3-Adiós, cruel, adiós (Parte 2):

-¡Señor por favor cálmese! – Regaño el doctor enojado con voz alta y firme. Goku al escuchar la voz del doctor de esa manera paro de inmediato de gritar, quedándolo viendo atónito, pero con las lágrimas saliendo aun de sus opacos ojos. -Usted está asustando mucho a su hijo, por favor tranquilícese. Hablemos afuera.-Giro su rostro a la practicante -Enfermera, por favor tranquilice al niño– Finalmente ordeno, pero con un tono más suave.

-Si doctor- Dijo la enfermera haciendo una pequeña reverencia con su cabeza, seguido de acercarse con cuidado al niño que sollozaba enroscado en la pierna de su padre. Lo primero que hizo la enfermera al estar enfrente del niño, fue agacharse y tocarle el hombro con suavidad.

Goten al sentir la mano extraña en su hombro, más se aferró a su padre de forma brusca, estaba asustado. La enfermera se desconcertó con la actitud del niño, alejando sus manos de él. Goku tras ver la escena, su vista, por un momento; solo por un momento, se volvió borrosa; por lo cual cerró sus ojos con fuerza mientras colocaba su mano derecha en el costado de cabeza, para amortiguar el mareo y el dolor punzante que se deslizaba con ello. El doctor lo noto. Goku parpadeo varias veces de manera fuerte, pero su vista volvió a la normalidad, recuperando en el proceso algo de su brillo natural en sus ojos…. Respiro y exhalo de forma profunda un par de veces para finalmente suspirar de forma ahogada, era necesario para poder encontrar las palabras correctas. –Goten…-Llamo a su hijo, mientras le acariciaba el cabello- Ve con la enfermera un momento- Pidió de forma suave; para su propia sorpresa. Su hijo levanto su rostro de forma leve, destapando sus ojos que se mantenían aun emanando lágrimas; solo para verle mejor.- No tardare mucho…Confía en mi- Dijo luciendo, para la sorpresa de los presentes, una sonrisa y un resplandor en sus ojos "natural", acompañado de un pequeño rastro de lágrimas. Su hijo levanto su rostro por completo y asintió, para luego soltar a su papá y darle la mano a la enfermera.

Goku y el doctor se encontraron viendo cómo se alejaba la enfermera con el pequeño, por un pasillo del hospital. Goku giro su rostro al suelo, avergonzado.

-¿Le ocurre algo?- Finalmente pregunto el doctor, ya estando solo ellos dos.

Goku sabía que él lo había notado, no tenía por qué estar escondiéndolo más. -Mi cabeza…No la soporto, duele mucho-Confeso fatigado.

-Espere un momento- Dijo el doctor, mientras se acercaba al mostrador de la entrada, para sacar de allí unas pastillas, junto una botella de agua. Las enfermeras siempre dejaban un poco de medicina o agua para ellas al cambiar de turno - Para el dolor de la cabeza, una cada 8 horas- Le dijo mientras le entregaba ambas cosas al hombre de naranja; quien sin dudar un segundo tomo de inmediato la pastilla y abrió el agua para poder pasar la pastilla sin problemas. Goku se quedó viendo su agua, como si fuera lo único que se mantenía "normal" de la situación. –Hablemos afuera- Ordeno/hablo el doctor de forma seria. El hombro de naranja despego su vista de la botella y asintió. El doctor fue el primero en empezar a caminar, seguido de Goku; el doctor le abrió puerta al hombre de naranja para que saliera primero, lo cual hizo, seguido del doctor. El cielo aún estaba algo oscuro, sin estrellas, había nubes grises, tapando una buena parte de la luna.

La charla duro un buen lapso de tiempo, preguntas y respuestas se basó su conversación, las respuestas de parte de Goku fueron algo entre cortadas, para no volver a llorar, pero sobre todo, intento decir las cosas de la manera más realista posible; el doctor le entendió, no capto mentiras de él, y así resolvió muchas de sus dudas, al menos por ahora ya no veía al hombre como un posible enemigo, pero necesitaba más pruebas, pero no ahora. -Mire, usted se ve muy cansado después del torneo y no quiero sonar grosero, pero estas noticias tan abrumadoras lo han sacado de sus casillas, así que por el momento le pido que se retire. El niño y usted se ven bastante perturbados, vayan a casa a descansar, por el momento mantendremos el cuerpo de su mujer en la morgue. Vuelva aquí si es posible mañana o pasado…No lo estoy obligando a que venga deprisa o algo así, solo digo, que tómese su tiempo. ¿Comprende?- Pregunto levantando una ceja para dar énfasis a su pregunta. Goku asintió. El doctor dirigió su vista a Goku, seguido de ver al cielo y finalmente a la puerta del hospital. Suspiro.-Por favor espere aquí un momento…-Dijo el doctor haciendo un ademan con sus manos de "quédese aquí" antes de caminar de forma tranquila y entrar nuevamente al hospital. Goku volvió a asentir. Goku observo cómo se alejó, hasta quedar ahora completamente solo, volteo a ver el cielo nuevamente, las nubes tapaban el cielo. Pasaron unos minutos, hasta que de la puerta de la entrada salió el doctor, cargando una bolsa en su brazo y un pequeño bulto entre sus brazos, era su hijo. -La enfermera me dijo que se ha quedado dormido después de llorar un buen rato- Hablo el doctor, mientras le entregaba su hijo en sus brazos, el pequeño lucia muy cansado aun durmiendo, con los ojos rojizos de tanto llorar. -Lo lamento…..Y, Gracias- Se disculpó y gradeció apenado, antes de empezar a caminar, e iba a comenzar a volar, pero entonces escucho... -¡Espere!-Grito/exclamo el doctor, haciéndole parar y voltearle a ver.-Le he llamado un taxi, no tarda en venir.- Revelo, un poco más tranquilo. Goku se sorprendió, su boca se abrió un poco, iba a decirle algo, pero justo ese momento llegaba un taxi, estacionándose enfrente del hospital. Ambos hombres dirigieron su vista al vehículo por un momento.

