En el cual el Mago Lenin revela secretos del pasado, Lily intenta obtener información sobre Albus Dumbledore a través de una variedad de fuentes, y un centauro ofrece vaga instrucción espiritual que es mayormente inútil.

El sueño era austero esa noche.

Los sueños siempre tenían una atmósfera, ya sea buena o mala. A veces eran ominosos, a veces nostálgicos, a veces brillantes, y a veces intimidantes; pero siempre tenían una sensación. Estaba en la luz, el decorado y los bordes de sus alrededores, de modo que no estaban solo en lugares, sino que también en mundos diferentes.

El de esa noche era austero, no oscuro, no peligroso, sino que se expandía para siempre con nada en su interior; una habitación blanca sin murallas donde las sombras ni siquiera se diseminaban sobre el suelo.

En el centro de la habitación el Mago Lenin esperaba por ella mirando fijamente hacia adelante a ese horizonte en blanco, pero aun así sus ojos contenían tantas emociones al mismo tiempo que parecían tener muchos más colores que su azul pálido habitual.

"Albus Dumbledore no es un hombre con el que se deba jugar." Él empezó sin siquiera esperar a que ella se acercara, ni siquiera mirándola.

Lily caminó hacia él de modo que estaba mirándolo desde el costado, captando su perfil, esa expresión plana, mientras él miraba directo hacia adelante, "¿Quien dijo que yo estaba jugando?"

Él frunció el ceño levemente y entonces se giró para mirarla, pero todavía no había expresión en su cara, no la expresión de engranajes de pensamiento girando sino esa irracionalidad que solo parecía aparecer con Dumbledore, "Quizás jugar es la palabra incorrecta, a pesar de que no lo estas tomando tan en serio como deberías. Él usa muchas máscaras y tiene sus manos en muchos pasteles. Director es solo uno de sus títulos, y sería una tontería aceptar cualquiera de sus charadas a su valor nominal."

Y, aun así, incluso si era una máscara, era la primera vez que ella había hallado a alguien que entendía inmediatamente. El Mago Lenin había mejorado con los años y Muerte era bastante competente, pero era Dumbledore quien había respondido sin pausa a su hablar y eso de seguro significaba algo, incluso si es que era una charada. Puede que no significara amistad, confianza, o cualquier cosa como eso, pero ciertamente garantizaba una pequeña cantidad de respeto.

"Quizás," Lily dijo mirando fijamente de vuelta al Mago Lenin, "Pero entonces, si es una máscara, aprecio el esfuerzo que hizo para crearla."

Y allí estaba, un parpadeo de fuego en el fondo de sus ojos, de pura rabia que tenía que ser extinguida y silenciada antes de que se convirtiera en un infierno, "¡Está jugando contigo, Lily!"

Abruptamente su escenario cambió y ya no estaban en un abismo blanco, sino en una pequeña habitación gris. Había un solo guardarropa de madera vieja y arañada, y un catre empujado en la esquina. En la habitación habían dos personas además de ella y el Mago Lenin, o más bien imágenes y memorias de personas, uno era un niño muy pequeño con cabello oscuro y duros ojos azul pálido, y el otro era un más joven Albus Dumbledore de cabello rojo en un traje amarillo canario.

"Este hombre no es tú amigo y nunca será tu amigo. Hará lo que crea que es necesario y después se justificará con su propio voluble sentido de moralidad, y no dudará en derribarte cuando le des la mitad de la oportunidad." El Mago Lenin dijo caminando lentamente, para entonces detenerse abruptamente frente a la muralla; su postura rígida y la emoción pareciendo drenarse de él.

Finalmente, en un tono algo desolado y sin emoción, dijo, "Y si lo respetas, incluso si crees que no confías en él, le darás la oportunidad que necesita."

Lily vagó por la habitación por un momento, sopesando sus palabras, y finalmente se sentó sobre la cama y cerca del pequeño niño. Tenía una expresión de desconfianza en la cara, miedo también, y algo más también, quizás algo que podría ser etiquetado como esperanza pero que estaba casi ausente en sus ojos.

Ella lo empujo con el dedo suavemente, él no se movió, se sentía más como una estatua que una persona, tan frío e inamovible.

"Por favor abstente de tocarlo, Lily." Ella se giró para encontrar los ojos entrecerrados del Mago Lenin sobre ella y el niño, con una expresión que ella no podía identificar del todo.

"Bueno, él no es realmente una persona, ¿o sí?" Lily preguntó, aunque suponía que la respuesta era no. Después del incidente Conejo se había abstenido de crear o invocar cosas desde la nada, así que crear gente desde el arañazo en su cabeza parecía una cosa bastante peligrosa a hacer incluso para alguien tan osado como el Mago Lenin, "¿Dónde estamos?, ¿Esto es un recuerdo tuyo?"

