a reírnos como loco mientras revolviamos el cabello de la pequeña hermanita de Saki.

"Nos vemos, Hachiman". Ella se despidió y yo fui a juntar algunas cosas para la cena antes de seguir hacia mi casa.


Saki POV.

" ¿Ha-chan y Sa-chan van a estar juntos como Ka-chan y Tou-chan?". Debido a la inesperada pregunta de Ken-chan nos sonrojamos de vergüenza. Sé con certeza que está avergonzado de que Ken-chan diga esas cosas de la nada. Pero cómo se le ocurre a ella hacer ese tipo de preguntas.

"Lo siento, pero eso no será posible para nosotros. Solo tenemos una relación de trabajo y se podría decir que somos amigos nada más". Era obvio que respondería eso. Suspiré. No es que esté enamorada de él, pero ciertamente si hubiera alguien quien me entendiera bien y quisiera estar junto a esa persona, sería él.

"Ya veo". Ken-chan cerró los ojos y puso su puño cerrado sobre su palma abierta. " Amigos con beneficios".

" ¡¿Qué?!"

" ¡¿Saki?!"

¡Ken-chan! Qué dices... ¡Por el amor a Dios! Ah tengo que calmarme. Quizás como nuestra relación es profesional pudiéramos estar bajo la misma oficina y terminar así. Al final no me importaría mucho si fuera él, pero aún así... ¡Ken-chan!

"¿Dije algo mal?"

"¿Qué cosas está viendo Ken-chan?". Me preguntó y comencé a entrar en pánico. Qué quizás se dio cuenta de que posiblemente estaba pensando en cosas indecorosas. No tengo que calmarme, aunque es un buen partido y es lindo...

"No lo sé, lo juro". Ella se defendió. Sí, con eso bastará para zanjar cualquier inquietud.

"Pero Ta-chan dijo que Sa-chan tenía beneficios por estar con Ha-chan. Entonces son amigos con beneficios". Simplemente nos quedamos allí como piedra ante la inocencia de Ken-chan y luego comenzamos a reírnos como locos. Yo vi como le revolvió el cabello a mi hermanita y luego hice lo mismo.

"Nos vemos, Hachiman". Cogí mis cosas y me despedí. Tomé la mano de Ken-chan y comenzamos a caminar por la acera mientras ella tarareaba una canción.

"Entonces, Sa-chan...". ¿Eh? Que le sucede a mi Imotou, me está mirando con una cara de picardía. Dios, crecen tan rápido. ¿Qué... No espera..." ¿te gusta, Ha-chan?

"¿Por qué preguntas?" traté de averiguar el porqué pensaba eso.

"Oh vamos, Sa-chan. Siempre estás más feliz cuando Ha-chan está cerca. Es como Ka-chan o Tou-chan. A pesar de que están cansado, cuando se ven se ponen feliz". No volveré a decir que mi pequeña hermana es demasiado inocente.

"Oh, Ken-chan". Le di una sonrisa. "A veces, cuando sabes que la batalla terminará en derrota no importa cuánto lo intentes, a veces es mejor no pelear en ella".

"No sé significa eso..."

"Cuando seas grandes lo entenderás". Le dije con nostalgia mirando un poco al cielo nocturno tras pasar la casa de Hachiman.

«Con tantas pretendientes y su actitud apática, solo la que resista hasta el final será quien gane... Y esa rubia lo ha estado todo... ¿obtendrás la victoria?


Hachiman POV

Es viernes. Esta tarde no habrá club debido a nuestra asignación especial con los gatos del refugio de animales. Quizás sea la última vez que vayamos allí. Sin embargo, todavía estoy en clases mirando a Hiratsuka-sensei quien de pronto inició una pequeña conferencia.

"Bien, como todos saben, es momento del festival escolar. Cada salón necesita nominar a dos personas como representantes de clase para apoyar al Comité cultural y el consejo estudiantil en la ejecución del mismo. Ella escribió dos palabras en la pizarra. Chico y chica. Aparentemente necesitan un candidato de ambas partes. Lastimosamente nadie quiere levantar la mano. " Hikigaya". Alcé la mirada a donde se hallaba Hiratsuka-sensei y ella me sonrió. "Dada la poca disponibilidad, tú serás el representante masculino".

"Lo siento sensei, pero eso es imposible". Le dije y ella sonrió preguntando la razón. "Verás, tengo mis ocupaciones como miembro del club de servicio". Dije con la esperanza de que mi excusa funcionara. Sin embargo, la sonrisa de sensei no había abandonado su rostro.

"Oh, discutí esto con el presidente de tu club. Ella estará también ayudando y tú también debido al arreglo". Sí, ese arreglo. Bien jugado sensei.