Goku retorno su vista al doctor y murmuro un-….Muchas gracias…-Cansado.

-Una cosa más- Dijo el doctor, mientras buscaba algo en la bolsa que llevaba.-Yo jamás recetaría esto para un paciente... Pero, esta no es la situación de paciente y doctor que uno tendría en mente… -Le dijo dándole una mirada de "Y ambos lo sabemos", mientras le entregaba una botella color café, era una bebida alcohólica. Goku acepto la botella sin mucho gusto en realidad. Sujetando a su hijo y la botella, empezó a caminar hacia el taxi, que mantenía algo de música; giro su rostro, donde encontró al doctor viéndole aun ahí, cerca de la entrada del hospital. Entro en la parte trasera del taxi, dejo la botella en el piso, acomodo a su hijo de tal forma en que su cabeza estuviera apoyada en su pierna y lo demás de su cuerpo en el asiento; con una de sus manos libre se despidió del doctor; el doctor hizo lo mismo. Cerró la puerta, y de inmediato el conductor se dirigió a Goku-Espero que no le moleste la música, mi radio se ha descompuesto y no puedo apagarla o cambiarla de estación- Se disculpó el hombre, que mantenía un aspecto algo rellenito, barba y cabello corto. -Descuide, no hay problema…- Dijo Goku sin ánimos. El conductor asintió, y giro su rostro al volante de nuevo, el vehículo comenzó a alejarse del hospital, Goku solo mantuvo su vista en la ventana, apreciando el vacío de las calles y el cielo nublado, escuchando diferentes tipos de canciones que la radio ofrecía, hasta que a mitad del camino, comenzó a sonar una canción bastante peculiar…

Cuando yo era joven y estúpido, mi amor, iba a la izquierda por el Rock n' Roll
Él dijo "Por favor, no te preocupes", con esa sonrisa llena de confianza y seguridad.
Reservó un billete de ida…

Por un momento se recordó a él mismo, siempre cuando se marchaba, meneo su cabeza. Trato de centrar su vista de nuevo en el paisaje, pero la letra de la canción, pronto de empezó a volver…

Trato de mantener la calma pero, mi vida gira en cámara lenta. Adiós, adiós, bebé azul, ojalá pudieras ver la malvada verdad. Estar atrapado ahí arriba te está matando, gritándole al sol que soplas dentro…

Su corazón se sintiópesado. La culpa volvía

Atrapado en un apretón de cuando éramos nosotros, pon tus dedos en forma de puño como si fueras a correr. Me conformo con un fantasma que nunca supe quién es, me mantuve en su súper paraíso...

Apretó su mano en su pecho, comenzaba arder mientras su garganta se secaba. Giro su vista al suelo, y vio la botella. "Tal vez si…"Pensó a medias Goku mientras levantaba la botella y la destapaba para tomar un sorbo.

Pero me conformo con un fantasma.

La imagen de Milk pasó por sus ojos. Volvió a beber un "ultimo" trago e intentar ignorar la canción, pero entre párrafos…. Volvía a centrarse en la canción…

Él se quedó y cuidó a su dama, dejó todo por su nuevo bebé…

Se imaginó el vivir de manera tranquila junto a Milk. Otro sorbo entro en su boca.

Lo extraño, no me culpes….-"Alguien sonrió"…-Ese chico se volvió frío como una roca…
Esa chica se fue...Esa chica se fue pero aún lo intento….

Como deseaba que estallara la radio.

Creo que ya terminó, la bala me golpeó…Pero tal vez no…

Alguien se estaba riendode él. Así lo sentía. El sabor amargo de la bebida lo intoxicaba.

Me siento malditamente entumecido, me golpeó en la cabeza, me siento entumecido
Mi cuerpo se ve mal, mi cuerpo se ve mal, mi cuerpo se ve mal…

La música de la radio empezó a entre cortarse por partes. Justo ese momento empezó a sentirse más asqueado por las palabras que salían del condenado aparato. Trataba de ignorarla las, pero en verdad, esas palabras resultaban ser tan…."Directas"…

Adiós, adiós, bebé azul…ojalá pudieras ver la malvada verdad…

Bebió otro poco. Interferencia...