"Si, de un largo tiempo atrás. Esta fue la primera vez que conocí a Dumbledore." Él dijo en voz baja y ella reevaluó al niño cerca suyo, y sí, se parecía muchísimo al Mago Lenin, simplemente joven y todavía no tan peligroso.

No era exactamente que luciera humano, porque incluso este niño lucía un poco demasiado intenso para humanidad normal, pero era más suave de lo que el Mago Lenin se volvería más adelante. Aun así, era extraño verlo de esta forma, luciendo cerca de su edad y tan terriblemente pequeño.

"Ven aquí, hay algo que necesitas ver." Lily se levantó de la cama reluctantemente, cuya calidad era peor que incluso su propio patético calchón en la casa de los Dursleys, y se paró cerca del Mago Lenin mientras él ofrecía una explicación.

"En este momento Dumbledore y yo no somos los únicos en esta habitación."

Ella lo miró con las cejas levantadas, por un momento mirando alrededor de la habitación que realmente parecía contenerlos solo a ellos, el niño, y el Albus Dumbledore más joven.

"Bueno, sí, nosotros también estamos aquí."

Él hizo un sonido poco satisfecho, dándole una mirada rápida como si en desaprobación, antes de clarificar, "No, nosotros no contamos. Recuerda que te dije que una vez tuve una amiga."

Esa conversación había sido hace algún tiempo, pero siempre había persistido en su memoria; el Mago Lenin raramente dispensaba detalles sobre su pasado, y si lo hacía eran solo hechos aburridos que usualmente significaban poco para él. El hecho de que una vez había tenido una amiga, alguien fuera de su rol como Lenin, tenía un regusto muy diferente. Ella no pensaba sobre ello a menudo, a veces nada en lo absoluto, pero de vez en cuando intentaría imaginar la amiga de cabello rojo del joven Mago Lenin. Nunca podía lograrlo y el Mago Lenin nunca apreciaba el gesto.

"Oh si, la que se volvió aburrida y se casó con un tipo miope con cabello terrible." Lily dijo parafraseando las palabras del Mago Lenin de hace años.

Su cara se arrugó en una expresión de desagrado a la memoria de ello, pero asintió rígidamente, "Si, aunque esto fue mucho antes de que eso ocurriera. De cualquier modo, ahora mismo ella está escondiéndose en el guardarropa."

Hubo un momento en el que los ojos de ambos vagaron hacia el silencioso y aparentemente vacío guardarropa al mismo tiempo.

"Um, ¿por qué?"

Él suspiró y entonces dijo con exasperación, "Sabes, ni siquiera yo estoy seguro, pero es importante mantenerlo en mente."

Y con eso jaló de ella al lado de la habitación con él, de modo que estuvieran claramente presentes como miembros de la audiencia en vez del escenario, y la escena comenzó.

"¿Quién eres?" preguntó el niño, su voz muy aguda para la de uno; sus ojos parpadearon momentáneamente hacia el guardarropa y entonces de vuelta a los del hombre, "¿Eres alguna clase de psicólogo?"

Dumbledore joven parpadeó por un momento y su cara era diferente de la cara que había saludado a Lily. Era menos benigna, menos de esa alegría forzada de fotografía familiar, y en su lugar era una expresión sombría, como si incluso en esta habitación estuviera pensando en cosas más importantes que un niño pálido. A la pregunta lució un poco confundido, pero entendió el tono.

"Me temo que no estoy completamente seguro de lo que eso significa." Dumbledore dijo finalmente antes de añadir, "Por lo tanto tendré que decir que no, no soy nada por el estilo. Yo soy un mago justo como tú, y es mi gran honor invitarte a la Escuela Hogwarts de Magia y Hechicería este septiembre." Aquí Dumbledore alcanzó dentro de su chaqueta y retiró un sobre, ofreciéndoselo al niño con una sonrisa que intentaba ser benigna, pero que era un poco demasiado apretada para ser real.

Algo en el niño pareció relajarse por un momento como si reconociera esos términos y reevaluó al hombre, casi parecía estar buscando por algo en su persona y no pudiera encontrarlo. Finalmente esos ojos azul pálido se encontraron con los de Dumbledore de nuevo con algo más afilado dentro suyo, "No luces como un mago; daltónico si, mago no. La Sra. Cole enviaría a alguien para meterse con mi cabeza, siempre ha querido hacerlo sabes, cree que no estoy bien aquí arriba."

Aquí el joven Mago Lenin le dio a Dumbledore una sonrisa amarga y golpeteó suavemente su cabeza con sus dedos, indicando exactamente donde aquí arriba era. Una pequeña risa se le escapó, pero antes de que Lily realmente pudiera procesarlo la sonrisa se había ido, "Sabes, no es una idea tan estúpida, traer a un tipo con un traje ridículo, hacer que diga que él es especial también. Que a veces puede hacer que cosas pasen sólo pensándolo, sólo queriéndolo lo suficiente, ¡Que él puede hablar con las serpientes y ellas responden! Porque entonces Tommy derrama todos sus secretos, ¿cierto? ¿Te dijo sobre el conejo o fueron Dennis y Amy?"

