Akatsuki no Yona no me pertenece, es de Mizuho Kusanagi.


Esta historia participa en la actividad Extremos opuestos del rey del foro El Feliz Grupo de Hambrientos.

Concepto: 22. Padre - Hijo (Propuesto por Narutinachan).

Palabras: 250


~Enigma.


III. Dinastía

Soo-Won no podía comprenderlo.

Las miradas que se alzaban, temerosas, siempre que su padre entraba a una habitación. El sigilo con el que las criadas rehuían de su presencia y el temblor con el que los hombres respondían ante él.

Yu-Hon, su padre, era un hombre imponente y Soo-Won lo sabía, no por nada era conocido como el mejor guerrero de toda Kouka, como el príncipe ideal para ser rey…

…pero ese frío que reinaba siempre ante su presencia, ese pesado ambiente que hasta se podía atravesar con una espada…

No era correcto.

Su padre no merecía más que halagos y ovaciones; gracia infinita y la mayor veneración. Al reino entero a sus pies, eternamente agradecidos por sus grandes sacrificios.

Incluso si sus manos estaban manchadas de sangre un poco más de lo necesario.

Para Soo-Won, su padre era su más grande héroe gracias a su ingenio y a su fuerza, a su valentía y a su temeridad en el campo de batalla y fuera de él.

A su capacidad de tomar las decisiones más extraordinarias –y a menudo dolorosas– por el bien del reino.

Y por ello estaba enormemente orgulloso de ser su hijo.

Incluso si más de un niño se soltaba a llorar al verlo pasar, incluso si más de una persona se encogía de miedo ante su presencia.

Incluso si los ojos de su abuelo Joo-Nam se posaban en su padre con pesar, carcomiéndose, lamentando todo lo que no pudo ser.

Incluso, aunque Soo-Won no pudiera comprenderlo.