Estar atrapado ahí arriba te está matando, gritándole al sol que soplas dentro…

Un poco de la bebida escurrió de su boca a su pantalón. Interferencia…

Me conformo con un fantasma que nunca supe quién es, me mantuve en su súper paraíso... Pero me conformo con un fantasma.

Acabando la canción se empezó solo a escuchar estática.

-¿Qué rayos? …¿Por fin se descompuso?- Dijo molesto el conductor, dándole unos golpes a la radio. Empezó a escuchar un llanto ahogado detrás de él, volteo su rostro un momento y se giró de nuevo con prisa, solo para golpearlo con toda su fuerza para que dejara de hacer algún sonido el artefacto; funciono. El conductor no volvió a voltear su rostro, solo se encontró nervioso. El resto del camino fue casi silencioso, ya que lo único que se escuchaba era los sollozos de Goku. Al volver a casa, ya se había acabado la botella entera. Tomo a su hijo en sus brazos. Abrió su boca para decirle al taxista que lo esperara un momento, para ir por el dinero y pagarle, pero antes de que pudiera decirle algo, el taxista meneo las manos enfrente de él, en señal de no- Descuide no importa- Dijo al momento en que cerraba las ventanas y poco a poco se iba. Un hombre que acababa de perder algún familiar, borracho del dolor y con un niño en brazos…Era una escena bastante penosa y lamentable; para solo ir y cobrarle en ese momento a una persona.

Goku vio el taxi irse hasta no poder verlo más. Entro a casa. La botella que llevaba se le resbalo de las manos y caía de forma algo tosca, pero sin romperse. Cerró la puerta. Camino de forma tambaleante por los pasillos, hasta que paro de caminar. Se quedó viendo su habitación por un largo momento, para girar su dirección al cuarto de Goten. Acostó a su hijo y lo tapo con la sabana. Lo observo un par de minutos para después colocar su mano sobre su frente y tele transportarse a la máquina de gravedad de la corporación capsula, donde se encontraba Vegeta, quien ahora estaba con otra ropa; un pants negro y una camisa sin mangas blancas.

Vegeta quien lo vio con sorpresa un momento le grito molesto-¡KAKAROTO!- Pero se recuperó de inmediato- ¿¡Se puede saber que estas-...?!- Su duda quedo a medias, ya que fue interrumpido por el repentino salto que Goku dio hacia él, extendiendo sus brazos, intentando capturarlo; lo agarro con la guardia baja. Ambos cayeron al suelo en un golpe sordo, Vegeta sentado y Goku sobre él, reclinando su cabeza en su pecho y lo demás de su cuerpo, extendido en él suelo. Vegeta que se mantuvo en shock por unos momentos viendo a la habitación, pero logrando reaccionar en sí. Levanto su mano derecha y la cerro en un puño; estaba a punto de darle un golpe para alejarlo de él, y sacarle respuestas a golpes, pero entonces un hedor fuerte lo golpeo en las fosas nasales, ese olor era… El ruido de sollozos inundo la habitación, mientras Goku se aferraba a su camisa, como si su vida dependiera de ello. Su mano bajo. Los sollozos se volvieron un llanto desenfrenado, lucía como un niño. Realmente…No comprendía nada… Kakato, su rival/enemigo de toda la vida, se encontraba llorando además de…Agacho su cabeza limitándose a no hacer tanto contacto, y respiro más fuerte el olor que emanaba Goku "¿Esta borracho?" Se preguntó sorprendido. No sabía que pasaba, no sabía realmente cómo reaccionar, no sabía que hacer; solo dejo que llorara en su pecho hasta que se calmara. "¿Que ha sucedido?" era la duda que le invadía. Pasaron varios minutos, que parecían eternidades. Goku al calmarse, se alejó de Vegeta, manteniendo la cabeza agachada; empujándose así mismo de él, y apoyándose en sus manos hacia tras para no caer sobre su espalda en el suelo. Vegeta bajo su mirada su pecho, ahora su camisa lucia mojada, por las lágrimas que había derramado, volvió a retornar su mirada enfrente. Goku levanto su rostro. Vegeta se impactó con el rostro que tenía enfrente; un rostro rojo, parpados cansados e hinchados de tono rojizo; el resultado de estar llorando mucho tiempo, pero sobre todo, lo más impactante eran esos ojos, vacíos, destrozados, sin brillo; dándole una mirada intensa, que no daban algún significado de lo que querían expresar. Goku apoyo su peso en su mano izquierda y volvió a poner su mano derecha en su cabeza, centrándola en su frente, y se tele transporto nuevamente a la habitación de su hijo, cayendo en la cama; rebotando un poco en ella en el proceso. Su hijo soltó un ruidito de molestia pero no se despertó. Goku se giró a verlo, y paso su brazo sobre el para abrazarlo, y quedar dormido junto a él. Mientras tanto, en la corporación Capsula, un confundido y pasmado Vegeta, se quedó solo tratando de procesar lo que había ocurrido. En esos momentos, el cielo amanecía nublado.

watch?v=SWTMWbzbacY&list=RDSWTMWbzbacY