Por el final el niño estaba gritando, presionado contra la pared. Finalmente tomó una respiración profunda mientras cerraba los ojos por un momento como si para calmarse, "Pero no importa, incluso si intentan encerrarme en algún manicomio con los drogadictos y los esquizofrénicos, no pueden mantenerme allí. Ustedes no pueden tocarme, ni siquiera acercarse, y esa realmente es la mejor parte de todo. No, la mejor parte es cuando se dan cuenta de que puedo herirlos, que me gusta herirlos, pero ellos no pueden herirme jamás. Esa realmente es la mejor parte…"

La sonrisa se había ido de la cara de Dumbledore hace mucho, y la mano que le había estado ofreciendo la carta al pequeño niño cayó a su lado, "¿Haría alguna diferencia si te dijera de nuevo que no soy un psicógrofo?"

"Psicólogo." El niño respondió con calma, sus ojos reabriéndose para mirar fijamente a Dumbledore, "Pero cualquiera puede decir palabras, correcta o incorrectamente, me has ofrecido pocas pruebas."

Y por un momento simplemente se miraron el uno al otro, en la forma que Clint Eastwood y su oponente mirarían el uno al otro en una ciudad abandonada en el desierto, y entonces había una varita en la mano de Dumbledore y la apuntó no hacia Tom pero hacia ese guardarropa oscuro contra la pared. Desde allí la memoria pareció ralentizarse, volverse casi distorsionada, las sombras se alargaron y Dumbledore y el niño parecieron adelgazarse.

En los ojos del joven Mago Lenin parecía como si ya supiera lo que estaba a punto de pasar porque se habían ampliado y la única expresión en ellos era horror. Comenzó a moverse hacia el guardarropa con movimientos penosamente lentos, pero que tan rápido era correr cuando todo lo que Albus Dumbledore tenía que hacer era decir unas pocas palabras.

El guardarropa estalló en llamas y el niño estaba gritando.

"Santa mierda." Lily resumió. La escena paró allí con el niño con sus manos levantadas contra el calor de las llamas, pero mirándolo en terror desesperado e incredulidad, Albus Dumbledore parado a una distancia con una expresión adusta y su varita apuntada hacia el mueble ofensivo, y el guardarropa perdido dentro del pilar de fuego que había aparentemente salido de la nada.

"Era la ilusión de fuego." El Mago Lenin, el Mago Lenin normal, dijo suavemente mientras caminó al centro de la habitación una vez más, sus pasos haciendo eco en el silencio, "Solo unos pocos segundos después ella estaba rodando fuera del guardarropa perfectamente ilesa y todas mis otras posesionas estaban intactas. Sin embargo, permanece que, en ese momento, en este único momento, perdí todo por los caprichos de ese hombre."

La cabeza de Lenin se giró y la sonrisa que le dio fue más más que amarga, fue venenosa, "Le hubieras preguntado ese día, hoy, o cualquier otro, él te dirá y te habría dicho que era todo por el bien mayor. Bueno, si pudiera recordarlo al menos."

La memoria se desvaneció de vista e incluso mientras Lily podía sentirse dejando el sueño el Mago Lenin le ofreció algunas palabras de despedida, "Esto es lo que él es en el corazón de las cosas; muy diferente del anciano alegre y excéntrico, ¿no?"

Cuando ella despertó, ojos borrosos y algo aturdida, él no mencionó esa memoria o Dumbledore. En su lugar era silencioso, casi retirado, como si estuviera escasamente en su cabeza en lo absoluto y en vez estuviera perdido en algún lugar de su propia.

Ella fue dejada con una sensación de estupefacción inquieta mientras intentaba entender qué podría posiblemente haber empujado al Mago Lenin a mostrarle eso.

Parecía demasiado personal, demasiado humano, para que fuera algo que le mostraría por su propia voluntad y ella lo encontró inquietante. Casi más inquietante que la vista de un guardarropa en llamas y las sombras que pintaba a través de la habitación.

En el desayuno decidió buscar más información ya que el Mago Lenin parecía poco dispuesto a discutirlo más. Sentada al lado de Neville y frente a Ron quien estaba rellenando su cara con una velocidad que era casi perturbadora, ella comenzó la ronda de preguntas, "Así que, ¿Qué saben sobre Dumbledore?"

"¿Dumbledore?" Neville preguntó mirando al director que estaba tarareando alegremente alguna melodía desconocida, luciendo bastante diferente del Dumbledore que el Mago Lenin había presentado en su cabeza la noche anterior. Habían tenido el mismo gusto en ropa, pero había habido algo más afilado en ese Dumbledore más joven, o más bien más evidentemente obvio. Si este Dumbledore todavía tenía ese filo entonces estaba oculto bajo una capa de excentricidad.

