Aplicaciones.

.

.

Llegue al comedor por mi dosis de cafeína para no dormirme durante mi primera clase de la cual ya se casi todo por mi entrenamiento en Hamamatsu. Estoy desvelado y cansado, me he estado esforzando mucho en el trabajo y también en la Universidad. Sé que senpai me dejo claro que era una pérdida de dinero hacer viajes en el Shikansen, y que además, mi desempeño no sería bueno si continuaba haciendo esto.

Me deje caer sobre una silla y coloque mi café en la mesa, solo 10 minutos pensé, 10 minutos para respirar y regresar al aula. Cuando di un sorbo, la conversación de unas chicas en otra mesa, llamo mi atención. Mika y una amiga que compartía algunas clases conmigo, casi logran hacer que me ahogue con el café. A penas me recupere un poco y puse mucha atención.

Definitivamente no se darían cuenta de que las escuchaba, Mika al estar de espaldas no se dio cuenta que yo estaba allí. Lo que hablaban, no era algo que no me incumbiera. Nunca he sido un chismoso, pero, sin duda ¡Hablaban de senpai!

.

.

- ¡Te lo digo! ¡Es cierto!...Me cree una cuenta en Bumble, una aplicación de citas donde las mujeres somos las que damos el primer paso con ellos.

Mis amigas, quienes asocian las aplicaciones de citas más con lo desechable que con Cupido o amor, me advirtieron al respecto y dijeron: Los hombres solo quieren tener sexo y desaparecer, nadie toma en serio a las mujeres que nos empoderamos, nadie quiere junto a ellos a alguien que resalte sus deficiencias.

Te lo digo Mika, al principio, me pareció que eso estaba bien. Ya sabes, falta poco para graduarme, solo unos meses y una relación seria significaría un adiós doloroso, lo cual me causaría lágrimas, pañuelos y subir de peso comiendo postres para calmar mi depresión. No, gracias, yo quiero pasarla bien, estar fresca y con energías para ingresar al campo laboral -

Mika con una mueca extraña, comento:

- Todo lo que me dices, lo entiendo perfectamente, lo que no entiendo es: si quieres pasarla bien ¿Por qué?... ¿Porque escogiste a Tatsumi senpai?...más aun ¿Qué hace ahí senpai? ¿Estas segura que no te equivocaste? ¿Que de verdad se trataba de él? Él no me parece para nada ese tipo de persona, me refiero...alguien que se promocione para conseguir citas y menos en una página llena de mujeres así, tan libre pensadoras... Etto...no te ofendas -

- Pues te diré que, llegue a su perfil por ser uno de los más vistos tras pocos días de su llegada a la página. Además, destaca como buen partido: Guapo, alto, muy interesante por ser un investigador y por sobre todo "Disponible". Según el conteo, le siguen o están interesadas en él, unas 2400 mujeres y la cifra seguirá aumentando, lo difícil es contactarlo. Casi nunca contesta según su resumen. Además siempre me ha gustado, nunca me anime a acercarme, porque es notorio por cómo se comporta que no le daría una oportunidad a nadie... Pero con esto, la cosa cambia -

- Supongo entonces, que no lo has logrado, y mejor deberías dejarlo así, de mi senpai no esperes ninguna reacción... Él solo vive para sus investigaciones, le muestra más amor y dedicación a los cultivos, que a las personas jajajaja -

Aiko, la linda joven frente a Mika, poso su mano sobre su barbilla y sonrió de lado para contestar:

- En un principio estaba muy ansiosa, en su perfil solo menciona que es serio y no tolera las bromas. Pero, todos sabemos la fama que se creó en toda la Universidad durante estos años -

- Bueno, pero ya no es tan del todo cierta esa fama..., senpai es más sociable y tolerante con las personas. Incluso, lo es más con los que tenemos un trato diario y cercano a él. De hecho, es muy atento y nos escucha con paciencia, claro, hablo de los trabajos y experimentos jajaja.

Aiko frotando su mano en el pecho y soplándole después, dijo:

- Pues aunque te parezca difícil, me ha contestado, hemos charlado un poco por chat. Y como te dije, no estaba buscando una relación, mucho menos amor, pero el tipo es tan inteligente, misterioso y sobre todo apuesto, que estoy poniendo todo de mi parte para que acepte una primera cita, no sé, aunque sea a beber un café, después, ya se verá ...

Por eso quise hablar contigo...tu y yo nos conocemos desde hace tiempo y sé que como tu amiga, me ayudaras ¿Verdad? ¿Ayudaras a tu amiga? -

Mika se la pensaba en responder, probablemente recordando el consejo de Tadokoro, de no intervenir en esas cosas cuando ella revelo que muchas habían postulado para ser asistentes, solo por lo enamoradas que estaban de Souichi.

- Yo prefiero no involucrarme, todavía estaré asistiéndolo en el laboratorio por más de un año -

- Al menos dale buenas referencias mías...te cuento que hoy antes de venir a clases le mande un mensaje deseándole: Que te vaya bien en el laboratorio hoy. Puede que eso no suene importante, pero intentaba darle una pista, estoy interesada en algo más que nuestras conversaciones casuales.

Pero creo que no entendió mi indirecta, tan directa, por eso hace unos minutos le envié un mensaje de texto:¿Podrías enviarme una lista con tus platillos favoritos? Me contesto que le gusta el sushi, pero aún no estoy muy segura de que haya captado el mensaje. Por lo que decidí ser un poco más atrevida: ¿Quieres ir a cenar hoy, cenaremos sushi?"...Mira lo que me contesto -

Le mostro el teléfono a Mika, quien solo torció apenada la boca

"Suena divertido"..."pero estaré ocupado". Decía la respuesta.