"Yo ayudaré". Se levantó Yumiko diciendo esas palabras. " Soy la representante de clase, ¿no? Sería lógico que también estuviera allí. Dado que la otra persona es también femenina". Ella se estaba refiriendo a que la otra persona que la ayudaba a ella, el vice delegado, era Ebina Hina. Era necesario que ella también participara.

Aunque me pregunto si esa sería la verdadera razón... La miré y sentí como me guiñó el ojo. Sí, lo supuse. Ella planeó todo esto de seguro. Yuigahama quería levantar su mano también pero vaciló cuando Yumiko expresó sus razones, por lo que sensei dio por finalizado el asunto.

Cuando sonó la campana, Yumiko se me acercó y puso un asiento en frente del mío con su almuerzo. Aquello causó alboroto, pero tenía una sonrisa confiada.

"Así que ese era tu plan, ¿no?"

"Oh vamos Hikio, me haces sonar como una antagonista de tus historias". Me dio una sonrisa descarada y luego me miró suavemente. "Solo vi la oportunidad y la tomé. Como estamos en el mismo comité es natural que pasemos más tiempo juntos. Lo que conduciría eventualmente a que fuera común vernos juntos y que te considera mi amigo".

"Aunque lo niegues, ahora pareces el villano principal de un cómic". Me burlé y le saqué una sonrisa mientras sacaba mi almuerzo. "Entonces, ¿cuándo empezaremos a reunirnos?".

"El comité estará funcionando a partir del lunes. Hoy solamente se está haciendo papeleo de los integrantes". Me respondió. Ya veo, así que igual tendré que ir al refugio.

Terminé mi almuerzo luego de ver cómo incómodamente fui abordado por Yuigahama y Ebina. Vi a Tobe irse con Hayama y otros tres personajes de fondo que no me preocupé en aprenderme sus nombres. Aparentemente, desde que tengo memoria, este grupo de chicas se reúne con ellos de manera habitual. Pero siempre hay algún tipo de tensión. Es por eso que Yumiko siempre sale con sus amigas y algunas pocas veces con los demás. Ella es incapaz de ignorar a Tobe y los otros tres simplemente porque Hayama está allí. Es bastante madura en ese aspecto. Antes no lo había asimilado bien, pero con las revelaciones que me dio el campamento; ella no tiene buena imagen de él.

Con tal que era momento de ir al club. O eso haría los demás. Yuigahama salió con el trio de sus amigas que incluía a Yumiko hacia la biblioteca para ayudar a la pobre chica a estudiar. Yo empecé a dirigirme hacia las afuera del Instituto y llegué a mi casa a cambiarme. Como tengo permiso de Hiratsuka-sensei, puedo tomarme la tarde libre para terminar nuestro trabajo. Suspiré mientras me bañaba en una tina de agua caliente para relajar mi cuerpo.

Sumire había estado presionando para que terminará mis escritos a tiempo y discutía con algunos asociados de los editores del país para publicar las novelas. Incluso hubo algunas historias que pude encuardenar como libros. La habitación de al lado era un claro ejemplo de ello. Se estaba vendiendo bastante bien en Estados Unidos, gracias a unos contactos de ella pude hacer mi lanzamiento allá.

La mejor mánager que pudiera tener, digo, representante. Aunque puede que a veces dé miedo, es una buena persona con un paado oscuro. Aunque una vez trató de insinuarse, pero fue en broma, Yumiko habló con ella y supo que realmente fue una broma de mal gusto.

Salí del baño y fui a mi habitación donde habían algunos dibujos que Saki había llevado a la Editorial para el nuevo proyecto visual llamado, Noches de luz negra, bastante bueno dado que los editores estaban complacidos querían que saliera lo más pronto posible.

Aunque todavía no soy el mejor autor, se dice que soy uno de los candidatos a ser reconocidos mundialmente en el futuro. No solo en Japón por mis novelas ligeras sino en el mundo por mis libros. Me siento feliz, pero al mismo tiempo algo vacío.

Me pregunto que significa la expresión "propósito en la vida". Seré famoso, de eso no hay duda. Pero como ya veo, las cosas materiales, aunque traen felicidad solo es momentánea. Los medios suelen vender esa propaganda estúpida para crear esclavos corporativos.

El dinero simplemente no trae felicidad. Entonces, ¿qué me dará la felicidad? Odio lo que es falso aunque es posible que guarde algunos secretos, nunca ocultaría la verdad. Sin embargo, Yumiko seguramente estaría en contra de ello y me llamaría hipócrita por lo que ocurrió con nuestra relación secreta.

Sin embargo, ¿pienso que quizás una familia sea lo que me hará feliz? No, ciertamente tengo a mi familia y me siento bien. Aún así, vacío.

¿Amor?

No quiero pensar en ello, con lo mal que terminó aunque fuera mucho tiempo atrás y halla llegado a un acuerdo con Kaori... No sé si encontraré algo genuino que sea real.