"Bueno, un montón de gente dice que él es el mago mas grande de nuestro tiempo. Es realmente famoso por derrotar a Grindlewald en la primera guerra… Aunque no puedo decir que sepa mucho…" Neville se fue callando tímidamente cuando se quedó sin información.

"¿Hermione?" Lily preguntó; Hermione estaba en su puesto habitual que era vagamente cerca pero todavía bastante separada de la manada. Estaba sentada con su nariz dentro de un libro intentando lucir como si no estuviera prestando atención, pero dado que era Hogwarts: Una Historia el cual Lily estaba bastante segura Hermione había memorizado, Lily pensó era un intento bastante débil.

Hermione se crispó al ser llamado su nombre, sus dedos apretándose alrededor del libro, Lily intentó una segunda vez, "¿Hermione?"

"¡No hagas eso!" Finalmente dijo cerrando el libro de golpe y mirando a Lily con una expresión de indignación herida, "¡No me trates como alguna clase de enciclopedia mágica!"

Lily parpadeó hacia una o dos veces en sintonía con Conejo quien también estaba sentado a la mesa mirando a Hermione, "Entonces, ¿no sabes?"

"No, por supuesto que sé… ¡Ese no es el punto y lo sabes! ¡¿Por qué simplemente no vuelves a tu propia mesa, Ellie Potter?!" Con eso Hermione recogió sus libros, así como la abundancia de información mayormente inútil contenida en su cerebro, y rápidamente pisoteó fuera del Gran Salón sin siquiera molestarse en mirar atrás.

"Cielos," Ron dijo con la boca llena, "Es incluso más rara de lo que pensé."

Era bastante alarmante que su fuente de conocimiento mágico preferida se hubiera ido en un estado tan emocionalmente exhausto sin razón aparente, pero Lily no creyó que eso fuera suficiente razón para ir a detrás de ella.

"Oki doki entonces, ¿tú sabes algo Ron?" Lily dijo girándose hacia su siguiente fuente de información. Personalmente hubiera preferido escuchar a Hermione quien hasta ahora había mostrado mucho menos corto circuitos que Ron (ella no hacia menciones de serpientes viscosas), pero trabajaría con lo que tenía.

"¡Dumbledore es el mejor mago de todos los tiempos!" Ron dijo con una gran sonrisa después de tragar la última cucharada de comida.

"¿En serio?" dijo Lily echándole un vistazo a Dumbledore. Él era bastante simpático y razonable para un mago, pero pensó que el Mago Lenin estaría más que un poco ofendido por la idea de Dumbledore siendo el mejor mago de todos los tiempos.

"¡Si que lo es!" Ron enfatizó todavía con esa sonrisa absurda, parecida a la que le daba de vez en cuando ella poniendo slytherins en su lugar, "¡Incluso Tú Sabes Quien está asustado de él!"

"Oh, eso es un montón de mierda." Aparentemente el momento de introspección y silencio del Mago Lenin había acabado. Ella tenía que decir que estaba de acuerdo con el Mago Lenin, odio si, él despreciaba a Albus Dumbledore a un grado absurdo. Odiaba sus ropas, su comportamiento, sus farsas, todo sobre él ardía en la memoria del Mago Lenin, pero asustado no era del todo la palabra correcta. Él era cauteloso de abordarlo de frente, en la misma manera que era cauteloso de Lily Riddle, pero eso no era miedo.

No era paralizante mentalmente, y eso decía más que suficiente.

"Aunque aprecio tus intentos de reunir información, claramente tus fuentes de inteligencia son abismales." El Mago Lenin dijo con un pensamiento mordaz sobre como la única cosa en la que Ron Weasley podría volverse una autoridad era quidditch, lo que solo sirvió para probar cuan inútil realmente era.

"Albus Dumbledore es mucho más político de lo que muchos de estos tontos se dan cuenta; sobre todo lo demás, él es un maestro de la propaganda." el Mago Lenin comenzó en un tono corto, y mientras lo hizo imágenes parpadearon a través de su mente tan rápido que no pudo atraparlas. Vio a los Hindenburguistas, un fénix, esa escena de la taberna de nuevo, así como muchas otras cosas que no pudo realmente captar en si cabeza. "Él no es solo el director de Hogwarts en estos tiempos, una posición que le permite monitorear e influenciar la siguiente generación de la Bretaña mágica como quiera, si no que también es Jefe Supremo y Jefe de Magos. Al final de la primera guerra derrotó a Grindlewald, como Neville Longbottom señaló tan amablemente, y desde allí su poder político creció exponencialmente. También se enfrentó a mí y mi movimiento a través de un movimiento de resistencia conocido como la Orden del Fénix. Incluso ahora, tarareando allí arriba y pretendiendo pertenecer a un manicomio, está maquinando esquemas."

