Los personajes no me pertenecen son de Shinobu Ohtaka, solo la historia es mía.

( ~ o.o) ~ ( ~ o.o) ~ ( ~ o.o) ~ ( ~ o.o) ~ ( ~ o.o) ~

En esta época se esta entre la familia, amigos y compañeros de trabajo, entre fiestas y parranda, aunque ciertos personajes no eran ajenos de esto y desastre que estaban dejando ahora puede que sea prueba viviente de ello.

¡Cuidado, Alibaba-kun! -Cerro sus ojos cuando la advertencia llego tarde y ver como el rubio de su amigo se impactaba contra otras tres personas- Esto no va a funcionar -Murmuro de forma baja y nerviosa el pequeño de ojos azules-

El rubio en su loca carrera no vio la jerga mojada en el piso que eso provoco que se resbalara y se llevara de corbata a cierto rubio de carácter tan explosivo como Judar, a Kouha que solo esta estorbando y el que peor parte se llevo fue Sinbad que estaba debajo de los otros.

¡Fíjate maldito Alibaba/Unicornio! -Gritaron al unisón Kouha y Titus-

-Se levanto rápido y aterrado contra aquellos dos psicópatas- L-Lo siento -Pero su cara mostraba un enojo y estrés que no parecía lamentarlo tanto, comenzó a limpiar su desastre-

En vez de estar gritándole ponte a hacer algo -Se levanto con un dolor de espalda mientras de nuevo se ponía en pie y seguía pelando las papas que tenía, movió su cabeza aun lado mientras en la pared se estrellaba un sarten- Mejora tu puntería Kouha cada día vas fallando más

Titus una vez pasado la escena se disculpó con el Saluja y terminaban de limpiar, mientras que Aladdin seguía en la estufa moviendo la cuchara del guisado que estaba tan concentrado en terminar.

¿Me estás dando órdenes? -Lo miro con molestia para después suspirar, a ese paso su cara estaría totalmente arrugada- A todo esto, ¿Desde cuando usas mandil? -Mientras arqueaba una de sus cejas y veía de forma más interesada al de ojos dorados-

Tu hermano dijo que, si lo utilizaba, estaría en la posada desde temprano -Decía mientras una vez terminado comenzaba ahora a pelar las zanahorias, su figura siendo algo delgada era más llamativa, pues traía un mandil de color rojo con algunas figuras de flores pequeñas-

"Abra querido decir con lo único encima" -Pensaba mientras rodaba los ojos, ¿En verdad era su cuñado?, aun no comprendía como siendo era el de cabellos morados de ingenuo respecto a las proposiciones tan apasionantes de su hermano mayor para mantener el calor en la cocina- Y ¿Qué preparas tú? -Se termino de acercar de forma algo perezosa para después tomar un cuchillo y hacer lo mismo que el otro-

Picadillo -Le decía de forma animada algo usual en el, estarían la mayor parte de sus amigos y hacer que su novio no trabajara ese día ya era buena señal-

Y mientras ellos empezaban a conversar pues no se llevaban tan mal, Titus y Alibaba después de limpiar, comenzaron a pelar manzanas.

Pensé que Hakuryuu estaría ayudándonos con los postres -Tan concentrado estaba en pelar la fruta que debes en cuando se pinchaba sus dedos molestándolo, su cuchillo era pequeño y de cierra-

-Cortaba las manzanas ya peladas y las echaba en el recipiente- Amo lo que prepara, pero necesita un respiro de la cocina -Decía de forma tranquila- Además le hace bien salir a comprar lo que hace falta con los demás

Pobre unicornio, si tan solo supiera que el pobre de su novio ya quería matarse por a ver aceptado salir, sentiría mucha pena o quizás no.

~ (o.o ~) ~ (o.o ~) ~ (o.o ~) ~ (o.o ~) ~ (o.o ~)

Estaba en la larga fila que había ese día… Maldito mes de diciembre, si tan solo hubieran comprado antes los pocas cosas que hacían falta.

Bien hecho Hakuryuu, solo a ti se te ocurre la fantástica idea de venir a comprar todo a última hora -Comentaba irritado cierto azabeche que sobresalía por su mal humor y falta de tacto a todo el mundo, no hacia nada, pero en cuanto recalcar los errores de los demás ahí estaba fregando-

-Siempre se tenia en calma, pero si se trataba de Judar podía irse todo por la borda, solo tallaba sus manos contra su rostro irritado, miro exasperado al de ojos rojo- Cierra la boca. -Sus ojos azules destallaban el enojo que sentía- Tu eras el que tenia que llevar esto, ¿Qué no escuchas a Aladdin? -Comenzaba a calmarse- No entiendo que ve en ti

Oye con mi enano ni te metas -Le miro ahora, así como quisiera desaparecerlo-

Ambos se vieron fijamente con el cuerpo tenso, esperando el movimiento del contrario, para después comenzar a golpearse con manotazos, cual mocosos de 5 años. A lado de ellos estaba un nervioso moreno de cabellos blancos que fue calado por el peligroso azabeche, pudo quedarse con su rubio bipolar pero no le fue permitido, lo más incómodo de todo es que casi no conversaba con ellos.