En otras palabras.

Amor verdadero.

Pero, ¿qué es el amor verdadero?

En este momento no tengo ni idea, así que continuaré vistiéndome para ir a mi reunión con la Reina del Hielo, mejor conocida como, Yukinoshita Yukino.

Tomé unos jeans negros con unos zapatos deportivos azules y una camisa blanca con una chaqueta oscura. Usé mis audífonos e iba a comenzar a caminar para encontrarme con Yukinoshita cuando recibí un mensaje. Cuando vi el remitente dejé escapar un suspiro ante las palabras que me envió Yukinoshita.

Salí despidiéndome de Kamakura y empecé a caminar hasta un café local. Allí en un taburete tomando un poco de Moca, estaba Yukinoshita. Sin embargo, no era la fría compañera del club; era la falsa hermana mayor quien me hacía señas de forma alegre.

"Fuiste rápido". Me eligió, creo. "Como sea, ¿cómo has estado, Hachiko-sensei~?".

"¿Vine a ti para que me preguntaras eso solamente?" pregunté algo irritado. "Además, actualmente no estoy en modo trabajo. Por lo que no deberías llamarme así". Ella se llevó la mano a su boca en un intento de reprimir una carcajada.

"Quizás, Hachiko-sensei~ no quiere ser descubierto". En esta semana van dos personas que han dicho lo mismo.

"No me importa mucho". Me encogí de hombros tal como hice con Isshiki, al final de cuenta si le das un poco se ventaja a estas personas, voltearán la situación en tu contra.

"Oye es cortesía común. Además es irónico como funciona la vida.", sonrió con burla mientras miraba su taza de café.

" ¿Irónico?" ella le restó importancia y cambió de tema.

"¿Recuerdas el favor que me pediste?"

Para que tengas una idea de cómo conozco a esta chica, sin duda es bastante sencillo. En mi carrera en ascenso como novelista, tuve que asistir a algunas reuniones clave para garantizar mi futuro. Bueno, ese era la idea. No mi idea. Al final simplemente fui llevado contra mi voluntad por Sumire quien tenía el derecho de obligarme. Era su representado. Ahora que lo pienso, a veces creo que ese contrato es el pacto con el Diablo. Lo que sea. Al final, en una de esas reuniones la conocí. Luego recibí la invitación de uno de sus padres a una fiesta de gala cuando se estrenó uno de mis libros, que también iba a ser escenificado en una película. Era un logro. Con tal que eso ocurrió después de mi accidente en mi primer año, por lo que ella se sorprendió muchisimo al encontrar al chico que atropelló su familia en tal fiesta. Creo que su padre me invitó como compensación por aquel suceso. Yo le pedí a Yukinoshita Haruno que me ayudara a esclarecer que ocurrió el día de mi accidente.

"Como ya sabrás, tenías tiempo de sobra para que el automóvil no te atropellara". Yo asentí. "Yukino también confirmó aquello. Por lo que nos lleva a quién estaba conduciendo. Se hizo una revisión del auto y verificamos que los frenos fueron daños. No obstante, una investigación más a fondo, por su nuestra parte nos dio como resultado que fueron cortados luego del accidente. Yukino afirmó que no había ningún bote de aceite en el camino, por lo que descartamos que hubiese sido la causa".

"Así que el chofer aceleró con el fin de atropellarme". Ella asintió.

"Actualmente esta desaparecido. Sin embargo, estuvimos investigando algunos antecedentes pero todavía no hay concreto". Ella suspiró. "Mi padre desea que el responsable o el actor intelectual aparezca y sea encerrado. No podemos permitir que se manche el nombre de nuestra familia".

"Entonces por eso es que eres seria en este momento".

"Existe un momento para todo, ¿no dicen eso?". Me sonrió nuevamente tomando sus cosas y levantándose. " Fue un placer verte, Hachiko-sensei~ ".

Odio a esa mujer, es tan falsa.


Haruno POV

Lo vi irse luego de que habláramos. Mi papá, pero sobretodo mi mamá fueron bastante inflexibles en hacer que ese chico permaneciera de nuestro lado. Aunque no creo que necesario. Si Yukino-chan descubre la verdad... Sí, será el fin de muchas cosas.

Puse mi mano sobre mi mejilla mientras meneaba otro Moca que pedí. Ciertamente coloqué una sonrisa amarga en mi rostro mirando al bullicio de la gente del exterior.

Una historia digna de llegar al cine. El cuento de un chico que se enamora de una chica pero son separados por el destino y luego juntados nuevamente sin darse cuenta.

No obstante, ¿que será de ellos? Yo no lo sé. En la vida, el amor es una de las cosas más extrañas. Nunca he encontrado eso, e incluso cuando me enamoré de alguien, esa persona desapareció hace mucho para nunca volver.