Que eran exactamente esos esquemas no fue establecido, si no dejado a la imaginación de Lily, acompañado solo por Albus Dumbledore tarareando para si mismo en la mesa de profesores, una vista tan normal que ya nadie se molestó en siquiera comentarlo. Lily decidió que la recopilación de información tendría que esperar hasta que su enciclopedia, también conocida como Hermione Granger, volviera, "Bueno, gracias de todos modos."

Y entonces fue más tarde esa noche, perdida y sola en el Bosque Prohibido con Conejo brincando alrededor a sus pies y rodeada de nada más que árboles, que Lily decidió que Dumbledore probablemente ameritaba algo de vigilancia. Encender un guardarropa en llamas no había sido solo increíblemente rudo, pero también bastante aterrorizante. También estaba su reputación para considerar, que bordeaba en algo similar a un culto si Ron Weasley era alguien por quien juzgar, y también estaba el hecho de que el Mago Lenin era cauteloso de desafiarlo de frente incluso en sus días de revolucionario; y eso habló volúmenes de las capacidades destructivas del hombre.

El Mago Lenin tenía razón, Dumbledore no era alguien con quien jugar, así que ella decidió mantenerlo en mente.

Naturalmente caería tras otras prioridades tales como su guerra con Snape, la destrucción de la casa de Slytherin, el alzamiento de la casa de Predeterminada, la formación del equipo de quidditch de Predeterminada, encontrar una solución más permanente para Conejo, conseguirle un cuerpo al Mago Lenin, mantenerse al tanto de Riddle Incorporated y F.L.A., revisar el corredor del tercer piso, visitar al tío Muerte los domingos, y lo más importante de todo, conseguir salir del maldito bosque.

Preferiblemente antes de que las arañas come hombres o los centauros xenofóbicos aparecieran.

"Admiro tu habilidad para priorizar tareas que realmente no ayudan con la situación." El Mago Lenin comentó en su cabeza, pero considerando que su comentario era tan inútil como el suyo no le prestó ninguna atención.

Todo había comenzado lo suficientemente bien, ella se había reunido con Hagrid a la hora correcta, Conejo sobre su cabeza y ambos preparados para peligros y aventuras de todo tipo. Al final resultó ser mucho menos emocionante que eso, o se suponía que lo fuera.

"No puedo decir por qué Severus te quiere aquí afuera conmigo, necesito recolectar algunas plantas para sus pociones, pero además de eso…" Hagrid había dicho encogiéndose de hombros mientras sostenía una linterna. Parecía que Snape había querido intimidarla, y si la reacción de terror de Ron ante los hombres lobo que vagaban el bosque era algo por lo que juzgar probablemente hubiera funcionado en un estudiante normal, pero a ella solo le parecía infantil, como si Snape no la quisiera en su salón después de clases otra vez.

Puede que ella haya sido un poco demasiado decidida esa última detención del miércoles.

Así que ella y Hagrid habían comenzado a buscar plantas, Hagrid tomándose el tiempo para hablarle sobre sobre sus padres. Hubiera sido bastante interesante si él hubiera sido informativo en lo absoluto; en su lugar se puso demasiado emotivo y tendía a decir los mismos detalles una y otra vez. Ella descubrió que lucía justo como su madre, una declaración que el Mago Lenin había afirmado, y también descubrió que sus padres habían sido los mejores estudiantes de su clase (una declaración que el Mago Lenin encontró más debatible) y que habían sido gente realmente buena (una declaración que el Mago Lenin encontró incluso más debatible).

Más allá de eso parecía que Hagrid o no sabía cualquier detalle o era incapaz de expresarlos. La conversación se dirigió entonces a cuan orgullosos ellos estarían de Lily (lo cual no estaba muy segura de creer dado cuantos puntos de casa había perdido en una semana) y como habían sido demasiado jóvenes y demasiado buenos para morir (lo cual parecía bastante grosero con el tío Muerte, como sí él fuera a discriminar e ir solo por los que eran ancianos y moralmente decrépitos).

Probablemente hubiera continuado así por algún tiempo si Conejo no hubiera decidido tomar la iniciativa. Normalmente Conejo era un observador de la realidad bastante pasivo, eligiendo brincar aquí y allá de vez en cuando, pero mayormente solo mirando desde esos ojos oscuros. Solo atacó fuera de la vista de testigos, como fue evidenciado por la desaparición de los fantasmas de Hogwarts; sin embargo, Conejo parecía haber cambiado. Quizás había sido algo en la poción en la que había sido arrojado o el hecho de que hubiera sido arrojado en una poción, pero de cualquier modo él saltó de la cabeza de Lily sin advertencia y comenzó a brincar rápidamente a través de la espesura.

"¡Oh mierda!" Lily dijo, y sin advertir a Hagrid había corrido tras el parche blanco que desaparecía que era Conejo. Hogwarts, a pesar de estar lleno de Dumbledores, Snapes, y conversaciones aburridas con Hagrid, no merecía ser devorada por Conejo junto con Escocia.