-Solo faltaba dos personas más pues en las otras cajas, sus filas estaban mega largas, suspiro y miro al frente pues la cajera estaba coqueteando con el chico que ya parecía incómodo y no sabia como pagar sin que lo tocaran- Tu que eres un experto en hacer llorar a la gente, ¿Qué se te ocurre?

-Lo miro ya que por lo usual siempre le rehuía- ¿Me estás diciendo desgraciado?

Pues no esta tan equivocado -Asentía divertido el de ojos azules al ver la cara irritada de Judar o eso lo ponía tan feliz-

-Justo cuando iba a seguir el moreno lo jalo para ver a la dichosa cajera que parecía ya desesperada- Bueno, desde ahí hubieras comenzado -Y sus ojos rojos resplandecieron con una maldad digna de un demonio-

Cabe decir que Sphintus en ese momento se arrepentía de a verle dicho eso.

3 Doritos después

¡Acelera con un demonio! -Decía cierto chico de ojos rojos con una mano marcada en su mejilla y el cabello desordenado-

¡No le digas que hacer! -Le grito con la camisa rota y con rasguños en la cara el de la cicatriz-

¡CIERREN LA BOCA! -Estaba alterado mientras aceleraba, agradecía que ningún policía ya los estuviera persiguiendo- No me hagan aventarlos en movimiento

Ambos azabeches se callaron en automático ya que sabían que el de cabellos blancos no era así o mejor dicho nunca lo han visto agarrarse de la greña con su pareja, pues Judar se acerco a la cajera y le dijo de lo que pobre chica se podía morir de vergüenza. Que para eso estaban los días libres que podía zorrear o acosar en los antros, la pobre se le fue encima y se agarraron, Hakuryuu cometió el error de querer separarlos y termino enfrascado en la pelea. Y Sphintus solo pudo hacer algo correr con su vida con el carrito contra ellos y soltarlo. El de la cicatriz logro esquivarlo, pero no los otros, el moreno por la adrenalina tomo las pocas cosas que necesitaban y corrió hacia la salida, mientras que sin pensarlo dos veces, Hakuryuu tomo a Judar como pudo corrió a la salida y justo cuando el otro se estaciono enfrente de ellos con la puerta abierta, se lanzo a dentro del auto mientras arrancaba.

Lo peor es que eso solo era el comienzo.

( ~ o.o) ~ ( ~ o.o) ~ ( ~ o.o) ~ ( ~ o.o) ~ ( ~ o.o) ~

-Venia con Kougyoku y Koumei pero venia dialogando con la primera- Así que tu diste el siguiente paso -Dio vuelta en el volante para girar a la derecha-

¡Si!, Kouen-niisama -Sus mejillas sonrojadas y sus ojos tan brillantes, demostraban su gran alegría- A la segunda semana de enero, Mor-San y yo veremos nuestro departamento -Dejo salir un gran suspiro de tan solo pensarlo- Moria de nervios que aun no se sintiera lista

-Aunque venia dormitando en la parte del copiloto no dejaba de escuchar la alegría de su hermana menor- Llevan saliendo tres años, es normal dar ese paso

-Dio respingo al escuchar a Koumei, comenzó a sentirse nerviosa y su semblante cambio a uno preocupado- ¿Estas bien con que se queden tu y Kouha-niisan, solos?

-No pudo soltar una carcajada asustando a ambos- Ellos son lo suficientemente grandes para cuidarse solos -Su sonrisa algo divertida era dirigida a Koumei que miro a otro lado- Se que has tomado una buena decisión Kougyoku, más tarde te darás cuenta

-Se estiro como gato para tratar de esparcir el poco sueño que aun tenia, siendo inútil- Lo dice por experiencia propia, pregúntale a Sinbad

El rostro de la chica se torno roja mientras que Kouen solo negaba la cabeza para después darle un zape a su hermano, solo fue unos minutos para llegar a su casa y estacionarse, había prometido llegar temprano y cumplio, los tres Ren bajaron del auto y caminaron a la casa.

Si tan solo Kouen habría sabido que, si dejaba que el pecoso de su hermano, abriera primero la puerta antes que el y evitar el distanciamiento de su pareja, lo hubiera hecho. Al momento de abrir lo primero que lo recibió fueron los labios de cierto azabeche de problemático que lo abrazaba por el cuello.

No reacciono a tiempo y lo peor es que un entusiasmado Sinbad salía a asomarse junto con un alegre Aladdin, cabe decir que a ambos se les borro la sonrisa.

Y eso que aun no llegaban los demás a la posada.

~ (o.o ~) ~ (o.o ~) ~ (o.o ~) ~ (o.o ~) ~ (o.o ~)

Y al fin lo logre xD

En un ratito lo demás, no me quería quedar con las ganas de subir esto. xd