Ante el silencio de su amiga, Aiko iracunda, pero con el rostro rojo de vergüenza dijo algo fuerte:

- ¡Me sentí tan ridícula!...terminé escribiéndole: Me gustas mucho y quiero estar contigo. Es un genio, pero en estas cuestiones... Después cerré con fuerza los ojos, mordí mis labios y presioné Enviar.

.

.

.

Escuchar hablar a dos mujeres de esos temas, de verdad es aterrador, mas tratándose de mi senpai como foco de su atención. El maldito café, ya estaba helado y yo solo encajaba mi dedos sobre mis piernas. Para mi mala suerte, Mika no leyó, no leyó en voz alta la respuesta de Souichi ¡¿Que le contesto?!

Quería levantarme y gritar ¡Basta! ¡Mentira! ¡Mi senpai no es ese hombre del que están hablando!

Para empeorar todo, continuaron... ¿Acaso hay más?

Aiko, es una joven más o menos de mi edad, de estatura promedio entre las mujeres japonesas, delgada, pero no sin curvas y carne donde debe. Su rostro es ovalado, sus rasgos muy finos, y todo en su cara hace una agradable armonía, boca pequeña, nariz pequeña y ojos oscuros también pequeños.

Para este momento, la chica me resultaba tan molesta y a mí nunca me cayó mal, pero meterse con mi novio.

Mika continuaba sin notar mi presencia que esta tan al tanto de su "discreta conversación"

Aiko añadió:

- Sé que no debo pedir más, sé que esto puede romper las reglas. Las aplicaciones de citas te permiten establecer límites evidentes: la edad, la distancia. Pero también hay reglas específicas: tengo una fecha límite para la relación, tal vez por eso voy con prisa, también nos explica qué sentimientos no deben expresarse, desde el afecto, hasta las críticas, y los límites respecto de lo que no debe compartirse acerca de nuestra vida privada. Aunque se puede regular en qué medida quieres integrar a esa persona en otros aspectos de tu vida como presentársela o no a los amigos -

Mika comprendió enseguida por que el mensaje que le mostro, era enviado por su número de celular.

- Por eso le enviaste el mensaje por tu teléfono y no por la aplicación, ¡Ya entiendo! -

- Si, durante todo el tiempo, tenía todo el control, pero últimamente, me sorprendo de lo mucho que pienso en él y me descubro pasando por el laboratorio varias veces al día, solo por verlo. Morinaga ya debe haberlo notado, es a quien siempre veo que voltea a ver a las ventanas -

Mika se carcajeo, claro, me conocía y también a senpai. Pero la muy tonta, seguía sin notar mi presencia a unos pocos metros de ellas. Si no me veían, era porque una enorme columna me servía de escudo...

.

.

A casi una hora de haberle enviado su descarada confesión, su celular comenzó a sonar. ¡Mierda, que no sea senpai! ¡Que no sea senpai!... Pero, si era él.

- ¡Mira, mira! -

Ese grito emocionado no era algo bueno para mí, ¡Alguien haga que ya se calle esta mujer!

Mika se unió a su alegría y gritos.

- ¡Guauuuu, tú también le agradas!...Eso, eso es increíble -

Estuve a punto de levantarme corriendo y aclarar todo con senpai. Durante unos segundos, mi futuro, nuestro futuro se tiño de negro...reaccione pensando que no tan rápido podría borrar semejante evidencia. Pero, ni un minuto después, el celular volvió a sonar.

Y entonces apareció otro mensaje de texto: Es solo que las citas no es lo mío por ahora, leyó en voz alta Aiko a manera que Mika se enterara. De la euforia, la chica paso a una cara larga y triste.

Yo sabía lo que se sentía aquello, lo he experimentado tantas veces con senpai. En un momento me puedo sentir tan feliz por algo hecho o dicho de su parte, y al siguiente minuto, me hace desean llenar mis bolsillos de rocas y tirarme a un lago profundo.

Cuando dejo claro que no estaba interesado en citas o un compromiso, decidí levantarme y salir. Mis deseos de regresar al laboratorio se evaporaron. Ahora estaba verdaderamente preocupado y más ansioso que nunca.

Comencé a pensar de camino a una de las bancas del jardín de la Universidad, que podían existir otras chicas a parte de Aiko.

Hice memoria de las pocas veces que senpai se alejaba de mí para contestar el teléfono. Poco después de eso, me había dado cuenta que en el momento que él lo quisiera, podía crear una cuenta en Facebook u otra aplicación donde no me incluyera o a nadie cercano a nosotros.

¿Y si conocía a más chicas de otras facultades? O tenía otras cuentas aparte de Bumble, en Tinder el podría ser tal cual. Hasta podría tener a alguna para cada día de la semana y es que ¿Quién no se enamoraría de inmediato de senpai?

Se me ocurrió que en cualquier momento una "aventura" podría comenzar y más ahora que no estoy casi con él. No es tan descabellado pensarlo, porque eso es lo que fomentan las aplicaciones de citas: ofrecen una avalancha de pretendientes potenciales.

Sé que logran crear la tentación para que sigas viendo opciones. Mientras pasas decenas, cientos o, incluso, miles de perfiles, solo puedes deducir lo evidente: entre todos ellos, debe haber alguien mejor que la persona con la que estoy en este momento. Sé que senpai puede escoger a quien quiera, siempre ha estado en esa posición, pero yo...yo solo quiero estar con una persona.

¿Acaso no puedo ser la mejor opción para él?

.

.

.

Sobra decir que las aplicaciones de citas no son sinceras, que hacen objetos a las personas y son superficiales, además de que pueden ser peligrosas.

Que te vuelven codicioso, y es que ¿Por qué conformarse con un viaje hermoso, cuando te ofrecen miles?

.

.

Como siempre, pueden comentar lo que deseen.

Saludos!

.

.

.

.