"¡Ellie!" ella oyó una voz en pánico tras de sí, pero ya estaba lejos mientras se esforzaba para mantener a Conejo en su campo de visión. Y entonces no había nada detrás suyo, agachándose bajo ramas y saltando sobre raíces, solo siguiendo el conejo blanco.

"Y caemos por el agujero del conejo…" fue el comentario distante del Mago Lenin; casi demasiado bajo para distinguirlo.

Alcanzó a Conejo en un claro vacío, las estrellas brillando sobre su cabeza, y Conejo mirándola fijamente como si nada en lo absoluto hubiera ocurrido. Fue entonces que Lily se dio cuenta de que estaba completamente perdida.

"¿Tienes alguna idea de donde estamos?" Lily le preguntó al Mago Lenin una vez que Dumbledore y otras tareas habían sido ordenadas en su cerebro.

"Una idea general, si, pero ha sido un tiempo desde que he estado en el Bosque Prohibido y tu no estabas exactamente prestando atención por donde ibas." El Mago Lenin gruñó, lo que Lily tomó que él no tenía idea de donde estaban tampoco. Después de un momento, añadió, "Esa cosa es un peligro, no podemos dejar las cosas como están."

"Oye, te dije que Conejo ya estaba en la lista." Lily dijo, antes que Dumbledore incluso, tratar con Conejo era una prioridad mayor.

"De hecho, antes que Dumbledore…" hubo la sensación del Mago Lenin haciendo una mueca en su cabeza, pero no añadió nada más.

Ella dudaba Dumbledore fuera a comerse Escocia cualquier momento pronto, así que sintió que su opinión estaba justificada. Con un suspiro le sacudió la tierra y hojas a Conejo y lo colocó de vuelta sobre su cabeza, "Lo siento sobre la poción y Pansy, si ese es el problema. No sabía que eras inflamable… Aunque fue increíble."

Conejo se crispó sobre su cabeza, ella no sabía si eso significaba que estaba perdonada o no. Mirando de vuelta por la dirección que había venido comenzó a caminar esperando ser capaz de volver a trazar sus pasos con éxito.

Mientras hacía eso sintió el dolor de cabeza, el que había estado allí desde la noche anterior y nunca se había ido realmente, una vez más rampando en su cabeza, "Solo tú, Lily, podrías arreglártelas para perderte en el Bosque Prohibido en tu primera semana de escuela."

"¿Qué se suponía que hiciera?, ¿Dejar que Conejo se comiera algo más? Ya se comió a la gente muerta, ¿Qué pasa si fuera algo importante esta vez?" Lily dijo mientras pisaba sobre varias raíces que parecían bastante más altas de lo que habían sido cuando había estado corriendo sobre ellas inicialmente.

No era realmente sobre Conejo, sin embargo, ambos lo sabían, al final siempre había sido y siempre sería sobre Dumbledore. Ese momento en el que ella lo había mirado y visto algo digno, incluso si solo por un momento, y por ello el Mago Lenin ardió. Ella no se había dado cuenta en ese instante, e incluso realmente hasta ese momento, cuan seriamente el Mago Lenin la tomó a ella y a sus opiniones del mundo.

Él no oía siempre, y ciertamente no concordaba, pero diez años en su cabeza la habían hecho más importante para él de lo que previamente le había llevado a creer. Lily no era solo un lugar en que él habitaba hasta que ella le encontrara un cuerpo, y aunque él temía que sus alojamientos en su cabeza serían permanentes e hizo todo dentro de su poder para conseguir salir, todavía se controlaba alrededor de ella. Lily era más que Dudley Dursley o incluso Ron Weasley, y ella no se había dado cuenta de ello realmente.

Al ver a Dumbledore, al discutir la situación de Slytherin con él tan francamente, algo entre ellos se había tensado. No roto, él todavía estaba en su cabeza y ella en la suya, pero era tenso.

No estaba del todo seguro de que decir sobre eso porque todo era demasiado complicado, ella solo podía ver las puntas de los pensamientos mientras arrastraba los pies hacia adelante, como si fueran hilos devanándose de vuelta en un tapiz cuyo diseño estaba oculto.

Así que caminó en silencio, arbitrariamente girando a la izquierda o derecha de acuerdo a lo que recordaba, pasando por este árbol o aquel, pero al final no llegando a ningún lado. La noche solo se estaba volviendo más oscura, la luna alzándose sobre su cabeza de modo que estaba mirándola desde lo alto como un ojo plateado, y sintió que en ese ojo ella no era más que solo un fotón.

"Estás bastante lejos de tu territorio, pequeña maga."

Bueno, parecía que se había encontrado a los centauros xenofóbicos después de todo. Un centauro oscuro estaba para frente a ella, en su mayoría luciendo como ella había imaginado, un hombre muy musculoso con el cuerpo inferior de un caballo muy musculoso. Él la consideró atentamente con frialdad, con algo de interés, pero también un poco de reproche, como si ella debiese haber sabido mejor.