¿Amor prohibido, quizás?

Quizás sea la maldición de nosotras como hermanas, el pecado de nuestros padre que cargamos como el mal que nos ata maléficamente al sufrimiento y la infelicidad.

Yo ya acepté mi destino...

¿Qué será de ti, Yukino-chan?


Yukino POV

Me arreglé con cuidado como siempre lo lo hacía. Elegí un pequeño vestido blanco con unos jeans de color azul claro y unas zapatillas de juego con lo que podría decirse que era un camión. Sí, también tomé un pequeño sombrero para evitar morir por el calor. Me dirigí hacia el banco cercano de la estación de tren en la que quedé en verme con él.

La última vez no estaba tan nerviosa. Obviamente, en aquel entonces lo trataban como un germen. No obstante, ahora lo veo bajo una nueva luz. Quién no. Si te pudieras encontrar con tu primer y único amor de nuevo, ¿no la tomaría? Incluso valdría la pena con saber si todavía siente algo por ti. Me siento emocionada de solo pensarlo, pero mi relación con él no es la mejor y la culpa es solamente mía.

Cuando conocí a Hikigaya-kun lo vi como un ser despreciable que simplemente se inclinaría ante mi belleza como todos los demás simplones que buscaba mi afecto solo por mi estatus o físico. No obstante, fue todo lo contrario. No me lo esperé y poco a poco con nuestras peleas me encontré disfrutando, en algún punto, de nuestra 'asociación' menor como miembros del club de servicio.

Pero cuando la vida da vueltas, allí te das cuenta de quién dice ser no es lo que parece. Es justo como el dicho. No juzgues a una libro por su portada. Enterarme de que era Hachiko-kun, el chico de mi infancia, me hizo sentirme confundida.

Lo primero fue la negación absoluta de que un chico como él nunca sería Hachiko. Hachiko siempre sonreía y era más feliz. Él era todo lo contrario. Por eso estaba siendo demasiado cambiante en mi estado de ánimo con respecto a él.

Fue recientemente, ayer para ser exactos que pude aceptar la realidad. Encontré a Kawasaki-san yendo por el pasillo con algunos libros y ediciones. Ella era una ilustradora aparentemente por la manera en que llevaba sus materiales. No obstante, cuando me disculpé, le pregunté a dónde se dirigía me dijo que tenía que llevar un encargo para Hikigaya-kun. Aunque al principio comenzó a llamarlo por su nombre, rápidamente corrigió. Eso me pareció sospechoso. No obstante, lo que más me sorprendió fue que en una esquina estaba el nombre 'Hachiko' escrito.

Mi corazón latió fuertemente.

Busqué esa noche su nombre y resulta ser que es un chico de mi misma edad, que es novelista. Existían demasiadas coincidencias. Sin embargo, al final acepté la realidad. Hachiman era Hachiko.

No obstante, no se acuerda de mí ni de mi promesa. ¿Qué hago?

"¿Por qué no llega?". Dije en voz alta.

Él chico del cual me enamoré y que esperé que me enviara una carta como acordamos, de que me llamara despareció y nunca escuché de él. Ahora estaba aquí, literalmente, frente a mí.

"Lamento si te hice esperar". Se disculpó rascándose la mejilla y viendo hacia otro lado. "Tuve un asunto que debía atender".

"No hay problemas" yo dije que esperaría por ti, ¿no? En aquel momento me olvidé de ello. "Vamos".

Seguiré esperando por ti, porque incluso ahora que no te acuerdas de mí, haré que te acuerdes de mí yo en aquel entonces.

Por que...

Te estaré esperando, aunque todos te olviden yo nunca te olvidaré. Siempre estaré a tu lado sin importar qué.

Hachiko-kun.


Hola de nuevo. Bueno, la verdad es que no estaba muerto... ¿Estaba de parranda? Bah, lo que sea. No abandoné está historia como ya dije. Como ven ahorita se vieron algunas cosas interesantes del pasado de Hachiman y ahora Yukino se puso seria desde que sabe la verdad.

¡La batalla comenzará en el Festival Escolar por el amor de Hachiman!

Por cierto, también estaré publicando una historia del tipo aventura fantasía de Oregairu. Ya tengo unos seis capítulos, ¿le gustaría leerla?

Creo que puede ser del tipo Harem con el tiempo, quien sabe.

La primera ya tengo como cuatro episodios, ¿le gustaría ver esa idea? Obviamente, estaré actualizando esta historia principalmente cada dos semanas ahora que me libré de muchas cosas por hacer.

Espero que les haya gustado.

Esperaré sus comentarios.

¿Qué pasará con Orimoto?

¿Qué será Isshiki, enemigo o amigo?

¿Cómo lucharán ahora las dos reinas?

Nos estaremos viendo pronto mis amigos.