Ella quería señalar que realmente era culpa de Snape, luego Hagrid, y luego Conejo el que se hubiera alejado del camino maltratado, pero él no lucía como el tipo que tomaba excusas como esa. Aunque de cualquier modo ella no estaría en esta situación si no hubiera tenido detención en el bosque; eso debía decir algo sobre su situación.

"Bueno, estoy bastante perdida." Lily dijo deteniéndose completamente en el claro donde el centauro estaba parado, sacudiendo el polvo y las ramas fuera de su túnica. "Estoy comenzando a preguntarme si no debería simplemente haber girado hacia la izquierda todo el tiempo."

"Uno nunca está realmente perdido, meramente mal direccionado por un tiempo." El centauro respondió pareciendo no estar ofendido por ella acercándosele.

Él Mago Lenin estaba ligeramente más al borde de lo que ella estaba, a pesar de estar un poco molesto con ella por el momento parecía que todavía preferiría no tener una flecha alojada en su cerebro.

"Bueno entonces estoy completamente mal direccionada." Lily dijo ojeando su entorno en busca de las luces de Hogwarts que había estado buscando por la última hora, "¿Alguna idea de cómo podría des-mal direccionarme?"

El centauro apuntó con una mano a la derecha de Lily, probablemente de vuelta al castillo, "Ah, eso ayuda bastante."

Por un momento simplemente se miraron fijamente el uno al otro, su mano todavía levantada y apuntando al castillo, y ella simplemente mirándola fijamente preguntándose por qué no había comenzado a caminar todavía. Estaba insegura, se dio cuenta; ella y el Mago Lenin nunca habían estado en una situación tan inestable antes.

Cuando se habían conocido habían sido vacilantes, pero esto era diferente y ella no estaba segura de como proceder. Podría volver al castillo, volver al dormitorio de Slytherin, ¿pero entonces donde iría o estaría? Era como estar perdida mientras estaba perdida, conseguir no estar perdida en una forma no resolvía todos sus problemas.

"Parece ser que estoy más perdida de lo que pensé." Lily dijo y con un gran suspiro se sentó en el suelo muy para la estupefacción parpadeante del centauro, "Necesito pensar por un momento."

"Yo, Firenze, soy más tolerante de la especie de los magos que la mayoría, pero sería poco sabio vagar aquí por demasiado tiempo."

Lily bufó ligeramente, "A veces pienso que estoy tolerando a la especie de los magos también; esa es la mitad del problema."

"¿No eres un mago tú misma?"

Ella estiró su mano en su dirección, "Es Lily, bueno Ellie Potter, pero ya sabes… nombres, son cosas tan efímeras."

Él la estrechó con cautela, sus manos muy callosas, como si no estuviera muy seguro de que hacer con el gesto humano. Y cuando oyó su nombre sus ojos se ampliaron un poco y pareció volver a valorarla.

"He oído tu nombre incluso en estos bosques santos, hace gran eco entre las estrellas."

"¿Ellie Potter o Lily?"

Aquí él le sonrió, "Ambos."

Y que hacía uno con eso, ella se preguntó mientras miraba a las estrellas sobre ellos, centelleando brillantes en la distancia. Se preguntó si su nombre o nombres realmente estaban escritos entre ellas en partículas de luz. No podía imaginarlo.

¿Cuántos miles de años luz tomaría para que su nombre alcanzara los bordes más alejados del universo, de modo que se reflejara de regreso en los ojos de los centauros?, ¿Qué veía la luna cuando la miraba a ella y al Mago Lenin en su cabeza?

"No soy realmente un mago, todos dicen que lo soy, de hecho insisten pero… insistir la realidad no hace, tú entiendes, y entonces nunca he sido un mago incluso cuando insisten que soy uno."

"No estoy del todo seguro de comprender." El centauro declaró después de un momento de silencio, tomando sus palabras con profunda seriedad, "Los cielos son siempre claros sobre el estado de uno en el universo, todo está escrito, meramente aguarda para ser leído."

Ella supuso que eso hacía alrededor de tanto sentido como métodos de adivinación normales hacían, ciertamente más que confiar en viajes malos causados por LSD, y si uno pudiera leer la muerte de las estrellas en la luz, así como la expansión del universo entonces probablemente habrían otras cosas allí arriba también.

"¿Dice como hago para que Lenin sea feliz y entienda que reconocer a Dumbledore por diez minutos de ninguna manera hace que me agrade y que siempre apoyaré al proletariado y la gloriosa revolución sin importar que forma pueda tomar?"

"…No."

Bueno eso habría sido útil, "¿Qué dice entonces?"

"Dicen que lograrás cosas grandes y terribles."

"Como que Ollivander te ganó con ese." Lily notó sacando su varita de su bolsillo por un momento antes de guardarla de nuevo, "¿Algo más?"

Él le ofreció una leve sonrisa, una vacilante, antes de continuar, "Dicen que te escribirás y reescribirás a ti misma hasta que la luz misma ha sido reescrita."

"Suena agotador."

"Dicen que Marte camina a tu sombra como un gran ojo rojo pero guerra no es tu verdadero propósito."

"Todavía suena agotador."

"También concuerdan y dicen que no eres mago alguno." Él concluyó en un tono curiosamente solemne, uno que intentaba ser cariñoso, pero también tenía un trasfondo de pesar por ella, como si incluso con cuan penoso era ser un mago todavía era mejor que ser nada. Ella se preguntó si debería sentirse insultada por eso, pero gracias a sus usuales vistazos de la cultura de pseudo manipulación de errores técnicos ella realmente no sentía que quería ser un mago. Preferiría mucho más ser solo Lily.

"Te lo dije, sin versión ramen instantáneo de manipulación de errores técnicos para mí, gracias; solo la cosa real para mí."

"No entiendo este ramen instantáneo." Él dijo con un levantamiento de cejas interrogativo.

"Es como comer cartón muy salado, pero por un muy bajo precio." Lily clarificó, lo cual juzgando por su expresión no clarificó nada; más o menos como la conversación que estaba teniendo en ese mismo momento.

Echándole una mirada a Conejo lo miró de nuevo, "¿Dicen las estrellas lo que Conejo es realmente?"

"Las estrellas no hablan de tales abominaciones." Él dijo enviándole una mirada severa a Conejo bajo la cual sus orejas se crisparon en advertencia.

Por un momento observaron fijamente a la ilusión de un conejo, pero después de un rato el centauro rompió el silencio una vez más, "Dijiste que estás teniendo problemas personales con este mago llamado Lenin, ¿correcto?"

Lily asintió, esa parecía ser una descripción bastante precisa de su situación actual.

"Cuando jóvenes potrillos están peleando a menudo es mejor discutir los problemas en lugar de permitirles fermentar y enconarse."

"Entonces, ¿solo hablarle sobre ello?"

"A menudo ayuda."

Ella consideró eso; bueno, ciertamente era mejor que él silencio iracundo en su cabeza. Levantando a Conejo y colocándolo de vuelta sobre su cabeza le dio al centauro una última sonrisa, "Esta es la conversación más vagamente interesante que he tenido en todo el día, y eso incluye a Hagrid hablando sobre mis padres muertos."

"Fue un placer, Lily-Ellie, pero sería mejor si retornaras al castillo ahora. No es sabio para pequeñas casi magas vagar en el bosque después de la oscuridad."

Y con eso el centauro caminó en la dirección opuesta a Lily hasta que desapareció de vuelta en el bosque como si nunca hubiera existido en primer lugar. No tan xenofóbico como había sido llevada a creer ni tan críptico, pero aun así más interesante de lo que la mayoría del día había sido.

"No significó nada, esa conversación con Dumbledore; fue solo un momento." Lily finalmente le dijo al Mago Lenin mientras hacían el camino de regreso.

"Lo sé."

Y extrañamente, mientras se acercaban a las luces centelleantes del castillo, pareció como si realmente lo hiciera.

(Snape, McGonagall, y Hagrid parecían menos entusiastas por el prospecto de su viaje de descubrimiento personal y le quitaron cien puntos de casa más por dejar a Hagrid y perderse en el Bosque Prohibido durante detención.

Y así fue como incluso en un sábado sin clases tiró de Slytherin incluso más profundo en su deuda de puntos.)

Nota de la autora: ¡Dumbledore! Pero de todos modos, vamos a otras cosas que siento que debería tocar. Una es Luna Lovegood, no se cuanta gente ha preguntado sobre Luna, pero son bastantes. Así que siento que es digno de una Nota de Autor traer a colación los planes envolviéndola. Ella vendrá, pero denle algo de tiempo, por mucho que la quieras envuelta ahora si apresuro la trama se convierte en un choque de trenes, así que la historia se desenvolverá a su propio ritmo con los personajes siendo introducidos. Espérala durante el arco del segundo año; ese es el plan hasta ahora.

Otra es que hay nuevas historias en el Lily verso, una es "Polvo de Nieve" donde Lily y el Mago Lenin hablan sobre los planes futuros del Mago Lenin una vez que deje su cabeza y lo que eso significa para todos. La otra es "El Incidente Pettigrew" la cual es una aventura NO CANON presentando a Lily, Scabbers, Quirrel, y el cómo deshacerte de un cadáver. Siéntete libre de leer ambas, una, o ninguna a tu gusto.

Gracias a los lectores y comentaristas, ustedes son increíbles chicos, y como siempre los comentarios son muy apreciados.

Descargo de responsabilidad: No soy dueña de Harry Potter.